Apren­da­mos de Bu­ca­ra­man­ga

En el con­tex­to co­lom­biano, la ciu­dad de los par­ques es una jo­ya la­bo­ral.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Efí­si­cas son me­no­res, sino a que el Área Me­tro­po­li­ta­na de Bu­ca­ra­man­ga es una reali­dad fun­cio­nal y ad­mi­nis­tra­ti­va, que lo­gra im­po­ner cier­ta cohe­ren­cia en la in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te (En Me­de­llín, que tam­bién tie­ne es­ta­ble­ci­da un Área Me­tro­po­li­ta­na, los re­co­rri­dos me­dios des­de la pe­ri­fe­ria son de 30 mi­nu­tos, mien­tras que en Ba­rran­qui­lla, que no la tie­ne, son de 61 mi­nu­tos). El em­pleo tem­po­ral y “ter­ce­ri­za­do”. Po­si­ble­men­te la ra­zón más con­tro­ver­sial del éxi­to la­bo­ral de Bu­ca­ra­man­ga es la im­por­tan­cia que tie­ne el em­pleo tem­po­ral. So­lo la mi­tad de los tra­ba­ja­do­res en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro son em­plea­dos per­ma­nen­tes. El ma­yor ge­ne­ra­dor de em­pleo for­mal es el sec­tor de ob­ten­ción y su­mi­nis­tro de per­so­nal, se­gui­do de cer­ca por otros sec­to­res “ter­ce­ri­za­do­res” del em­pleo. La fa­ci­li­dad pa­ra con­se­guir em­pleo tem­po­ral con­tri­bu­ye a que la du­ra­ción del des­em­pleo en Bu­ca­ra­man­ga sea la más ba­ja de to­das las ciu­da­des del país.

En el con­tex­to co­lom­biano, Bu­ca­ra­man­ga es una jo­ya la­bo­ral. Pe­ro la si­tua­ción no es per­fec­ta. Aun­que se ha re­du­ci­do, la in­for­ma­li­dad es aún muy al­ta, lo cual es un freno pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad. La cre­cien­te im­por­tan­cia del em­pleo tem­po­ral tam­bién re­pre­sen­ta un pe­li­gro pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad, ya que a los tra­ba­ja­do­res no les in­tere­sa desa­rro­llar ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas pa­ra las em­pre­sas en las que es­tán ocu­pa­dos y a las em­pre­sas no les in­tere­sa in­ver­tir en la for­ma­ción de tra­ba­ja­do­res que no son es­ta­bles. Es­te es un re­to pa­ra el Se­na, ob­via­men­te, pe­ro tam­bién pa­ra el sec­tor pri­va­do: las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les lo­ca­les de­be­rían ayu­dar a lle­nar los va­cíos de ca­pa­ci­ta­ción que de­ja es­ta si­tua­ción, ya que de otra for­ma la ciu­dad ten­de­rá a per­der com­pe­ti­ti­vi­dad. Lo mis­mo pue­de de­cir­se so­bre el fal­tan­te de guar­de­rías, res­pon­sa­bi­li­dad que pa­re­ce que­dar­le gran­de al ICBF (no so­lo en Bu­ca­ra­man­ga), a pe­sar de los cuan­tio­sos re­cur­sos que siem­pre ha re­ci­bi­do.

De in­me­dia­to, sin em­bar­go, el ma­yor re­to es la inmigración po­ten­cial de ve­ne­zo­la­nos. Se­gún las en­cues­tas del Da­ne, en 2016 lle­ga­ron a Bu­ca­ra­man­ga ape­nas 3.800 in­mi­gran­tes des­de Ve­ne­zue­la. La ci­fra real po­si­ble­men­te es mu­cho ma­yor, co­mo lo su­gie­re el he­cho de que ya hay un ba­rrio de in­va­sión en el nor­te de la ciu­dad lla­ma­do “Ve­ne­zue­la”. Y, sin du­da, lle­ga­rán mu­chos más ve­ne­zo­la­nos. La ac­ti­tud am­bi­va­len­te del al­cal­de (pri­me­ro ofen­der­los, lue­go anun­ciar que son bien­ve­ni­dos) su­gie­re im­pro­vi­sa­ción. De­be­ría orien­tar su ta­len­to em­pre­sa­rial y su vi­sión de lar­go pla­zo pa­ra unir fuer­zas cuan­to an­tes con la Go­ber­na­ción, con la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y con otras or­ga­ni­za­cio­nes pri­va­das pa­ra mon­tar un plan de ab­sor­ción de in­mi­gran­tes con fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal. No hay tiem­po que per­der. La jo­ya pue­de de­jar de ser­lo. l éxi­to eco­nó­mi­co de Bu­ca­ra­man­ga es evi­den­te en sus in­di­ca­do­res la­bo­ra­les: su ta­sa de des­em­pleo de 7,5% es la más ba­ja de to­das las ciu­da­des co­lom­bia­nas y su ta­sa de par­ti­ci­pa­ción de 70,1% es la se­gun­da más al­ta (des­pués de Bo­go­tá). En un país con di­fe­ren­cias la­bo­ra­les tan pro­nun­cia­das en­tre hom­bres y mu­je­res, Bu­ca­ra­man­ga es una ra­zón pa­ra ser op­ti­mis­ta: dos de ca­da tres mu­je­res par­ti­ci­pan en el mer­ca­do la­bo­ral y al bus­car em­pleo lo en­cuen­tran más rá­pi­do que en cual­quier otra ciu­dad.

Cin­co po­de­ro­sas ra­zo­nes ex­pli­can por qué Bu­ca­ra­man­ga es có­mo es: La educación. Bu­ca­ra­man­ga es la ciu­dad con los pun­ta­jes del Ic­fes más al­tos pa­ra los co­le­gios pri­va­dos. Es­to no de­be sor­pren­der al lec­tor de Di­ne­ro, ya que en los pri­me­ros pues­tos de los ran­kings de ca­li­dad de los co­le­gios que pre­sen­ta es­ta re­vis­ta anual­men­te sue­len apa­re­cer co­le­tan­cias gios pri­va­dos de Flo­ri­da­blan­ca o Bu­ca­ra­man­ga. Pe­ro al­go mu­cho más im­por­tan­te es que en Bu­ca­ra­man­ga los co­le­gios pú­bli­cos lo­gran en pro­me­dio me­jo­res re­sul­ta­dos que los co­le­gios pri­va­dos (Ca­li es la úni­ca otra ciu­dad gran­de don­de ocu­rre es­to, pe­ro con la enor­me di­fe­ren­cia de que en Ca­li la ca­li­dad de la educación es pé­si­ma pa­ra unos y otros).

La cul­tu­ra fe­mi­nis­ta. No es que el ma­chis­mo ha­ya des­apa­re­ci­do en Bu­ca­ra­man­ga, pe­ro la mu­jer bu­man­gue­sa ha lo­gra­do im­po­ner su dis­po­si­ción a tra­ba­jar y a ser em­pren­de­do­ra, le gus­te o no a sus es­po­sos o pa­dres. No en bal­de se di­ce que las san­tan­de­rea­nas son de ar­mas to­mar. Es­ta es una de las ra­zo­nes de la al­ta ta­sa de par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na y de la ra­pi­dez con que las mu­je­res con­si­guen tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te las que no tie­nen hi­jos pe­que­ños.

Las guar­de­rías y prees­co­la­res. No bas­ta con la cul­tu­ra fe­mi­nis­ta. Pa­ra que las mu­je­res con hi­jos pe­que­ños pue­dan sa­lir a bus­car un em­pleo es esen­cial que la ciu­dad ten­ga una bue­na red de guar­de­rías y prees­co­la­res.aun­que ha­cen fal­ta mu­chas guar­de­rías en Bu­ca­ra­man­ga (y en ca­si to­das las ciu­da­des co­lom­bia­nas), la co­ber­tu­ra de prees­co­la­res es de 70%, so­lo su­pe­ra­da por Me­de­llín y Cú­cu­ta.

Las dis­tan­cias. Mien­tras que to­ma 58 mi­nu­tos en pro­me­dio ir al cen­tro de Bo­go­tá des­de los mu­ni­ci­pios li­mí­tro­fes, to­ma ape­nas 14 mi­nu­tos lle­gar a los si­tios de tra­ba­jo en el cen­tro de Bu­ca­ra­man­ga des­de los mu­ni­ci­pios ale­da­ños. Es­to se de­be no so­lo a que las dis-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.