Ro­bar eva­dien­do im­pues­tos

Con las pre­sio­nes fis­ca­les acu­mu­la­das, no exis­te ex­cu­sa pa­ra no po­ner fin a la ma­si­va eva­sión de im­pues­tos por par­te de quie­nes más tie­nen.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Los prin­ci­pa­les eva­so­res de im­pues­tos son per­so­nas re­co­no­ci­das (...) y ad­mi­ra­das en sus círcu­los so­cia­les. De­cir­les eva­so­res es un agra­vio y, la­dro­nes, al­go im­per­do­na­ble.

Luz Mary Gue­rre­ro es ape­nas la pun­ti­ca del Ice­berg de la mi­llo­na­ria eva­sión de im­pues­tos en Co­lom­bia. Su tri­bu­ta­ris­ta y con­ta­do­ra son pá­li­dos prin­ci­pian­tes en es­te ar­te, si se com­pa­ran con los ave­za­dos “ge­nios de la pla­nea­ción tri­bu­ta­ria”. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria nacional, la jus­ti­cia va a to­mar car­tas en es­te asun­to. De­sa­for­tu­na­da­men­te va­ti­cino que es más pro­ba­ble que aflo­ren las de­bi­li­da­des del sis­te­ma ac­tual a que se ha­ga jus­ti­cia.

Los prin­ci­pa­les eva­so­res de im­pues­tos son per­so­nas re­co­no­ci­das, va­lio­sas y ad­mi­ra­das en sus círcu­los so­cia­les. De­cir­les eva­so­res es un agra­vio y, la­dro­nes, al­go im­per­do­na­ble. Ge­nui­na­men­te creen que le han da­do mu­cho más al país de lo que el país les ha da­do a ellos. Ellos duer­men tran­qui­los.

La evi­den­cia es más que su­fi­cien­te. Es bas­tan­te co­no­ci­do qué ha­cen las per­so­nas adi­ne­ra­das pa­ra eva­dir im­pues­tos y pa­gar so­bor­nos. Y es­to le cues­ta al Es­ta­do mí­ni­mo 4% del PIB al año, mal con­ta­dos $30 bi­llo­nes. Esa es la eva­sión del 0,01% más afor­tu­na­do de Co­lom­bia. Lo que pa­ra ellos re­pre­sen­ta ape­nas un apar­ta­men­to me­nos en Ma­drid o el man­te­ni­mien­to de los trein­ta ca­ba­llos en el club o el ya­te pa­ra la pa­rran­da en los fes­ti­vos equi­va­le al cos­to de la edu­ca­ción pú­bli­ca pa­ra más de dos mi­llo­nes de ni­ños.

El país no tie­ne el es­pa­cio fis­cal pa­ra se­guir to­le­ran­do tan­to abu­so. La sociedad de­be exi­gir que el sis­te­ma se re­for­me.

En pri­mer lu­gar, es ur­gen­te que se le­gis­le de for­ma de­ta­lla­da los crí­me­nes con­tra la ha­cien­da pú­bli­ca, co­mo en Chi­le y Bra­sil, y se com­ple­men­te con le­gis­la­ción so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas. Es­to es ne­ce­sa­rio pa­ra asig­nar cla­ras res­pon­sa­bi­li­da­des an­te la jus­ti­cia, a los due­ños de las em­pre­sas, sus jun­tas di­rec­ti­vas y sus re­pre­sen­tan­tes le­ga­les por cual­quier ac­to ilí­ci­to de sus fun­cio­na­rios que los be­ne­fi­cien.

En se­gun­do lu­gar, es ur­gen­te crear una obli­ga­ción ex­plí­ci­ta so­bre abo­ga­dos y con­ta­do­res de re­por­tar ope­ra­cio­nes sos­pe­cho­sas de la­va­do, in­clui­das las tra­mas pa­ra eva­dir im­pues­tos so­li­ci­ta­das por sus clien­tes. El se­cre­to pro­fe­sio­nal en­tre abo­ga­dos y clien­tes no pue­de se­guir am­pa­ran­do to­do ti­po de ilí­ci­tos. El ge­nio de la pla­nea­ción tri­bu­ta­ria, con­ce­bi­da con el cla­ro fin de eva­dir im­pues­tos de­be res­pon­der an­te la ley, al igual que sus clien­tes; a me­nos que de­nun­cien a tiem­po la ope­ra­ción sos­pe­cho­sa que se les so­li­ci­ta. Y si exis­te du­da so­bre la le­ga­li­dad de lo que les so­li­ci­tan sus clien­tes, es­tán obli­ga­dos a pe­dir con­cep­to le­gal a Ha­cien­da so­bre el es­que­ma en cues­tión. El com­ple­men­to a es­tas nor­mas es la crea­ción de in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos pa­ra que los con­ta­do­res pue­dan in­cu­rrir en los ries­gos de de­nun­ciar es­que­mas de eva­sión de gran ta­ma­ño de sus clien­tes. Por ejem­plo, aque­llo que re­pre­sen­te una eva­sión de im­pues­tos de más de $3.000 mi­llo­nes en un año o $5.000 mi­llo­nes acu­mu­la­dos a lo lar­go de 2 o más años jus­ti­fi­can que el con­ta­dor re­ci­ba una com­pen­sa­ción por in­for­mar opor­tu­na­men­te al fis­co. Una co­la­bo­ra­ción efec­ti­va po­dría pre­miar­se con 35% de las san­cio­nes y re­cau­do por ella ge­ne­ra­do. Los con­ta­do­res son el es­la­bón más dé­bil en es­ta ca­de­na de ilí­ci­tos. Por en­de, pa­ra atre­ver­se a ha­blar de­ben te­ner ga­ran­tías.

Fi­nal­men­te, 4 asun­tos sen­ci­llos: dar­le pu­bli­ci­dad a la in­for­ma­ción tri­bu­ta­ria de las per­so­nas ju­rí­di­cas, in­clui­dos los re­que­ri­mien­tos pa­ra fis­ca­li­zar­los y la rea­li­za­ción de re­gis­tros a sus ins­ta­la­cio­nes. No exis­te ar­gu­men­to ló­gi­co pa­ra que no sea de co­no­ci­mien­to pú­bli­co cuán­to pa­gan en im­pues­tos las cor­po­ra­cio­nes; en se­gun­do lu­gar, se de­be obli­gar a que las cuen­tas ban­ca­rias de una em­pre­sa so­lo pue­dan ser uti­li­za­das pa­ra ma­ne­jar re­cur­sos di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la ac­ti­vi­dad de la mis­ma. No la pla­ta pa­ra pa­gar los gas­tos del ya­te, ni man­te­ner la ca­sa de cam­po, ni las va­ca­cio­nes de los ni­ños, ni el lea­sing de los carros que se en­tre­gan pa­ra so­bor­nos, etc; mo­di­fi­car la for­ma en que se con­ta­bi­li­zan los bie­nes y ac­ti­vos del 1% más adi­ne­ra­do de los co­lom­bia­nos: ese 1% tie­ne so­cie­da­des y múl­ti­ples pre­dios; por en­de, los va­lo­res de mer­ca­do, o el va­lor de los ac­ti­vos de la sociedad que le co­rres­pon­den, de­be­rían ser los re­fe­ren­tes pa­ra cal­cu­lar sus im­pues­tos; y, por úl­ti­mo, es ne­ce­sa­rio crear un re­gis­tro elec­tró­ni­co de los be­ne­fi­cia­rios con­tro­lan­tes de to­das las so­cie­da­des no tran­sa­das en bolsa, las SAS no pue­den se­guir sien­do un es­cu­do que es­con­de a quie­nes las abusan.

La Paz no se fir­ma so­la­men­te, se cons­tru­ye con la vo­lun­tad política de lo­grar un país don­de to­do ciu­da­dano cuen­te con la li­ber­tad de ser au­tó­no­mo y de­cir lo que sea en con­cien­cia sin que lo arro­di­llen; una sociedad don­de se pue­da pro­gre­sar y don­de exis­tan ga­ran­tías y opor­tu­ni­da­des mí­ni­mas gra­cias a unas bue­nas ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Es­to exi­ge mí­ni­mo un re­cau­do de im­pues­tos de 20% del PIB; la pla­ta es­tá en ma­nos de quie­nes más tie­nen. Ya es ho­ra de que le cum­plan al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.