Más que un co­le­gio bi­lin­güe

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Uno de los cri­te­rios de se­lec­ción pa­ra es­co­ger un co­le­gio es las ha­bi­li­da­des que les ofre­cen a los es­tu­dian­tes pa­ra desen­vol­ver­se en una se­gun­da len­gua que, en ca­si to­dos los ca­sos, es el in­glés. Los pa­dres pien­san que en un mer­ca­do ca­da vez más co­nec­ta­do, con em­pre­sas cu­yas ca­sas ma­tri­ces es­tán en Ah­me­da­bad, Hong Kong o Ciu­dad del Ca­bo, la me­jor op­ción que les pue­den brin­dar a sus hi­jos es pre­pa­rar­los pa­ra que ha­blen con flui­dez en la len­gua fran­ca del pla­ne­ta. Las ofer­tas uni­ver­si­ta­rias al­re­de­dor del mun­do, en las que se dis­tin­guen las uni­ver­si­da­des an­glo­sa­jo­nas en los ran­kings más pres­ti­gio­sos, co­mo QS o Shang­hái, son tam­bién un fuer­te ar­gu­men­to pa­ra ha­cer­lo.

Des­de lue­go, las ra­zo­nes son po­de­ro­sas pa­ra ins­cri­bir a un ni­ño en un co­le­gio bi­lin­güe. La re­vis­ta Di­ne­ro en­tre­vis­tó a nu­me­ro­sos pa­dres de fa­mi­lia y el in­glés fue un lu­gar co­mún den­tro de los cri­te­rios de se­lec­ción pa­ra es­co­ger una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va. En especial de­bi­do a los re­sul­ta­dos na­cio­na­les en ma­te­ria de in­glés: se­gún el Ín­di­ce de Ni­vel de In­glés (EF EPI, por sus si­glas en in­glés), ela­bo­ra­do por una con­sul­to­ra que ha­ce exá­me­nes in­ter­na­cio­na­les al­re­de­dor del mun­do, los co­lom­bia­nos tie­nen un ni­vel muy ba­jo en cuan­to a las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra do­mi­nar el idio­ma. Co­lom­bia se ubi­ca en el pues­to 49 de 72 paí­ses y una ciu­dad co­mo Car­ta­ge­na tie­ne un pun­ta­je in­fe­rior que, por ejem­plo, paí­ses que han ra­di­ca­li­za­do in­clu­so una po­si­ción an­ti­oc­ci­den­tal, co­mo Irán.

Re­sul­ta na­tu­ral, en­ton­ces, que las fa­mi­lias ha­gan lo im­po­si­ble por ofre­cer­les a sus hi­jos una for­ma­ción bi­lin­güe. Sin em­bar­go, ex­per­tos en edu­ca­ción ase­gu­ran que, aun­que es fun­da­men­tal sa­ber un se­gun­do idio­ma, es­ta ha­bi­li­dad ya no es su­fi­cien­te pa­ra el mun­do de hoy. Ha­ce unos 50 años, se­gún lo afir­ma­ba el his­to­ria- dor Da­vid Bush­nell, me­nos del 2% de la po­bla­ción ac­ce­día a esa len­gua, mien­tras que 50% no sa­bía leer ni es­cri­bir. En ese en­ton­ces ser so­lo ba­chi­ller era un di­fe­ren­cia­dor so­cial y do­mi­nar el in­glés era aún más in­flu­yen­te den­tro del mer­ca­do la­bo­ral. Hoy, en cam­bio, desen­vol­ver­se en in­glés es una ha­bi­li­dad ne­ce­sa­ria, pe­ro ya no es un di­fe­ren­cia­dor en un mer­ca­do la­bo­ral ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo.

Por lo tan­to, la elec­ción de los co­le­gios de­be so­pe­sar otros cri­te­rios di­fe­ren­tes pa­ra ofre­cer­les a los jó­ve­nes una for­ma­ción in­te­gral que los pre­pa­re pa­ra una com­pe­ten­cia ca­da vez más ru­da.

Des­de ha­ce unas dé­ca­das han sur­gi­do pro­gra­mas cu­rri­cu­la­res que brin­dan una só­li­da al­ter­na­ti­va for­ma­ti­va, co­mo el Ba­chi­lle­ra­to In­ter­na­cio­nal (IB) el cual, ade­más de ga­ran­ti­zar el apren­di­za­je de un se­gun­do idio­ma, for­ma com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra el mun­do de hoy. “Por ejem­plo, den­tro de sus es­tra­te­gias edu­ca­ti­vas es fun­da­men­tal la for­ma­ción del pensamiento crí­ti­co ba­jo una pers­pec­ti­va in­ter­na­cio­nal y la for­ma­ción de com­pe­ten­cias so­cio­emo­cio­na­les co­mo el

Apren­der un se­gun­do idio­ma se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad, pe­ro en el mun­do es ne­ce­sa­rio for­mar otras com­pe­ten­cias. Hoy, desen­vol­ver­se en in­glés es una ha­bi­li­dad ne­ce­sa­ria, pe­ro ya no es un di­fe­ren­cia­dor en un mer­ca­do la­bo­ral ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo.

res­pe­to, la to­le­ran­cia y el cui­da­do del otro”, sos­tie­ne Cris­ti­na Ga­vi­ria de Va­len­zue­la, fun­da­do­ra del co­le­gio Los Tré­bo­les, de Bo­go­tá.

¿Qué de­be apren­der en­ton­ces el es­tu­dian­te pa­ra el mun­do de hoy?

• Pensamiento crí­ti­co

Los sis­te­mas edu­ca­ti­vos tra­di­cio­na­les han en­tra­do en cri­sis des­de ha­ce va­rias dé­ca­das y los ex­per­tos han se­ña­la­do que es ne­ce­sa­rio for­mar nue­vas ha­bi­li­da­des, más que me­mo­ri­zar y res­pon­der exá­me­nes. El pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard del de­par­ta­men­to de Edu­ca­ción, Da­vid Per­kins, ha se­ña­la­do que la in­for­ma­ción en sí mis­ma no es su­fi­cien­te, si no fun­cio­na co­mo un len­te pa­ra en­ten­der el mun­do, pa­ra apren­der los con­cep­tos: en vez de apren­der so­bre la mul­ti­pli­ca­ción ce­lu­lar en un li­bro de tex­to, es im­por­tan­te en­ten­der su re­la­ción con los pro­ble­mas ac­tua­les, co­mo la epi­de­mia del ébo­la, y así ofre­cer so­lu­cio­nes.

Lo im­por­tan­te es for­mar el pensamiento, en­se­ñar a re­sol­ver pro­ble­mas, más que pre­ten­der que los es­tu­dian­tes se con­vier­tan en en­ci­clo­pe­dias.

Los co­no­ci­mien­tos es­tán a la mano: al al­can­ce de un clic pue­den ac­ce­der a la in­for­ma­ción por lo que pier­de va­lor la me­mo­ri­za­ción. La cla­ve es­tá en­ton­ces en sa­ber usar­los, apro­xi­mar­se a ellos pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, se­gún lo sos­tie­ne el ex­per­to en edu­ca­ción Marc Prensky. Así fun­cio­nan los sis­te­mas edu­ca­ti­vos del mun­do con me­jo­res re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos, Fin­lan­dia, Ca­na­dá, Hong Kong y Shang­hái son so­lo al­gu­nos ejem­plos. El cu­rrícu­lo

IB se en­cuen­tra en con­so­nan­cia

con teo­rías más ac­tua­les de edu­ca­ción que le dan pre­pon­de­ran­cia al aná­li­sis, a la re­fle­xión, a la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, y el de­sa­rro­llo de pro­yec­tos. No es for­tui­to que sea fun­da­men­tal en la for­ma­ción desa­rro­llar mo­no­gra­fías in­ves­ti­ga­ti­vas, y que la apro­xi­ma­ción a las teo­rías del co­no­ci­mien­to sea fun­da­men­tal pa­ra que los jó­ve­nes en­tren al mun­do de for­ma crí­ti­ca.

• In­ter­na­cio­na­li­za­ción

Por un la­do, el Ba­chi­lle­ra­to for­ma un sen­ti­do de cons­cien­cia por los pro­ble­mas glo­ba­les pa­ra que sus egre­sa­dos se con­vier­tan en miem­bros ac­ti­vos res­pon­sa­bles de ofre­cer so­lu­cio­nes. Eso lo lo­gran con una se­rie de asig­na­tu­ras en las que ocu­rren apro­xi­ma­cio­nes a di­ver­sas cul­tu­ras e idio­mas que per­mi­ten di­men­sio­nar la in­men­si­dad del pla­ne­ta y en­san­chan las fron­te­ras pa­ra dar­les una pers­pec­ti­va glo­bal. Sin em­bar­go, es­to no se res­trin­ge a un mar­co me­ra­men­te teó­ri­co, sino que

ofre­ce ver­da­de­ras op­cio­nes pa­ra la in­ter­na­cio­na­li­za­ción.

Los co­le­gios IB ha­cen par­te de una ex­ten­sa red que lle­ga a más de 150 paí­ses en el mun­do, con un muy al­to ni­vel aca­dé­mi­co, que son ho­mo­lo­ga­dos por Mi­nis­te­rios de Edu­ca­ción en Eu­ro­pa, Amé­ri­ca, Asia y Ocea­nía, se­gún lo ase­gu­ran en su pá­gi­na ofi­cial.

En paí­ses co­mo Es­pa­ña, por ejem­plo, el tí­tu­lo de Ba­chi­ller Es­pa­ñol es equi­va­len­te con el Ba­chi­lle­ra­to In­ter­na­cio­nal.

Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas acre­di­ta­das com­par­ten su for­ma­ción cu­rri­cu­lar y pre­pa­ran a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra un en­fo­que glo­bal y, por ello, al fi­nal del ci­clo es­co­lar es­tán en con­di­cio­nes de pre­sen­tar exá­me­nes in­ter­na­cio­na­les que pue­den en­viar a ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior en más de 90 paí­ses y más de 2.000 uni­ver­si­da­des.

Un ejem­plo cla­ro es el Reino Uni­do, en don­de to­das las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior va­li­dan el Ba­chi­lle­ra­to In­ter­na­cio­nal.

El IB, ade­más, ofre­ce dos ven­ta­jas con las uni­ver­si­da­des. La pri­me­ra es un in­gre­so pre­fe­ren­cial en el sis­te­ma de ad­mi­sión, tan­to en Co­lom­bia co­mo en to­do el mun­do. La se­gun­da es la po­si­bi­li­dad de ho­mo­lo­gar, en otros paí­ses, cur­sos que ha­yan si­do to­ma­dos en el Ba­chi­lle­ra­to In­ter­na­cio­nal.

Los sis­te­mas edu­ca­ti­vos tra­di­cio­na­les han en­tra­do en cri­sis des­de ha­ce va­rias dé­ca­das y los ex­per­tos han se­ña­la­do que es ne­ce­sa­rio for­mar nue­vas ha­bi­li­da­des.

Clau­dia Díaz Rec­to­ra de Mon­tes­so­ri Bri­tish School

El mun­do glo­ba­li­za­do re­quie­re de co­le­gios que se co­nec­ten con la reali­dad de hoy.

Los es­tu­dian­tes IB dis­po­nen de co­le­gios con ex­ce­len­te in­fra­es­truc­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.