Tips pa­ra ele­gir un pos­gra­do

Cuan­do se ter­mi­na una ca­rre­ra lo pri­me­ro es em­plear­se, pe­ro pa­ra mu­chos vie­ne el nue­vo re­to, de­fi­nir un pro­gra­ma de pos­gra­do. Por eso Di­ne­ro le pre­sen­ta unas re­co­men­da­cio­nes de cómo se­lec­cio­nar­lo, fi­nan­ciar­lo y, lo más im­por­tan­te, sa­car­lo ade­lan­te.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Mark Twain, fa­mo­so por el li­bro El Prín­ci­pe y el Men­di­go, te­nía una frase re­cu­rren­te: “Planea pa­ra el fu­tu­ro, por­que es allí don­de pa­sa­rás el res­to de tu vi­da” y sin du­da no se equi­vo­ca­ba. Só­lo cuan­do se tie­ne en men­te es­pe­cia­li­zar­se se es­tá pen­san­do en cómo ser exi­to­so, ha­cer bue­nos negocios y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da; por eso, ha­cer un pos­gra­do es una de las ta­reas que re­quie­ren los que desean triun­far.

Una de las di­fi­cul­ta­des cuan­do se ini­cia la for­ma­ción pro­fe­sio­nal es sa­ber ele­gir el pro­gra­ma ade­cua­do, por­que cuan­do se tie­ne 17 o 19 años es muy di­fí­cil sa­ber si la ca­rre­ra ele­gi­da es la que nos va a trans­for­mar la vi­da. Pa­ra mu­chos jó­ve­nes el in­gre­so a la uni­ver­si­dad los lle­va a des­cu­brir que es­co­gie­ron al­go que no les apa­sio­na­ba; al­gu­nos cam­bian de ca­rre­ra, otros ter­mi­nan acep­tan­do lo que es­co­gie­ron, por eso, cuan­do se es pro­fe­sio­nal, sa­ber se­lec­cio­nar el pro­gra­ma de pos­gra­do ideal es fun­da­men­tal, allí no se pue­den re­pe­tir los erro­res del pre­gra­do. A con­ti­nua­ción, las re­co­men­da­cio­nes pa­ra ha­cer­lo de for­ma exi­to­sa.

¿CUÁN­DO HA­CER­LO?

La con­sul­to­ra es­pa­ño­la Círcu­lo de For­ma­ción pre­sen­tó un es­tu­dio en 2014 so­bre el in­te­rés de los jó­ve­nes por ha­cer un pos­gra­do, el 65% con­si­de­ró que se de­be ha­cer ape­nas se ter­mi­na con el pre­gra­do. Sin em­bar­go, lo ideal es es­pe­rar al me­nos dos años. Pa­ra ad­qui­rir al­go de ex­pe­rien­cia la­bo­ral. Una co­sa es la teo­ría en el au­la, otra la prác­ti­ca, mu­chos pro­fe­sio­na­les se ha­cen en el tra­ba­jo y sin la ex­pe­rien­cia la­bo­ral es di­fí­cil sa­ber en qué se quie­re es­pe­cia­li­zar una per­so­na.

Los que ha­cen un pos­gra­do de in­me­dia­to, al fin del pre­gra­do, sue­len ha­cer­lo so­bre la mis­ma pro­fe­sión que es­tu­dia­ron, pe­ro les fal­ta el ejer­ci­cio de la prác­ti­ca pa­ra des­cu­brir qué otros temas les apa­sio­nan. Por ejem­plo, pue­de ha­ber una en­fer­me­ra que des­cu­bre ha­bi­li­da­des co­mer­cia­les y se de­ci­de por al­go con ad­mi­nis­tra­ción de sa­lud. Un ar­qui­tec­to que en su tra­ba­jo va­lo­ra la con­sul­to­ría del sec­tor pú­bli­co y se de­ci­de por una en po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

¿QUÉ ES­CO­GER Y POR QUÉ?

La ma­du­rez del tra­ba­jo ha­ce que, cuan­do se es­co­ge pue­da ha­cer­se una se­lec­ción más am­plia que la del per­fil tra­di­cio­nal, es de­cir, un gra­dua­do en hu­ma­ni­da­des pue­de es­tu­diar al­go re­la­cio­na­do con negocios o un in­ge­nie­ro ha­cer al­go cer­cano a las ar­tes. Lo im­por­tan­te es en­con­trar­le apli­ca­bi­li­dad y sen­ti­do a lo que se es­tu­dia.

Pa­ra al­gu­nos es fun­da­men­tal apro­ve­char los re­cur­sos de don­de tra­ba­ja, si cuen­ta con apo­yo fi­nan­cie­ro de la ins­ti­tu­ción pa­ra es­pe­cia­li­zar­se, si pue­de apro­ve­char los re­cur­sos de la em­pre­sa pa­ra rea­li­zar una prác­ti­ca o dar el sal­to a otra área de la com­pa­ñía. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio ha­cer un es­tu­dio de pre­su­pues­to, tiem­po y re­qui­si­tos, pa­ra con­tras­tar­lo con los fu­tu­ros be­ne­fi­cios y así apun­tar al ob­je­ti­vo ideal.

¿DÓN­DE HA­CER­LO?

So­lo cuan­do se tie­ne en men­te es­pe­cia­li­zar­se se es­tá pen­san­do en cómo ser exi­to­so, ha­cer me­jo­res negocios y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da.

Otro te­ma es si se ha­ce en Co­lom­bia o en el ex­te­rior. La se­gun­da op­ción siem­pre es atrac­ti­va por­que per­mi­te co­no­cer otra cul­tu­ra, te­ner de­di­ca­ción ex­clu­si­va en los es­tu­dios e in­ter­ac­tuar con per­so­nas de otros paí­ses, lo que sin du­da am­plía los ho­ri­zon­tes pro­fe­sio­na­les; sin em­bar­go, exis­te el ries­go de per­der los con­tac­tos la­bo­ra­les, por eso, ha­cer­lo en

Co­lom­bia tie­ne un gran va­lor, más cuan­do las uni­ver­si­da­des ofre­cen pro­gra­mas que

son com­pe­ti­ti­vos con los eu­ro­peos o nor­te­ame­ri­ca­nos. En Bogotá, uni­ver­si­da­des co­mo el Co­le­gio Ma­yor del Ro­sa­rio han desa­rro­lla­do una es­tra­te­gia don­de la apli­ca­bi­li­dad en el con­tex­to la­bo­ral es lo más im­por­tan­te. Pe­ro no so­lo en la ca­pi­tal del país, en Ca­li o en Ba­rran­qui­lla Ice­si y la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var, am­bas acre­di­ta­das, se con­vier­ten en la al­ter­na­ti­va pa­ra quie­nes vi­ven en pro­vin­cia y quie­ren cua­li­fi­car el tra­ba­jo.

¿CÓMO FI­NAN­CIAR­LO?

Esa es una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de una per­so­na cuan­do quie­re ha­cer su pos­gra­do. Exis­ten va­rias op­cio­nes. Ice­tex pres­ta has­ta 100% y lo úni­co que re­quie­re es cer­ti­fi­car la ad­mi­sión al pro­gra­ma, no es­tar re­por­ta­do en cen­tra­les de ries­go, y co­mien­za a pa­gar las cuo­tas un mes des­pués del des­em­bol­so ini­cial.

Al­gu­nos bus­can op­cio­nes de be­cas y apo­yos in­ter­na­cio­na­les; es­tá la Fun­da­ción Ca­ro­li­na pa­ra es­tu­dios en Es­pa­ña, Ful­bright en Es­ta­dos Uni­dos o Eras­mus pa­ra paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. En Co­lom­bia fun­da­cio­nes co­mo Cei­ba abren con­vo­ca­to­rias de be­cas prin­ci­pal­men­te de re­cur­sos de re­ga­lías. Las uni­ver­si­da­des tam­bién ayu­dan a amor­ti­guar los es­tu­dios, por ejem­plo en pro­gra­mas de al­to cos­to co­mo los de las cien­cias de la sa­lud. Pa­ra Clau­dia Patricia San­do­val Cheg­win, Di­rec­to­ra de Post­gra­dos del área de Sa­lud y pro­yec­tos, de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, el sis­te­ma ge­ne­ra mu­chas op­cio­nes de cré­di­to, ade­más del Ice­tex, las uni­ver­si­da­des ofre­cen con­ve­nios con ins­ti­tu­cio­nes y ban­cos.

¿CÓMO SA­CAR­LOS ADE­LAN­TE?

Los cua­tro pri­me­ros temas han si­do so­bre la lo­gís­ti­ca, pe­ro na­da más im­por­tan­te que ter­mi­nar con éxi­to un pro­gra­ma de es­pe­cia­li­za­ción, maes­tría o doc­to­ra­do, pa­ra ello las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes aca­dé­mi­cas.

SU­MER­GIR­SE EN LA LEC­TU­RA

Pa­ra cual­quier pos­gra­do hay que ha­bi­tuar­se a un rit­mo de lec­tu­ra, co­men­zar a leer al me­nos un li­bro ca­da tres se­ma­nas an­tes de co­men­zar pa­ra ad­qui­rir el há­bi­to y po­der cum­plir con las de­man­das del pro­gra­ma. El se­cre­to es­tá en leer bien, eso per­mi­ti­rá ha­cer bue­nos en­sa­yos, ar­tícu­los, exá­me­nes y prue­bas es­cri­tas en ge­ne­ral.

SE­LEC­CIO­NAR UN TU­TOR ADE­CUA­DO

En el ca­so de maes­trías o doc­to­ra­do hay que desa­rro­llar un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción, eso re­quie­re te­ner un guía que apor­te, en­ri­quez­ca y exi­ja en el tra­ba­jo. Lo im­por­tan­te es que sea exi­gen­te –un ami­go no ayu­da a ha­cer un buen tra­ba­jo–, ade­más de po­der or­ga­ni­zar se­sio­nes tu­to­ria­les se­ma­na­les o quin­ce­na­les pa­ra no aban­do­nar el pro­yec­to.

DE­FI­NA SU PRO­YEC­TO DE IN­VES­TI­GA­CIÓN

Es ne­ce­sa­rio pen­sar o te­ner una idea cla­ra so­bre en qué ha­cer el tra­ba­jo de gra­do, eso aho­rra tiem­po, per­mi­te en­fo­car el ob­je­ti­vo y superar dis­cu­sio­nes que den­tro del desa­rro­llo del pro­gra­ma re­tra­sa­rían to­do. Dos de los pro­ble­mas cen­tra­les se­gún San­do­val, es la fal­ta de tiem­po, la de­di­ca­ción y el otro con un te­ma fi­nan­cie­ro, pe­ro por otra par­te no sa­ber qué desa­rro­llar.

Ha­cer el pos­gra­do en Co­lom­bia tie­ne un gran va­lor, más cuan­do las uni­ver­si­da­des ofer­tan pro­gra­mas que son com­pe­ti­ti­vos con los eu­ro­peos o nor­te­ame­ri­ca­nos.

ACEP­TE LA CRÍ­TI­CA

Es­cu­che su­ge­ren­cias, sin es­tar cam­bian­do de tra­ba­jo to­do el tiem­po, pe­ro lo más im­por­tan­te, se ne­ce­si­ta re­si­lien­cia, es de­cir, no to­mar­se co­mo per­so­na­les los lla­ma­dos de aten­ción o los co­men­ta­rios pa­ra re­tro­ali­men­tar me­jor los tra­ba­jos, exá­me­nes y pro­yec­tos.

APREN­DA A ES­CRI­BIR

Es­ta es otra ta­rea fun­da­men­tal que con el há­bi­to de lec­tu­ra in­terio­ri­za­do se ha­rá más fá­cil.

OR­GA­NI­CE EL TIEM­PO

Es­tu­diar y tra­ba­jar, que es el ca­so de la ma­yo­ría de los que ha­cen un pos­gra­do, re­quie­re de apren­der a or­ga­ni­zar el tiem­po. Ela­bo­re un ex­cel con las ta­reas de la se­ma­na, uti­li­ce re­cor­da­to­rios, de­di­que al me­nos ho­ra y me­dia al día pa­ra leer y unos 30 mi­nu­tos pa­ra es­cri­bir. Des­can­sar tam­bién es ne­ce­sa­rio, bus­que no sa­cri­fi­car los do­min­gos y de lu­nes a sá­ba­do im­pul­se to­do el tra­ba­jo pa­ra ha­cer­lo con éxi­to.

Clau­dia San­do­val Che­wing Dir. de Pos­gra­dos del área de sa­lud y pro­yec­tos. Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio

Pa­ra fi­nan­ciar los pos­gra­dos exis­ten va­rias op­cio­nes: ade­más de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, el Ice­tex pres­ta has­ta 100%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.