El elo­gio de la deu­da

El Go­bierno ha man­te­ni­do la deu­da pú­bli­ca en ni­ve­les al­tos. An­te las gran­des pre­sio­nes fis­ca­les y el con­tun­den­te cho­que ex­terno, la es­tra­te­gia de en­deu­da­mien­to ha re­sul­ta­do más exi­to­sa de lo que mu­chos creen.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Si la sa­bi­du­ría pam­be­lia­na se­ña­la que ‘es me­jor ser ri­co que po­bre’, es po­si­ble se­ña­lar que, en el ma­ne­jo de las fi­nan­zas en ge­ne­ral, re­sul­ta me­jor no te­ner deu­da que es­tar en­deu­da­do. Es­ta idea tie­ne enor­me asi­de­ro en la cul­tu­ra co­lom­bia­na, don­de la deu­da que­dó pros­cri­ta a los só­ta­nos del de­ba­te pú­bli­co, pues se con­si­de­ra que ese es el peor ex­pe­dien­te pa­ra fi­nan­ciar las ne­ce­si­da­des del Es­ta­do.

El Go­bierno pa­re­ce no ha­ber se­gui­do en los úl­ti­mos ocho años es­ta pre­mi­sa, pues re­ci­bió en 2010 la deu­da ne­ta en ni­ve­les cer­ca­nos a 35% del PIB y la pu­so en al­go más de 42% del PIB a fi­na­les de 2016.

En ge­ne­ral, el la­do ne­ga­ti­vo de la deu­da es que ab­sor­be re­cur­sos de hoy pa­ra pa­gar los cos­tos de opor­tu­ni­dad del di­ne­ro usa­do en el pa­sa­do. Es de­cir, que los in­tere­ses re­du­cen los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra otros gas­tos ne­ce­sa­rios hoy, lo que obli­ga a au­men­tar la deu­da pa­ra cu­brir ese hue­co. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, un mal ma­ne­jo fi­nan­cie­ro im­pli­ca­ría un per­ma­nen­te au­men­to de la deu­da has­ta ha­cer­la in­sos­te­ni­ble.

Sin em­bar­go, la deu­da es la ma­ne­ra co­mo se an­ti­ci­pa gas­to. Es­to quie­re de­cir que el en­deu­da­mien­to con­tri­bu­ye con cu­brir ru­bros cu­yo fi­nan­cia­mien­to es­tá en en­tre­di­cho. En mu­chos ca­sos, los más cos­to­so del en­deu­da­mien­to es no te­ner­lo, pues pue­de sig­ni­fi­car ajus­tes drás­ti­cos en el pre­su­pues­to. Así, en tiem­pos en los que el gas­to pú­bli­co ex­pli­ca bue­na par­te del cre­ci­mien­to, man­te­ner abier­tas las puer­tas de los mer­ca­dos es bue­na noticia.

En el ca­so co­lom­biano, los ni­ve­les de deu­da, si bien han au­men­ta­do, se man­te­nie­nen den­tro de los lí­mi­tes de lo acep­ta­ble, aun­que el con­sen­so al res­pec­to va­ría mu­cho, pues, mien­tras que unos, co­mo el Fon­do Monetario In­ter­na­cio­nal (FMI), pue­den exi­gir ajus­tes que lle­ven el ni­vel de deu­da a 25% del PIB, otros con­si­de­ran que con una deu­da de 60% del PIB los paí­ses son via­bles y sa­nos.

Por eso, en el ca­so de Co­lom­bia es ne­ce­sa­rio mi­rar con pre­ci­sión la es­tra­te­gia desa­rro­lla­da y las cir­cuns­tan­cias en que se dio.

COS­TO DE OPOR­TU­NI­DAD

La di­rec­to­ra de cré­di­to pú­bli­co del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, Ana Mi­le­na Ló­pez Rocha, ex­pli­có en res­pues­ta a un cues­tio­na­rio re­mi­ti­do por Di­ne­ro que la es­tra­te­gia fis­cal y de en­deu­da­mien­to ha si­do cla­ve en man­te­ner el gra­do de in­ver­sión.

“La es­tra­te­gia fis­cal ha si­do cla­ve pa­ra man­te­ner una ca­li­fi­ca­ción de gra­do de in­ver­sión. Las de­ci­sio­nes co­mo la apro­ba­ción de la re­for­ma tri­bu­ta­ria a fi­na­les del año pa­sa­do y la dis­ci­pli­na de prio­ri­zar gas­tos de in­ver­sión y re­du­cir gas­tos de fun­cio­na­mien­to a tra­vés de la política de aus­te­ri­dad in­te­li­gen­te, con la cual se ha re­du­ci­do el gas­to del go­bierno nacional co­mo por­cen­ta­je del PIB de 16,9% a 16,0% en­tre 2013 y 2016, han ser­vi­do pa­ra que el país man­ten­ga la ca­li­fi­ca­ción BBB”, ex­pli­có la fun­cio­na­ria.

El re­sul­ta­do de la es­tra­te­gia ha si­do una ma­yor ba­se de in­ver­sio­nis­tas, me­no­res ta­sas y unos pla­zos más am­plios pa­ra la deu­da. Es­to de­ri­va, ne­ce­sa­ria­men­te, en me­no­res cos­tos de in­tere­ses.

Es­te no es un lo­gro me­nor. En ca­so de una re­duc­ción de la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da pú­bli­ca, los cos­tos de in­tere­ses de la deu­da em­pe­za­rían a au­men­tar y en ge­ne­ral el ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to, no so­lo del sec­tor pú­bli­co sino del sec­tor pri­va­do, tam­bién se di­fi­cul­ta. Ese es un cos­to in­cuan­ti­fi­ca­ble que pon­dría en se­rios aprie­tos al país, pues el re­sul­ta­do se­ría me­nos re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra la eco­no­mía.

Man­te­ner la ca­li­fi­ca­ción tie­ne, se­gún Ló­pez, los si­guien­tes efec­tos prác­ti­cos: pri­me­ro, cre­ce la ba­se de in­ver­sio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les; se re­du­cen las ta­sas de in­te­rés, por­que hay una ma­yor de­man­da por los pa­pe­les co­lom­bia­nos y, fi­nal­men­te, los pla­zos de fi­nan­cia­mien­to se am­plían, lo que fa­vo­re­ce el flu­jo de ca­ja del Es­ta­do y re­du­ce la vo­la­ti­li­dad de los pre­cios de los tí­tu­los co­lom­bia­nos.

“Da­do que el ajus­te de los úl­ti­mos años ha si­do gra­dual y sin ma­yo­res per­can­ces, es fá­cil ol­vi­dar que con la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo nues­tra eco­no­mía su­frió una caí­da de 45% de las ex­por­ta­cio­nes y el go­bierno nacional per­dió 20% de sus in­gre­sos. Ha­ber na­ve­ga­do es­te cho­que sin una eco­no­mía con ca­li­fi­ca­ción de gra­do de in­ver­sión ha­bría si­do una his­to­ria di­fe­ren­te a la que vi­vi­mos. Du­ran­te el cho­que pe­tro­le­ro, el ac­ce­so a los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­na­les que nos dio nues­tra ca­li­fi­ca­ción ga­ran­ti­zó que no vié­ra­mos subidas de ta­sas de in­te­rés en pe­sos ex­ce­si­vas y que, a pe­sar de una de­va­lua­ción sig­ni­fi­ca­ti­va, la eco­no­mía co­lom­bia­na siem­pre tu­vie­ra ac­ce­so a las di­vi­sas en dó­la­res que ne­ce­si­ta­mos”, di­jo Ló­pez.

EL PER­FIL DE LA DEU­DA

Se­gún las ci­fras su­mi­nis­tra­das por el Mi­nis­te­rio y la di­rec­ción de Cré­di­to Pú­bli­co, 30% de las emi­sio­nes en el mer­ca­do lo­cal, son a en­tre 1 y 5 años, lo que se con­si­de­ra cor­to pla­zo; en­tre 5 y 10 años (me­diano pla­zo), emi­te 37% y a lar­go pla­zo (más de 10 años) 33%. En el ex­te­rior, to­do es emi­ti­do a lar­go pla­zo: 60% a 10 años y 40% a 30 años.

Al ser con­sul­ta­da, Ló­pez con­si­de­ró que la es­tra­te­gia de en­deu­da­mien­to del país en es­ta du­ra co­yun­tu­ra ha si­do bue­na. “Sin du­da. Co­lom­bia ha si­do ca­paz de no de­te­rio­rar, e in­clu­so me­jo­rar sus in­di­ca­do­res de en­deu­da­mien­to, aun en un pe­río­do de ajus­te im­por­tan­te. Por ejem­plo, el in­di­ca­dor de vi­da me­dia del por­ta­fo­lio de deu­da se ha in­cre­men­ta­do de 5,9 años a 6,5 en­tre fi­nes de 2014 y lo co­rri­do de 2017, mien­tras que el cos­to pro­me­dio del por­ta­fo­lio de deu­da in­ter­na se ha man­te­ni­do es­ta­ble y el de la deu­da ex­ter­na ha caí­do 50 pbs en el mis­mo pe­rio­do. Es­to in­di­ca que he­mos es­ta­do en ca­pa­ci­dad de con­ti­nuar ex­ten­dien­do el pla­zo de nues­tra deu­da sin que se in­cre­men­te su cos­to pro­me­dio, lo cual es cla­ra­men­te po­si­ti­vo”, co­men­tó.

En 2016, el país pa­gó $24,5 bi­llo­nes en in­tere­ses, un in­cre­men­to frente a los $17 bi­llo­nes que pa­gó en 2014. La ra­zón prin­ci­pal es la caí­da de los pre­cios del cru­do y la de­va­lua­ción del pe­so.

Ob­via­men­te es­to no sig­ni­fi­ca que la es­tra­te­gia no es­té li­bre de ries­go. En­tre los ex­per­tos del mer­ca­do se vie­ne aler­tan­do en los úl­ti­mos me­ses por la po­si­bi­li­dad de un nue­vo cho­que ex­terno, pues bue­na par­te de los in­ver­sio­nis­tas que han bus­ca­do tí­tu­los de deu­da del go­bierno co­lom­biano son del ex­te­rior. El ries­go es que en al­gún mo­men­to es­tos com­pra­do­res de­ci­dan sa­lir del país, gol­pean­do con ello no so­lo el pre­cio de los TES a la ba­ja, sino im­pul­san­do el dó­lar al al­za, ge­ne­ran­do un cho­que en la ba­lan­za de pa­gos.

Al te­ner en con­si­de­ra­ción es­tos as­pec­tos del aná­li­sis, es cla­ro que el Go­bierno ha lle­va­do a ca­bo una ta­rea más que acep­ta­ble. Sin em­bar­go, el ries­go de un cho­que per­sis­te y por eso hay que per­ma­ne­cer vi­gi­lan­tes.

Si bien la sa­bi­du­ría pam­be­lia­na si­gue te­nien­do va­li­dez, en el ca­so de Co­lom­bia, por cuen­ta del enor­me im­pac­to ex­terno re­cien­te, re­sul­ta una bue­na noticia que el país si­ga con­si­guien­do fi­nan­cia­mien­to.

Ana Mi­le­na Ló­pez Di­rec­to­ra de Cré­di­to Pú­bli­co del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.