RE­FLE­XIO­NES PA­PA­LES

Dinero (Colombia) - - EDITORIAL -

Fran­cis­co no so­lo tu­vo tiem­po pa­ra po­ner a Co­lom­bia a pen­sar en su fu­tu­ro in­me­dia­to y en los pa­sos pa­ra re­en­con­tra­se de ca­ra a un nue­vo es­ce­na­rio. Tam­bién lo­gró reac­ti­var una agen­da cla­ve pa­ra el mun­do en ma­te­ria am­bien­tal.

La vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co a Co­lom­bia se dio en un mo­men­to cla­ve. Co­lom­bia, su­mi­da en el es­cep­ti­cis­mo y el pe­si­mis­mo, y pro­fun­da­men­te di­vi­di­da, re­ci­bió sus pa­la­bras co­mo un ali­vio en me­dio de un am­bien­te po­la­ri­za­do, ten­so e in­cier­to. La gi­ra pa­pal fue re­con­for­tan­te y ali­via­nó, así ha­ya si­do por unos po­cos días, las pe­sa­das car­gas que trae el país.

Que­dó de­mos­tra­da su ac­ti­tud so­li­da­ria y amo­ro­sa fren­te a los ni­ños y los más po­bres. Mar­có pro­fun­da­men­te a mi­lla­res de co­lom­bia­nos que lo si­guie­ron, vi­to­rea­ron y es­cu­cha­ron du­ran­te las ex­te­nuan­tes jor­na­das de sus re­co­rri­dos por Bo­go­tá, Vi­lla­vi­cen­cio, Me­de­llín y Car­ta­ge­na.

Pe­ro así co­mo fue ca­ris­má­ti­co y ama­ble, Fran­cis­co tam­bién fue fir­me fren­te a te­mas co­mo las dro­gas, la co­rrup­ción, la inequi­dad, la paz y el cui­da­do de la bio­di­ver­si­dad.

Con­de­nó la dro­ga, a la que lla­mó la­cra que ha pues­to fin a tan­tas vi­das y que es sos­te­ni­da por hom­bres sin es­crú­pu­los. Fren­te a la co­rrup­ción, Fran­cis­co ad­vir­tió que “hay den­sas ti­nie­blas que ame­na­zan y des­tru­yen la vi­da: las ti­nie­blas de la in­jus­ti­cia y de la inequi­dad so­cial; las ti­nie­blas co­rrup­to­ras de los in­tere­ses per­so­na­les o gru­pa­les, que con­su­men de ma­ne­ra egoís­ta y des­afo­ra­da lo que es­tá des­ti­na­do pa­ra el bie­nes­tar de to­dos”.

Una de sus fra­ses que men­cio­nó an­te sa­cer­do­tes y re­li­gio­sas, y que pue­de lle­var­se a otros cam­pos, fue de ca­ra a las ame­na­zas de co­rrup­ción en la Igle­sia: “El Dia­blo en­tra por el bol­si­llo”.

La paz, que nos de­be­ría unir, hoy nos di­vi­de y allí sus men­sa­jes fue­ron con­tun­den­tes: “La bús­que­da de la paz es un tra­ba­jo siem­pre abier­to, una ta­rea que no da tre­gua y que exi­ge el com­pro­mi­so de to­dos”; “que es­te es­fuer­zo nos ha­ga huir de to­da ten­ta­ción de ven­gan­za y bús­que­da de in­tere­ses so­lo par­ti­cu­la­res y a cor­to pla­zo ”.

Sin du­da, su pre­sen­cia en el país fue un oa­sis que ha per­mi­ti­do a mu­chos re­en­con­trar­se con su fe y des­per­tar una ma­yor con­cien­cia de ca­ra a la si­tua­ción que hoy atra­vie­sa Co­lom­bia. Es­pe­ra­mos que sea el ini­cio de una nue­va etapa pa­ra cons­truir una pla­ta­for­ma so­cial y eco­nó­mi­ca más fuer­te pa­ra el fu­tu­ro.

Pe­ro, ade­más de su via­je a Co­lom­bia pa­ra to­car fi­bras sen­si­bles de nues­tra co­yun­tu­ra, Fran­cis­co se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes en ma­te­ria am­bien­tal y de bio­di­ver­si­dad. Sus men­sa­jes más fuer­tes se han en­fo­ca­do en el cam­bio cli­má­ti­co y el im­pac­to que tie­ne so­bre la po­bla­ción, en es­pe­cial, en los más po­bres.

Coin­ci­dió su vi­si­ta a Co­lom­bia con po­de­ro­sos hu­ra­ca­nes: Har­vey e Ir­ma gol­pea­ron sin mi­se­ri­cor­dia a las is­las del Ca­ri­be y el sur de la Flo­ri­da. Es­tos fe­nó­me­nos na­tu­ra­les ca­da vez to­man más fuer­za y re­cu­rren­cia. Es ne­ce­sa­rio po­ner ma­yor aten­ción a lo que es­tá su­ce­dien­do con el cli­ma y re­fle­jar­lo en la prio­ri­dad de las agen­das de los paí­ses. El cam­bio cli­má­ti­co no es un cuen­to y fe­nó­me­nos de es­te ti­po se pre­sen­tan ca­da vez con más in­ten­si­dad.

En la en­cí­cli­ca Lau­da­to Si, el Pa­pa Fran­cis­co fi­jó la po­si­ción de la Igle­sia fren­te al mo­de­lo de desa­rro­llo ac­tual y el im­pac­to en el en­torno. El nú­cleo del men­sa­je pa­pal ad­vier­te que el hom­bre mo­derno no pue­de se­guir avan­zan­do por el ca­mino de des­truc­ción de la “ca­sa co­mún ”.

Aler­ta que uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los de la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co es la in­di­fe­ren­cia. Pa­ra él, mu­chas ac­ti­tu­des obs­tru­yen los ca­mi­nos de so­lu­ción, por­que no so­lo los po­de­ro­sos po­nen pa­los en la rue­da en la lu­cha con­tra la con­ta­mi­na­ción, sino tam­bién los que nie­gan el pro­ble­ma o les es in­di­fe­ren­te el asun­to.

Lo más preo­cu­pan­te pa­ra Fran­cis­co es que des­de la pers­pec­ti­va de quie­nes de­ten­tan el po­der exis­te de­ma­sia­da fe en la tec­no­lo­gía co­mo me­ca­nis­mo pa­ra re­cu­pe­rar los ba­lan­ces. Pa­ra él, “la tec­no­lo­gía que, li­ga­da a las fi­nan­zas, pre­ten­de ser la úni­ca so­lu­ción de los pro­ble­mas, de he­cho sue­le ser in­ca­paz de ver el mis­te­rio de las múl­ti­ples re­la­cio­nes que exis­ten en­tre las co­sas, y por eso a ve­ces re­suel­ve un pro­ble­ma crean­do otros”.

Es­te es un pun­to cen­tral; pues, si bien no sig­ni­fi­ca que el Pa­pa no crea en la ca­pa­ci­dad del hom­bre de en­con­trar avan­ces tec­no­ló­gi­cos pa­ra re­me­diar los pro­ble­mas que ge­ne­ra su ac­ti­vi­dad, es cla­ro que el Su­mo Pon­tí­fi­ce con­si­de­ra que el equi­li­brio na­tu­ral se pue­de afec­tar de ma­ne­ra irre­me­dia­ble, im­pac­tan­do prin­ci­pal­men­te a los más po­bres.

Fran­cis­co no so­lo tu­vo tiem­po pa­ra po­ner a Co­lom­bia a pen­sar en su fu­tu­ro in­me­dia­to y en los pa­sos pa­ra re­en­con­tra­se de ca­ra a un nue­vo es­ce­na­rio de paz. Tam­bién ha lo­gra­do reac­ti­var una agen­da cla­ve pa­ra el mun­do en ma­te­ria am­bien­tal, cuan­do mu­chos paí­ses pa­re­cen no apren­der de las tra­ge­dias. No es tiem­po de ha­cer oí­dos sor­dos ni pa­ra Co­lom­bia, ni pa­ra el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.