Co­sa se­me­jan­te

Las ex­por­ta­cio­nes co­lom­bia­nas pa­sa­ron de US$57.600 mi­llo­nes en 2011-2014 a US$33.600 mi­llo­nes en 2015-16. ¿Có­mo in­ter­pre­tar es­te da­to?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Lo inau­di­to no es tan­to el ta­ma­ño del gol­pe. Lo inau­di­to es la cum­bre –los US$30.000 mi­llo­nes ex­por­ta­dos– don­de fue pro­pi­na­do.

Es­tá ha­cien­do al­gu­na ca­rre­ra en Co­lom­bia la si­guien­te me­dia-ver­dad: en­tre 2014 y nues­tros ago­bia­dos días la eco­no­mía su­frió uno de los peo­res gua­ca­ta­zos de su his­to­ria. Pa­ra la mues­tra, un bo­tón: mien­tras que las ex­por­ta­cio­nes en el pe­río­do 2011-2014 pro­me­dia­ron US$57.600 mi­llo­nes anua­les, en­tre 2015 y 2016 pro­me­dia­ron ape­nas US$33.600 mi­llo­nes. La his­to­ria co­lom­bia­na, di­cen los cons­ter­na­dos ana­lis­tas, ca­re­ce de “co­sa se­me­jan­te”, a me­nos que uno se en­ca­ra­me al áti­co de la me­mo­ria y des­em­pol­ve ex­tre­mos acia­gos co­mo la gue­rra de los mil días, por allá en 1900, o la gran de­pre­sión ocu­rri­da trein­ta años des­pués.

Has­ta ahí lo que es ver­dad, in­ne­ga­ble, co­rro­bo­ra­ble, fác­ti­co. La se­gun­da par­te, la más in­tere­san­te, se re­fie­re a aque­llo de que esa ver­dad es “me­dia”. Es­ta ver­dad “me­dia”, di­go yo, es una de las mu­chas acep­cio­nes en las que la ver­dad –en ge­ne­ral– se ex­pre­sa en es­ta pos­mo­der­ni­dad que tran­si­ta­mos to­dos, al­gu­nos ha­cien­do el pa­seí­llo con más sol­tu­ra que otros.

Arran­co por la par­te más sen­ci­lla: re­sul­ta que en ma­te­ria de ex­por­ta­cio­nes lo real­men­te ex­tra­or­di­na­rio no fue el gua­ca­ta­zo en sí mis­mo, por enor­me que ha­ya si­do, sino la cum­bre in­só­li­ta don­de fue tan con­tun­den­te­men­te pro­pi­na­do. El he­cho es que las ex­por­ta­cio­nes co­lom­bia­nas pro­me­dia­ron US$22.000 mi­llo­nes en­tre 2000 y 2010 y en 2017 va­mos a lle­gar a unos $35.200 mi­llo­nes, si las ten­den­cias de los pri­me­ros 7 me­ses se mantienen. En otras pa­la­bras, en es­tos 17 años las ex­por­ta­cio­nes co­lom­bia­nas han cre­ci­do a la bi­co­ca de 6,9% anual, mu­cho más rá­pi­do de lo que ha cre­ci­do la eco­no­mía en su con­jun­to.

De ma­ne­ra que una for­ma al­ter­na­ti­va de na­rrar las ci­fras que es­ta­mos mi­ran­do es la si­guien­te. Éra­se una vez un país cu­yas ex­por­ta­cio­nes se ex­pan­dían a 6,9% anual. De pron­to, muy le­jos, apa­re­ció un hu­ra­cán –la política hi­per ex­pan­si­va que se im­ple­men­tó en el nor­te a par­tir de 2009 y 2010 pa­ra pe­lear con­tra su cri­sis fi­nan­cie­ra– y ese hu­ra­cán des­pa­chó di­lu­vios to­rren­cia­les de li­qui­dez que inun­da­ron has­ta los de­sier­tos y des­pa­chó tam­bién ven­to­le­ras inata­ja­bles que in­fla­ron to­da suer­te de ac­ti­vos, in­clu­yen­do los com­mo­di­ties. El país de ma­rras fue, even­tual­men­te, víc­ti­ma del hu­ra­cán, se inun­dó de una par­te­ci­ta de la li­qui­dez to­rren­cial­men­te des­pa­cha­da des­de el nor­te y vio in­flar el pre­cio, en­tre otros ac­ti­vos, del pe­tró­leo, cu­yas ex­por­ta­cio­nes pa­san de pro­me­diar me­nos de US$7.000 mi­llo­nes en­tre 2000 y 2009, a pro­me­diar más de US$30.000 mi­llo­nes en­tre 2012 y 2014. Y es en ese mo­men­to cuan­do su­ce­de aque­llo del “peor gua­ca­ta­zo de la his­to­ria”. Re­pi­to, lo inau­di­to no es tan­to el ta­ma­ño del gol­pe. Lo inau­di­to es la cum­bre –los US$30.000 mi­llo­nes ex­por­ta­dos– don­de fue pro­pi­na­do. Y por con­si­guien­te, la pre­gun­ta in­tere­san­te no es có­mo ajus­tar la eco­no­mía a un tran­ca­zo ex­terno que se nos ti­ró, ala, un equi­li­brio sos­te­ni­ble de US$30.000 mi­llo­nes, sino có­mo de­vol­ver­nos or­de­na­da­men­te al equi­li­brio sos­te­ni­ble, ese sí, de unos US$15.000 mi­llo­nes, equi­li­brio que cons­trui­mos con es­me­ro des­de las vi­sio­na­rias re­for­mas pe­tro­le­ras que li­de­ró Luis Er­nes­to Me­jía en 2003.

Pri­me­ro, hay bue­nas no­ti­cias. Uno, lo cier­to es que los mer­ca­dos nos es­tán dan­do un com­pás de es­pe­ra pa­ra or­ques­tar e im­ple­men­tar las re­for­mas ne­ce­sa­rias: las ta­sas de in­te­rés no tie­nen ca­ra de de­ses­pe­ra­ción y la ta­sa de cam­bio, me­nos. Dos, el ba­jo­na­zo del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal pa­re­ce ha­ber to­ca­do fon­do ha­ce ra­to, co­sa que ya em­pe­za­mos a ver en nues­tras ex­por­ta­cio­nes. Tres, hay so­bre la me­sa pro­pues­tas sen­sa­tas en ma­te­ria de las re­for­mas que hay que ha­cer y el so­lo he­cho de que em­pe­ce­mos su dis­cu­sión ele­va el es­ta­do de áni­mo.

Se­gun­do, tam­bién hay ma­las no­ti­cias. El te­ji­do so­cial co­lom­biano lle­va años des­hil­va­nán­do­se y no va a ser fá­cil re­ma­char­lo. Se­rá aún más di­fí­cil que siem­pre dis­cu­tir e im­ple­men­tar de ma­ne­ra se­re­na y cons­truc­ti­va una re­for­ma tri­bu­ta­ria, o una re­for­ma pen­sio­nal, o una re­for­ma del or­de­na­mien­to pre­su­pues­tal. Y esa di­fi­cul­tad ex­po­nen­cia­da en­fren­ta una reali­dad sim­ple e inexo­ra­ble: la pa­cien­cia in­ver­sio­nis­ta no es in­fi­ni­ta y lle­ga un mo­men­to en el que el mer­ca­do man­da el men­sa­je más in­de­sea­ble de to­dos: mi­re pa­pi­to, o us­ted ha­ce el ajus­te, o el ajus­te se lo ha­go yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.