Ma­yor com­pe­ten­cia

Des­pués de una exi­to­sa pro­fun­di­za­ción, el cré­di­to en Co­lom­bia se es­tan­có. ¿Reac­ti­var­lo re­quie­re ma­yor com­pe­ten­cia?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Exis­te una re­la­ción di­rec­ta muy es­tre­cha en­tre el cré­di­to y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. En el lar­go pla­zo, un ma­yor sal­do del cré­di­to in­cre­men­ta la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de la eco­no­mía, por­que ca­na­li­za el aho­rro pa­ra fi­nan­ciar la am­plia­ción del ca­pi­tal.

De es­ta ma­ne­ra, una ex­pan­sión no­ta­ble del cré­di­to en Co­lom­bia en­tre 2003 y 2015, ayu­dó a au­men­tar el pro­duc­to po­ten­cial del país, a in­cre­men­tar su in­gre­so por ha­bi­tan­te y a dis­mi­nuir la po­bre­za.

En el cor­to­pla­zo, el cré­di­to trans­fie­re el aho­rro des­de los in­di­vi­duos que tie­nen ex­ce­sos ha­cia los que tie­nen de­fec­tos, pa­ra fi­nan­ciar par­te del con­su­mo y la in­ver­sión, por lo cual per­mi­te acre­cen­tar la de­man­da y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

No obs­tan­te, cuan­do el cré­di­to au­men­ta muy por en­ci­ma de su ten­den­cia de lar­go pla­zo du­ran­te un pe­río­do pro­lon­ga­do crea con­di­cio­nes que arries­gan la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de los paí­ses, por un en­deu­da­mien­to ex­ce­si­vo y una alta car­ga fi­nan­cie­ra. Por eso, du­ran­te los dos úl­ti­mos au­ges de la eco­no­mía las au­to­ri­da­des se es­for­za­ron en pre­ve­nir un des­bor­da­mien­to del cré­di­to, en 2008 y en 2015, que hu­bie­ra ame­na­za­do la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del país.

La con­cen­tra­ción de la ban­ca en Co­lom­bia, que no di­fie­re de los es­tán­da­res re­gio­na­les y mun­dia­les, no es un buen in­di­ca­dor de su com­por­ta­mien­to com­pe­ti­ti­vo.

De ma­ne­ra des­afor­tu­na­da, esos es­fuer­zos con­tri­bu­ye­ron al es­tan­ca­mien­to del cré­di­to en 2016 y en 2017, que no ayu­da a reac­ti­var la de­man­da in­ter­na ni a di­na­mi­zar el cre­ci­mien­to, jus­to cuan­do la eco­no­mía en­fren­ta una des­ace­le­ra­ción pro­nun­cia­da. En con­se­cuen­cia, en la co­yun­tu­ra ac­tual es vi­tal re­ani­mar el cré­di­to pa­ra que con­tri­bu­ya a ex­pan­dir el gas­to do­més­ti­co, de ma­ne­ra que se pue­da con­ju­rar la ame­na­za de que la eco­no­mía cai­ga en una re­ce­sión.

Esa ta­rea no pa­re­ce fá­cil por la alta car­ga fi­nan­cie­ra de los ho­ga­res, la len­ta trans­mi­sión de la política mo­ne­ta­ria al sis­te­ma ban­ca­rio y el es­tre­cho es­pa­cio pa­ra re­du­cir la ta­sa de in­te­rés de in­ter­ven­ción del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, de­bi­do al ries­go de un re­bro­te in­fla­cio­na­rio y de una des­a­li­nea­ción de las ex­pec­ta­ti­vas en lo que res­ta del año.

Por es­tas ra­zo­nes, qui­zá sea útil pre­gun­tar­se si una even­tual fal­ta de com­pe­ten­cia en el sis­te­ma ban­ca­rio en­tor­pe­ce la trans­mi­sión de la política mo­ne­ta­ria.

Con fre­cuen­cia se plan­tea que en­tre ma­yor sea la con­cen­tra­ción de la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria en unas po­cas ins­ti­tu­cio­nes, me­nor se­ría la com­pe­ten­cia.

Co­mo en otras par­tes del mun­do –Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do, Ja­pón y Amé­ri­ca La­ti­na, por ejem­plo– la con­cen­tra­ción de la ban­ca en Co­lom­bia si­guió una ten­den­cia as­cen­den­te des­de co­mien­zos del si­glo, aun­que en el país fue un po­co más acen­tua­da. No obs­tan­te, com­pa­ra­da con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, la con­cen­tra­ción do­més­ti­ca no lu­ce des­pro­por­cio­na­da.

Se­gún los da­tos del Ban­co Mun­dial (BM) pa­ra 2015, los tres prin­ci­pa­les ban­cos del país con­cen­tran

65% del to­tal de ac­ti­vos del sis­te­ma, en lí­nea con los pro­me­dios la­ti­noa­me­ri­cano

(67%) y mun­dial (66%); pero por en­ci­ma de la de otros paí­ses de la re­gión, co­mo

Pa­na­má (42%),

Chi­le (42%) y

Mé­xi­co (51%), y la de otras na­cio­nes más avan­za­das co­mo Es­ta­dos Uni­dos (35%), Ja­pón (46%) y el Reino Uni­do (48%). Sin em­bar­go, se­ría inexac­to in­fe­rir de ello que en el país hu­bie­ra po­ca com­pe­ten­cia en la ban­ca.

BA­RRE­RAS Y COM­PE­TEN­CIA

La li­te­ra­tu­ra más re­cien­te so­bre la or­ga­ni­za­ción in­dus­trial es­ta­ble­ció que el com­por­ta­mien­to de las fir­mas en el mer­ca­do de­pen­de so­bre to­do de la exis­ten­cia de ba­rre­ras de en­tra­da y sa­li­da en ca­da ra­ma de ac­ti­vi­dad, más que de la con­cen­tra­ción. Por eso, pa­ra ca­rac­te­ri­zar el com­por­ta­mien­to de los ban­cos se uti­li­zan me­di­das di­rec­tas de fi­ja­ción de los pre­cios y de po­der de mer­ca­do.

En­tre ellas, el es­ta­dís­ti­co H de Pan­zar y Ro­se, mi­de la elas­ti­ci­dad de los in­gre­sos por in­tere­ses a los pre­cios de los in­su­mos. Ele­va­dos va­lo­res de H sig­ni­fi­can un al­to gra­do de com­pe­ten­cia, que es per­fec­ta cuan­do lle­ga a la uni­dad. Por el con­tra­rio, ba­jos va­lo­res de H su­gie­ren po­ca com­pe­ten­cia, cu­ya to­tal au­sen­cia se pre­sen­ta en el mo­no­po­lio, cuan­do es ce­ro. En to­dos los de­más ca­sos, cuan­do el in­di­ca­dor es­tá en­tre uno y ce­ro, ha­brá una com­pe­ten­cia mo­no­po­lís­ti­ca, con una ma­yor o me­nor in­ten­si­dad.

El va­lor de H cal­cu­la­do pa­ra Co­lom­bia en 2015 por el BM (0,56) su­gie­re que la ban­ca que ope­ra en el país com­pi­te de una ma­ne­ra mo­no­po­lís­ti­ca, con una me­dia­na in­ten­si­dad, no muy le­ja­na del pro­me­dio mun­dial (0,59) y del Reino Uni­do (0,59), e in­clu­so ma­yor que la de Sui­za (0,52), Es­ta­dos Uni­dos (0,46) y Ja­pón (0,44). Sin em­bar­go, esa in­ten­si­dad es me­nor que la de Amé­ri­ca La­ti­na (0,69), los paí­ses de in­gre­so me­dio al­to (0,61) y al­to (0,62), Chi­le (0,81), Bra­sil (0,74), Uru­guay (0,73) y la Zo­na del Eu­ro (0,73).

Otro in­di­ca­dor que di­men­sio­na el com­por­ta­mien­to de la ban­ca es el ín­di­ce de Ler­ner, que se ba­sa en un cálcu­lo del mar­gen, que res­ta el cos­to mar­gi­nal de los in­gre­sos por ac­ti­vos. Al­tos va­lo­res del ín­di­ce su­gie­ren una ba­ja com­pe­ten­cia y vi­ce­ver­sa.

El ín­di­ce de Ler­ner del BM pa­ra la ban­ca en Co­lom­bia si­guió una ten­den­cia as­cen­den­te un po­co más pro­nun­cia­da que la del res­to del mun­do des­de el co­mien­zo del si­glo. Su va­lor ac­tual (0,46) es­tá cer­ca del pro­me­dio re­gio­nal (0,44) y de los paí­ses de in­gre­so me­dio al­to (0,42), pero le­jos de los de in­gre­so al­to (0,39), el pro­me­dio mun­dial (0,36), la Zo­na del Eu­ro (0,3) y los Es­ta­dos Uni­dos (0,2). Por úl­ti­mo, el in­di­ca­dor de Boo­ne, que mi­de la elas­ti­ci­dad de los be­ne­fi­cios a los cos­tos mar­gi­na­les, tam­bién per­mi­te ha­cer­se una idea del gra­do de com­pe­ten­cia de una in­dus­tria. En­tre más ne­ga­ti­vo sea su va­lor, ma­yor se­rá la in­ten­si­dad de la com­pe­ten­cia.

El in­di­ca­dor de Boo­ne cal­cu­la­do pa­ra la ban­ca en Co­lom­bia por el BM, tu­vo una ten­den­cia cre­cien­te co­mo en otras re­gio­nes del mun­do des­de co­mien­zos del si­glo, aun­que en el país fue mu­cho más pro­nun­cia­da.

Es­to su­gie­re un de­te­rio­ro de la com­pe­ten­cia en la ban­ca al­re­de­dor del mun­do en es­te pe­río­do. Sin em­bar­go, el va­lor ac­tual que tie­ne en el país (-0,06) es­tá cer­ca de los Es­ta­dos Uni­dos (-0,04) y Amé­ri­ca La­ti­na (0,03), lo cual in­di­ca una in­ten­si­dad si­mi­lar de la com­pe­ten­cia.

Es­tos in­di­ca­do­res su­gie­ren que la ban­ca en Co­lom­bia tie­ne una con­cen­tra­ción si­mi­lar a los es­tán­da­res re­gio­nal y mun­dial, com­pi­te de una for­ma mo­no­po­lís­ti­ca con una in­ten­si­dad pró­xi­ma al pro­me­dio glo­bal y ope­ra con un mar­gen cer­cano a la me­dia la­ti­noa­me­ri­ca­na y de los paí­ses de in­gre­so me­dio al­to.

De ello no se de­du­cen com­por­ta­mien­tos an­ti­com­pe­ti­ti­vos que di­fi­cul­ten la trans­mi­sión de la política mo­ne­ta­ria al sis­te­ma ban­ca­rio ni a sus usua­rios. Pero una ma­yor in­ten­si­dad en la com­pe­ten­cia po­dría fa­ci­li­tar una trans­mi­sión más rá­pi­da, que es vi­tal pa­ra reac­ti­var la de­man­da por cré­di­to, es­ti­mu­lar el gas­to do­més­ti­co e im­pul­sar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Los in­di­ca­do­res de fi­ja­ción de pre­cios y po­der de mer­ca­do de la ban­ca en Co­lom­bia no su­gie­ren com­por­ta­mien­tos an­ti­com­pe­ti­vos.

Reac­ti­var el cré­di­to en la co­yun­tu­ra ac­tual de es­tan­ca­mien­to de la eco­no­mía, es vi­tal pa­ra es­ti­mu­lar la de­man­da y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca .

Ale­jan­dro Fi­gue­roa Pre­si­den­te del Ban­co de Bo­go­tá Efraín Fo­re­ro Pre­si­den­te de Da­vi­vien­da

Juan Car­los Mo­ra Pre­si­den­te de Ban­co­lom­bia

San­tia­go Per­do­mo Pre­si­den­te de Col­pa­tria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.