No­ve­la ga­seo­sa

El acuer­do para que Brook­field se hi­cie­ra al con­trol de Gas Na­tu­ral no con­ven­ció al Go­bierno, que ac­tuó para pro­te­ger a los mi­no­ri­ta­rios. Así lle­ga­ron otras ofer­tas por esa em­pre­sa. Cró­ni­ca de una no­ve­la de ne­go­cios.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Ame­dia­dos de no­viem­bre del año pa­sa­do, cuan­do los ojos de las transac­cio­nes en el mer­ca­do de ener­gía es­ta­ban pues­tos en la ven­ta de 20% del Gru­po Ener­gía de Bo­go­tá (GEB) y la emi­sión de ac­cio­nes de Cel­sia –ne­go­cios que po­drían su­pe­rar los $5,5 bi­llo­nes–, un anun­cio al­bo­ro­tó el mer­ca­do.

Gas Na­tu­ral Fe­no­sa (GNF) in­for­mó que ha­bía lle­ga­do a un acuer­do con el fon­do de in­ver­sión ca­na­dien­se Brook­field para la ven­ta del 59,1% que te­nía de par­ti­ci­pa­ción en la ope­ra­ción de Gas Na­tu­ral en Co­lom­bia, una de las com­pa­ñías más atrac­ti­vas del sec­tor de dis­tri­bu­ción y ven­ta mi­no­ris­ta de gas, por­que atien­de el mer­ca­do del cen­tro del país. Esa mo­vi­da su­pe­raría los 482 mi­llo­nes de eu­ros.

Se tra­ta de dos po­de­ro­sos ju­ga­do­res en el ne­go­cio ener­gé­ti­co glo­bal y en Co­lom­bia: GNF, ade­más de es­ta ope­ra­ción, tam­bién era la ma­triz con­tro­lan­te de Elec­tri­ca­ri­be, la em­pre­sa de dis­tri­bu­ción de ener­gía que atien­de a los sie­te de­par­ta­men­tos de la Cos­ta Atlán­ti­ca y que fue in­ter­ve­ni­da y avan­za en su li­qui­da­ción por par­te de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios Pú­bli­cos, por sus di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras y la pro­fun­da pro­ble­má­ti­ca que tie­ne en la ca­li­dad del ser­vi­cio. Hoy es­tá por de­fi­nir el mo­de­lo y la es­truc­tu­ra para la lle­ga­da de un nue­vo ope­ra­dor y ase­gu­rar el fu­tu­ro de la pres­ta­ción del ser­vi­cio. En el mun­do GNF es­tá pre­sen­te en 30 paí­ses con más de 22 mi­llo­nes de clien­tes.

Por su par­te, Brook­field ha ve­ni­do ga­nan­do es­pa­cio en el mer­ca­do de ener­gía de Co­lom­bia: a prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da com­pró la Em­pre­sa de Ener­gía de Bo­ya­cá y en 2016 se que­dó no so­lo con 57% de Isa­gen que es­ta­ba en ma­nos de la Na­ción, sino que ad­qui­rió a los mi­no­ri­ta­rios sus par­ti­ci­pa­cio­nes y ya po­see 99% de la em­pre­sa. Es­te fon­do en el mun­do tie­ne US$250.000 mi­llo­nes en ac­ti­vos ba­jo ges­tión.

El acuer­do en­tre GNF y Brook­field fue re­gis­tra­do por los me­dios y se ca­ta­lo­gó co­mo uno de los gran­des ne­go­cios del fi­nal del año y de prin­ci­pios de es­te.

Sin em­bar­go, la ope­ra­ción no era tan sen­ci­lla, pues Gas Na­tu­ral S.A. ESP es una em­pre­sa lis­ta­da en la Bol­sa de Va­lo­res de Co­lom­bia y, aun­que las re­glas del jue­go per­mi­ten al­gu­nos preacuer­dos para com­prar y ven­der ac­cio­nes, tam­bién exi­gen la rea­li­za­ción de una Ofer­ta Pú­bli­ca de Ac­cio­nes (OPA) para que los mi­no­ri­ta­rios pue­dan de­ci­dir en li­ber­tad si per­ma­ne­cen o ven­den sus par­ti­ci­pa­cio­nes; el ob­je­ti­vo es im­pe­dir que que­den atra­pa­dos con un pre­cio ba­jo o en una em­pre­sa que para ellos ya no se­ría atrac­ti­va.

Las par­tes –GNF y Brook­field– di­se­ña­ron una com­ple­ja es­truc­tu­ra

La es­pa­ño­la Gas Na­tu­ral y el ca­na­dien­se Brook­field son dos ju­ga­do­res cla­ve en el mer­ca­do glo­bal de la ener­gía.

ju­rí­di­ca y fi­nan­cie­ra que hi­zo que las au­to­ri­da­des del sec­tor pren­die­ran las alar­mas y has­ta el al­to Go­bierno ad­vir­tie­ra los pro­ble­mas.

En una con­ver­sa­ción con la re­vis­ta Di­ne­ro, Mau­ri­cio Cár­de­nas, mi­nis­tro de Ha­cien­da, se­ña­ló que la for­ma co­mo te­nían con­ce­bi­da la ope­ra­ción ini­cial­men­te “no co­rres­pon­día a las nor­mas del mer­ca­do de va­lo­res co­lom­biano. Cuan­do una em­pre­sa es­tá ins­cri­ta en la bol­sa y al­guien quie­re com­prar una par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria en ella, el pro­ce­di­mien­to de­be ser abier­to para que pue­dan par­ti­ci­par to­dos los in­tere­sa­dos”.

Has­ta an­tes de la ope­ra­ción, Gas Na­tu­ral Fe­no­sa –a tra­vés de Gas Na­tu­ral Dis­tri­bu­ción La­ti­noa­mé­ri­ca– po­seía 59,1% en Gas Na­tu­ral S.A. ESP, el se­gun­do ac­cio­nis­ta más gran­de era el Gru­po de Ener­gía de Bo­go­tá (GEB), con cer­ca de 25%, lue­go el fon­do de pen­sio­nes Por­ve­nir, con más de 10% y otros fon­dos de pen­sio­nes y per­so­nas na­tu­ra­les y ju­rí­di­cas, te­nían cer­ca de 6% res­tan­te (un gru­po de me­nos de 50 ac­cio­nis­tas).

El pro­ble­ma no era sen­ci­llo, pues uno de los pro­ta­go­nis­tas – GNF– era, pre­ci­sa­men­te, una de las em­pre­sas con las que el Go­bierno ha te­ni­do ma­yo­res con­fron­ta­cio­nes en los úl­ti­mos años por cuen­ta de Elec­tri­ca­ri­be. Por es­te ca­so, GNF tie­ne un li­ti­gio in­ter­na­cio­nal con­tra el Es­ta­do co­lom­biano, que su­pera los mil mi­llo­nes de eu­ros (ver re­cua­dro).

¿Qué fue lo que pa­só, en qué va el pro­ce­so y qué vie­ne? Es­ta es la his­to­ria.

EL CA­SO

El pa­sa­do 17 de no­viem­bre, en un co­mu­ni­ca­do fe­cha­do en Ma­drid (Es­pa­ña), GNF anun­ció que a tra­vés de Gas Na­tu­ral Dis­tri­bu­ción La­ti­noa­mé­ri­ca ha­bía acor­da­do con Brook­field In­fras­truc­tu­re la ven­ta de su par­ti­ci­pa­ción d e 59,1% en Gas Na­tu­ral S.A. ESP, en Co­lom­bia.

Al per­der el con­trol de la em­pre­sa, es­ta ope­ra­ción le ge­ne­ra­ría a GNF un im­pac­to con­ta­ble po­si­ti­vo en sus re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros de 350 mi­llo­nes de eu­ros en el ejer­ci­cio 2017. Es­to, por de­jar de con­ta­bi­li­zar las ga­nan­cias que ob­te­nía con su fi­lial co­lom­bia­na. Para GNF, es­ta ope­ra­ción en el país ha si­do po­si­ti­va, pues tras su ad­qui­si­ción en 1997, ha au­men­ta­do el nú­me­ro de clien­tes des­de 400.000 has­ta ca­si 3 mi­llo­nes y los ki­ló­me­tros de su red de dis­tri­bu­ción des­de 5.000 has­ta los más de 22.000 ac­tua­les. En las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas en que se plan­teó el ne­go­cio con Brook­field, la va­lo­ra­ción to­tal de la em­pre­sa se si­tua­ba un po­co por en­ci­ma de los mil mi­llo­nes de eu­ros, “lo que re­pre­sen­ta un pre­cio de com­pra para el 59,1% de 482 mi­llo­nes de eu­ros. En con­se­cuen­cia, su­po­ne una va­lo­ra­ción apro­xi­ma­da de 7,3 ve­ces el Ebit­da y 13,8 ve­ces el be­ne­fi­cio ne­to, con ba­se en los úl­ti­mos 12 me­ses”, di­jo en su co­mu­ni­ca­do.

Para GNF, la ope­ra­ción se ubi­ca­ba den­tro

del mar­co del pro­ce­so de re­vi­sión de ac­ti­vos en su plan es­tra­té­gi­co y en mo­men­tos en que los fon­dos de in­ver­sión han mos­tra­do un es­pe­cial in­te­rés por es­tos ac­ti­vos y “no afec­ta a la vo­lun­tad de GNF de man­te­ner un diá­lo­go con las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas que evi­te el pro­ce­di­mien­to ar­bi­tral de pro­tec­ción de in­ver­sio­nes que hu­bo que ini­ciar en re­la­ción con su par­ti­ci­pa­da Elec­tri­ca­ri­be”.

Ca­si un mes des­pués del anun­cio de la ope­ra­ción, el 19 de di­ciem­bre, ya en ple­na épo­ca na­vi­de­ña y de fi­nal de año, Gas Na­tu­ral en­vió a la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra una in­for­ma­ción re­le­van­te so­bre la for­ma co­mo se ha­ría la ope­ra­ción.

Era un plan en dos fa­ses. En la pri­me­ra se ven­de­rían en tres mo­men­tos –du­ran­te el 20, 21 y 22 de di­ciem­bre–, par­ti­ci­pa­cio­nes de un po­co más de 8% ca­da una –para no lle­gar al to­pe de 25% que vuel­ve obli­ga­to­ria la OPA– en don­de Brook­field com­pra­ría y otros ju­ga­do­res po­drían tam­bién par­ti­ci­par en el pro­ce­so. Es­ta transac­ción se de­no­mi­na ope­ra­ción preacor­da­da, que es le­gal y es­tá re­gla­men­ta­da en las nor­mas fi­nan­cie­ras. Para par­ti­ci­par en ella, Brook­field creó un vehícu­lo de in­ver­sión lla­ma­do Gam­per Ac­quie­ro SAS.

La con­di­ción era que, si Brook­field com­pra­ba en el pri­mer día al me­nos una ac­ción, Gas Na­tu­ral en el se­gun­do y ter­cer día ofre­ce­ría en ven­ta un nú­me­ro de

ac­cio-

A di­fe­ren­cia de lo su­ce­di­do con Elec­tri­ca­ri­be, para Gas Na­tu­ral Fe­no­sa su ope­ra­ción de gas en Co­lom­bia ha si­do po­si­ti­va, con cre­ci­mien­to en clien­tes y en el ta­ma­ño de su red.

nes igual al pri­me­ro, pe­ro res­tan­do lo que hu­bie­ra si­do ad­qui­ri­do por ter­ce­ros. Es­to con el ob­je­ti­vo de ase­gu­rar que su­man­do las ac­cio­nes de Gas Na­tu­ral y Brook­field se pu­die­ra man­te­ner el con­trol, para lue­go en­tre los dos rea­li­zar una OPA de des­lis­te (que sig­ni­fi­ca sa­lir de la bol­sa). Así mis­mo, se bus­ca­ba que GNF que­da­ra por de­ba­jo del 51% y sin el con­trol de la com­pa­ñía para el 31 de di­ciem­bre de 2017, lo que le per­mi­ti­ría pa­gar me­nos im­pues­tos en Es­pa­ña, pues las nor­mas Niif obli­gan a con­so­li­dar las ga­nan­cias de las sub­si­dia­rias de las que se ten­ga el con­trol y ese ya no se­ría el ca­so de la fi­lial co­lom­bia­na de Gas Na­tu­ral.

Ade­más, las par­tes acor­da­ron una fi­gu­ra de­no­mi­na­da break fee, tam­bién con­tem­pla­da en la re­gu­la­ción na­cio­nal, que es­ta­ble­ce una com­pen­sa­ción para el com­pra­dor de una su­ma equi­va­len­te a 17,5% del va­lor del pre­cio ba­se si un ter­ce­ro se me­tía al ne­go­cio e im­pe­día que Brook­field se que­da­ra con el con­trol de Gas Na­tu­ral Co­lom­bia.

LOS RE­PA­ROS

Sin em­bar­go, para las au­to­ri­da­des –en­ca­be­za­das por Jorge Cas­ta­ño, su­pe­rin­ten­den­te fi­nan­cie­ro– y ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios –en es­pe­cial los fon­dos de pen­sio­nes– es­ta mo­vi­da no era tan cla­ra. La nor­ma es­ta­ble­ce que to­do el que quie­ra ad­qui­rir 25% o más de una com­pa­ñía ins­cri­ta en bol­sa tie­ne que ha­cer una OPA. Eso sig­ni­fi­ca que el com­pra­dor de­be ofre­cer­les a to­dos la mis­ma opor­tu­ni­dad de ven­der sus ac­cio­nes, pues es un me­ca­nis­mo de sa­li­da que les brin­da pro­tec­ción a los mi­no­ri­ta­rios por­que les da la po­si­bi­li­dad de es­co­ger si se que­dan con el nue­vo so­cio o se van. Y si se van les tie­nen que pa­gar al pre­cio que se de­fi­na de for­ma trans­pa­ren­te y de­mo­crá­ti­ca.

Las aler­tas de la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra se en­cen­die­ron por­que en la fa­se 1 el mo­de­lo ma­te­má­ti­co que se creó para las ope­ra­cio­nes preacor­da­das no per­mi­tía que un ter­ce­ro se que­da­ra con 24% y li­mi­ta­ba a que fue­ra Brook­field, de tal ma­ne­ra que una vez su­pe­ra­da es­ta ope­ra­ción ini­cial, Brook­field y GNF man­ten­drían el con­trol y po­drían ir a la OPA de des­lis­te.

Por eso, pre­ci­sa­men­te, la ma­yor preo­cu­pa­ción era la OPA de des­lis­te, por cuan­to no ha­bría una pu­ja por las ac­cio­nes y su va­lor. Ca­be se­ña­lar que has­ta me­dia­dos de di­ciem­bre se ha­bía tran­sa­do ese pa­pel en $128.000 pe­ro gra­cias al acuer­do, se ha­ría a $74.900 por ac­ción. El te­mor es­ta­ba en que en la pro­pues­ta ini­cial de la OPA de des­lis­te se es­ta­ble­ce que un ava­lua­dor da­ría el pre­cio de la ac­ción, que en ca­so de ser su­pe­rior a los $74.900 pac­ta­dos, im­pli­ca­ría ya no ha­cer una OPA para sa­lir­se de la Bol­sa de Va­lo­res, sino para com­prar­les a los ac­cio­nis­tas que qui­sie­ran

Una de las preo­cu­pa­cio­nes que ge­ne­ra­ba el ne­go­cio en­tre Gas Na­tu­ral y Brook­field era la po­si­bi­li­dad de una OPA de des­lis­te que de­ja­ría en des­ven­ta­ja a los mi­no­ri­ta­rios.

ven­der. Si, por el con­tra­rio, el va­lor da­do por el ava­lua­dor fue­ra in­fe­rior a los $74.900, en­ton­ces sí ha­rían la OPA de des­lis­te. Lo que las au­to­ri­da­des en­ten­die­ron es que esa ma­ne­ra de plan­tear la ne­go­cia­ción era una for­ma de fi­jar un pre­cio, que, en­tre otras co­sas, es­ta­ba muy por de­ba­jo del pre­cio en el mer­ca­do ac­cio­na­rio.

Es­to po­nía en una com­ple­ja si­tua­ción a los mi­no­ri­ta­rios que no po­drían ca­pi­ta­li­zar la ope­ra­ción ni el va­lor de mer­ca­do de la ac­ción.

Aun­que ni Brook­field ni Gas Na­tu­ral Fe­no­sa en­tre­ga­ron opi­nio­nes acer­ca de la ope­ra­ción, al ser so­li­ci­ta­das por la re­vis­ta Di­ne­ro, se co­no­ció que uno de los ar­gu­men­tos que es­gri­mie­ron era las di­fi­cul­ta­des que ha te­ni­do la re­gu­la­ción en el sec­tor por par­te de la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Ener­gía y Gas (Creg) y que fue des­con­ta­da en el pre­cio.

Para los fon­dos de pen­sio­nes, ha­bía más com­ple­ji­da­des por cuan­to no pue­den in­ver­tir en fir­mas que no es­tén lis­ta­das en bol­sa. Eso sig­ni­fi­ca­ría que ten­drían que aco­ger­se a la OPA de des­lis­te obli­ga­to­ria­men­te.

Ade­más, ana­li­za­ron ope­ra­cio­nes si­mi­la­res con em­pre­sas de gas en otros paí­ses en las que el va­lor co­rres­pon­de a 3 ve­ces en li­bros, cuan­do en es­te ca­so fue de 1,5.

A las preo­cu­pa­cio­nes que te­nía la Su­per­fi­nan­cie­ra se su­ma­ron otros fac­to­res, co­mo co­mu­ni­ca­cio­nes por par­te de los fon­dos de pen­sio­nes que ad­ver­tían so­bre el pro­ce­so y la lle­ga­da de otros ter­ce­ros con aler­tas. Pe­ro la Su­pe­rin­ten­den­cia de­bía to­mar las de­ci­sio­nes so­bre es­te ne­go­cio, en me­dio de una ca­rre­ra con­tra el re­loj, por las fes­ti­vi­da­des de fin de año, con el ries­go de que la transac­ción no se hi­cie­ra, lo que ha­bría pues­to más ten­sión en las re­la­cio­nes en­tre GNF y el go­bierno co­lom­biano. Mien­tras se ade­lan­ta­ban las con­ver­sa­cio­nes con los in­vo­lu­cra­dos y las au­to­ri­da­des para des­tra­bar y ajus­tar el pro­ce­so, a la Su­pe­rin­ten­den­cia lle­gó una so­li­ci­tud para que la en­ti­dad vi­gi­la­ra el pro­ce­so por­que ce­rra­ría la po­si­bi­li­dad de que otras em­pre­sas en­tra­ran a par­ti­ci­par en él, má­xi­me cuan­do se tra­ta de una fir­ma lis­ta­da en bol­sa.

Jus­to cuan­do las con­ver­sa­cio­nes es­ta­ban en su má­xi­ma ten­sión y no pa­re­cía ha­ber otra sa­li­da que anu­lar la ope­ra­ción, apa­re­ció el Gru­po EPM, que a tra­vés de su ge­ren­te Jorge Lon­do­ño, ma­ni­fes­tó su in­te­rés en par­ti­ci­par por­que les per­mi­ti­ría cre­cer en es­te ne­go­cio y se­ría un com­po­nen­te cla­ve para cum­plir me­tas de lar­go pla­zo (ver ar­tícu­lo EPM pág. 70).

“Tan pron­to se anun­ció por par­te de Gas Na­tu­ral y de Brook­field la ope­ra­ción, no­so­tros re­ci­bi­mos una se­rie de que­jas por par­te de los ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios de Gas Na­tu­ral y de otras em­pre­sas que po­drían es­tar in­tere­sa­das en com­prar. Y re­vi­san­do los ar­gu­men­tos vi­mos que te­nían jus­ti­fi­ca­ción, y la Su­pe­rin­ten­den­cia in­ter­vino y eso obli­gó a que Gas Na­tu­ral tu­vie­ra que re­vi­sar y re­plan­tear el pro­ce­di­mien­to de ven­ta de sus ac­cio­nes en de­fen­sa de los ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios”, agre­gó el mi­nis­tro Cár­de­nas.

NUE­VA ES­TRUC­TU­RA

La pri­me­ra fa­se del pro­ce­so im­pli­có cam­bios en la par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­ria (ver ta­bla): Gas Na­tu­ral Dis­tri­bu­ción La­ti­noa­mé­ri­ca pa­só de 59,06% a 41,89%; GEB man­tu­vo su cer­ca de 25%; Brook­field se que­dó con 11,22%; y en­tra­ron nue­vos ju­ga­do­res co­mo Jai­me Mo­reno –con 2,41%– y Ma­nuel Gui­ller­mo Ja­ra –0,14%– y fon­dos co­mo Old Mu­tual –que en sus dis­tin­tos fon­dos se que­dó con 1,99%– y Pro­tec­ción que ad­qui­rió para sus fon­dos 0,95% más.

¿Qué hi­zo la Su­pe­rin­ten­den­cia? Obli­gó a las par­tes a ha­cer cam­bios en la es­truc­tu­ra de la ope­ra­ción del ne­go­cio. La pri­me­ra, qui­tar la OPA de des­lis­te. Es­to sig­ni­fi­ca que en la se­gun­da fa­se ha­brá una OPA nor­mal don­de po­drán lle­gar nue­vos ju­ga­do­res a pu­jar por el ne­go­cio y cu­ya fe­cha no es­ta­ba de­fi­ni­da, al cie­rre

Tras la pri­me­ra fa­se del pro­ce­so de ven­ta, rea­li­za­da en di­ciem­bre pa­sa­do, Gas Na­tu­ral pa­só de te­ner 59% de la em­pre­sa a 41,89% y Brook­field se que­dó con 11,22%.

de es­ta edi­ción. Adi­cio­nal­men­te, la em­pre­sa se­gui­ría lis­ta­da en Bol­sa, lo que les per­mi­ti­ría a los fon­dos de pen­sio­nes man­te­ner sus ac­cio­nes y es­pe­rar una eta­pa pos­te­rior, de­pen­dien­do de quién que­de con la ma­yo­ría, para una even­tual OPA de des­lis­te que po­dría au­men­tar el pre­cio.

En la In­for­ma­ción Even­tual del 19 de di­ciem­bre, Gas Na­tu­ral S.A. EPS in­for­mó que las par­tes acor­da­ron re­nun­ciar a pro­mo­ver la OPA de des­lis­te. “Una vez fi­na­li­za­da la Fa­se 1, el Com­pra­dor es­ta­rá obli­ga­do a lan­zar una ofer­ta pú­bli­ca de ad­qui­si­ción por el 100% de las Ac­cio­nes igual al Pre­cio Ba­se me­nos los di­vi­den­dos que ha­yan si­do de­cla­ra­dos y pa­ga­dos res­pec­to de ca­da Ac­ción y/o que ra­zo­na­ble­men­te pue­da es­pe­rar que sea pa­ga­do an­tes de la li­qui­da­ción y com­pen­sa­ción de la ofer­ta pú­bli­ca de ad­qui­si­ción, pe­ro en cual­quier ca­so su­je­to al cum­pli­mien­to del Ar­tícu­lo 6.15.2.1.10 del De­cre­to 2555 (Pre­cio de los va­lo­res ob­je­to de ofer­ta pú­bli­ca de ad­qui­si­ción)”, agre­gó en la Even­tual.

Ade­más, con re­la­ción al break fee, la ma­yor in­quie­tud que se te­nía era que po­dría blo­quear la lle­ga­da de un ju­ga­dor gran­de por­que ten­dría que in­cor­po­rar en su ofer­ta, un por­cen­ta­je su­pe­rior al 17%, cuan­do

en pro­me­dio nor­mal­men­te se ubi­ca en 5%. “En el even­to en que úni­ca­men­te el Ven­de­dor trans­fie­ra sus Ac­cio­nes a un Ter­ce­ro Ofe­ren­te, el break fee po­drá os­ci­lar en­tre 5% y 7,28% del Va­lor Ca­pi­tal”, que­dó en la más re­cien­te in­for­ma­ción even­tual.

¿QUÉ VIE­NE?

Al cie­rre de es­ta edi­ción, ya Gas Na­tu­ral ha­bía he­cho los ajus­tes para la OPA nor­mal, avan­zan­do en los pro­ce­sos ne­ce­sa­rios y se es­pe­ra­ban las ga­ran­tías de los in­tere­sa­dos en par­ti­ci­par.

Ade­más de EPM, Di­ne­ro co­no­ció que ha­bría in­te­rés de otros ju­ga­do­res que han he­cho co­que­teos, co­mo por ejem­plo, una em­pre­sa chi­na que po­dría lle­gar a la pu­ja. “Sa­be­mos que pue­de ha­ber otras ofer­tas com­pe­ti­ti­vas por par­te de ter­ce­ros que in­clu­yen a es­tra­té­gi­cos in­ter­na­cio­na­les re­le­van­tes en el mer­ca­do”, di­jo una fuente cer­ca­na al pro­ce­so.

Por aho­ra, el Gru­po Ener­gía de Bo­go­tá no es­ta­ría in­tere­sa­do ni en com­prar, ni en ven­der su par­ti­ci­pa­ción, bá­si­ca­men­te por dos ra­zo­nes: la pri­me­ra es que avan­za en la de­mo­cra­ti­za­ción del 20% de la par­ti­ci­pa­ción que tie­ne la Al­cal­día de Bo­go­tá en ella. Los re­cur­sos de la ope­ra­ción que as­cen­de­ría a $4 bi­llo­nes, se des­ti­na­rán para el plan fi­nan­cie­ro y el desa­rro­llo de las obras en la ca­pi­tal. Y la se­gun­da, que cual­quier de­ci­sión ten­dría que pa­sar por el Con­ce­jo y es­te es un mo­men­to po­lí­ti­co bas­tan­te agi­ta­do, para lle­var­lo allí.

¿En qué se va a tra­du­cir es­to? Muy pro­ba­ble­men­te en que el pre­cio de ven­ta sea más al­to fa­vo­re­cien­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a GNF.

Mien­tras se de­fi­ne el fu­tu­ro, es­te ca­so re­vi­vió los fan­tas­mas de prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da con ope­ra­cio­nes que pu­sie­ron en du­da la trans­pa­ren­cia de cier­tas ope­ra­cio­nes de ven­tas de ac­cio­nes. En 2011, por ejem­plo, en­tre Cor­fi­co­lom­bia­na, EEB, Co­rre­do­res Aso­cia­dos y Co­rre­val –en nom­bre de unos fon­dos de in­ver­sión pri­va­dos– se que­da­ron con la par­ti­ci­pa­ción que te­nía el fon­do Ash­mo­re en Pro­mi­gas, equi­va­len­te a 52,13%, por un va­lor cer­cano a los US$800 mi­llo­nes, en una ope­ra­ción don­de com­pra­ron los vehícu­los del fon­do, pe­ro sin pa­sar por el mer­ca­do de va­lo­res co­lom­biano y sin acla­rar quién era el be­ne­fi­cia­rio real de la ope­ra­ción, si­tua­ción que afec­tó en

Ade­más de EPM, se co­no­ció que hay otros ju­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les in­tere­sa­dos en el con­trol de Gas Na­tu­ral Co­lom­bia. En­tre ellos se des­ta­ca una fir­ma chi­na.

ese mo­men­to a los mi­no­ri­ta­rios. Ash­mo­re es­ta­ba de sa­li­da de sus ac­ti­vos e, in­clu­so an­tes de la ope­ra­ción, Cor­fi­co­lom­bia­na tu­vo un acuer­do con Gas Na­tu­ral de Es­pa­ña para ir por esos ac­ti­vos.

Tam­bién fue el ca­so de la ven­ta de Ter­pel a la chi­le­na Co­pec don­de los pre­cios para la OPA, se­gún di­je­ron los mi­no­ri­ta­rios en su mo­men­to, no re­fle­ja­ban el va­lor de Ter­pel ni su cre­ci­mien­to.

Si bien la re­gu­la­ción no pue­de es­ta­ble­cer el pre­cio de una OPA y so­lo se­ña­la que no pue­de ser in­fe­rior al me­nor pa­ga­do, es cla­ro que para los mi­no­ri­ta­rios es me­jor una ofer­ta abier­ta y trans­pa­ren­te. In­clu­so para los ju­ga­do­res que ten­gan ope­ra­cio­nes de preacuer­dos le­ga­les tam­bién es más diá­fano que sea el mer­ca­do en una pu­ja abier­ta el que de­ter­mi­ne el pre­cio y no ama­rrar­lo, arrin­co­nan­do a los mi­no­ri­ta­rios.

Co­mo ad­vier­te el su­pe­rin­ten­den­te Jorge Cas­ta­ño, “la re­gu­la­ción co­lom­bia­na es de un es­tán­dar in­ter­na­cio­nal. Co­lom­bia tie­ne una re­gu­la­ción que en cual­quier país se ha­ce exi­gi­ble y aquí tu­vi­mos una au­to­ri­dad que la hi­zo exi­gi­ble. Ade­más con la pro­tec­ción de los de­re­chos a los ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios. Aho­ra lo que im­por­ta es que el ne­go­cio del con­trol va a ser com­pe­ti­do. El que quie­ra que­dar­se con él ten­drá que pa­gar el me­jor pre­cio po­si­ble. Y eso se ga­ran­ti­za la po­si­bi­li­dad de que to­do el mun­do pue­da par­ti­ci­par. Y ahí el mi­no­ri­ta­rio de­ci­de si se que­da o se va”.

El mer­ca­do de va­lo­res pa­sa por un mo­men­to di­fí­cil: ca­da vez hay me­nos em­pre­sas lis­ta­das y me­nos in­te­rés de per­so­nas na­tu­ra­les, que han si­do re­em­pla­za­das por in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les y fon­dos ex­tran­je­ros. Aun­que si bien, el mer­ca­do ac­cio­na­rio tie­ne un ni­vel de ries­go, una ma­yor trans­pa­ren­cia en las ope­ra­cio­nes y la po­si­bi­li­dad de que los mi­no­ri­ta­rios ca­pi­ta­li­cen las transac­cio­nes se­ría uno de los in­su­mos para que el mer­ca­do ten­ga un ma­yor atrac­ti­vo. Ju­gar en los lí­mi­tes de la re­gu­la­ción no per­mi­ti­rá re­cu­pe­rar el mer­ca­do.

En 1997 Gas Na­tu­ral Fe­no­sa ad­qui­rió el con­trol de la em­pre­sa co­lom­bia­na Gas Na­tu­ral ESP. Ha te­ni­do un cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo y es atrac­ti­va por aten­der el mer­ca­do del cen­tro del país.

Bru­ce Flatt CEO de Brook­field El ne­go­cio en­tre Gas Na­tu­ral y Brook­field se anun­ció en no­viem­bre pa­sa­do e ini­cial­men­te se va­lo­ró en 482 mi­llo­nes de eu­ros. Isidre Fai­né Pre­si­den­te de Gas Na­tu­ral Fe­no­sa

Mau­ri­cio Cár­de­nas Mi­nis­tro de Ha­cien­da

Jorge Cas­ta­ño Su­pe­rin­ten­den­te Fi­nan­cie­ro

EPM es uno de los gran­des ju­ga­do­res ener­gé­ti­cos que ya han ma­ni­fes­ta­do su in­te­rés en ha­cer­se al con­trol de Gas Na­tu­ral ESP.

Las re­glas para ha­cer Ofer­tas Pú­bli­cas de Ad­qui­si­ción (OPA) es­tán muy cla­ras en la Bol­sa. El re­to es dar­le ma­yor trans­pa­ren­cia y pro­te­ger a los mi­no­ri­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.