UN CAM­BIO EX­TRE­MO

Dinero (Colombia) - - ESPECIAL -

A par­tir de in­no­va­ción y al­ta tec­no­lo­gía, En­ka ajus­tó su fo­co es­tra­té­gi­co y hoy es re­fe­ren­te en re­ci­cla­je de PET, in­su­mos in­dus­tria­les y tex­ti­les. El pa­pel del sec­tor fi­nan­cie­ro fue cla­ve en la trans­for­ma­ción.

Aun­que lle­va me­dio si­glo en el mer­ca­do, pa­ra En­ka de Co­lom­bia –una de las com­pa­ñías más im­por­tan­tes de in­su­mos plás­ti­cos, in­dus­tria­les y tex­ti­les-, el pun­to de in­fle­xión en su desa­rro­llo se ubi­ca a prin­ci­pios de es­te si­glo, cuan­do la inun­da­ción de ma­te­rias pri­mas asiá­ti­cas pu­so a sus di­ri­gen­tes an­te la dis­yun­ti­va de re­no­var­se o mo­rir.

“La cla­ve de nues­tra per­ma­nen­cia en el mer­ca­do ha si­do el ejer­ci­cio con­ti­nuo de trans­for­ma­ción e in­no­va­ción”, di­ce Álvaro Hin­ca­pié, pre­si­den­te de es­ta com­pa­ñía an­tio­que­ña.

Hin­ca­pié, quien asu­mió el man­do de En­ka en 2003, op­tó por la re­no­va­ción. Al ver que los pre­cios del que ha­bía si­do has­ta en­ton­ces su pro­duc­to es­tre­lla, la fi­bra de po­liés­ter ti­po al­go­dón, ha­bían caí­do 30% y las im­por­ta­cio­nes des­de Asia se ha­bían tri­pli­ca­do, y que la deu­da era prác­ti­ca- men­te igual a las ven­tas, es­te directivo pai­sa en­ten­dió que era im­po­si­ble com­pe­tir en esas con­di­cio­nes y que era ur­gen­te ha­cer un cam­bio ra­di­cal en el co­re de la com­pa­ñía, pa­ra ga­ran­ti­zar su via­bi­li­dad. En ese mo­men­to, la em­pre­sa acu­mu­la­ba un pa­si­vo de 320.000 mi­llo­nes de pe­sos y re­que­ría una pro­fun­da res­truc­tu­ra­ción en sus cos­tos y gas­tos.

“El ne­go­cio tex­til de com­mo­di­ties es­ta­ba do­mi­na­do por los asiá­ti­cos y si que­ría­mos so­bre­vi­vir te­nía­mos que es­pe­cia­li­zar­nos en pro­duc­tos de al­to va­lor agre­ga­do”, ex­pli­ca Hin­ca­pié. Por eso la com­pa­ñía di­se­ñó una agre­si­va es­tra­te­gia de res­truc­tu­ra­ción que in­clu­yó en­trar en la Ley 550 o ley de quie­bras y, un tiem­po des­pués, clau­su­ró la lí­nea de fi­bra de po­liés­ter ti­po al­go­dón a pe­sar de te­ner una par­ti­ci­pa­ción del 92% de ese mer­ca­do. “Mu­cha gen­te se pre­gun­ta có­mo ce­rra­mos ese ne­go­cio te­nien­do esa po­si­ción tan ven­ta­jo­sa. La res­pues­ta es sim­ple: no era ren­ta­ble”. En ese du­ro mo­men­to, Ban­co­lom­bia apa­re­ce y co­bra re­le­van­cia en la re­cu­pe­ra­ción de la com­pa­ñía cuan­do, co­mo ad­vier­te Hin­ca­pié, “nos en­con­trá­ba­mos en la mi­tad del mar y lo úni­co que se veía eran ale­tas de ti­bu­ro­nes por to­do la­do”. El pa­pel de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra fue cla­ve por dos fac­to­res: pri­me­ro, por­que con­fió en el plan de res­truc­tu­ra­ción cuan­do el ni­vel de in­cer­ti­dum­bre era muy ele­va­do, y se­gun­do, por­que su ase­so­ría no se li­mi­tó a lo fi­nan­cie­ro”, agre­ga.

Des­pues de co­no­cer ex­pe­rien­cias de otras em­pre­sas al­re­de­dor del mun­do, la com­pa­ñía in­cur­sio­nó en el re­ci­cla­je de PET, con­for­man­do dos grandes lí­neas de ne­go­cios. La pri­me­ra de­di­ca­da a fa­bri­car re­si­nas y fi­bras a par­tir de bo­te­llas de PET re­ci­cla­das y la se­gun­da orien­ta­da a ela­bo­rar hi­los y fi­la­men­tos de ny­lon y po­liés­ter pa­ra usos in­dus­tria­les y tex­ti­les. En esen­cia, la com­pa­ñía de­jó de ser una em­pre­sa con­cen­tra­da en el mer­ca­do tex­til y se con­vir­tió en una de al­ta in­ge­nie­ría que sir­ve a dis­tin­tos sec­to­res de la pro­duc­ción.

“En to­do es­te pro­ce­so, Ban­co­lom­bia nos ha apor­ta­do re­cur­sos por más de US$23 mi­llo­nes que he­mos in­ver­ti­do en tec­no­lo­gía de pun­ta en ge­ne­ra­ción de ener­gía y re­ci­cla­je, con­tan­do hoy con una de las plan­tas más mo­der­nas

Ban­co­lom­bia co­bra re­le­van­cia en la re­cu­pe­ra­ción de la com­pa­ñía,que “se en­con­tra­ba en mi­tad del mar y lo úni­co que se veía eran ale­tas de ti­bu­ro­nes”.

del mun­do. Pe­ro ese no es el úni­co apo­yo que nos han da­do. Tam­bién han si­do fun­da­men­ta­les en las ase­so­rías es­pe­cia­li­za­das en pro­ce­sos cla­ves al in­te­rior de la com­pa­ñía, ta­les co­mo la op­ti­mi­za­ción de pro­ce­sos de te­so­re­ría y ges­tión cam­bia­ria”, ex­pli­ca Hin­ca­pié.

Hoy, En­ka es lí­der en el re­ci­cla­je de PET en Co­lom­bia. Ca­da año re­cu­pe­ra más de 1.000 mi­llo­nes de bo­te­llas de ese ti­po de plás­ti­co y las con­vier­te en fi­bras y re­si­nas pa­ra fa­bri­car en­va­ses en con­tac­to con ali­men­tos me­dian­te un pro­ce­so que ha si­do apro­ba­do por el In­vi­ma, la FDA es­ta­dou­ni­den­se y la EFSA eu­ro­pea, y ho­mo­lo­ga­do por las prin­ci­pa­les mar­cas mun­dia­les de be­bi­das. En 2016, las ven­tas de es­ta lí­nea de pro­duc­tos re­pre­sen­ta­ron el 30% de sus in­gre­sos.

Al cie­rre de 2016, el Ebit­da acu­mu­la­do de la em­pre­sa fue de $24.093 mi­llo­nes y la uti­li­dad ne­ta acu­mu­la­da ce­rró en $10.603 mi­llo­nes. Las ex­por­ta­cio­nes re­pre­sen­ta­ron el 42% de las ven­tas y el ín­di­ce de en­deu­da­mien­to ne­to fi­na­li­zó en 1,7 ve­ces Ebit­da. “Sa­bía­mos que si éra­mos ca­pa­ces de re­co­lec­tar las bo­te­llas y, con tec­no­lo­gía de pun­ta, or­ga­ni­zar quí­mi­ca­men­te to­do ese pro­ce­so pa­ra que vol­vie­ran a sa­lir co­mo si fue­ran ela­bo­ra­das a par­tir de ma­te­ria pri­ma vir­gen, íba­mos a con­quis­tar el mer­ca­do. Lo im­por­tan­te con el plás­ti­co no es el ma­te­rial en sí mis­mo, sino lo que se ha­ce des­pués con él. La cla­ve del asun­to es­tá en lo­grar ce­rrar el ci­clo del pro­duc­to”, ex­pli­ca Hin­ca­pié.

Apar­te de los grandes be­ne­fi­cios del re­ci­cla­je de PET, con el que En­ka evi­ta que ca­da año cer­ca de 1.000 mi­llo­nes de bo­te­llas ter­mi­nen en los ba­su­re­ros o acu­mu­lán­do­se en las gi­gan­tes­cas is­las de es­te ma­te­rial que se han for­ma­do en el mar, Ban­co­lom­bia tam­bién iden­ti­fi­có los impactos po­si­ti­vos de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de En­ka en tér­mi­nos de aho­rro ener­gé­ti­co con ba­se en la ex­pe­rien­cia que ha ido acu­mu­lan­do en su acom­pa­ña­mien­to a otras em­pre­sas.

"Fa­bri­car nues­tras ma­te­rias pri­mas a par­tir del re­ci­cla­je equi­va­le a te­ner a una ciu­dad co­mo Ar­me­nia to­tal­men­te apa­ga­da. Es­ta­mos ha­blan­do de cer­ca de 262.000 ho­ga­res. Tam­bién pro­du­ci­mos 72% me­nos dió­xi­do de car­bono. Aho­ra que ha­bla­mos tan­to de con­ta­mi­na­ción del ai­re y sa­be­mos que 80% pro­vie­ne del trans­por­te, nues­tras dos plan­tas de re­ci­cla­je co­rres­pon­den a re­ti­rar de las ca­lles apro­xi­ma­da­men­te 10.000 vehícu­los. Pa­ra re­co­ger las bo­te­llas, es­ta­mos apo­yan­do a más de 10.000 re­ci­cla­do­res, quie­nes re­ci­ben in­gre­sos su­pe­rio­res a $50.000 mi­llo­nes anual­men­te", ex­pli­ca el pre­si­den­te.

Los hi­los in­dus­tria­les tam­bién han te­ni­do un ro­tun­do éxi­to. Ac­tual­men­te, En­ka es el ma­yor fa­bri­can­te de lo­na pa­ra llan­tas de ny­lon 6 en Amé­ri­ca y el 98% de las ven­tas de es­ta lí­nea es­tán orien­ta­das ha­cia la ex­por­ta­ción. Ade­más, es­ta em­pre­sa es una de las prin­ci­pa­les pro­duc­to­ras en Amé­ri­ca de fi­bra cor­ta de po­liés­ter re­ci­cla­da. Cer­ca del 50% de es­te ma­te­rial es ad­qui­ri­do por re­co­no­ci­das em­pre­sas del ex­te­rior.

Otras ci­fras son úti­les pa­ra ilus­trar la mag­ni­tud de la trans­for­ma­ción. Se­gún Hin­ca­pié, más del 70% de los pro­duc­tos que hoy com­po­nen el por­ta­fo­lio de En­ka no se fa­bri­ca­ban an­tes de 2002. Ban­co­lom­bia des­ta­có el po­ten­cial éxi­to a pe­sar de la gran in­cer­ti­dum­bre de to­mar una de­ci­sión co­mo esa en ese mo­men­to. Sin em­bar­go, el tiem­po les dio la ra­zón. De to­dos los pro­duc­tos que fa­bri­can hoy, el 45% se ela­bo­ran con ma­te­rias pri­mas re­ci­cla­das y las ven­tas in­ter­na­cio­na­les pa­sa­ron de 25% en 2002 a 40% en 2016. “Tal vez el da­to que me­jor re­fle­ja los re­sul­ta­dos de es­te pro­ce­so es que de los $320.000 mi­llo­nes que de­bía­mos en 2002, so­lo fal­ta por pa­gar el 3%, fal­tan­do cin­co años pa­ra que se cum­pla el pla­zo pac­ta­do”, se­ña­la.

Aun­que aho­ra En­ka es un bar­co que na­ve­ga en aguas más tran­qui­las y sin ti­bu­ro­nes a la vis­ta, pa­ra Hin­ca­pié to­da­vía que­dan re­tos por de­lan­te. El prin­ci­pal, se­gún él, es con­ver­tir la trans­for­ma­ción cons­tan­te en par­te de la ge­né­ti­ca de la em­pre­sa. “Es­ta­mos en un pun­to don­de con lo úni­co que po­de­mos com­pe­tir es con al­to va­lor agre­ga­do. Que­re­mos es­tar en pro­duc­tos de al­tí­si­ma in­ge­nie­ría, que ten­gan re­gu­la­cio­nes exi­gen­tes y don­de ho­mo­lo­gar­se no sea fá­cil. Y eso só­lo lo po­de­mos lo­grar a pun­ta de in­no­va­ción”, con­clu­ye su pre­si­den­te.

De to­dos los pro­duc­tos que En­ka fa­bri­ca hoy, el 45% se ela­bo­ra con ma­te­rias pri­mas re­ci­cla­das y las ven­tas in­ter­na­cio­na­les pa­sa­ron de 25% en 2002 a 40% en 2016.

La plan­ta de En­ka pro­du­ce re­si­nas y fi­bras a par­tir de bo­te­llas de PET re­ci­cla­das e hi­los y fi­la­men­tos de ny­lon y po­liés­ter pa­ra usos in­dus­tria­les y tex­ti­les.

La fac­to­ría de re­ci­cla­je, que en­tró en ope­ra­ción en mar­zo de 2014, mar­có un hi­to en el país al ha­cer po­si­ble la reu­ti­li­za­ción de bo­te­llas de PET.

Ca­da año, En­ka re­cu­pe­ra más de 1.000 mi­llo­nes de bo­te­llas de plás­ti­co y las con­vier­te en fi­bras y re­si­nas pa­ra fa­bri­car en­va­ses en con­tac­to con ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.