Zo­na Eu­ro: ho­ra de re­for­mas

▬▬▬ La Zo­na del Eu­ro re­quie­re de una se­rie de re­for­mas pa­ra afian­zar su es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra. ¿Se­rá po­si­ble lle­var­las a ca­bo?

Dinero (Colombia) - - PORTADA -

Con el triun­fo de Em­ma­nuel Ma­cron en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Fran­cia y la re­elec­ción de An­ge­la Mer­kel co­mo can­ci­ller de Ale­ma­nia sur­gió la opor­tu­ni­dad de re­for­mar la Zo­na del Eu­ro (ZE), pa­ra ase­gu­rar su su­per­vi­ven­cia.

La ta­rea no se­rá fá­cil por las dis­cre­pan­cias en­tre los pun­tos de vis­ta de am­bos go­bier­nos, co­mo afir­ma Barry Ei­chen­green, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia. Ma­cron cree que la ZE ado­le­ce de cen­tra­li­za­ción, por lo cual pro­po­ne crear un Parlamento, un pre­su­pues­to co­mún y un Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas. En con­tras­te, Mer­kel pien­sa que la ZE es­tá muy cen­tra­li­za­da, que los paí­ses tie­nen po­cas res­pon­sa­bi­li­da­des y que un pre­su­pues­to co­mún en­tra­ña­ría el ries­go de di­la­pi­dar­lo.

Un pun­to in­ter­me­dio pa­ra apro­xi­mar las po­si­cio­nes de es­tos go­bier­nos, an­tes de tra­tar de avan­zar en otras di­rec­cio­nes, es com­ple­tar la unión ban­ca­ria pa­ra afian­zar la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

Has­ta aho­ra la ZE tie­ne un su­per­vi­sor, que es el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), pero ca­re­ce de un se­gu­ro de de­pó­si­tos. El go­bierno ale­mán se opo­ne a él por­que le pa­re­ce que el sis­te­ma ban­ca­rio no mi­ti­ga de una ma­ne­ra ade­cua­da los pe­li­gros de su ac­ti­vi­dad, con lo cual el se­gu­ro crea­ría un ries­go mo­ral. En el ca­so de que al­gu­na de las ame­na­zas se ma­te­ria­li­za­ra, por me­dio del se­gu­ro ha­bría una trans­fe­ren­cia de fon­dos de los ban­cos ale­ma­nes a los de­po­si­tan­tes del país don­de hu­bie­ra pro­ble­mas.

Una for­ma de obli­gar a los ban­cos a mi­ti­gar de un mo­do efi­caz sus ries­gos se­ría adop­tar en la ZE los es­tán­da­res de la re­gu­la­ción y supervisión de Ba­si­lea III, so­bre to­do sus nor­mas de ca­pi­tal. Tam­bién se de­be­ría li­mi­tar la in­ver­sión de la ban­ca en bo­nos de deu­da pú­bli­ca, pa­ra re­du­cir su ries­go de mer­ca­do.

Sin em­bar­go, los re­gu­la­do­res de los dis­tin­tos paí­ses pre­fie­ren nor­mas más la­xas, lo cual di­fi­cul­ta sal­va­guar­dar de una for­ma más efec­ti­va la es­ta­bi­li­dad de la ban­ca eu­ro­pea. Por eso se de­be­ría ins­tau­rar un re­gu­la­dor pa­ra to­da la zo­na que re­em­pla­za­ra a los na­cio­na­les.

Pa­ra lo­grar una ma­yor es­ta­bi­li­dad, la ZE de­be­ría crear un or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral de cré­di­to, con in­de­pen­den­cia de sus go­bier­nos, pa­ra ne­go­ciar los tér­mi­nos y aco­me­ter con la de­bi­da for­ta­le­za fi­nan­cie­ra y ad­mi­nis­tra­ti­va los res­ca­tes en los di­fe­ren­tes paí­ses, si fue­ra ne­ce­sa­rio.

La es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca de la ZE pre­ci­sa ase­gu­rar, ade­más, que ha­ya dis­ci­pli­na fis­cal

Me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra de la ZE re­quie­re com­ple­tar la unión ban­ca­ria, man­te­ner la so­be­ra­nía fis­cal de los paí­ses y per­mi­tir que los mer­ca­dos per­ci­ban su ries­go so­be­rano.

en to­dos los paí­ses. Si se lo­gra­ra, no exis­ti­ría el ries­go de que el nue­vo or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral se con­vir­tie­ra en un me­ca­nis­mo de trans­fe­ren­cia asi­mé­tri­ca de fon­dos de los más dis­ci­pli­na­dos a los me­nos.

Con es­te pro­pó­si­to, la dis­ci­pli­na fis­cal de­be­ría ga­ran­ti­zar­la el mer­ca­do, en lu­gar de unas nor­mas rí­gi­das, su­per­vi­sa­das por las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, que fue­ron in­ca­pa­ces de ha­cer­lo en el pa­sa­do. Pa­ra ello las de­ci­sio­nes so­bre la política fis­cal de­ben per­ma­ne­cer co­mo pre­rro­ga­ti­vas de los go­bier­nos, siem­pre que asu­man las con­se­cuen­cias. Con ba­se en esa so­be­ra­nía fis­cal, los mer­ca­dos po­drían va­lo­rar sin dis­tor­sio­nes la sol­ven­cia de ca­da Es­ta­do.

Ba­jo es­te me­ca­nis­mo, ca­da go­bierno na­cio­nal ten­dría in­cen­ti­vos pa­ra sal­va­guar­dar la sol­ven­cia de su Es­ta­do, por la ame­na­za de des­me­jo­rar su ries­go so­be­rano, que en­ca­re­ce­ría el cos­to y es­tre­cha­ría el acceso a la fi­nan­cia­ción pro­vis­ta por los mer­ca­dos. En es­te es­que­ma po­dría acon­te­cer en el fu­tu­ro que los go­bier­nos irres­pon­sa­bles lle­ven a la in­sol­ven­cia a sus Es­ta­dos. En ta­les even­tos, ten­drían que re­es­truc­tu­rar sus deu­das. Por eso, es vi­tal ase­gu­rar que no ha­ya un

con­ta­gio al res­to de los miem­bros de la ZE. Pa­ra ello se re­quie­re li­mi­tar la in­ver­sión de los ban­cos en la deu­da pú­bli­ca.

Con el fin de que no ha­ya ries­go mo­ral, el or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral en­car­ga­do de pres­tar a los Es­ta­dos de­be­ría ha­cer­lo só­lo cuan­do es­tos afron­ten pro­ble­mas de li­qui­dez y no de sol­ven­cia.

De es­te mo­do, los go­bier­nos irres­pon­sa­bles per­de­rían el acceso a la fi­nan­cia­ción, no so­lo de los mer­ca­dos, sino tam­bién a la de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, por lo cual ten­drían ma­yo­res in­cen­ti­vos pa­ra pre­ve­nir y co­rre­gir a tiem­po sus ma­las de­ci­sio­nes.

Por es­te ca­mino, los di­fe­ren­tes Es­ta­dos man­ten­drían la so­be­ra­nía so­bre su política fis­cal, que es lo que quie­ren los ciu­da­da­nos de ca­da país, al tiem­po que ten­drían ali­cien­tes pa­ra pre­ser­var su es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra. Pa­ra fa­ci­li­tar es­te ob­je­ti­vo, Fran­cia y Ale­ma­nia de­be­rían li­de­rar los es­fuer­zos pa­ra au­men­tar la re­si­lien­cia de la ZE.

El go­bierno fran­cés ha to­ma­do la ini­cia­ti­va en es­te sen­ti­do, al pro­po­ner al­gu­nas re­for­mas es­truc­tu­ra­les, por­que es uno de los paí­ses que más lo ne­ce­si­ta, de­bi­do a su al­to des­em­pleo es­truc­tu­ral, ba­jo cre­ci­mien­to po­ten­cial e in­sos­te­ni­bi­li­dad de su deu­da pú­bli­ca e n el me­diano pla­zo, co­mo en­fa­ti­za Ch­ris­top­her Schmidt, pre­si­den­te del Con­se­jo Ale­mán de Ex­per­tos Eco­nó­mi­cos.

Qui­zá el go­bierno ale­mán ac­ce­die­ra a com­ple­tar la unión ban­ca­ria, crear el or­ga­nis­mo fi­nan­cie­ro mul­ti­la­te­ral y em­pren­der la Unión Fis­cal, si los de­más miem­bros de la ZE, co­mo ha pro­pues­to Ma­cron en Fran­cia, se com­pro­me­tie­ran a lle­var a ca­bo re­for­mas es­truc­tu­ra­les.

Por me­dio de ellas me­jo­ra­rían el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos pa­ra ase­gu­rar una asig­na­ción efi­cien­te de los re­cur­sos, que au­men­ta­ra su pro­duc­ti­vi­dad, hi­cie­ra po­si­ble uti­li­zar­los con una ma­yor in­ten­si­dad y ele­va­ra la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de sus eco­no­mías. Con ba­se en ellas se­ría me­nos di­fí­cil afian­zar su es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra.

Lo que no pa­re­ce bue­na idea es en­san­char la ZE, co­mo pro­pu­so Jean-clau­de Junc­ker, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, sin ha­ber lo­gra­do una ma­yor es­ta­bi­li­dad con sus miem­bros ac­tua­les.

El en­san­cha­mien­to de la ZE es im­pru­den­te sin ha­ber di­se­ña­do unos me­ca­nis­mos efi­ca­ces pa­ra ase­gu­rar su es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra, por­que se co­rre el pe­li­gro de re­du­cir la per­cep­ción de los mer­ca­dos del ries­go so­be­rano de los nue­vos miem­bros y de ge­ne­rar otra bur­bu­ja de cré­di­to en ellos, co­mo ocu­rrió en el pa­sa­do.

Con ello, co­mo ar­gu­men­ta Hans-wer­ner

Sinn, de la

Uni­ver­si­dad de Múnich, se ge­ne­ra­ría la ame­na­za de nue­vas cri­sis fis­ca­les y fi­nan­cie­ras que des­es­ta­bi­li­za­rían la

ZE.

Pa­ra que la unión ban­ca­ria y la fis­cal no ge­ne­ren ries­gos mo­ra­les son ne­ce­sa­rias re­for­mas pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos e in­cre­men­tar el cre­ci­mien­to po­ten­cial.

Com­ple­tar la Unión Ban­ca­ria en la Zo­na del Eu­ro pre­ci­sa es­ta­ble­cer un re­gu­la­dor independiente, adop­tar las nor­mas de Ba­si­lea III y crear un se­gu­ro de de­pó­si­tos.

Em­ma­nuel Ma­cron Pre­si­den­te de Fran­cia An­ge­la Mer­kel Can­ci­ller de Ale­ma­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.