¿To­do es­tá en re­gla?

La pe­nu­ria del Es­ta­do co­lom­biano y el es­tan­ca­mien­to de la eco­no­mía su­gie­ren que es ne­ce­sa­rio re­cor­tar el gas­to público o abo­lir la re­gla fis­cal. ¿Esas son las so­lu­cio­nes óp­ti­mas?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Com­pa­ra­do con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, el ta­ma­ño del Es­ta­do en Co­lom­bia no pa­re­ce exa­ge­ra­do. El gas­to del go­bierno en ge­ne­ral –que in­clu­ye los ni­ve­les na­cio­nal, de­par­ta­men­tal y lo­cal, jun­to con la se­gu­ri­dad so­cial– es­tá cer­ca de 30% del PIB. Es­ta mag­ni­tud co­rres­pon­de a la que de­be­ría te­ner de acuer­do con su desa­rro­llo eco­nó­mi­co, apro­xi­ma­do por su in­gre­so por ha­bi­tan­te.

Por tan­to, dis­mi­nuir el gas­to público no es la so­lu­ción óp­ti­ma pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de las fi­nan­zas del Es­ta­do, en un país de in­gre­so me­dio al­to, en el cual la bre­cha en­tre el bie­nes­tar de su po­bla­ción y el que dis­fru­ta la de los paí­ses de in­gre­so al­to es con­si­de­ra­ble.

En es­tas con­di­cio­nes, pa­ra sal­va­guar­dar la sol­ven­cia pú­bli­ca es pre­fe- ri­ble in­cre­men­tar los in­gre­sos gu­ber­na­men­ta­les pe­ro orien­tar el gas­to público pa­ra cum­plir de ma­ne­ra efi­caz y efi­cien­te las obli­ga­cio­nes del Es­ta­do.

La li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca le atri­bu­ye las obli­ga­cio­nes de ve­lar por una asig­na­ción efi­cien­te de los re­cur­sos, pro­cu­rar una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va del in­gre­so y sal­va­guar­dar la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca.

Tam­bién de­be pro­veer los bie­nes y los ser­vi­cios pú­bli­cos que le asig­nan la Cons­ti­tu­ción y la Ley.

La fun­ción que me­jor desem­pe­ñó el Es­ta­do co­lom­biano en los úl­ti­mos tres lus- tros fue sal­va­guar­dar la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra. Pa­ra lo­grar­lo, ins­tau­ró un sis­te­ma de ban­ca cen­tral in­de­pen­dien­te, con un es­que­ma de in­fla­ción ob­je­ti­vo y un ré­gi­men de ta­sa de cam­bio fle­xi­ble (con flo­ta­ción ad­mi­nis­tra­da).

Con ba­se en ellos lo­gró man­te­ner una in­fla­ción ba­ja y es­ta­ble, jun­to con un di­ná­mi­co cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co du­ran­te un lar­go pe­rio­do.

Co­lom­bia tam­bién adop­tó una re­gu­la­ción y una su­per­vi­sión fi­nan­cie­ras que se apro­xi­man a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. Gra­cias a ellas, pro­mue­ve la mi­ti­ga­ción de los ries­gos en que in­cu­rren los in­ter­me­dia­rios por la na­tu­ra­le­za de su ac­ti­vi­dad y pre­ser­va la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

Es­tas ca­pa­ci­da­des se for­ta­le­ce­rán con la en­tra­da en vi­gen­cia de la

La fun­ción que me­jor cum­ple el Es­ta­do co­lom­biano es pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra.

ley que da po­der a la Su­pe­fi­nan­cie­ra pa­ra vi­gi­lar a los con­glo­me­ra­dos. Por úl­ti­mo, el país mo­der­ni­zó su pro­gra­ma­ción fis­cal al ex­ten­der­la so­bre un ho­ri­zon­te de­ce­nal, in­tro­du­jo en la Cons­ti­tu­ción el prin­ci­pio de sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal y adop­tó una re­gla fis­cal. Con es­tos ins­tru­men­tos sal­va­guar­da la sol­ven­cia del Es­ta­do.

Es­te es­que­ma de po­lí­ti­ca le otor­ga a la eco­no­mía co­lom­bia­na una re­si­lien­cia ma­yor que las de otras de la re­gión, lo que le per­mi­tió ab­sor­ber de ma­ne­ra me­nos trau­má­ti­ca el cho­que ad­ver­so de los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio.

Por eso se abre la con­tro­ver­sia con quie­nes plan­tean abo­lir la re­gla fis­cal con el ar­gu­men­to de que la co­yun­tu­ra ac­tual im­pi­de fi­nan­ciar una ex­pan­sión del gas­to público con un ma­yor en­deu­da­mien­to, cuan­do es jus­to pa­ra evi­tar­lo que se adop­tó.

De­bi­do a su ba­ja pro­pen­sión al aho­rro, pa­ra lo­grar al­tas ta­sas de in­ver­sión, la eco­no­mía co­lom­bia­na ne­ce­si­ta atraer ca­pi­tal ex­tran­je­ro. Pa­ra con­se­guir­lo re­quie­re pre­ser­var la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas. La re­gla fis­cal es un ins­tru­men­to que fa­ci­li­ta es­ta ta­rea. Al cum­plir­la, las au­to­ri­da­des con­ser­van el gra­do de in­ver­sión de la deu­da pú­bli­ca y un ba­jo ries­go so­be­rano, que son vi­ta­les pa­ra ase­gu­rar un flu­jo ade­cua­do de in­ver­sión ex­tran­je­ra a unas ta­sas de in­te­rés mo­de­ra­das.

Un in­te­rro­gan­te que va­le la pe­na plan­tear es por qué la re­gla fis­cal no obli­gó al Es­ta­do a ge­ne­rar aho­rro público du­ran­te el au­ge. Con ello hu­bie­ra po­di­do mo­de­rar la apre­cia­ción de la ta­sa de cam­bio y au­men­tar su ca­pa­ci­dad de gas­to pa­ra sos­te­ner la de­man­da en la des­ace­le­ra­ción.

En el ca­so de que esa omi­sión fue­ra cul­pa del di­se­ño de la re­gla fis­cal, ha­bría que en­men­dar­la, en lu­gar de eli­mi­nar­la. La ten­den­cia ha­cia el es­tan­ca­mien­to en la co­yun­tu­ra ac­tual no es de­bi­da a la re­gla fis­cal.

Por el con­tra­rio, es la con­se­cuen­cia de la in­efi­ca­cia del Es­ta­do pa­ra lo­grar que la eco­no­mía asig­ne de ma­ne­ra efi­cien­te sus re­cur­sos, que el in­gre­so se dis­tri­bu­ya de ma­ne­ra más equi­ta­ti­va, que la pro­vi­sión de los bie­nes y los ser­vi­cios pú­bli­cos sa­tis­fa­ga la de­man­da y que sean de óp­ti­ma ca­li­dad.

El fun­cio­na­mien­to in­efi­cien­te de los mer­ca­dos, de­bi­do en bue­na par­te a una inade­cua­da in­ter­ven­ción es­ta­tal, im­pi­de una asig­na­ción óp­ti­ma de los fac­to­res y su mo­vi­li­dad ha­cia los sec­to­res más com­pe­ti­ti­vos. Esa in­ter­ven­ción al­te­ra la for­ma­ción de sus pre­cios, por ejem­plo, con un sa­la­rio mí­ni­mo le­gal al­to (86% de la re­mu­ne­ra­ción pro­me­dio), las con­tri­bu­cio­nes so­bre la nó­mi­na (50% del sa­la­rio), los to­pes a las ta­sas de in­te­rés (usu­ra, vi­vien­da y cré­di­to agro­pe­cua­rio) e in­ver­sio­nes for­zo­sas del sis­te­ma ban­ca­rio pa­ra el sec­tor agro­pe­cua­rio.

En es­tas con­di­cio­nes, la re­mu­ne­ra­ción de los fac­to­res no se rea­li­za de acuer­do con su pro­duc­ti­vi­dad, de mo­do que no se pue­den uti­li­zar con ma­yor in­ten­si­dad de una ma­ne­ra ren­ta­ble. Eso li­mi­ta la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to y crea mer­ca­dos in­for­ma­les, que fre­nan el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

La ba­ja par­ti­ci­pa­ción en las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor y el ais­la­mien­to de la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal en al­gu­nos sec­to­res, por la dis­per­sión del aran­cel y los obs­tácu­los no aran­ce­la­rios, no es­ti­mu­lan la adop­ción de tec­no­lo­gía mo­der­na, lo cual tam­po­co ace­le­ra la pro­duc­ti­vi­dad.

Es­ta au­men­ta de una ma­ne­ra len­ta, ade­más, por una in­efi­cien­te pro­vi­sión de los bie­nes y los ser­vi­cios pú­bli­cos. La in­su­fi­cien­cia y ma­la ca­li­dad de la in­fra­es­truc­tu­ra vial ge­ne­ran one­ro­sos cos­tos de trans­por­te. El ex­ce­so de re­gu­la­ción y la in­efi­cien­cia del sis­te­ma ju­di­cial en­ca­re­cen la ope­ra­ción de las fir­mas. La ma­la ca­li­dad de la educación pú­bli­ca di­fi­cul­ta la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano y res­trin­ge el au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral, al tiem­po que di­fi­cul­ta au­men­tar la re­mu­ne­ra­ción del tra­ba­jo y dis­mi­nuir la inequi­dad.

La ba­ja in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (0,2% del PIB), jun­to con la dé­bil vin­cu­la­ción en­tre las em­pre­sas y las ins­ti­tu­cio­nes de­di­ca­das a la in­ves­ti­ga­ción, no ge­ne­ran una di­ná­mi­ca de in­no­va­ción que ace­le­re la pro­duc­ti­vi­dad.

La es­truc­tu­ra de los in­gre­sos y los gas­tos del Es­ta­do no me­jo­ra la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. La tri­bu­ta­ción se apo­ya de­ma­sia­do en el im­pues­to de ren­ta so­bre las fir­mas y el IVA, al tiem­po que no tie­ne un im­pues­to de ren­ta muy pro­gre­si­vo pa­ra las per­so­nas na­tu­ra­les. Al­gu­nas con­tri­bu­cio­nes so­bre la nó­mi­na de las em­pre­sas –por ejem­plo, las des­ti­na­das a las ca­jas de com­pen­sa­ción fa­mi­liar– en­ca­ren el tra­ba­jo e in­cen­ti­van la in­for­ma­li­dad. Gran par­te de los sub­si­dios del gas­to público –so­bre to­do los de las pen­sio­nes– be­ne­fi­cian a los ciu­da­da­nos de in­gre­sos al­tos y me­dios, por lo cual son re­gre­si­vos.

De tal ma­ne­ra, la in­efi­ca­cia del Es­ta­do en la pro­vi­sión de los bie­nes y los ser­vi­cios pú­bli­cos, jun­to con el ex­ce­so de in­ter­ven­ción en la eco­no­mía y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­des­tri­buir el in­gre­so, han res­ta­do di­na­mis­mo al desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial del país.

Por tan­to, en lu­gar de eli­mi­nar la re­gla fis­cal, se de­be me­jo­rar la es­truc­tu­ra de los in­gre­sos y reorien­tar el gas­to público pa­ra re­du­cir la inequi­dad, ele­var la pro­vi­sión y ca­li­dad de los bie­nes y los ser­vi­cios pú­bli­cos, me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía, au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad y fa­vo­re­cer su ex­pan­sión.

La re­gla fis­cal es pie­dra an­gu­lar del só­li­do mar­co de po­lí­ti­ca del Es­ta­do pa­ra pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra en el país.

A pe­sar de un no­ta­ble pro­gre­so en la co­ber­tu­ra de los bie­nes y los ser­vi­cios pú­bli­cos, su ca­li­dad de­fi­cien­te li­mi­ta to­da­vía el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía.

Juan Ma­nuel San­tos Pre­si­den­te de Co­lom­bia

Mau­ri­cio Cár­de­nas Mi­nis­tro de Ha­cien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.