El des­con­trol del con­trol

▬▬▬ Crear más nor­mas o en­ti­da­des de con­trol so­lo ha ser­vi­do pa­ra con­so­li­dar otras for­mas de ex­tor­sio­nar o in­ti­mi­dar a fun­cio­na­rios y empresas.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El Es­ta­do co­lom­biano su­fre de ar­te­rioes­cle­ro­sis re­gu­la­to­ria. (...) Son necesarios es­tu­dios de ca­so so­bre có­mo des­re­gu­lar de for­ma ur­gen­te y agre­si­va la eco­no­mía.

Los pe­que­ños pa­na­de­ros de ba­rrio se que­jan de las se­cre­ta­rías de Sa­lud, cu­yos fun­cio­na­rios los ame­na­zan con ce­rrar­los por no cum­plir to­das las nor­mas del In­vi­ma; más o me­nos $200.000 por vi­si­ta les to­ca pa­gar pa­ra que los de­jen tra­ba­jar.

Los per­fu­me­ros po­pu­la­res es­tán abo­ca­dos a ven­der con­tra­ban­do por­que las exi­gen­cias de re­gis­tros sa­ni­ta­rios del ex­te­rior, que les pi­de el In­vi­ma, son so­lo ac­ce­si­bles a los gran­des im­por­ta­do­res y los de­ja a ellos sin al­ter­na­ti­va al­gu­na.

Los pe­lu­que­ros en Medellín cuen­tan que el Con­ce­jo de la ciu­dad apro­bó re­glas sa­ni­ta­rias ab­sur­das que lle­gan al de­ta­lle de de­fi­nir el ma­te­rial de las te­las de sus uni­for­mes. El ru­mor es que las ben­di­tas te­las so­lo las ven­de al­guien re­la­cio­na­do con la política de la ciu­dad.

La li­qui­dez de múltiples empresas im­por­tan­tes es­tá lle­gan­do a si­tua­ción crí­ti­ca y las de­mo­ras en las de­vo­lu­cio­nes de los sal­dos a fa­vor en la Dian las tie­ne del cue­llo. La evi­den­te des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía tie­ne a mu­chos con mi­llo­na­rios sal­dos a fa­vor en la Dian. Las de­mo­ras y tra­bas in­ne­ce­sa­rias pa­re­cen pre­sio­nes in­de­bi­das pa­ra que se con­tra­te un “fa­ci­li­ta­dor ex­per­to” que ga­ran­ti­ce un rá­pi­do trá­mi­te o el pa­go de coimas.

La lis­ta de tra­bas, con­tro­les, re­glas e in­for­mes que no son efec­ti­vos es tan lar­ga que de­be­ría­mos re­pen­sar si es con le­yes y con­tro­les que se re­suel­ve es­ta in­so­por­ta­ble co­rrup­ción. Mu­chos que he­mos tra­ba­ja­do por lo pú­bli­co he­mos crea­do nor­mas y con­tro­les pa­ra tran­car a los co­rrup­tos y he­mos fa­lla­do de for­ma cra­sa.

El Es­ta­do co­lom­biano su­fre de ar­te­rioes­cle­ro­sis re­gu­la­to­ria. En­tre la la­bor de las ‘in­ti­ma­du­rías’ y los fa­lli­dos in­ten­tos de de­fen­der lo pú­bli­co po­nien­do trá­mi­tes, in­for­mes y con­tro­les es­ta­mos pa­ra­li­zan­do al país. Son necesarios es­tu­dios de ca­so so­bre có­mo des­re­gu­lar de for­ma ur­gen­te y agre­si­va la eco­no­mía. Es­to de­be in­cluir una drás­ti­ca re­duc­ción en el cos­to y el ta­ma­ño de mu­chas en­ti­da­des pú­bli­cas. El sec­tor pro­duc­ti­vo ne­ce­si­ta oxí­geno y el Go­bierno tie­ne que ali­ge­rar la car­ga. Seg­men­tos del Es­ta­do de­di­ca­dos al con­trol de­be­rían ser los pri­me­ros en su­frir las con­se­cuen­cias de su ab­so- lu­to fra­ca­so. La evi­den­cia es con­tun­den­te: no han ser­vi­do pa­ra na­da. Sus ac­cio­nes no ge­ne­ran nin­gu­na per­cep­ción de ries­go a los co­rrup­tos, ni per­sua­den a los fun­cio­na­rios de no co­la­bo­rar en ilí­ci­tos. La lis­ta de con­tra­lo­res o per­so­ne­ros re­gio­na­les ul­tra co­rrup­tos es inago­ta­ble y cuan­do les va mal ter­mi­nan de ma­gis­tra­dos. Per­so­ne­rías y Con­tra­lo­ría re­gio­na­les son san­gui­jue­las que le chu­pan ta­ja a los fun­cio­na­rios co­rrup­tos o co­bran a los ca­pos por in­ti­mi­dar a los fun­cio­na­rios que tra­ten de pa­rar los tor­ci­dos o que ha­gan bien su ta­rea. En es­tos 26 años de la nue­va Cons­ti­tu­ción, las ‘ias’ no han he­cho más que bu­lla; en pla­ti­ca blan­ca no han re­cu­pe­ra­do ni 0,01% de to­do lo que se ro­ban. Y no son po­cos sus ex­fun­cio­na­rios muy ri­cos.

Las mi­llo­na­rias san­cio­nes que pro­cla­man ja­más se ma­te­ria­li­zan; los en­tes de con­trol son un ab­so­lu­to fra­ca­so. Han in­ti­mi­da­do a mu­cha gen­te bue­na y am­pa­ra­do a mu­cho pi­llo. Ya es ho­ra de que la opi­nión pú­bli­ca exi­ja que se eli­mi­nen es­tos cos­to­sos y tó­xi­cos apa­ra­tos de la bu­ro­cra­cia na­cio­nal. Si de­jan ro­bar y es­tor­ban, por lo me­nos que no es­tor­ben más.

El de­ba­te se de­be­ría di­ri­gir a có­mo ha­cer cier­tas co­sas prio­ri­ta­rias bien y de­jar ha­cer. La evi­den­cia in­ter­na­cio­nal in­di­ca que po­lí­ti­cos in­mis­cui­dos en ge­ren­cias pú­bli­cas co­rrom­pen las en­ti­da­des y de­te­rio­ran su efec­ti­vi­dad y la ca­li­dad de ser­vi­cio. Ge­ren­tes pú­bli­cos que pue­dan uti­li­zar su po­der y vi­si­bi­li­dad pú­bli­ca pa­ra lan­zar­se a la política ge­ne­ran el mis­mo re­sul­ta­do. Por es­to la se­pa­ra­ción de la ges­tión de la política, de la ge­ren­cia de lo pú­bli­co de­be ser prio­ri­dad. La idea ori­gi­nal de Woo­drow Wil­son de ma­ne­jar to­do lo que no de­be ser par­ti­dis­ta o elec­to­ral a tra­vés de agen­cias, con ge­ren­tes apo­lí­ti­cos, se­lec­cio­na­dos por mé­ri­to, es un pi­lar in­dis­pen­sa­ble con­tra la co­rrup­ción.

Lo su­ce­di­do en Ca­pre­com, Aguas de Bo­go­tá, la Ae­ro­ci­vil, el ICA, el Fon­do Na­cio­nal del Aho­rro, Ba­na­gra­rio, etc. son so­lo unos de los mi­les de ejem­plos de en­ti­da­des que se des­tru­yen o su­fren gra­ve da­ño cuan­do los po­lí­ti­cos las usan pa­ra chu­par­les la san­gre.

Des­re­gu­lar la eco­no­mía, re­du­cir el po­der y ta­ma­ño de los fa­lli­dos en­tes de con­trol, aco­tan­do sus fun­cio­nes pa­ra que vi­gi­len pro­ce­di­mien­to y no re­sul­ta­do, y bus­car un acuer­do plu­ral so­bre una seg­men­ta­ción de lo pú­bli­co en­tre lo po­lí­ti­co y lo ge­ren­cial, de­be ser ta­rea de primer or­den.

Miem­bros de jun­tas di­rec­ti­vas de en­ti­da­des pú­bli­cas y mix­tas y sus cua­dros ge­ren­cia­les de­be­rían ser re­mu­ne­ra­dos ra­zo­na­ble­men­te, in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra ha­cer política, con la li­ber­tad de asu­mir cier­tos ries­gos, pro­te­gi­dos has­ta cier­to ni­vel de las ‘in­ti­ma­du­rías’, in­de­pen­dien­tes del ci­clo po­lí­ti­co y con­tra­ta­dos y des­pe­di­dos so­lo con ba­se en sus re­sul­ta­dos es el ca­mino a se­guir, independiente del par­ti­do o ideo­lo­gía de los can­di­da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.