La gran apues­ta

El bo­go­tano Mateo Vi­lla­mil se­rá aho­ra el res­pon­sa­ble de lo­grar que más co­lom­bia­nos com­pren el ba­lo­to y cum­plan su sue­ño de cam­biar de vi­da. Es­ta se­rá su es­tra­te­gia.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Tra­ba­jar en Co­ra­bas­tos co­mo re­pre­sen­tan­te de ven­tas mar­có el ca­mino de lo que se­ría no so­lo su cre­ci­mien­to per­so­nal, tam­bién el pro­fe­sio­nal. Allí, en la cen­tral de abas­tos más gran­de de Co­lom­bia, ini­ció la tra­yec­to­ria de Mateo Vi­lla­mil, re­cien­te­men­te nom­bra­do ge­ren­te de IGT, em­pre­sa que ope­ra Ba­lo­to en el país y que pres­ta ser­vi­cios co­mer­cia­les a tra­vés de la Red Vía.

Ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na y con un MBA en Ar­gen­ti­na, es­te eje­cu­ti­vo de 40 años tie­ne hoy el re­to de que más co­lom­bia­nos apues­ten a tra­vés de la Red Vía Ba­lo­to y que mu­chos de ellos se pue­dan vol­ver mi­llo­na­rios.

El desafío no es me­nor, pues 2017 de­jó al­ta la va­ra en ma­te­ria de re­sul­ta­dos: el nú­me­ro de ga­na­do­res se in­cre­men­tó cer­ca de 60% para un to­tal de 4,5 mi­llo­nes y más de $116.000 mi­llo­nes en­tre­ga­dos en pre­mios.

Vi­lla­mil es­tá con­ven­ci­do de que su pa­so por Co­ra­bas­tos, cuan­do era re­pre­sen­tan­te de ven­tas de la con­sul­to­ra Niel­sen, fue lo que le dio las he­rra­mien­tas para lle­gar a don­de hoy se en­cuen­tra; esa experiencia le brin­dó la opor­tu­ni­dad de apren­der a ne­go­ciar con cual­quier ti­po de per­so­na, a ser pa­cien­te, a su­pe­rar las di­fi­cul­ta­des y a for­mar el ca­rác­ter.

Lo de Co­ra­bas­tos to­ma más re­le­van­cia si se tie­ne en cuen­ta que Vi­lla­mil no se ha­bía gra­dua­do de la uni­ver­si­dad, sino que fue acep­ta­do por Niel­sen para ha­cer su prác­ti­ca y con­tra­ta­do con la pro­me­sa de que en los si­guien­tes seis me­ses de­bía pre­sen­tar la te­sis. No lo du­dó y asu­mió el re­to, una de­ci­sión que pos­te­rior­men­te lo lle­vó a Ve­ne­zue­la a ca­pa­ci­tar­se en un mo­de­lo de dis­tri­bu­ción y co­mer­cia­li­za­ción que lue­go de­be­ría traer y apli­car en Co­lom­bia, cuan­do se­ría nom­bra­do ge­ren­te de Mer­ca­deo.

Des­pués de un tiem­po de­ci­dió ir­se a Ar­gen­ti­na a ha­cer un MBA y a su re­gre­so, en 2012, tu­vo la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en IGT co­mo ge­ren­te de Mer­ca­deo. No pa­só mu­cho tiem­po para que fue­ra pro­mo­vi­do a la di­rec­ción de la Uni­dad de Ne­go­cio de Jue­gos –pre­ci­sa­men­te la que ma­ne­ja Ba­lo­to–, pues ade­más de es­ta, IGT cuen­ta con una uni­dad de ser­vi­cios co­mer­cia­les, en­car­ga­da de pres­tar co­rres­pon­sa­lía ban­ca­ria, pa­go de ser­vi­cios pú­bli­cos, re­car­gas, pa­gos de fa­mi­lias en ac­ción, etc; to­do a tra­vés de la Red Vía, que tie­ne pre­sen­cia en 1.122 mu­ni­ci­pios.

Uno de sus ob­je­ti­vos es se­guir con­so­li­dan­do la mar­ca a tra­vés del po­si­cio­na­mien­to y la co­mu­ni­ca­ción, “en­gan­chan­do” a los ju­ga­do­res, mos­trán­do­les esa par­te de en­sue­ño y de cam­bio de vi­da, pues ga­nar­se un ba­lo­to les cam­bia­rá la vi­da para siem­pre. Es­to a la par de una ex­pan­sión de los pun­tos de ven­ta con la idea de adi­cio­nar 8.000 a los 14.000 que tie­ne ac­tual­men­te. En el pri­mer tri­mes­tre ten­drán 2.500 más y al cie­rre del se­gun­do ya de­ben es­tar to­dos; es de­cir, 22.000.

El jo­ven eje­cu­ti­vo, ca­sa­do y con una hi­ja, “de­li­ra” por la bue­na co­mi­da, pues es una de sus “de­bi­li­da­des”, por eso no du­da en con­si­de­rar­se un ex­per­to crí­ti­co en la ma­te­ria, aun­que no co­ci­ne.

Es ami­go de lo sim­ple, no le gus­tan las con­ver­sa­cio­nes ador­na­das y, por eso, les pi­de a sus co­la­bo­ra­do­res ser di­rec­tos. Va­lo­ra enor­me­men­te su equi­po de tra­ba­jo, pues, si bien tie­ne cla­ro que el je­fe es­tá para dar li­nea­mien­tos, si no tie­ne un buen equi­po eso se que­da so­lo en pla­nes es­tra­té­gi­cos. Es­to no quie­re de­cir que no se in­vo­lu­cre con lo que es­tá pa­san­do y que no es­tá pen­dien­te del de­ta­lle, pe­ro sí da li­ber­tad para que las per­so­nas pro­pon­gan y eje­cu­ten.

Con una de sus fra­ses fa­vo­ri­tas: “haz que las co­sas pa­sen”, el le­ma de Ba­lo­to en al­gún mo­men­to, di­ce que so­ñar es bueno, pe­ro si no se eje­cu­ta no se lo­gra el pro­pó­si­to. Por ejem­plo, “to­do el mun­do quie­re ga­nar­se el ba­lo­to, pe­ro no to­dos lo com­pran”.

Con es­ta fi­lo­so­fía,vi­lla­mil tie­ne pre­vis­to tra­ba­jar en la co­ne­xión con otros ope­ra­do­res y con otras re­des para au­men­tar el por­ta­fo­lio de la em­pre­sa –hoy ofre­ce más de 3.000 pro­duc­tos–, que ge­ne­ra 185 em­pleos di­rec­tos. Ese se­rá el fo­co para 2018: ro­bus­te­cer la red de dis­tri­bu­ción.

La apues­ta es al­can­zar un cre­ci­mien­to de 15% en la uni­dad de jue­gos y más de 20% en la de ser­vi­cios co­mer­cia­les, pues ase­gu­ra que nin­gu­na em­pre­sa tie­ne el por­ta­fo­lio de pro­duc­tos ofre­ci­dos por Ba­lo­to. Aho­ra tam­bién tie­ne pre­vis­to in­cur­sio­nar en el ne­go­cio de las má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das y ya pres­ta el ser­vi­cio de re­cau­do para dos ope­ra­do­res de apues­tas on li­ne a tra­vés de Vía.

Ba­jo es­ta pre­mi­sa, la mi­sión de Vi­lla­mil se­rá que más per­so­nas le apues­ten a su suer­te. Eso se­ría para él co­mo ga­nar­se el ba­lo­to.

“Soy ami­go de lo sim­ple. No me gus­tan las con­ver­sa­cio­nes ador­na­das y le pi­do a los co­la­bo­ra­do­res que sean di­rec­tos en el mo­men­to de de­cir­me al­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.