Me­jo­ran los in­gre­sos y cam­bian la vi­da.

Hoy ha­cer un pos­gra­do no es una op­ción, es una ne­ce­si­dad. Apren­der nue­vas he­rra­mien­tas y cua­li­fi­car­se es una de­man­da del mundo la­bo­ral del pre­sen­te, y sin du­da eso trae una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca y per­so­nal.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Des­de que se re­ci­be el di­plo­ma del pre­gra­do, la ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les pien­san en al­gún mo­men­to de su vi­da en ha­cer un pos­gra­do. Al­gu­nos lo quie­ren ha­cer pron­to, otros bus­can aho­rrar o ad­qui­rir más ex­pe­rien­cia pa­ra de­fi­nir­lo; sin em­bar­go, mu­chos aban­do­nan la idea, lo que los lle­va al es­tan­ca­mien­to pro­fe­sio­nal y eco­nó­mi­co.

Lo que sí es cier­to es que ha­cer una es­pe­cia­li­za­ción o una maes­tría trae gran­des com­pen­sa­cio­nes per­so­na­les y me­jo­ra las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. De otra par­te, un doc­to­ra­do es la má­xi­ma for­ma­ción del ser hu­mano des­de una mi­ra­da in­te­gral de com­pren­der el mundo, por­que en­se­ña a plan­tear una pre­gun­ta, bus­car si tie­ne una res­pues­ta y, si no la tie­ne, em­pren­der el ca­mino pa­ra res­pon­der­la.

LOS BE­NE­FI­CIOS SA­LA­RIA­LES

Pa­ra An­drés Ma­ri­ño, di­rec­tor de es­pe­cia­li­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y pro­yec­tos de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, los in­gre­sos me­jo­ran en la me­di­da que im­pli­can cua­li­fi­ca­ción, an­te una me­jor for­ma­ción pa­ra en­ca­rar los re­tos que se pue­dan re­tri­buir, por­que mien­tras un pro­fe­sio­nal ten­ga la ca­pa­ci­dad de asu­mir más re­tos, una for­ma­ción pos­gra­dual les per­mi­ti­rá asu­mir una po­si­ción y una car­ga la­bo­ral di­fe­ren­te. Una maes­tría ge­ne­ra di­fe­ren­cia­ción frente a otra ma­sa po­bla­cio­nal la­bo­ral, los es­tu­dios de­mues­tran que, a me­di­da que se tie­ne ma­yor ex­pe­rien­cia y cua­li­fi­ca­ción, los in­gre­sos me­jo­ran os­ten­si­ble­men­te.

Ci­fras del ob­ser­va­to­rio la­bo­ral del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción in­di­can que 94% de los gra­dua­dos de un pos­gra­do se en­cuen­tra tra­ba­jan­do, lo que evi­den­cia que des­de la em­plea­bi­li­dad es efec­ti­vo. Ade­más, al­gu­nas con­sul­to­ras co­mo ex­pan­sión. com de­mues­tran que to­dos me­jo­ran sus in­gre­sos, des­de 6% has­ta 50%, frente a lo que ga­na­ban al ini­ciar un pro­gra­ma de es­pe­cia­li­za­ción o maes­tría. Ca­da uno va­ría de

Pa­ra trans­for­mar el país se ne­ce­si­tan más gra­dua­dos de pos­gra­dos, por­que tie­nen la ca­pa­ci­dad de crear co­no­ci­mien­to y trans­for­mar­lo.

for­ma­ción. Por eso, sa­ber si es me­jor una es­pe­cia­li­za­ción o una maes­tría mar­ca di­fe­ren­cia y los be­ne­fi­cios de ca­da una de­fi­ne una ma­yor cua­li­fi­ca­ción la­bo­ral.

En ma­te­ria de doc­to­ra­dos, Co­lom­bia tie­ne un dé­fi­cit, pues, se­gún ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (Ocde), Co­lom­bia cuen­ta con 123 doc­to­res por ca­da mi­llón de ha­bi­tan­tes, frente a los 538 por mi­llón que tie­nen los de­más paí­ses de la Ocde. Así que for­mar más doc­to­res es un re­to del país pa­ra los pró­xi­mos años.

La in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Juan Fe­li­pe Pe­na­gos, en la que se ba­só la for­mu­la­ción de Ser Pi­lo Pa­ga, de­mos­tró que la ta­sa de re­torno de un ba­chi­ller que ha­ce un téc­ni­co o tec­no­ló­gi­co es de 21%, au­men­ta a 23% cuan­do ha­ce una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, pe­ro sal­ta a 53% cuan­do ter­mi­na una maes­tría; es de­cir, se do­bla de pre­gra­do a pos­gra­do, lo que de­mues­tra los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de ha­cer es­tos es­tu­dios, lo que per­mi­te afir­mar que ha­cer una maes­tría, es­pe­cia­li­za­ción o doc­to­ra­do sí pa­ga.

CAM­BIA LA VI­DA

Pa­ra el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Los An­des, Ro­ber­to Za­ra­ma, lo que le en­tre­ga una uni­ver­si­dad a la sociedad cuan­do gra­dúa un pro­fe­sio­nal es una per­so­na con la ca­pa­ci­dad de apren­der y cons­truir, pe­ro cuan­do se ha­ce una maes­tría se da a la sociedad una per­so­na con la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je so­cial­men­te nue­vo pa­ra esa sociedad y, si la for­ma­ción con­ti­núa, cuan­do se es­tu­dia un doc­to­ra­do se tie­ne la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar co­no­ci­mien­to uni­ver­sal­men­te nue­vo, trans­fe­ren­cia y tec­no­lo­gía.

Pa­ra trans­for­mar el país se ne­ce­si­tan más gra­dua­dos de pos­gra­dos, por­que tie­nen la ca­pa­ci­dad de crear co­no­ci­mien­to y trans­for­mar­lo, son los que pue­den ge­ne­rar más I+D+I (in­no­va­ción, desa­rro­llo e in­ves­ti­ga­ción). En Co­lom­bia las uni­ver­si­da­des ya de­mos­tra­ron que se pue­den desa­rro­llar y ofer­tar pro­gra­mas doc­to­ra­les de al­ta ca­li­dad, el re­to es­tá en que las em­pre­sas los con­tra­ten, por­que hoy la cul­tu­ra de te­ner doc­to­res en las em­pre­sas o en los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción em­pre­sa­rial es mí­ni­ma. En cam­bio, la ma­yo­ría se de­di­ca a la do­cen­cia y a la in­ves­ti­ga­ción uni­ver­si­ta­ria. Dar in­cen­ti­vos a las em­pre­sas que con­tra­ten doc­to­ran­dos pue­de ser una de las op­cio­nes pa­ra que el sec­tor in­dus­trial y de ser­vi­cios le dé más re­le­van­cia a la for­ma­ción de doc­to­res.

EL VA­LOR EN LAS RE­GIO­NES

Pa­ra So­nia Fa­lla, vi­ce­rrec­to­ra aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var en Ba­rran­qui­lla y Cúcuta, aten­der al Ca­ri­be y al Orien­te del país de­mues­tra que se tra­ba­ja por las re­gio­nes con pro­gra­mas de al­ta ca­li­dad, acre­di­ta­da con una mi­sión so­cial don­de los cos­tos de ma­trí­cu­la son muy ba­jos, pa­ra que los egre­sa­dos for­ma­dos por pro­fe­so­res doc­to­res le de­vuel­van a sus re­gio­nes su co­no­ci­mien­to con el com­pro­mi­so so­cial que re­quie­ren. Las re­gio­nes se es­tán trans­for­man­do gra­cias a unas uni­ver­si­da­des que han lo­gra­do que la po­bla­ción con de­seos de ca­pa­ci­tar­se ya no ten­ga que emi­grar, que tie­ne la po­si­bi­li­dad de for­mar­se en uni­ver­si­da­des re­gio­na­les de al­ta ca­li­dad pa­ra maes­trías, es­pe­cia­li­za­cio­nes e in­clu­si­ve rea­li­zar doc­to­ra­dos.

Las re­gio­nes se es­tán tras­for­man­do gra­cias a unas uni­ver­si­da­des que han lo­gra­do que la po­bla­ción con de­seos de ca­pa­ci­tar­se no ten­ga que emi­grar.

LOS PRO­BLE­MAS DE LA SA­LUD SE RE­SUEL­VEN CON POS­GRA­DOS

Se­gún Clau­dia San­do­val, de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, par­te de los gran­des pro­ble­mas del sec­tor sa­lud se de­ben a la fal­ta de ge­ren­cia. Pa­ra ella, lo ad­mi­nis­tra­ti­vo es fun­da­men­tal, pues la crisis del sec­tor sa­lud no se de­be por la for­ma­ción aca­dé­mi­ca, hay ex­ce­len­tes mé­di­cos, odon­tó­lo­gos o en­fer­me­ros, lo que pa­sa es que cuan­do lle­gan a ad­mi­nis­trar un hos­pi­tal, una clí­ni­ca, una IPS des­co­no­cen cómo ge­ren­ciar o ad­mi­nis­trar una ins­ti­tu­ción de sa­lud, los ma­ne­jos no son ma­lin­ten­cio­na­dos, sino erra­dos, por eso, en­se­ñar­les a pro­fe­sio­na­les de la sa­lud a ad­mi­nis­trar es fun­da­men­tal y un pos­gra­do es de­ter­mi­nan­te.

En ma­te­ria de doc­to­ra­dos, Co­lom­bia tie­ne un dé­fi­cit, se­gún la Ocde.

So­nia Fa­lla Vi­ce­rrec­to­ra aca­dé­mi­ca U. Si­món Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.