La otra fie­bre mi­ne­ra

Co­lom­bia tie­ne una enor­me ri­que­za mi­ne­ra, no so­lo de oro, car­bón o es­me­ral­das; so­bre­sa­len tam­bién co­bre, ní­quel y mi­ne­ral de hie­rro en los me­ta­les y are­na, sa­les, pie­dra y ar­ci­lla en los pro­duc­tos no me­tá­li­cos.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

En ca­da ho­gar co­lom­biano hay un pro­duc­to mi­ne­ral que tal vez des­co­no­ce­mos. Es­tán por ejem­plo el ní­quel en las ba­te­rías pa­ra compu­tado­res y ce­lu­la­res, la ar­ci­lla en las mas­ca­ri­llas pa­ra la piel o la sal en el ja­bón, en­tre otros. To­dos es­tán in­clui­dos en las dos cla­ses de mi­ne­ra­les –me­tá­li­cos y no me­tá­li­cos–, que ha­cen par­te del gran po­ten­cial mi­ne­ro que tie­ne el país.

Oro, car­bón y es­me­ral­das son los más co­no­ci­dos. Sin em­bar­go, el sub­sue­lo co­lom­biano da pa­ra mu­cho más. Se es­ti­ma que en Co­lom­bia so­lo se ha ex­plo­ra­do y ex­plo­ta­do 5% del área que po­ten­cial­men­te tie­ne oro, 1% del área ri­ca en es­me­ral­das y el 8% de los ya­ci­mien­tos de ní­quel.

Y ni ha­blar de otros mi­ne­ra­les co­mo co­bre, hie­rro, man­ga­ne­so, plo­mo, zinc y titanio. Co­lom­bia duer­me tam­bién so­bre sal te­rres­tre y ma­ri­na, gra­vas, are­nas, ar­ci­lla, ca­li­za, azu­fre, ba­ri­ta, ben­to­ni­ta, fel­des­pa­to, fluo­ri­ta, as­bes­to, mag­ne­si­ta, tal­co, ye­so, ro­ca fos­fó­ri­ca y ro­cas or­na­men­ta­les.

Pa­ra el vi­ce­mi­nis­tro de Mi­nas, Carlos An­drés Can­te, Co­lom­bia tie­ne un al­to po­ten­cial mi­ne­ro. “Se­gui­mos tra­ba­jan­do pa­ra im­pul­sar la pro­duc­ción de otros me­ta­les que, co­mo el co­bre, se en­cuen­tran pre­sen­tes en de­pó­si­tos de talla mun­dial”, se­ña­la.

Y agre­ga: “Co­lom­bia con­ti­nua­rá sien­do un país muy atrac­ti­vo pa­ra to­dos los in­ver­sio­nis­tas mi­ne­ros, ya que contamos con in­for­ma­ción de 70% del te­rri­to­rio so­bre la cartografía geo­ló­gi­ca del sub­sue­lo, mien­tras 46% y 12% re­gis­tran in­for­ma­ción geo­fí­si­ca y geo­quí­mi­ca, res­pec­ti­va­men­te”. Sin em­bar­go, ano­ta el vi­ce­mi­nis­tro, las con­ce­sio­nes o tí­tu­los mi­ne­ros otor­ga­dos no su­pe­ran 5% del área del país, lo que de­mues­tra el in­men­so po­ten­cial por desa­rro­llar y las gran­des opor­tu­ni­da­des que se ofre­cen pa­ra quie­nes quie­ran in­ver­tir en pro­yec­tos de ‘mi­ne­ría bien he­cha’.

Es pre­ci­sa­men­te es­te el gran re­to del sec­tor: dis­mi­nuir la in­for­ma­li­dad en la ac­ti­vi­dad y ser más ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te. Se bus­ca me­jo­rar la ima­gen de la mi­ne­ría, que ca­da día de­mues­tra que pue­de ser ‘bien he­cha’.

Es­ta ho­ja de ru­ta, se­gún el vi­ce­mi­nis­tro Can­te, se re­fuer­za con la ‘Po­lí­ti­ca mi­ne­ra en 2016’ y el Plan Na­cio­nal de De­sa­rro­llo Mi­ne­ro 20182025, que bus­can in­cre­men­tar la pro­duc­ción de mi­ne­ra­les y es­ta­ble­cen las ba­ses pa­ra la mi­ne­ría del fu­tu­ro. Man­te­ner el equi­li­brio en­tre pro­duc­ción y cui­da­do del am­bien­te es el gran desafío, aun­que no se que­dan atrás me­jo­rar las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y dis­mi­nuir la con­flic­ti­vi­dad so­cial.

San­tia­go Án­gel Ur­di­no­la, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción

El re­to del sec­tor es dis­mi­nuir la in­for­ma­li­dad en la ac­ti­vi­dad de ex­trac­ción de mi­ne­ra­les y ser más ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te.

Co­lom­bia­na de Mi­ne­ría (ACM), men­cio­na la ur­gen­cia de re­sol­ver cua­tro gran­des te­mas: re­cu­pe­rar la inversión, au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad, lo­grar ma­yor cer­te­za ju­rí­di­ca y me­jo­rar la per­cep­ción del sec­tor. Pa­ra re­cu­pe­rar la inversión, la ACM apo­ya los ins­tru­men­tos con­tem­pla­dos en la pa­sa­da re­for­ma tri­bu­ta­ria, co­mo el cer­ti­fi­ca­do de re­em­bol­so tri­bu­ta­rio (Cert) y la po­lí­ti­ca de obras por im­pues­tos.

“Otro te­ma de especial in­te­rés –agre­ga– es con­tro­lar la ex­trac­ción ilí­ci­ta de mi­ne­ra­les. Se­gún la Fun­da­ción Paz y Re­con­ci­lia­ción, 90% de los mu­ni­ci­pios del pos­con­flic­to tie­nen pre­sen­cia de es­te fe­nó­meno, lo que de­mues­tra que es­te se­rá el ma­yor desafío que ten­drá el país en el ca­mino al pos­con­flic­to, pues es­ta ac­ti­vi­dad im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te los eco­sis­te­mas y la com­po­si­ción so­cial del te­rri­to­rio”.

NUE­VOS BRILLOS

Co­lom­bia se en­cuen­tra en la lí­nea del cin­tu­rón del Pa­cí­fi­co, con­si­de­ra­da una fran­ja es­tra­té­gi­ca y con po­ten­cial de co­bre. Se ha­bla de un de­pó­si­to de 500 mi­llo­nes de to­ne­la­das del mi­ne­ral, que pon­drían al país en el ma­pa de la gran mi­ne­ría. Ac­tual­men­te im­por­ta cerca de 70% del co­bre que re­quie­re la in­dus­tria do­més­ti­ca, y la pro­duc­ción na­cio­nal ape­nas al­can­za las 50.000 to­ne­la­das, se­gún ci­fras de la ACM y el Da­ne.

Y, aun­que en Co­lom­bia se em­pie­za has­ta aho­ra a in­cre­men­tar la ex­plo­ra­ción del co­bre, se cree que en ocho o diez años co­men­za­rá a bri­llar es­te ne­go­cio.

Las mi­nas de co­bre se lo­ca­li­zan en An­tio­quia (An­glo­cold As­han­ti), Cho­có (El Ro­ble, Mi­ne­ra Co­bre, Vo­la­dor-rugby Mi­ning) y Cór­do­ba (Mi­ne­ra­les Cór­do­ba).

El ní­quel es otra de las gran­des apues­tas co­lom­bia­nas. Su pro­duc­ción se man­tu­vo es­ta­ble en 2016 fren­te a lo su­ce­di­do el año an­te­rior, au­men­tan­do 1,1% al pa­sar de 36.672 to­ne­la­das en 2015 a 37.092 en 2016.

La in­dus­tria de pro­duc­ción de ace­ro, a su vez, ha in­ver­ti­do más de US$274 mi­llo­nes en los úl­ti­mos cin­co años, se­gún Camila To­ro Dan­gond, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Co­mi­té Co­lom­biano de Pro­duc­to­res de Ace­ro, de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sa­rios de Co­lom­bia (An­di). Sin em­bar­go, la de­man­da de es­te ma­te­rial se ha ra­len­ti­za­do en 2016 y en lo co­rri­do de 2017 y el pri­mer se­mes­tre de es­te año ce­rró con ci­fras si­mi­la­res a las del año pa­sa­do.

Du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2017, la de­man­da de ace­ros lar­gos si­guió ca­yen­do, al re­gis­trar una re­duc­ción del 8% fren­te al mis­mo pe­rio­do en 2016. “A pe­sar de ello, la in­dus­tria ha ve­ni­do re­cu- pe­ran­do par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do y man­tie­ne su pro­duc­ción es­ta­ble”, agre­ga To­ro Dan­gond.

Des­de la An­di exis­te gran ex­pec­ta­ti­va por apro­ve­char la inversión en obras de in­fra­es­truc­tu­ra y pla­nes de vi­vien­da, dos fac­to­res di­na­mi­za­do­res del ace­ro. “Pa­ra las obras de la pri­me­ra ola 4G es­ti­ma­mos una de­man­da de ace­ro de 939.000 to­ne­la­das, de las cua­les 500.000 co­rres­pon­den a ti­pos de ace­ro que se pro­du­cen en el país”, se­ña­la la di­ri­gen­te.

Es­ti­ma, ade­más, que la de­man­da de ace­ro pa­ra con­cre­to ten­drá un com­por­ta­mien­to po­si­ti­vo has­ta el año 2018, pues se re­que­ri­rán 600.000 to­ne­la­das so­lo pa­ra pro­yec­tos de vi­vien­da sub­si­dia­dos por el go­bierno na­cio­nal, si se cons­tru­yen las 315.000 vi­vien­das de in­te­rés so­cial (VIS).

La in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca ge­ne­ra al­re­de­dor de 40.000 em­pleos, cuen­ta con 15.000 be­ne­fi­cia­rios de pro­gra­mas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, pro­vee $1,2 bi­llo­nes a pro­vee­do­res, y pa­ga más de $70.000 mi­llo­nes de im­pues­tos anua­les.

La in­dus­tria mi­ne­ra de­be lo­grar ga­ran­tías en se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad, me­jo­rar la repu­tación del sec­tor y fo­men­tar la ex­plo­ra­ción.

Co­lom­bia con­ti­nua­rá sien­do un país muy atrac­ti­vo pa­ra to­dos los in­ver­sio­nis­tas mi­ne­ros.

Carlos An­drés Can­te Vi­ce­mi­nis­tro de Mi­nas

San­tia­go Án­gel U. Pre­si­den­te de la ACM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.