Una ofer­ta que no po­drán re­cha­zar

Los al­tos ni­ve­les de co­rrup­ción en el sis­te­ma ju­di­cial, y en ge­ne­ral, ha­cen ne­ce­sa­ria una pro­fun­da re­for­ma. ¿Có­mo lo­grar un ajus­te sin que sig­ni­fi­que un sa­lu­do a la ban­de­ra o un sal­to al va­cío?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

na de las fra­ses cé­le­bres de Vi­to Cor­leo­ne ex­pre­sa to­da una for­ma de en­ten­der el mun­do, una cul­tu­ra, se po­dría de­cir. “Le ha­ré una ofer­ta que no po­drá re­cha­zar”, di­ce el ma­fio­so al re­fe­rir­se a al­guien con quien ten­drá que ‘ne­go­ciar’ la so­lu­ción de un pro­ble­ma. Tal eu­fe­mis­mo re­tra­ta­ba un es­ta­do de co­sas inexo­ra­ble, in­ape­la­ble, sin nin­gu­na otra op­ción. La “ofer­ta” de Cor­leo­ne so­lo po­dría ser acep­ta­da, por­que en ca­so con­tra­rio, se pa­de­ce­ría la vio­len­cia del ca­po.

Tal vez eso es lo que es­tá en­fren­tan­do el país aho­ra mis­mo res­pec­to de la co­rrup­ción. La sin­sa­li­da que que­da en evi­den­cia es el he­cho pa­ra­dó­ji­co de que los co­rrup­tos go­zan de un cier­to gra­do de im­pu­ni­dad, jus­ta­men­te por­que la so­cie­dad co­lom­bia­na no ha en­con­tra­do el cau­ce efi­caz pa­ra re­sol­ver el fla­ge­lo.

Eso es lo que ex­pli­ca que en el es­fuer­zo por plan­tear so­lu­cio­nes al pro­ble­ma de la co­rrup­ción –la ma­yo­ría con bue­nas in­ten­cio­nes– se lan­cen pro­pues­tas que sig­ni­fi­can prác­ti­ca­men­te “re­fun­dar la pa­tria”: “cons­ti­tu­yen­te”, “re­fe­ren­do”, “re­for­ma ra­di­cal” son las ex­pre­sio­nes de quie­nes quie­ren re­sol­ver el que es tal vez el gran pro­ble­ma de la so­cie­dad co­lom­bia­na hoy.

La ne­ce­si­dad de com­ba­tir la co­rrup­ción es una ver­dad de Pe­ro­gru­llo. Si se le apli­ca cual­quier ta­sa a los cos­tos de es­te fla­ge­lo las ci­fras re­sul­tan exor­bi­tan­tes. Asu­mien­do que los co­rrup­tos se lle- ven 5% del Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción, po­dría de­cir­se que quie­nes se ro­ban los re­cur­sos pú­bli­cos ten­drían ase­gu­ra­dos el pró­xi­mo año por lo me­nos $11 bi­llo­nes, mu­cho más de lo que se va a re­cau­dar por la vía de la re­for­ma tri­bu­ta­ria, que im­pli­có su­bir­le tres pun­tos al IVA.

To­do in­di­ca que, a pe­sar de la in­dig­na­ción, al país to­da­vía le fal­ta avan­zar con cla­ri­dad en el diag­nós­ti­co del mal.

Pa­blo Sa­na­bria es ex­per­to de la Es­cue­la de Go­bierno Al­ber­to Lle­ras Ca­mar­go, de la Uni­ver­si­dad de los An­des. El eco­no­mis­ta pu­bli­có en 2013 el es­tu­dio La for­ma de la co­rrup­ción: Co­lom­bia co­mo es­tu­dio de ca­so.

La prin­ci­pal con­clu­sión es la­pi­da­ria: “La co­rrup­ción es un fe­nó­meno so­cial”, se­ña­la, al ad­ver­tir que ese es el primer pro­ble­ma pa­ra en­con­trar sa­li­das, por­que la ciu­da­da- nía in­dig­na­da plan­tea el asun­to en tér­mi­nos de bue­nos y ma­los.

Que la co­rrup­ción sea un fe­nó­meno so­cial no sig­ni­fi­ca que na­die ten­ga au­to­ri­dad mo­ral pa­ra li­de­rar la lu­cha con­tra ese mal. Lo que quie­re de­cir es que pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, no bas­ta con man­dar a los co­rrup­tos a la cár­cel: exis­ten prác­ti­cas co­mu­nes en for­ma de in­cen­ti­vos, ata­jos, pre­ben­das, que de­be­rían ser cam­bia­dos, mo­di­fi­ca­dos o eli­mi­na­dos pa­ra lo­grar la cu­ra de la en­fer­me­dad.

“En el ca­so de nues­tro tra­ba­jo, ana­li­za­mos la pre­sen­cia de so­bor­nos en 55 ciu­da­des en­tre 2004 y 2011. En­con­tra­mos que el ni­vel de co­rrup­ción es es­ta­ble, pero va­ría den­tro del mis­mo país. Ese ti­po de co­rrup­ción es con­tex­tual y va­ría de una re­gión a otra; no to­dos los lu­ga­res tie­nen el mis­mo ti­po de co­rrup­ción. Hay unos ele­men­tos de en­torno que ex­pli­can por qué en unos sí y en otros no”, ase­gu­ró el ex­per­to.

Es­to lle­va a Sa­na­bria a con­cluir que los es­fuer­zos an­ti­co­rrup­ción de­ben ser lo­ca­les, pues el asun­to no es so­la­men­te el de mo­di­fi­car las le­yes o plan­tear nue­vos pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos o de con­trol.

Así que, muy pro­ba­ble­men­te quie­nes es­tán li­de­ran­do las ban­de­ras de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción de­be­rían plan­tear con ma­yor cla­ri­dad; por ejem­plo, có­mo van a lo­grar que el clien­te­lis­mo des­apa­rez­ca de

las re­gio­nes co­lom-

La co­rrup­ción pue­de ser ge­ne­ra­li­za­da, pero sus ca­rac­te­rís­ti­cas de­pen­den del con­tex­to en el que se dan. Las so­lu­cio­nes ge­ne­ra­les con re­for­mas o es­ta­tu­tos an­ti­co­rrup­ción no son efec­ti­vas del to­do.

bia­nas pa­ra que ya no sea más la mo­ne­da de cam­bio pa­ra que al­gu­nos al­cal­des, gobernadores, con­ce­ja­les o dipu­tados ga­nen elec­cio­nes.

PRO­BLE­MAS DE DIAG­NÓS­TI­CO

“No hay al­go que es­té peor diag­nos­ti­ca­do en Co­lom­bia que la co­rrup­ción”, di­ce Ma­ría Margarita Zu­le­ta, quien has­ta ha­ce un par de me­ses di­ri­gió la Agen­cia Co­lom­bia Com­pra Efi­cien­te y fue zar an­ti­co­rrup­ción du­ran­te la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Uri­be.

“Creo que no hay un en­ten­di­mien­to co­mún cuan­do ha­bla­mos en el país de co­rrup­ción. La co­rrup­ción en Co­lom­bia es gra­ve. Sin em­bar­go, afir­ma­cio­nes co­mo que Co­lom­bia es el país más co­rrup­to del mun­do son sim­ple­men­te fal­sas”, se­ña­ló.

El primer as­pec­to a su­pe­rar en es­te pro­ce­so de lu­cha con­tra la co­rrup­ción es el de las ci­fras.

Tan­to Sa­na­bria co­mo Zu­le­ta coin­ci­den en que, en ge­ne­ral, las me­di­cio­nes de co­rrup­ción son de per­cep­ción y no tie­nen en cuen­ta los da­tos reales so­bre lo que cues­ta y las mo­da­li­da­des em­plea­das. Esas me­di­cio­nes pue­den re­sul­tar más efec­ti­vas en una cam­pa­ña política pa­ra ga­nar vo­tos que en un es­fuer­zo es­tra­té­gi­co por com­ba­tir las prác­ti­cas co­rrup­tas.

“No hay me­di­cio­nes ob­je­ti­vas de co­rrup­ción por­que no es po­si­ble, pue­de ha­ber me­di­das in­di­ca­do­ras. Va­le la pe­na ver en el La­ti­no­ba­ró­me­tro la bre­cha que hay en­tre per­cep­ción y vi­ci­ti­mi­za­ción en el ca­so de Co­lom­bia”, ad­vier­te Zu­le­ta.

Pa­ra la ex­per­ta, la cons­truc­ción de ins­ti­tu­cio­na­li­dad es el ca­mino pa­ra lo­grar com­ba­tir el mal. Sin em­bar­go, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, lo pri­me­ro que ori­gi­na la co­rrup­ción es una pér­di­da de for­ta­le­za de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, así que pro­pues­tas co­mo las de una Cons­ti­tu­yen­te o un re­fe­ren­do pue­den lle­var a la ne­ce­si­dad de crear una nue­va ca­pa de ins­ti­tu­cio­nes cu­ya con­so­li­da­ción pue­de tar­dar una dé­ca­da. Una sa­li­da in­ter­me­dia, en la que se cons­tru­ya so­bre lo bueno ya cons­trui­do, pue­de ser una op­ción. Por ejem­plo, co­mo lo plan­tea el eco­no­mis­ta Juan Ri­car­do Or­te­ga en su co­lum­na de es­ta edi­ción en Re­vis­ta Di­ne­ro, la prác­ti­ca de crear agen­cias es­pe­cia­li­za­das pa­ra sec­to­res es­pe­cí­fi­cos es sa­na pa­ra em­pe­zar a erra­di­car ma­las prác­ti­cas en la con­tra­ta­ción (ver co­lum­na El des­con­trol del con­trol, pá­gi­na 48 de es­ta edi­ción).

En una po­nen­cia pre­sen­ta­da a co­mien­zos de es­te año, Zu­le­ta hi­zo un diag­nós­ti­co so­bre el pro­ble­ma que es­ta­mos en­fren­tan­do y la di­fi­cul­tad pa­ra com­ba­tir­lo: “Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la co­rrup­ción cam­bian. Ha­ce unos días oí al mi­nis­tro de Sa­lud, Ale­jan­dro Ga­vi­ria, re­fe­rir­se a es­tos cam­bios. En la dé­ca­da an­te­rior la co­rrup­ción del sec­tor sa­lud es­ta­ba aso­cia­da al pa­go de la Uni­dad por Ca­pi­ta­ción (UPC) pa­ra el ré­gi­men sub­si­dia­do(...). Hoy el con­tex­to es otro y las ma­ni­fes­ta­cio­nes cam­bia­ron. La co­rrup­ción es­tá aso­cia­da a la des­via­ción de re­cur­sos en las empresas pres­ta­do­ras de sa­lud y al ma­ne­jo de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos. Aho­ra de­be­mos en­fren­tar, por ejem­plo, el car­tel de la he­mo­fi­lia”.

Es ne­ce­sa­rio im­pul­sar un cam­bio so­cial pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ció con efi­ca­cia. Por eso, los dis­cur­sos gran­di­lo­cuen­tes, que sue­nan bien pa­ra la ga­le­ría, po­drían re­pre­sen­tar pa­sos en la di­rec­ción equi­vo­ca­da. En ma­te­ria de lu­cha con­tra la co­rrup­ción hay que ir con pies de plo­mo, aun­que de ma­ne­ra ágil y evi­tan­do ir ha­cia el pre­ci­pi­cio.

la sin­dé­re­sis en el plan­tea­mien­tos de los cam­bios es una ofer­ta que na­die po­drán re­cha­zar.

Diag­nos­ti­car la co­rrup­ción es un pro­ble­ma aún sin so­lu­ción. Jus­ta­men­te por­que es ne­ce­sa­rio de­te­ner­se en ca­da ca­so. Una co­sa es la co­rrup­ción elec­to­ral y otra la co­rrup­ción con el pre­su­pues­to.

Ma­ría Margarita Zu­le­ta Abo­ga­da y aca­dé­mi­ca

Fran­cis­co Ri­caur­te Ex­ma­gis­tra­do de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia

En las úl­ti­mas se­ma­nas va­rios ex­ma­gis­tra­dos han si­do cap­tu­ra­dos por es­cán­da­los de co­rrup­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.