PE­LEA DE TI­GRE CON BU­RRO AMA­RRA­DO

Dinero (Colombia) - - OPINIÓN -

La em­pre­sa pe­que­ña es­tá atra­pa­da an­te una po­lí­ti­ca sa­la­rial in­sos­te­ni­ble, su ba­ja ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va e im­po­ten­cia com­pe­ti­ti­va.

Unu­ye­ron 50% pa­ra las pe­que­ñas mien­tras las de to­do el país au­men­ta­ron. De es­ta for­ma la participación de em­pre­sas pe­que­ñas en los in­gre­sos em­pre­sa­ria­les ha pa­sa­do de 4,2% en 2009 a so­lo 0,7% en 2016. El impacto eco­nó­mi­co tam­bién re­sul­ta pe­gan­do du­ra­men­te a las em­pre­sas me­dia­nas, pues ellas te­nían ca­si 16% de los in­gre­sos em­pre­sa­ria­les en 2009 y en 2016 no lle­gan a 7%. Así las co­sas, las em­pre­sas gran­des que ve­nían ga­nan­do te­rreno entre 2009 y 2014 hoy re­pre­sen­tan ca­si 94% de los in­gre­sos em­pre­sa­ria­les del país. De es­tos, cer­ca de 62% es­ta do­mi­ci­lia­do en Bo­go­tá. ¿Qué pue­de ex­pli­car es­te fe­nó­meno em­pre­sa­rial?

Ten­go cier­ta ten­ta­ción por se­ña­lar que es­ta cre­cien­te con­cen­tra­ción en em­pre­sas gran­des es pro­duc­to de la preo­cu­pan­te y ex­ten­sa car­te­li­za­ción de la eco­no­mía, co­mo vie­ne de­nun­cian­do la Su­pe­rin­dus­tria y Co­mer­cio. Esa de­be­rá ser una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción de di­cha au­to­ri­dad y de la aca­de­mia mis­ma.

Sin em­bar­go, hay otros fac­to­res que creo son más im­por­tan­tes, se pue­den cuan­ti­fi­car hoy y no caen en el te­rreno de las es­pe­cu­la­cio­nes. Fac­to­res que de­be­rían ser ma­te­ria de de­ba­te tan­to de po­lí­ti­ca pú­bli­ca co­mo en los cen­tros de pen­sa­mien­to.

El pri­me­ro ra­di­ca en en­ten­der que en me­dio de la gran re­ce­sión de eco­no­mías avan­za­das el pre­cio en dó­la­res de un ki­lo de mer­can­cías im­por­ta­das ba­jó ca­si 33% entre 2010 - 2016 y que en el ca­so de bienes de con­su­mo ma­nu­fac­tu­ra­dos ba­ja­ron ca­si 36%. El segundo es que, por lo mis­mo, so­lo las em­pre­sas que de­ci­die­ron com­pe­tir au­men­tan­do la productividad del ca­pi­tal han po­di­do sem­brar du­ran­te las va­cas gor­das y dar­les al­gu­na pe­lea a los pro­duc­tos im­por­ta­dos. Es así co­mo el ac­ti­vo de las em­pre­sas gran­des cre­ció 5 ve­ces más rá­pi­do que el de las em­pre­sas pe­que­ñas de 2009 a 2014, y el ac­ti­vo de las em­pre­sas pe­que­ñas pa­só de ser ca­si 2% de los ac­ti­vos em­pre­sa­ria­les en 2014 a ape­nas 0,5% en 2016.

El úl­ti­mo fac­tor es que mien­tras el valor agre­ga­do de las ma­nu­fac­tu­ras –sin re­fi­na­ción de pe­tró­leo– au­men­tó 19,2% entre 2009 y 2015, los suel­dos y sa­la­rios au­men­ta­ron ca­si 40%. Por ello la productividad de los suel­dos y sa­la­rios ha caí­do 14,6%.

En con­clu­sión, las em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas con po­co for­ta­le­ci­mien­to pa­tri­mo­nial y tí­mi­do au­men­to de la in­ver­sión pro­duc­ti­va es­tán gra­ve­men­te atra­pa­das por un com­po­nen­te la­bo­ral que pa­ga suel­dos ex­ce­si­vos fren­te a lo que se pro­du­ce, son víc­ti­mas de su ba­ja tec­ni­fi­ca­ción y es­tán en­fren­tán­do­se a una pe­lea de ti­gre con bu­rro ama­rra­do an­te los ba­jí­si­mos pre­cios de los bienes im­por­ta­dos. ¡De ahí que lo pe­que­ño de­jó de ser her­mo­so!. n ejer­ci­cio em­pre­sa­rial ba­sa­do en Big Data des­de 2009 ha re­sul­ta­do muy re­ve­la­dor. En pri­mer lu­gar, Bo­go­tá re­pre­sen­tó en 2016 18% de la po­bla­ción, 26% del PIB y tu­vo do­mi­ci­lia­das a 53,3% de las em­pre­sas que re­por­tan a la Su­per­so­cie­da­des. Por lo mis­mo, lo que se di­ga de Co­lom­bia en cuan­to a su sec­tor em­pre­sa­rial re­fle­ja lo ocu­rri­do en Bo­go­tá, y vi­ce­ver­sa.

En segundo lu­gar, se sa­be que el año pa­sa­do fue muy di­fí­cil, tan­to que la eco­no­mía cre­ció a la cifra más ba­ja des­de 2009. Pro­duc­to del ad­ver­so en­torno, la can­ti­dad de em­pre­sas –sin in­cluir las coope­ra­ti­vas, en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, las de sa­lud y de edu­ca­ción– dis­mi­nu­yó 25% fren­te a 2015 y tam­bién es me­nor 13% fren­te a 2009. Es­to ra­ti­fi­ca que 2016 fue un peor año eco­nó­mi­co que 2009. Da­do que des­de 2016 el po­co cre­ci­mien­to es al­ta­men­te ex­pli­ca­do por es­ta­ble­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros, el sec­tor real de la eco­no­mía ca­si no cre­ce. Aún así, en es­ta épo­ca de va­cas fla­cas de­be­ría ayu­dar a aumentar la re­si­lien­cia de la eco­no­mía el que a lo lar­go de los úl­ti­mos nue­ve años las em­pre­sas gran­des ha­yan au­men­ta­do ca­si 61% en nú­me­ro y las me­dia­nas un 24%.

Sin em­bar­go, la ca­tás­tro­fe pa­ra las pe­que­ñas es evi­den­te con un des­plo­me en la can­ti­dad de em­pre­sas de 64%.

Se­gu­ra­men­te el au­men­to de em­pre­sas me­dia­nas y gran­des re­fle­ja al­gu­na mo­vi­li­dad em­pre­sa­rial y ex­pli­ca al­gún por­cen­ta­je de me­nos em­pre­sas pe­que­ñas, pe­ro re­sul­ta evi­den­te que la gran par­te de la ex­pli­ca­ción obe­de­ce a fac­to­res es­pe­cial­men­te ne­ga­ti­vos. En 2016 la can­ti­dad de em­pre­sas pe­que­ñas as­cen­dió a 4.056, el re­gis­tro más ba­jo des­de 2005, cuan­do su­ma­ron 8.375.

Va­le la pe­na re­sal­tar que la des­crip­ción em­pre­sa­rial rea­li­za­da es un tan­to más desas­tro­sa pa­ra las em­pre­sas de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra e idén­ti­ca si se ha­bla de las de co­mer­cio.

En ter­cer lu­gar, el impacto eco­nó­mi­co es an­gus­tian­te. Mien­tras en 2009 las ven­tas de las em­pre­sas pe­que­ñas au­men­ta­ron ca­si 30% y los in­gre­sos em­pre­sa­ria­les de to­do el país dis­mi­nu­ye­ron 0,4%, en 2016 las ven­tas dis­mi-

En 2017 los bienes de ca­pi­tal im­por­ta­dos son pa­ra la in­dus­tria de pro­duc­ción de ce­men­to (44%), fa­bri­ca­ción de apa­ra­tos mé­di­cos (16%) e in­dus­trias bá­si­cas de hie­rro y ace­ro (11%).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.