Y de los re­cur­sos pa­ra la paz ¿qué?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Lo de­ter­mi­nan­te se­rá no tan­to has­ta dón­de se in­ten­ta cum­plir, sino has­ta dón­de se pue­de cum­plir. La pri­me­ra di­fi­cul­tad se­rá de­fi­nir mon­to, ori­gen y des­tino de los re­cur­sos pa­ra ma­ne­jar lo que sal­ga de los acuer­dos.

De­cir que lo que se de­ba­te es el fu­tu­ro de la Paz es fal­so; co­sa di­fe­ren­te es que se use esa re­tó­ri­ca pa­ra ade­lan­tar cam­pa­ñas po­lí­ti­cas bus­can­do con ello po­la­ri­zar la vo­ta­ción.

Por un la­do ya no exis­te po­si­bi­li­dad de que se eche pa­ra atrás el desar­me de las Farc: ni ten­drían la for­ma de re­or­ga­ni­zar­se, ni de rear­mar­se, ni pa­re­ce que el grue­so de la tro­pa ten­dría in­te­rés en per­der la am­nis­tía o los be­ne­fi­cios ya re­ci­bi­dos, ni den­tro del cam­po ideo­ló­gi­co ten­drían mo­de­lo por el cual lu­char, ni po­drían as­pi­rar a más re­co­no­ci­mien­to de que gra­cias a ellos se pac­ta­ron avan­ces en nues­tra sociedad.

Por otro la­do, lo ‘pac­ta­do’ se­ría ape­nas una mí­ni­ma cuo­ta ini­cial pa­ra la ver­da­de­ra Paz, pues es­ta no lle­ga­rá mien­tras no se reali­cen los cam­bios que la sociedad ne­ce­si­ta pa­ra per­mi­tir con­di­cio­nes de con­vi­ven­se cia: jus­ti­cia so­cial y co­rrec­ta ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, aca­bar con las gran­des de­sigual­da­des, la ex­clu­sión, etc.; la Paz es la ar­mo­nía ciu­da­da­na y no el si­len­cio de los fu­si­les.

Lo que en reali­dad se de­ba­te hoy es so­bre la ra­ti­fi­ca­ción o no del Acuer­do del Co­lón (o sea el de La Ha­ba­na ya ajus­ta­do), y has­ta dón­de se in­ten­ta­ría mo­di­fi­car­lo o cum­plir­lo.

Y sí, hay unos pun­tos de con­tro­ver­sia res­pec­to a de­ci­sio­nes que fue­ron ne­go­cia­das por­que de­pen­dían de lo que acor­da­ran las par­tes. Res­pec­to a es­tas hoy, por­que no par­ti­ci­pa­ron, exis­ten sec­to­res que las cues­tio­nan, unas por­que les cho­can (po­co cas­ti­go, par­ti­ci­pa­ción política, be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, etc.), otras por­que apa­re­cen in­com­ple­tas (tra­ta­mien­to a los de­ser­to­res, di­fe­ren­cia­ción de las ra­zo­nes de vin­cu­la­ción de ter­ce­ros, etc.).

Esos pun­tos se­gui­rán de­ba­tién­do­se y pro­ba­ble­men­te pro­duz­can al­gu­nos cam­bios.

Pe­ro lo de­ter­mi­nan­te pa­ra lo que re­sul­te de lo que en esos de­ba­tes sal­ga –es de­cir pa­ra el pos­con­flic­to– no se­rá lo que se guar­de o lo que se mo­di­fi­que sino el con qué re­cur­sos se ade­lan­ta­rá; no tan­to has­ta dón­de se in­ten­ta cum­plir, sino has­ta dón­de se pue­de cum­plir.

Es un te­ma emi­nen­te­men­te eco­nó­mi­co y has­ta el mo­men­to no pa­re­ce ha­ber­se to­ca­do.

Se ha vis­to co­mo irre­le­van­te el so­por­te que re­quie­re cual­quier re­sul­ta­do, mi­ni­mi­zan­do ese as­pec­to, co­mo si bas­ta­ra con­cre­tar ob­je­ti­vos pa­ra que por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea tu­vie­ran que apa­re­cer los me­dios pa­ra al­can­zar­los. ha­ce mu­cho én­fa­sis en que las elec­cio­nes a la Pre­si­den­cia se re­sol­ve­rán al­re­de­dor de las lí­neas y coa­li­cio­nes que mon­ten uri­bis­tas y san­tis­tas pa­ra de­fen­der o ata­car lo que vie­ne y lo que seguirá del ‘pro­ce­so de Paz’. Y es­to ha dis­traí­do tan­to, que el sim­ple po­si­cio­na­mien­to co­mo ajeno a ese de­ba­te ha da­do di­vi­den­dos de res­pal­do a quie­nes no par­ti­ci­pan de él. Pe­ro tan­to el cuen­to de ‘con o con­tra la Paz’, co­mo la ca­pi­ta­li­za­ción de vo­tos ata­can­do la co­rrup­ción, son so­lo dis­cur­sos re­tó­ri­cos pa­ra evi­tar to­car el ver­da­de­ro en­re­do in­mi­nen­te del país an­te el cual no tie­nen na­da que pro­po­ner.

Por­que la reali­dad es que, in­de­pen­dien­te­men­te de quién va­ya a go­ber­nar el pró­xi­mo pe­rio­do, e in­de­pen­dien­te­men­te de lo que sal­ga de las ac­tua­les con­tro­ver­sias, la pri­me­ra di­fi­cul­tad se­rá de­fi­nir mon­to, ori­gen y des­tino de los re­cur­sos pa­ra ma­ne­jar lo que sal­ga de los acuer­dos.

La si­tua­ción ac­tual pa­re­ce bas­tan­te ne­ga­ti­va (la úl­ti­ma pro­yec­ción de Stan­dard and Poor’s re­ba­jó el au­men­to del PIB a 1,6% pa­ra es­te año); el pre­su­pues­to su­frió re­cor­tes al pun­to de ser el úni­co en la his­to­ria in­fe­rior al del año que lo pre­ce­de (el au­men­to es ca­si inevi­ta­ble por el cre­ci­mien­to del PIB y la de­va­lua­ción de la mo­ne­da, y ni si­quie­ra en el peor pe­rio­do de la eco­no­mía cuan­do el PIB de­cre­ció ba­jo An­drés Pas­tra­na y Juan Ma­nuel San­tos co­mo Min­ha­cien­da su­ce­dió es­to).

A es­to se adi­cio­na lo irreal o utó­pi­co de los com­pro­mi­sos que de­ri­van del Acuer­do. La re­pa­ra­ción a 8 mi­llo­nes de víc­ti­mas re­co­no­ci­das. El ban­co de tie­rras de tres mi­llo­nes de hec­tá­reas (am­plia­ble ade­más a 10 mi­llo­nes). El cos­to de la can­ti­dad mis­ma de pro­ce­sos y acla­ra­ción de si­tua­cio­nes ju­rí­di­cas una vez sal­ga la Ley es­ta­tu­ta­ria de la JEP.TO­DO es­to re­pre­sen­ta gas­tos que no tie­nen fuen­te de don­de pro­veer­se (po­co o na­da se­rá la ayu­da in­ter­na­cio­nal es­pe­ra­da, pues atien­de hoy más al te­rro­ris­mo y los pro­ble­mas mi­gra­to­rios).

Y lo co­no­ci­do lle­va­ría a con­clu­sio­nes aún más pe­si­mis­tas. Las de­cla­ra­cio­nes de que no ha­brá cam­bios al mo­de­lo eco­nó­mi­co, ni al mo­de­lo po­lí­ti­co, ni al mo­de­lo de desa­rro­llo. La exis­ten­cia de la ‘re­gla fis­cal’. Y el he­cho de que ex­cep­tuan­do tal vez dos candidatas, nin­guno de los que as­pi­ran a la Pre­si­den­cia tie­ne una mí­ni­ma pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca en ma­ne­jo de las fi­nan­zas pú­bli­cas ni ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de co­no­cer si­quie­ra cómo se con­fi­gu­ra el pre­su­pues­to nacional y mu­cho me­nos su ma­ne­jo.

No es di­fí­cil en­ten­der por­que no se to­ca el te­ma de ‘la eco­no­mía pa­ra la Paz’ por par­te de los pre­can­di­da­tos. Pe­ro tam­bién de­be­ría ser fá­cil en­ten­der lo gra­ví­si­mo que es es­to.

con­sul­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.