PO­BRE PAÍS, PO­BRE SAN­TOS

Dinero (Colombia) - - OPINIÓN -

Si la si­tua­ción del país a unos nos pa­re­ce ca­tas­tró­fi­ca, exis­ten quie­nes creen que lo lo­gra­do con el pro­ce­so de paz bo­rra to­do lo ne­ga­ti­vo del mo­men­to.

Se­goís­mo in­di­vi­dual ge­ne­ra el bie­nes­tar co­lec­ti­vo’, tra­du­ci­do hoy a la so­bre­ra­nía del mer­ca­do, con el re­sul­ta­do que esos in­cen­ti­vos del sec­tor pri­va­do se con­vier­ten en gran­des es­cán­da­los al apli­car­los al sec­tor pú­bli­co. Las más gran­des obras pú­bli­cas pa­ra­li­za­das y en en­tre­di­cho, co­mo Na­ve­le­na y la Ru­ta del Sol. O en el lim­bo, co­mo el Me­tro de Bo­go­tá o el ae­ro­puer­to que cu­bri­ría el cre­ci­mien­to del trá­fi­co aé­reo. El sec­tor agra­rio con los prin­ci­pa­les sec­to­res en cri­sis (arroz, ga­na­de­ría) y acu­dien­do a pa­ros pa­ra ha­cer­se oir (no ‘Co­lom­bia siem­bra’, sino ‘Co­lom­bia quie­bra’). Las siem­bras de co­ca y nues­tra de­pen­den­cia de ello en cre­ci­mien­to. Pe­ro si la si­tua­ción a unos pa­re­ce ca­tas­tró­fi­ca, aún exis­ten quie­nes con­si­de­ran que lo lo­gra­do con el ‘pro­ce­so de Paz’ jus­ti­fi­ca y bo­rra to­do lo ne­ga­ti­vo del mo­men­to.

Tam­bién en es­to hay vi­sio­nes: no po­cos no coin­ci­den con la idea de que lo que es­tá en de­ba­te es la Paz, pues es­ta no se lo­gra con el des­mon­te de las Farc, ya que de lo que de­pen­de es de unos cam­bios en los mo­de­los eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­co y de desa­rro­llo que, se­gún el Go­bierno, es­tán ex­clui­dos de los acuer­dos (‘Paz no es el si­len­cio de los fu­si­les’).

Po­bre San­tos y po­bre país. Sin em­bar­go, no por­que él y no­so­tros es­te­mos pa­san­do por uno de los peo­res mo­men­tos que ha­ya­mos te­ni­do, sino por­que lo que vie­ne pa­re­ce aún peor pa­ra am­bos.al mo­men­to quie­nes pa­re­cen pro­ba­bles can­di­da­tos a su­ce­der­lo son Var­gas Lle­ras, ‘el que di­ga Uri­be’, el can­di­da­to del ‘Par­ti­do Li­be­ral’, o sea de Gaviria, y even­tual­men­te uno de los ‘an­ti­po­lí­ti­cos’. Pa­ra San­tos (en ese or­den): el Vi­ce que trai­cio­na su com­pro­mi­so de paz; quien más que su opo­si­tor se con­vir­tió en su enemigo; quien aca­bó con la vo­ta­ción del Par­ti­do Li­be­ral y li­de­ró el fra­ca­so del re­fe­rén­dum que ganó el No; y co­mo me­jor op­ción quie­nes se de­sen­tien­den de su lo­gro al­re­de­dor de la paz pa­ra ha­cer cam­pa­ña al­re­de­dor de la co­rrup­ción que de­ja.

Pa­ra el país se­ría su­bir al Go­bierno al gru­po con más miem­bros ju­di­li­cia­li­za­dos (por co­rrup­ción o pa­ra­po­lí­ti­ca); vol­ver a lo que fue la man­cha más ne­gra de nues­tra his­to­ria (in­de­pen­dien­te de lo que se de­fien­dan los re­sul­ta­dos); po­ner a la ca­be­za del po­der a quien tra­jo a no­so­tros el neo­li­be­ra­lis­mo (hoy cues­tio­na­do en el mun­do) y quien, ade­más de en­car­nar la fal­ta de le­gi­ti­mi­dad po­lí­ti­ca, tie­ne su ori­gen en la ile­ga­li­dad; o en­tre­gar nues­tro fu­tu­ro a quien sus­ti­tu­ye con con­sig­nas de­ma­gó­gi­cas (‘aca­bar la co­rrup­ción’) la au­sen­cia to­tal de pro­gra­mas o pro­pues­tas. Y co­mo te­mas pen­dien­tes no sabemos que pa­sa­rá con el nar­co­trá­fi­co, su ma­ne­jo y, so­bre to­do, co­mo lo tra­ta­rá el go­bierno ame­ri­cano (con Trump no pro­me­te na­da bueno); y lo que fal­ta del plei­to con Ni­ca­ra­gua que, con­tra­rio a lo di­cho por el Go­bierno, ha si­do fa­lla­do con­tra lo pre­ten­di­do por no­so­tros. i ganó el NO, si más de 70% de la po­bla­ción es­tá des­con­ten­ta con el Go­bierno y el Pre­si­den­te, y si cer­ca o más de uno de ca­da dos co­lom­bia­nos se ma­ni­fies­tan con­tra la ges­tión del pro­ce­so paz no es por­que es­tén en con­tra de ella, sino por­que ven co­mo cos­to ma­yor el ma­ne­jo que lo acom­pa­ñó: el ol­vi­do de la so­lu­ción a los pro­ble­mas so­cia­les, una ma­lí­si­ma si­tua­ción eco­nó­mi­ca y, so­bre to­do, un de­rrum­be o más exac­ta­men­te una des­truc­ción to­tal de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Por­que en Co­lom­bia la éti­ca, la eco­no­mía, la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y la ju­rí­di­ca se en­cuen­tran en caí­da li­bre. Con­tra las ex­pec­ta­ti­vas –y ne­ce­si­da­des– de cre­ci­mien­to, del or­den entre 4% y 5%, la eco­no­mía dis­mi­nu­ye sis­te­má­ti­ca­men­te re­du­cien­do su au­men­to hoy a al­re­de­dor de 1,7% (por ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go y Ban­co Mun­dial).

Con ca­li­fi­ca­cio­nes ex­ter­nas co­mo que en co­rrup­ción pri­va­da pa­só del pues­to 34 so­bre 122 en 2016 al 104 entre 138 en 2016. En co­rrup­ción del sec­tor pú­bli­co ocu­pa el pues­to 117. En com­pe­ti­ti­vi­dad se ubi­ca de 61 en una mues­tra de 66 paí­ses (se­gún el In­for­me Glo­bal de Com­pe­ti­ti­vi­dad del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial). Se­gún el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, ba­jó del pues­to 4 al 7 entre los de Amé­ri­ca La­ti­na.

Las ins­ti­tu­cio­nes, to­das des­ca­li­fi­ca­das in­ter­na­men­te –Jus­ti­cia, Con­gre­so, Po­li­cía, etc.– con una acep­ta­ción de me­nos de 50%.

La co­rrup­ción de las Cor­tes ven­dien­do sen­ten­cias pe­na­les o ad­mi­nis­tra­ti­vas. Pe­ro ade­más, na­da más res­pe­ta­do y ló­gi­co que aque­llo de que ‘la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia ha­bla por me­dio de sen­ten­cias’, mien­tras que aho­ra la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha­bla por me­dio de ‘Co­mu­ni­ca­dos’ pa­ra pro­du­cir efec­tos po­lí­ti­cos sin reali­dad ju­rí­di­ca (ejem­plos: la sen­ten­cia del Con­se­jo de Es­ta­do que tum­bó las ile­ga­li­da­des co­me­ti­das por la Di­rec­ción Li­be­ral o la ley que ‘con­ge­la o blin­da’ por tres pe­rio­dos pre­si­den­cia­les los acuer­dos de Paz).

En el cam­po po­lí­ti­co, los par­ti­dos des­apa­re­ci­dos; can­di­da­tu­ras al­re­de­dor del ‘ca­ris­ma me­diá­ti­co’ sin pro­gra­mas, pro­pues­tas ni ideo­lo­gías; los as­pi­ran­tes re­cu­rrien­do a fir­mas que se ven­den co­mo los vo­tos, con la di­fe­ren­cia de que se pue­den apor­tar a va­rios can­di­da­tos.

Un sis­te­ma ba­sa­do en el prin­ci­pio de que ‘el

En el cam­po po­lí­ti­co, los par­ti­dos es­tán des­apa­re­ci­dos, y las can­di­da­tu­ras al rit­mo del ‘ca­ris­ma me­diá­ti­co’, sin pro­gra­mas, pro­pues­tas ni ideo­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.