¿Pros­pe­ri­dad al de­be?

Du­ran­te los dos úl­ti­mos au­ges, la ex­pan­sión del cré­di­to im­pul­só la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. ¿Po­dría ha­cer­lo en la co­yun­tu­ra ac­tual?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Co­mo la ma­yo­ría de los paí­ses emer­gen­tes, Co­lom­bia tu­vo una ex­pan­sión muy di­ná­mi­ca del cré­di­to en los úl­ti­mos tres lus­tros. En­tre 2003 y 2016, cuan­do se es­tan­có en 48% del PIB, la pro­fun­di­dad de es­te mer­ca­do en el país au­men­tó en 28% del PIB, un po­co más que en el pro­me­dio de los emer­gen­tes, don­de lo hi­zo 21% del PIB.

La ex­pan­sión tu­vo dos pe­rio­dos di­fe­ren­cia­dos de una ma­ne­ra ní­ti­da. En el pri­me­ro, en­tre 2004 y 2008, el cré­di­to au­men­tó de una for­ma muy di­ná­mi­ca (a 16% en pro­me­dio real anual), con ba­se en una gran de­man­da de prés­ta­mos em­pre­sa­ria­les y de con­su­mo, pe­ro con una dis­mi­nu­ción en los de vi­vien­da. Lue­go, en 2009, el cré­di­to se es­tan­có co­mo re­sul­ta­do del des­cen­so de la con­fian­za, pro­vo­ca­do por la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal de 20072009. En el se­gun­do pe­rio­do, en­tre 2010 y 2015, el in­cre­men­to del cré­di­to fue un po­co me­nos ver­ti­gi­no­so (a 12% pro­me­dio real anual) que en el pri­me­ro, se apo­yó tam­bién en el au­men­to de los prés­ta­mos co­mer­cia­les y de con­su­mo, pe­ro re­ci­bió ade­más una con­tri­bu­ción im­por­tan­te del re­pun­te de los de vi­vien­da.

En am­bas fa­ses de ex­pan­sión la ace­le­ra­ción del cré­di­to con­tri- bu­yó a im­pul­sar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. El ma­yor otor­ga­mien­to de cré­di­tos de con­su­mo ayu­dó a fi­nan­ciar un in­cre­men­to sos­te­ni­do de la de­man­da de los ho­ga­res, mien­tras que la ma­yor con­ce­sión de los co­mer­cia­les hi­zo lo mis­mo con la in­ver­sión de las em­pre­sas.

De ma­ne­ra si­mé­tri­ca, en las eta­pas pos­te­rio­res de es­tan­ca­mien­to la ra­len­ti­za­ción del cré­di­to con­tri­bu­yó a fre­nar el cre­ci­mien­to del pro­duc­to.

Los dos epi­so­dios de ex­pan­sión del cré­di­to fue­ron pre­ce­di­dos por un in­cre­men­to de los flu­jos de ca­pi­tal y una me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad to­tal de los fac­to­res. En am­bos ocu­rrió tam­bién un cre­ci­mien­to del dé­fi­cit en la cuen­ta co­rrien­te de la ba­lan­za de pa­gos, que fue mu­cho más pro­tu­be­ran­te en el se­gun­do. En los dos tu­vie­ron lu­gar, ade­más, una apre­cia­ción pro­nun­cia­da de la ta­sa de cam­bio real, una va­lo­ri­za­ción no­ta­ble de la vi­vien­da y de las ac­cio­nes, jun­to con un in­cre­men­to apre­cia­ble de la pro­duc­ción de los bie­nes y ser­vi­cios no tran­sa­bles, res­pec­to de la de los tran­sa­bles.

En los dos pe­rio­dos de ex­pan­sión, la eco­no­mía es­tu­vo cer­ca de in­cu­rrir en un des­bor­da­mien­to del cré­di­to, que ocu­rre cuan­do es­te ex­ce­de su ten­den­cia de lar­go pla­zo de ma­ne­ra per­sis­ten­te por un tiem­po pro­lon­ga­do. Esa ame­na­za ca­si se ma­te­ria­li­za pri­me­ro en 2007-2008 y lue­go en 2015. En am­bas opor­tu­ni­da­des el cré­di­to co­mo pro­por­ción del PIB es­tu­vo a pun­to de ale­jar­se del lí­mi­te es­ta­ble­ci­do por una des­via­ción es­tán­dar del ci­clo, por en­ci­ma de su ten­den­cia de lar­go pla­zo, una me­di­da uti­li­za­da con fre­cuen­cia pa­ra ti­pi­fi­car sus au­ges.

Cuan­do en es­tos epi­so­dios de ex­pan­sión ex­ce­si­va del cré­di­to los es­tán­da­res de otor­ga­mien­to de los prés­ta­mos se re­la­jan de­ma­sia­do, tie­ne lu­gar un al­to apa­lan­ca­mien­to y con fre­cuen­cia sur­gen bur­bu­jas en los pre­cios de los ac­ti­vos. En ta­les even­tos, por tan­to, au­men­ta el ries­go de que ocu­rra una cri­sis fi­nan­cie­ra. La li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca ha es­ta­ble­ci­do que una ter­ce­ra par­te de ellos sue­le con­du­cir a una cri­sis. Eso fue lo que ocu­rrió en Co­lom­bia, por ejem­plo, en­tre 1997 y 1999. Sin em­bar­go, las otras dos ter­ce­ras par­tes ter­mi­nan en pe­rio­dos de es­tan­ca­mien­to del cré­di­to, co­mo acon­te­ció en el país en 2009 y ha te­ni­do lu­gar des­de 2016.

En los dos úl­ti­mos au­ges de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es­tu­vo a pun­to de ocu­rrir un des­bor­da­mien­to del cré­di­to que las au­to­ri­da­des lo­gra­ron evi­tar.

Co­mo los des­bor­da­mien­tos del cré­di­to au­men­tan el ries­go de con­du­cir la eco­no­mía a una cri­sis fi­nan­cie­ra, su pre­ven­ción en los dos even­tos de ex­pan­sión es un acier­to de las au­to­ri­da­des. El Ban­co de la Re­pú­bli­ca im­ple­men­tó en am­bas opor­tu­ni­da­des una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con­tra­cí­cli­ca pa­ra mo­de­rar la ex­pan­sión del cré­di­to. Es­ta fue com­ple­men­ta­da de ma­ne­ra efi­caz por la re­gu­la­ción mi­cro­pru­den­cial de la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra, que ayu­da a mi­ti­gar los ries­gos de cré­di­to, de mer­ca­do y de li­qui­dez, que po­dría en­fren­tar el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y a sal­va­guar­dar su sol­ven­cia.

Des­pués de esa ex­pan­sión no­ta­ble, la pro­fun­di­dad del cré­di­to al sec­tor pri­va­do en Co­lom­bia (48% del PIB) es­tá cer­ca del pro­me­dio mun­dial (49% del PIB), de Amé­ri­ca La­ti­na (47% del PIB) y de los paí­ses de in­gre­so me­dio al­to (50% del PIB). Ade­más, esa mag­ni­tud es la que pa­re­ce co­rres­pon­der a su desa­rro­llo eco­nó­mi­co (47%), apro­xi­ma­do por su in­gre­so real por ha­bi­tan­te. Sin em­bar­go, se man­tie­ne le­jos de los paí­ses de in­gre­so al­to (89,5% del PIB) y de otros de la re­gión que tie­nen un ma­yor desa­rro­llo fi­nan­cie­ro, co­mo Chi­le (106,9% del PIB), Pa­na­má (78,5% del PIB), Bra­sil (71,3% del PIB), Hon­du­ras (54,8% del PIB), Bo­li­via (54,2% del PIB), Cos­ta Ri­ca (53,1% del PIB) y Pa­ra­guay (53% del PIB).

El es­tan­ca­mien­to del cré­di­to en Co­lom­bia en 2016 y 2017 (a 2,6% y 2,7% real anual pro­me­dio) con­tri­bu­yó al ba­jo cre­ci­mien­to del PIB (2% y 1,2%). En es­ta fa­se de pro­nun­cia­da des­ace­le­ra­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca co­lap­sa­ron la in­ver­sión (a -4,5% y a 1,7%) y el cré­di­to co­mer­cial (a 1,2% y a -0,9% real anual pro­me­dio), al tiem­po que se ra­len­ti­za­ron el con­su­mo pri­va­do (a 2,1% y a 1,5%) y los prés­ta­mos de con­su­mo (a 4,4% en 2016) y vi­vien­da (a 6% en 2016).

Es­tas coin­ci­den­cias su­gie­ren que, co­mo ha es­ta­ble­ci­do la li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca, el cré­di­to a las em­pre­sas y a los ho­ga­res tie­ne un efec­to di­rec­to so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, a tra­vés de la de­man­da, por los ca­na­les de la in­ver­sión y del con­su­mo.

Un es­tu­dio re­cien­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (García- Es­cri­bano y Han, 2015), en­con­tró, por ejem­plo, que pa­ra una mues­tra de 31 paí­ses emer­gen­tes, en­tre los cua­les es­tá Co­lom­bia, 4 pun­tos por­cen­tua­les (pp) de va­ria­ción en el cré­di­to de con­su­mo y 10 en el co­mer­cial ge­ne­ran, ca­da una, otra de 0,3 pp en el PIB.

Por tan­to, reac­ti­var la de­man­da de cré­di­to ayu­da­ría a ace­le­rar el gas­to do­més­ti­co y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, co­mo su­gie­re Anif, es­ta ta­rea no pa­re­ce fá­cil por va­rias ra­zo­nes. En pri­mer lu­gar, por el re­du­ci­do es­pa­cio pa­ra que el Ban­co de la Re­pú­bli­ca si­ga re­cor­tan­do su ta­sa de in­te­rés, an­te el ries­go de un re­pun­te de la in­fla­ción y una nue­va des­a­li­nea­ción de las ex­pec­ta­ti­vas ha­cia el fi­nal del año. En se­gun­do lu­gar, por la len­ti­tud en la trans­mi­sión del re­cor­te de la ta­sa de re­fe­ren­cia de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria a las del cré­di­to de con­su­mo, en su ma­yo­ría fue con­tra­ta­da a ta­sa fi­ja. Por úl­ti­mo, en ra­zón de la al­ta car­ga fi­nan­cie­ra de los ho­ga­res, que as­cien­de ya a cer­ca de 40% de su in­gre­so dis­po­ni­ble, que es de la mag­ni­tud que tu­vo en el preám­bu­lo de la de­pre­sión de fi­nal del si­glo pa­sa­do (36%).

Así, es pro­ba­ble que el re­pun­te del cré­di­to sea len­to y que su con­tri­bu­ción a la ace­le­ra­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca sea mo­des­ta.

En la co­yun­tu­ra ac­tual es di­fí­cil reac­ti­var la de­man­da de cré­di­to, por la al­ta car­ga fi­nan­cie­ra de los ho­ga­res y la len­ta trans­mi­sión de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

San­tia­go Cas­tro Pre­si­den­te de Aso­ban­ca­ria

La ex­pan­sión del cré­di­to tie­ne un efec­to es­ti­mu­lan­te so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, por­que au­men­ta la ca­pa­ci­dad de gas­to de los ho­ga­res y de las em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.