Cla­ves de la Ley de Pre­su­pues­to

▬▬▬ El Pre­su­pues­to de 2018 va­le $235 bi­llo­nes. ¿Có­mo se ar­ti­cu­la es­te pro­yec­to de ley con el plan ge­ne­ral de ajus­te que vie­ne im­ple­men­tan­do el go­bierno San­tos?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

En es­tric­to sen­ti­do, el go­bierno na­cio­nal ha ve­ni­do cum­plien­do su plan de ajus­te que, se­gún el Mi­nis­tro de Ha­cien­da, Mau­ri­cio Cár­de­nas, fue im­ple­men­ta­do des­de 2015 co­mo res­pues­ta al enor­me cho­que ex­terno que su­frió el país.

“Es­ta eco­no­mía ha te­ni­do un ajus­te exi­to­so, so­bre eso no que­da la me­nor duda. El país en­fren­tó un gran cho­que y res­pon­dió con se­rie­dad, con res­pon­sa­bi­li­dad, evi­tan­do una cri­sis, evi­tan­do una re­ce­sión. Ha si­do un pro­gra­ma que em­pe­zó en 2015 y se ex­tien­de has­ta el Pre­su­pues­to de 2018. Con es­te pre­su­pues­to de­ja­re­mos unas fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nea­das, un dé­fi­cit fis­cal de 3% del PIB, una deu­da es­ta­bi­li­za­da y una eco­no­mía en re­cu­pe­ra­ción. eso he­mos ti­tu­la­do a es­te pre­su­pues­to Ajus­te exi­to­so, re­pun­te en Mar­cha”, ase­gu­ró el al­to fun­cio­na­rio du­ran­te la apro­ba­ción en primer de­ba­te le­gis­la­ti­vo de es­te pro­yec­to de ley a me­dia­dos de sep­tiem­bre.

Al mi­nis­tro Cár­de­nas no le fal­ta razón: el Go­bierno ha se­gui­do al pie de la le­tra su pro­me­sa de lle­var a sus jus­tas pro­por­cio­nes los gran­des dé­fi­cits que ago­bia­ron a la eco­no­mía du­ran­te 2015 y 2016: con la re­for­ma tri­bu­ta­ria se ga­ran­ti­za­ron re­cur­sos adi­cio­na­les per­ma­nen­tes, gra­cias al au­men­to de 3 pun­tos en la ta­ri­fa ge­ne­ral del IVA. Ade­más, por una su­ma de he­chos afor­tu­na­dos, el dé­fi­cit en cuen­ta co­rrien­te, que la ma­yo­ría de ex­per­tos con­si­de­ra­ba co­mo el más gra­ve pro­ble­ma eco­nó­mi­co de Co­lom­bia, ya lle­gó a cer­ca de 4% del PIB, cuan­do es­tu­vo ron­dan­do la fron­te­ra del pe­li­gro­sí­si­mo 8% del PIB. La in­fla­ción, pa­ra la tran­qui­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, pa­re­ce ha­ber vuel­to a su cau­ce y di­ri­gir­se ha­cia su ran­go me­ta.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, el ajus­te li­de­ra­do por el Mi­nis­tro de Ha­cien­da pa­re­ce irre­pro­cha­ble. Aho­ra di­ce que el Pre­su­pues­to de 2018 es la ce­re­za en el pas­tel de la es­tra­te­gia. ¿A qué se re­fie­re?

Ade­más de los ajus­tes en gas­tos de fun­cio­na­mien­to, el Pre­su­pues­to im­pli­ca aho­rros en el pa­go de deu­das por $3,6 bi­llo­nes fren­te al pro­yec­to ini­cial.

¿MÁS IN­VER­SIÓN Y ME­NOS GAS­TOS?

El primer as­pec­to es que el Mi­nis­tro anun­ció lue­go de la apro­ba­ción en primer de­ba­te de la ley de Pre­su­pues­to, que ha­bía lo­gra­do un acuer­do con las ban­ca­das del Le­gis­la­ti­vo pa­ra im­ple­men­tar un ajus­te en los gas­tos de fun­cio­na­mien­tos del Es­ta­do por cer­ca de $1,8 bi­llo­nes, con el ob­je­ti­vo de abrir­le cam­po a ma­yo­res in­ver­sio­nes por $5 bi­llo­nes.

Se­gún las cuen­tas de Cár­de­nas, los re­cor­tes son po­si­bles, a pe­sar de que el Go­bierno vie­ne cum­plien­do com­pro­mi­sos con sec­to­res la­bo­ra­les del Es­ta­do que exi­gen de incrementos sa­la­ria­les va­rios pun­tos por en­ci­ma de la in­fla­ción.

Sin em­bar­go, lo del re­cor­te del gas­to de­be ser des­agre­ga­do. La ver­por

dad es que la ma­yor par­te de ese ajus­te co­rre por cuen­ta de las trans­fe­ren­cias y los gas­tos de ope­ra­ción co­mer­cial. En trans­fe­ren­cias se en­cuen­tran los si­guien­tes ru­bros: Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­cio­nes, Pen­sio­nes, Sa­lud y otras trans­fe­ren­cias. En ope­ra­ción co­mer­cial se in­clu­yen gas­tos de al­gu­nas empresas co­mer­cia­les e in­dus­tria­les del Es­ta­do, co­mo, por ejem­plo, la Im­pren­ta Na­cio­nal.

Así las co­sas, los re­cor­tes en el gas­to no ven­drán del la­do de las ins­ti­tu­cio­nes cla­ve del Go­bierno, sino de lo que el eje­cu­ti­vo le tras­la­da a otros pa­ra gas­tar.

Por ello, es ne­ce­sa­rio tam­bién acla­rar có­mo si el ajus­te en Gas­tos de Fun­cio­na­mien­to es de $1,8 bi­llo­nes se abre el cam­po pa­ra ma­yo­res in­ver­sio­nes por $5 bi­llo­nes. Ahí fal­ta ajus­tar al­gu­nos nú­me­ros.

Lo pri­me­ro que hay que de­cir es que el con­tex­to ge­ne­ral de ba­jas ta­sas de in­te­rés pa­ra el fi­nan­cia­mien­to es­ta­tal y la lle­ga­da ma­si­va de ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros al mer­ca­do de TES (que se cal­cu­la pa­ra el primer se­mes­tre del año en cer­ca de $7 bi­llo­nes) le abrió un cam­po adi­cio­nal al Go­bierno pa­ra re­du­cir sus ne­ce­si­da­des de pa­go de deu­da del pró­xi­mo año. De tal ma­ne­ra, el mon­to ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir con las obli­ga­cio­nes de ca­pi­tal e in­tere­ses en 2018 se re­du­jo en $3,6 bi­llo­nes, lo que es un acier­to de la política eco­nó­mi­ca y pue­de ser ad­ju­di­ca­do a la de­ci­sión del Es­ta­do co­lom­biano (Con­gre­so y Go­bierno) de apro­bar una re­for­ma tri­bu­ta­ria que ha re­du­ci­do las ta­sas de in­te­rés, ge­ne­ran­do aho­rros im­por­tan­tes al fis­co na­cio­nal. Por eso, es evi­den­te que el Pre­su­pues­to de 2018 re­fle­ja un im­pac­to del plan de ajus­te que im­ple­men­tó el ac­tual Go­bierno.

¿Y DEL FIS­CO QUÉ?

Lo que re­sul­ta in­con­tro­ver­ti­ble es que la si­tua­ción fis­cal de Co­lom­bia, si bien es es­ta­ble en es­te mo­men­to, no es bo­yan­te. Que el país ha­ya ne­ce­si­ta­do bus­car re­cor­tes de gas­tos pa­ra abrir­le cam­po a la in­ver­sión mues­tra que en las fi­nan­zas es­ta­ta­les si­gue ha­bien­do mu­cha ten­sión. De he­cho, el Go­bierno no es­tá aho­rran­do en la bús­que­da de nue­vas fuen­tes y por es­ta razón de­ci­dió des­ca­pi­ta­li­zar en $400.000 mi­llo­nes el Fon­do Na­cio­nal del Aho­rro. Es muy pro­ba­ble que es­ta bús­que­da si­ga, pues cla­ra­men­te la si­tua­ción fis­cal no es hol­ga­da.

Ade­más, la des­ace­le­ra­ción ha ge­ne­ra­do un im­pac­to im­por­tan­te en el re­cau­do del mpues­tos, lo que si­gue ha­cien­do a Co­lom­bia de­ma­sia­do de­pen­dien­te de las fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to ex­ter­nas e in­ter­nas. Si la ta­sa de in­te­rés si­gue sien­do un fac­tor cen­tral en el es­ta­do ge­ne­ral de la eco­no­mía co­lom­bia­na, de­be ha­ber mu­cha preo­cu­pa­ción ha­cia el fu­tu­ro. La de­ci­sión del

Go­bierno de es­for­zar­se por man­te­ner el gra­do de in­ver­sión, pro­po­nien­do un pre­su­pues­to aus­te­ro, pa­re­ce el ca­mino ade­cua­do. Sin em­bar­go, la ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to de­pen­de de las de­ci­sio­nes que adop­ten las au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas de

Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, pues so­lo cuan­do se ge­ne­ra­li­ce el al­za de in­tere­ses en el mun­do y

Las trans­fe­ren­cias, que in­clu­yen el Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­cio­nes y las pen­sio­nes, se re­du­cen en $942.000 mi­llo­nes el pró­xi­mo año.

el di­ne­ro se pon­ga más cos­to­so, al país le va a que­dar cla­ro qué tan su­fi­cien­te fue el ajus­te. Por ejem­plo, cuan­do la FED nor­ma­li­ce su política mo­ne­ta­ria, su­bien­do los in­tere­ses, el país que­da­rá ex­pues­to. Ca­be pre­gun­tar­se cuán­tos de los ca­pi­ta­les que lle­ga­ron al país van a mi­grar. Ese se­rá un mo­men­to cla­ve, por­que evi­den­cia­rá si el ajus­te co­lom­biano fue real­men­te exi­to­so: cuan­do ba­ja la ma­rea, que­dan en evi­den­cia las vul­ne­ra­bi­li­da­des vi­gen­tes.

Mau­ri­cio Cár­de­nas Mi­nis­tro de Ha­cien­da El Con­gre­so apro­bó en primer de­ba­te el Pre­su­pues­to de 2018.

Efraín Ce­pe­da Pre­si­den­te del Se­na­do Ro­dri­go La­ra Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.