¿BU­RBU­JAS?

Dinero (Colombia) - - MUNDO -

Des­pués de una dé­ca­da de ex­tre­ma la­xi­tud mo­ne­ta­ria, va­rios mer­ca­dos fi­nan­cie­ros lu­cen in­fla­dos de ma­ne­ra exu­be­ran­te. ¿Cuá­les son y qué ries­gos en­tra­ñan?

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les se pue­de afir­mar que una bur­bu­ja sur­ge en el mer­ca­do de un ac­ti­vo cuan­do se tran­sa a unos pre­cios que ex­ce­den ca­da vez más el valor que co­rres­pon­de a sus de­ter­mi­nan­tes es­truc­tu­ra­les, que en con­di­cio­nes óp­ti­mas de­be­ría ser el des­con­ta­do de sus ren­di­mien­tos es­pe­ra­dos. En esos ca­sos el pre­cio del mer­ca­do se ale­ja de ma­ne­ra pro­gre­si­va de ese equi­li­brio, de­bi­do a un ex­ce­so de de­man­da ge­ne­ra­do por una dis­tor­sión –un ses­go cog­ni­ti­vo– en la per­cep­ción del ries­go de la in­ver­sión en el ac­ti­vo.

La dis­tor­sión pue­de ori­gi­nar­se, por ejem­plo, cuan­do la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es en ex­tre­mo la­xa por un pe­rio­do pro­lon­ga­do, con ba­jas ta­sas de in­te­rés y ex­ce­sos de li­qui­dez en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Eso ocu­rrió co­mo con­se­cuen­cia de la pos­tu­ra es­ti­mu­lan­te adop­ta­da por los ban­cos cen­tra­les más im­por­tan­tes del mun­do, des­de ha­ce una dé­ca­da. Du­ran­te ella, el VIX –in­di­ca­dor que mues­tra la in­ten­si­dad de las fluc­tua­cio­nes es­pe­ra­das de las ac­cio­nes en un año– tu­vo una ten­den­cia de­cre­cien­te, que lo con­du­jo a gra­vi­tar en torno de 10 es­te año, un valor que no al­can­za­ba des­de 2007.

En ta­les con­di­cio­nes, con una sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre de­cre­cien­te, a pe­sar de un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de ame­na­zas pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra glo­bal, los in­ver­sio­nis­tas, en bús­que­da de una al­ta ren­ta­bi­li­dad, op­ta­ron por los ac­ti­vos más ries­go­sos, co­mo las ac­cio­nes, los bo­nos cor­po­ra­ti­vos de deu­da, los in­mue­bles y los de­no­mi­na­dos en las mo­ne­das de los paí­ses emer­gen­tes.

Co­mo efec­to de la dis­tor­sión en la per­cep­ción de ries­go, en la ac­tua­li­dad se pue­den en­con­trar sín­to­mas de bu­rbu­jas en los mer­ca­dos de va­rios ac­ti­vos. En pri­mer lu­gar, en los de las ac­cio­nes, en los Es­ta­dos Uni­dos co­mo en otras par­tes del mun­do, co­mo ad­vier­ten Ro­bert Shi­ller, pre­mio No­bel de Eco­no­mía, y Jef­frey Fran­kel, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. En esos mer­ca­dos los ín­di­ces de las bol­sas al­can­za­ron va­rias ve­ces sus má­xi­mos his­tó­ri­cos es­te año y, en mu­chos ca­sos, los pre­cios ex­ce­den los que co­rres­pon­de­rían a su ge­ne­ra­ción de ga­nan­cias.

La re­la­ción entre el ín­di­ce S&P real y el pro­me­dio de las ga­nan­cias en los úl­ti­mos diez años, ajus­ta­da por el ci­clo; en los Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, su­pera el 30. Ese valor se al­can­zó so­lo en 1929 y 2000, des­pués de lo cual el ín­di­ce ca­yó de for­ma pro­nun­cia­da. Aun­que no con­du­ce con ne­ce­si­dad a un des­plo­me de los pre­cios de las ac­cio­nes, con una al­ta fre­cuen­cia un valor ele­va­do y cre­cien­te de ese in­di­ca­dor pre­ce­de a un evento ba­jis­ta del mer­ca­do, que ocu­rre cuan­do el ín­di­ce cae 20% o más en al­gún mo­men­to del año si­guien­te a su úl­ti­ma ci­ma. Ade­más, la ge­ne­ra­ción de ga­nan­cias en tér­mi­nos reales es al­ta (13,2% anual) y la vo­la­ti­li­dad –me­di­da por la des­via­ción es­tán­dar de las va­ria­cio­nes reales del pre­cio real du­ran­te el úl­ti­mo año– es ba­ja (1,25%), co­mo con fre­cuen­cia acon­te­ce an­tes de los su­ce­sos ba­jis­tas. Por úl­ti­mo, la ca­pi­ta- li­za­ción bur­sá­til en ese país es­tá cer­ca de 150% del PIB, una mag­ni­tud no al­can­za­da des­de an­tes del es­ta­lli­do de la bur­bu­ja de los pun­to com.

Aun­que la mag­ni­tud de esos in­di­ca­do­res no pre­di­ce una caí­da pro­nun­cia­da de los pre­cios, su­gie­re que es­tán muy ele­va­dos y que, si se pre­sen­ta un acon­te­ci­mien­to que pro­vo­que una ven­ta ma­si­va, po­dría ocu­rrir un des­plo­me.

El ex­pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de los Es­ta­dos Uni­dos, Alan Greens­pan, tam­bién pre­vino so­bre la exis­ten­cia de una bur­bu­ja en los mer­ca­dos de bo­nos, de­bi­do a que las ta­sas reales de in­te­rés de lar­go pla­zo es­ta­ban muy ba­jas y eran in­sos­te­ni­bles.

Ade­más, en el mer­ca­do de la vi­vien­da al­re­de­dor del mun­do se pre­sen­ta­ron va­lo­ri­za­cio­nes exu­be­ran­tes en la úl­ti­ma dé­ca­da. Ese fe­nó­meno ocu­rrió, so­bre to­do, en los Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do, Ca­na­dá y Aus­tra­lia, don­de la re­la­ción entre el pre­tan­to

Una ex­tre­ma la­xi­tud mo­ne­ta­ria dis­tor­sio­nó la per­cep­ción de ries­go de los in­ver­sio­nis­tas, con lo cual in­cli­nó sus pre­fe­ren­cias ha­cia los ac­ti­vos me­nos se­gu­ros, cu­yos pre­cios au­men­ta­ron con exu­be­ran­cia.

Alan Greens­pan Ex­pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.