Apren­der en car­ne aje­na

Es ho­ra de que en Co­lom­bia de­je­mos de dis­cu­tir so­bre el acuer­do y es­tu­die­mos la via­bi­li­dad de lo que se­rá el posconflicto.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

La po­la­ri­za­ción, tan­to en Ca­ta­lu­ña co­mo en Co­lom­bia, mues­tra lo pe­li­gro­so que es mo­ver­se ha­cia una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad, des­co­no­cien­do las re­glas de jue­go vi­gen­tes.

El ca­so del in­ten­to de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña pue­de dar en­se­ñan­zas a Co­lom­bia. La jus­ti­fi­ca­ción de que es una na­ción en sí mis­ma, con cul­tu­ra, his­to­ria y len­gua pro­pias es sin du­da vá­li­da. La pre­gun­ta es si es su­fi­cien­te pa­ra po­der sa­car ade­lan­te el pro­yec­to que desean. Lo cier­to es que el ab­sur­do no es­tá en lo que se ar­gu­men­ta co­mo jus­ti­fi­ca­ción, sino en lo que no se tie­ne en cuen­ta.

En el ca­so de Ca­ta­lu­ña las re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas se­rían ca­tas­pue­de tró­fi­cas, o peor, in­ma­ne­ja­bles. Y no so­lo por el cos­to del mon­ta­je de una nue­va ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Las ex­por­ta­cio­nes de la re­gión al res­to de Es­pa­ña son muy su­pe­rio­res a las im­por­ta­cio­nes, lo cual im­pli­ca que de rom­per­se esa re­la­ción la ba­lan­za co­mer­cial con quien hoy es su prin­ci­pal so­cio y con el cual tie­ne un su­pe­rá­vit de 19.000 mi­llo­nes de eu­ros cae­ría a un ne­ga­ti­vo equi­va­len­te a 6% de su Pro­duc­to In­terno Bru­to (el de Es­pa­ña es de 2,01% de su PIB).

Sa­li­dos de la Unión Eu­ro­pea esa ex­por­ta­ción ten­dría au­to­má­ti­ca­men­te los im­pues­tos de adua­na que hoy no tie­nen. Eso sig­ni­fi­ca­ría dis­mi­nuir ese mer­ca­do de 45 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res al de 7,5 mi­llo­nes de ca­ta­la­nes. No so­lo las gran­des fir­mas na­cio­na­les sino las tras­na­cio­na­les aban­do­na­rían su se­de por es­ta ra­zón. Se es­ta­ría ha­blan­do ade­más de la des­truc­ción de 180.000 em­pleos en so­lo el sec­tor far­ma­céu­ti­co y de ali­men­tos.

Si se pen­sa­ra en la to­tal au­to­no­mía es­ta in­clui­ría una mo­ne­da na­cio­nal, di­ga­mos la ‘pe­se­ta ca­ta­la­na’. Pe­ro di­cha mo­ne­da no se­ría in­ter­cam­bia­ble ni acep­ta­da en nin­gún otro país. Se­ría se­me­jan­te a las mo­ne­das de las re­pú­bli­cas afri­ca­nas que no son re­ci­bi­das ni si­quie­ra en los paí­ses li­mí­tro­fes.

La deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la es de 1,54 bi­llo­nes de eu­ros; al di­vi­dir por el PIB co­rres­pon­dien­te, la deu­da que­da­ría en 135% de su PIB; y si se to­ma el PIB per cá­pi­ta se­ría 161%; en cual­quie­ra de los dos ca­sos las ca­li­fi­ca­do­res de ries­go le ba­ja­rían su gra­do au­men­tán­do­se no so­lo el cos­to por la pro­por­ción sino tam­bién por el mon­to de los in­tere­ses.

que lo que nos es­tá pa­san­do con el Acuer­do de Paz ten­ga al­go de pa­re­ci­do. Pa­re­cie­ra que en Co­lom­bia tam­bién es­tu­vié­ra­mos pre­ten­dien­do crear un nue­vo país, co­mo lo de­cla­ran los ad­mi­nis­tra­do­res del ‘pro­ce­so’ de Paz; y en efec­to se ha ido crean­do, aun­que en for­ma bas­tan­te cues­tio­na­ble, una ‘nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad’. No se tra­ta de des­ca­li­fi­car las bon­da­des y los re­sul­ta­dos ya lo­gra­dos en los acuer­dos de La Ha­ba­na o del Co­lón. Que las Farc hi­cie­ran la de­ja­ción de ar­mas es sin du­da un pa­so po­si­ti­vo y sus con­se­cuen­cias se ven con la re­duc­ción de la vio­len­cia que con ella se ge­ne­ra­ba; en las zo­nas o te­rri­to­rios don­de ac­tua­ban han dis­mi­nui­do los ho­mi­ci­dios, los des­pla­za­mien­tos, los en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos, los se­cues­tros y to­do lo que la ló­gi­ca su­po­nía. Igual el des­man­te­la­mien­to de la or­ga­ni­za­ción y el cam­bio de su ac­cio­nar al­re­de­dor de las ar­mas por su vin­cu­la­ción a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca por la vía de los vo­tos.

La pre­gun­ta que se re­pi­te es si ese re­sul­ta­do es su­fi­cien­te pa­ra ce­rrar los ojos an­te los cos­tos que lo acom­pa­ñan; o, más exac­ta­men­te, si sí te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de asu­mir­los. Con las Farc, ha ido más o me­nos cum­plien­do el com­pro­mi­so de tra­mi­tar cier­tas le­yes.

Lo gra­ve es que, co­mo en el ca­so de la pro­vin­cia que se desea se­gre­gar, el nue­vo país que nos pro­po­nen es­tá ba­sa­do en vio­lar las le­yes del que exis­te. El pro­ce­so se ade­lan­ta a las bue­nas o a las ma­las con ma­nio­bras vi­cia­das, co­mo la apro­ba­ción por el Con­gre­so de lo que el vo­to po­pu­lar ne­gó, la del na­ci­mien­to del fast track, o la de la te­sis que los días del ca­len­da­rio son so­lo los de las se­sio­nes del Con­gre­so.

Pe­ro los com­pro­mi­sos que afec­tan la reali­dad y co­rres­pon­den a la crea­ción de un nue­vo país son cos­tos no so­lo ins­ti­tu­cio­na­les sino tam­bién eco­nó­mi­cos. In­clu­yen la pla­ta pa­ra los tres mi­llo­nes de hec­tá­reas pa­ra la re­for­ma ru­ral, los fon­dos que no se sa­be de dón­de ven­drán pa­ra la JEP, etc. La po­la­ri­za­ción allá co­mo aquí mues­tra lo pe­li­gro­so que es mo­ver­se ha­cia una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad des­co­no­cien­do las re­glas del jue­go vi­gen­tes. No es fá­cil crear un país nue­vo y una bue­na cau­sa no da pa­ra jus­ti­fi­car ha­cer­lo a las ma­las, pues a la lar­ga el da­ño pue­de ex­ce­der el be­ne­fi­cio y no so­lo pa­ra quie­nes des­en­ca­de­nan es­tos tor­tuo­sos ca­mi­nos.

En al­gu­na for­ma, es ho­ra de que de­je­mos de dis­cu­tir so­bre el acuer­do y es­tu­die­mos la via­bi­li­dad de lo que se­rá el posconflicto. Y si to­ca ha­cer re­for­mas, las que son im­por­tan­tes en es­te mo­men­to no son si pue­den los miem­bros de las Farc ser can­di­da­tos o no, o si en­tre­ga­ron o no el lis­ta­do com­ple­to de sus bie­nes, sino si el posconflicto se­rá mo­ti­vo de nue­vas y peo­res con­fron­ta­cio­nes y frus­ta­cio­nes por fal­ta de eva­lua­ción y pla­nea­ción rea­lis­tas.

con­sul­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.