El feu­da­lis­mo del si­glo XXI

Los cos­tos ocul­tos de la hi­per­bo­nan­za se pue­den apre­ciar en la cri­sis de Ve­ne­zue­la y fren­te al cre­ci­mien­to mun­dial li­de­ra­do por el ca­pi­ta­lis­mo.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

La cri­sis ve­ne­zo­la­na es una opor­tu­ni­dad por­que no se tra­ta del fra­ca­so de un ‘so­cia­lis­mo’ en una is­la pe­que­ña, sino en un país, tal vez el más ri­co en re­cur­sos na­tu­ra­les de la re­gión.

Du­ran­te si­glos la hu­ma­ni­dad se re­gía por un sis­te­ma don­de eran inexis­ten­tes los de­re­chos hu­ma­nos. El sis­te­ma era cen­tra­li­za­do en la per­so­na del rey, quien ba­jo la pro­cla­ma “el Es­ta­do soy yo”, ha­cía de su vo­lun­tad el pri­vi­le­gio y el mo­no­po­lio pa­ra im­par­tir jus­ti­cia, pro­mul­gar le­yes, otor­gar ren­tas y con­ce­der li­cen­cias te­rri­to­ria­les o ne­go­cios a la cor­te, ade­más de tí­tu­los no­bi­lia­rios. El re­cla­mo de pri­vi­le­gios y la ne­go­cia­ción de los mis­mos de­pen­día de la co­rre­la­ción de fuer­zas militares y al­gu­na que otra dis­pen­sa de au­to­ri­dad re­li­gio­sa. El sis­te­ma era por lo mis­mo pre­si­di­do por la opa­ci­dad y era per­fec­to pa­ra ha­cer le­gi­ti­ma la co­rrup­ción, al igual que no te­ner fron­te­ras o li­mi­tes en­tre los in­tere­ses per­so­na­les del go­ber­nan­te y las de­ci­sio­nes o in­tere­ses del Es­ta­do.

Tras el si­glo de las lu­ces, im­pe­rios co­mo el español fue­ron len­tos en adop­tar la de­mo­cra­cia li­be­ral y una éti­ca ca­pi­ta­lis­ta, lo que ayu­da a en­ten­der có­mo las an­ti­guas colonias es­pa­ño­las tie­nen una alta pro­pen­sión al cau­di­llis­mo ata­do al Es­ta­do, con igual sen­ti­do ab­so­lu­tis­ta que du­ran­te la edad me­dia y en don­de re­sul­ta fér­til la des­com­po­si­ción política. Por lo mis­mo, es pre­ca­ria la idea de par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca y más co­mún creer que to­mar de­ci­sio­nes tras dis­cu­sio­nes co­lec­ti­vas es in­efi­cien­te e in­de­sea­ble, muy a pe­sar de que hoy sea po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to de­cir que te­ne­mos ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo en equi­po.

En Amé­ri­ca La­ti­na son po­cas las ex­cep­cio­nes de paí­ses que no ha­yan vi­vi­do más días en dic­ta­du­ra que en de­mo­cra­cia. Ese es el mo­de­lo neo-feu­da­lis­ta del cas­tris­mo de Cuba. Lo no­ve­do­so de nues­tros días es que, por me­dio de la de­mo­cra­cia, va­rios gru­pos po­lí­ti­cos em­plea­ron la re­cien­te abul­ta­da bo­nan­za pa­ra per­pe­tuar­se en el go­bierno, ele­gi­dos ba­jo la fi­gu­ra de un cau­di­llo po­pu­lis­ta.

Es­to ha ami­no­ra­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co ha­cien­do que los avan­ces sean ano­di­nos y que en mu­chos ca­sos la so­cie­dad no es­té en con­di­ción de arrai­gar sus con­quis­tas eco­nó­mi­cas, da­do el pre­ca­rio avan­ce de sus ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas. Es­te fe­nó­meno de avan­ce eco­nó­mi­co su­pe­di­ta­do al Es­ta­do y no al de­sa­rro­llo del sec­tor pro­duc­ti­vo po­dría lla­mar­se el feu­da­lis­mo del si­glo XXI, cu­ya fi­gu­ra más re­pre­sen­ta­ti­va es el cha­vis­mo de Ve­ne­zue­la. Ve­ne­zue­la re­pre­sen­ta la re­es­ta­ti­za­ción de la eco­no­mía, la abier­ta ne­ga­ción de la eco­no­mía de mer­ca­do y la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da que re­cla­ma el ca­pi­ta­lis­mo, al igual que el des­po­jo al ciu­da­dano de su Es­ta­do aho­ra que el go­bierno ya no pue­de le­gi­ti­mar­se con los vo­tos. Tam­bién es la cri­mi­na­li­za­ción con­ve­nien­te y se­lec­ti­va de la opo­si­ción, de la di­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca o so­cial y de las or­ga­ni­za­cio­nes pro­duc­ti­vas. Lle­va­da a ca­bo por 20 años de ejer­ci­cio de po­der a nom­bre del idea­rio de Si­món Bo­lí­var, trai­cio­nan­do aque­lla lu­cha li­ber­ta­ria an­te una opre­sión que se ne­ga­ba a la au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo y a un or­den so­cial ba­sa­do en los de­re­chos del hom­bre.

El si­len­cio de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na es ver­gon­zo­so, por­que ca­lla la re­pre­sión a la protesta so­cial y cuan­do se re­es­ta­ble­ce en el con­ti­nen­te el de­li­to de opi­nión.

La cri­sis ve­ne­zo­la­na es una opor­tu­ni­dad, por­que ya no se tra­ta del fra­ca­so de un “so­cia­lis­mo” en una is­la pe­que­ña y sin ma­yo­res re­cur­sos, sino de un país, tal vez el más ri­co en re­cur­sos na­tu­ra­les y tras la ma­yor bo­nan­za de su his­to­ria. Y una ame­na­za, por­que obli­ga a dis­tan­ciar­se de los mo­de­los pseu­do-ca­pi­ta­lis­tas que per­pe­túan la cap­tu­ra del Es­ta­do pa­ra pro­te­ger la so­bre­con­cen­tra­ción de los me­dios de pro­duc­ción. No dis­tan­ciar­se nos ha­ce más se­me­jan­tes y me­nos di­fe­ren­tes del feu­da­lis­mo del si­glo XXI que se re­cha­zan en el Cas­tro-cha­vis­mo.

Una re­fle­xión per­ti­nen­te aquí, don­de ape­nas 16 empresas son el 52% de las ex­por­ta­cio­nes, las dos ac­ti­vi­da­des ex­trac­ti­vas su­man 87% del vo­lu­men ex­por­ta­do y don­de Kal­ma­no­vitz es­ti­ma que el gra­do de con­cen­tra­ción de la tie­rra es enor­me con un Gi­ni sin te­rri­to­rios ét­ni­cos de 0,95. Per­ti­nen­te aquí, si el candidato es el que di­ga Uri­be o an­te unas en­cues­tas don­de Gus­ta­vo Pe­tro, el mis­mo que cuan­do una em­pre­sa ga­na di­ne­ro al­go ha­ce mal, re­gis­tra bien muy a pe­sar de que su al­cal­día fue “el Dis­tri­to soy yo”. Un país don­de pa­ra cre­cer e in­no­var hay que de­jar de pen­sar en que “la em­pre­sa soy yo”.

En la ver­sión di­gi­tal con­sul­te el gra­fi­co so­bre 2.000 años de his­to­ria eco­nó­mi­ca. The Eco­no­mist di­ce que en 10 años del Si­glo XXI hay ma­yor pro­duc­to eco­nó­mi­co que en los pri­me­ros 19 si­glos de nues­tra era y el World Economic Fo­rum des­ta­ca el co­lo­sal im­pac­to de la re­vo­lu­ción in­dus­trial y el re­sur­gi­mien­to de Asia, así co­mo el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del si­glo XX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.