Pro­ble­ma de de­man­da

El re­pun­te es­pe­ra­do de la eco­no­mía en 2018 es­ti­mu­la­rá la de­man­da de cré­di­to. ¿Qué se re­quie­re pa­ra lo­grar­lo?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El año pa­sa­do la ex­pan­sión del cré­di­to en Co­lom­bia ca­si se con­ge­ló, co­mo ocu­rre cuan­do la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se es­tan­ca, que fue la ten­den­cia que tu­vo en el país.

Con ci­fras a no­viem­bre, el sal­do to­tal del cré­di­to au­men­tó 1,6% anual en tér­mi­nos reales, al mis­mo rit­mo que lo hi­zo en 2016 (1,8%), con una di­ná­mi­ca se­me­jan­te a la del cre­ci­mien­to del PIB en los dos úl­ti­mos años (2% 1,7%, se­gún el pro­nós­ti­co pro­me­dio de los ana­lis­tas).

Por tal mo­ti­vo, la pro­fun­di­dad del cré­di­to al sec­tor pri­va­do –su sal­do res­pec­to del ta­ma­ño de la eco­no­mía– per­ma­ne­ció en 48% del PIB, que es la mis­ma pro­por­ción que tie­ne des­de 2015 y la que co­rres­pon­de al desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país, apro­xi­ma­do por su in­gre­so por ha­bi­tan­te.

Co­mo ocu­rrió en las eco­no­mías emergentes (don­de au­men­tó 41 pun­tos del PIB), esa pro­fun­di­dad se incrementó en el país de ma­ne­ra muy di­ná­mi­ca (en 17 pun­tos del PIB) des­de 2008, gra­cias al aumento del in­gre­so por ha­bi­tan­te y a la abun­dan­te li­qui­dez pre­va­le­cien­te en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, que se ca­na­li­zó ha­cia esas eco­no­mías y per­mi­tió un re­la­ja­mien­to de sus pos­tu­ras mo­ne­ta­rias, el cual fa­vo­re­ció el en­deu­da­mien­to.

Des­pués de un des­bor­de moderado en 2015, cuan­do so­bre­pa­só en un pun­to del PIB su ten­den­cia de lar­go pla­zo, el cré­di­to to­tal en el país se fre­nó des­de 2016, so­bre to­do por la con­trac­ción de la mo­da­li­dad co­mer­cial, que co­men­zó a me­dia­dos de ese año y se pro­lon­gó a lo lar­go de 2017 (al -1,8% anual). El des­cen­so de los prés- ta­mos a las em­pre­sas se de­bió a la caí­da de la in­ver­sión en el pri­mer año y a su es­tan­ca­mien­to en el se­gun­do, co­mo con­se­cuen­cia del es­tre­cha­mien­to de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria y del de­te­rio­ro de la con­fian­za de los em­pre­sa­rios du­ran­te es­tas dos vi­gen­cias.

Pa­ra reali­near las ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­na­rias, desan­cla­das por el des­bor­de de la in­fla­ción des­de 2015, y ajus­tar la ex­pan­sión de la de­man­da in­ter­na al in­cre­men­to me­nos di­ná­mi­co del in­gre­so na­cio­nal, co­mo efec­to del des­cen­so de los pre­cios del pe­tró­leo, el Emi­sor ele­vó su ta­sa de in­te­rés de in­ter­ven­ción en 450 pun­tos bá­si­cos en­tre abril de 2014 y agos­to de 2016. Esa subida se trans­mi­tió ca­si en su to­ta­li­dad a la ta­sa de in­te­rés del cré­di­to co­mer­cial en ese pe­rio­do y fre­nó el au­ge que tu­vo en 2015. La des­ace­le­ra­ción de los prés­ta­mos de con­su­mo y vi­vien­da tam­bién con­tri­bu­yó a ra­len­ti­zar el cré­di­to to­tal en 2016, pe­ro su le­ve re­pun­te en 2017 (a 6,2% y 6,8% real anual) ayu­dó a sos­te­ner la ma­gra ex­pan­sión del to­tal.

En el ca­so del cré­di­to de con­su­mo, la trans­mi­sión del in­cre­men­to de la ta­sa de in­te­rés de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria fue de una me­nor pro­por­ción (cer­ca de 200 pun­tos bá­si­cos) que en la mo­da­li­dad co­mer­cial, por­que mu­chos de los prés­ta­mos son a ta­sa fi­ja y de me­diano pla­zo. Qui­zá por eso la di­ná­mi­ca de los prés­ta­mos de con­su­mo se re­sin­tió me­nos.

A di­fe­ren­cia del cré­di­to co­mer­cial, el de con­su­mo au­men­tó de acuer­do con su ten­den­cia de lar­go pla­zo des­de 2011, sin ame­na­zas de des­bory

El es­tre­cha­mien­to de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria du­ran­te el ajus­te de la eco­no­mía a la ex­pan­sión me­nos di­ná­mi­ca del in­gre­so na­cio­nal ra­len­ti­zó la de­man­da de cré­di­to.

de. Sin em­bar­go, Anif ha plan­tea­do la in­quie­tud de que par­te de esa di­ná­mi­ca du­ran­te el año pa­sa­do se de­be a la re­fi­nan­cia­ción de los cré­di­tos de con­su­mo, más que al otor­ga­mien­to de nue­vos prés­ta­mos.

De acuer­do con los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma en­cues­ta de la si­tua­ción del cré­di­to del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, los in­ter­me­dia­rios re­por­ta­ron el año pa­sa­do dis­mi­nu­cio­nes en la de­man­da en las mo­da­li­da­des de vi­vien­da, co­mer­cial y mi­cro­cré­di­to, mien­tras que en la de con­su­mo ob­ser­va­ron es­ta­bi­li­dad.

Co­mo ocu­rre en las fa­ses de es­tan­ca­mien­to de la eco­no­mía, el ries­go de cré­di­to –la po­si­bi­li­dad de in­cu­rrir en una pér­di­da por el in­cum­pli­mien­to de una obli­ga­ción– au­men­tó, por­que el sal­do de los prés­ta­mos en mo­ra y en ries­go se incrementó más rá­pi­do (32% y 26,1% real anual) que el to­tal (1,6% real anual). Por esa ra­zón, la ca­li­dad de la car­te­ra to­tal por mo­ra –la ven­ci­da co­mo pro­por­ción de la to­tal– des­me­jo­ró de 3,5% a 4,5% en el trans­cur­so del úl­ti­mo año, mien­tras que la de la car­te­ra en ries­go lo hi­zo de 8% a 9,9%. La des­me­jo­ra de la ca­li­dad de la car­te­ra ocu­rrió en to­das sus mo­da­li­da­des, pe­ro en es­pe­cial en la co­mer­cial (don­de la ta­sa de mo­ra au­men­tó de 2,6% a 3,9% en el año), por­que los prés­ta­mos ven­ci­dos de las em­pre­sas au­men­tan de una ma­ne­ra ace­le­ra­da (44,6% real anual), mien­tras el sal­do del cré­di­to de­cre­ce (-1,8% real anual). Sin em­bar­go, la mi­ti­ga­ción del ries­go de cré­di­to to­tal que ha­cen los es­ta­ble­ci­mien­tos que lo otor­gan lu­ce ade­cua­da, gra­cias a una co­ber­tu­ra hol­ga­da de los prés­ta­mos en mo­ra (126%), por me­dio de las pro­vi­sio­nes, a pe­sar de la dis­mi­nu­ción del in­di­ca­dor de cu­bri­mien­to res­pec­to de 2016 (139%).

Ade­más, el ma­yor ries­go de cré­di­to con­du­jo a los es­ta­ble­ci­mien­tos a ser más cui­da­do­sos en el otor­ga­mien­to de los prés­ta­mos. Por es­ta ra­zón, la ofer­ta de cré­di­to ba­jó en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2017 en to­das las mo­da­li­da- des, me­nos en la de vi­vien­da. Por pru­den­cia, la ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes pla­nea man­te­ner las exi­gen­cias en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año.

No obs­tan­te, los in­ter­me­dia­rios ma­ni­fies­tan es­tar en con­di­cio­nes de aten­der un in­cre­men­to de la de­man­da de prés­ta­mos que ocu­rrie­ra co­mo efec­to de una ace­le­ra­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

La ten­den­cia con­ver­gen­te de la in­fla­ción ha­cia la me­ta, la reali­nea­ción de las ex­pec­ta­ti­vas y la me­nor vul­ne­ra­bi­li­dad de la eco­no­mía a los cho­ques ex­ter­nos le per­mi­tie­ron al Emi­sor re­cor­tar su ta­sa de in­te­rés en 350 pb des­de di­ciem­bre de 2016, pa­ra adop­tar una pos­tu­ra más es­ti­mu­lan­te. Esa re­duc­ción se ha trans­mi­ti­do en su to­ta­li­dad a las ta­sas de in­te­rés de los prés­ta­mos co­mer­cia­les, pe­ro me­nos a los de con­su­mo (100 pb), por sus par­ti­cu­la­ri­da­des de pla­zo, ta­sa fi­ja y ma­yor ries­go.

Pa­ra 2018 se prevé un re­pun­te del cre­ci­mien­to (a 2,7%), por los me­jo­res tér­mi­nos de in­ter­cam­bio y unas de­man­das ex­ter­na e in­ter­na más di­ná­mi­cas, que es­ti­mu­la­rán la de­man­da de cré­di­to. Pa­ra ello se re­quie­re, sin em­bar­go, me­jo­rar la con­fian­za de los con­su­mi­do­res y los em­pre­sa­rios e in­cre­men­tar la trans­mi­sión de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria a los cré­di­tos de con­su­mo, de ma­ne­ra que ali­vie la pe­sa­da car­ga fi­nan­cie­ra de los ho­ga­res, con­traí­da du­ran­te el au­ge.

Con sol­ven­cia y li­qui­dez hol­ga­das, jun­to con una ade­cua­da mi­ti­ga­ción de los ries­gos de cré­di­to y de mer­ca­do, la ban­ca es­tá só­li­da pa­ra aten­der un re­pun­te de la de­man­da de cré­di­to.

San­tia­go Castro Pre­si­den­te de Aso­ban­ca­ria

Se­gún el Ban­co de la Re­pú­bli­ca, in­clu­so si la eco­no­mía pro­lon­ga­ra su es­tan­ca­mien­to en 2018, a una ta­sa de 1,3%, la ban­ca man­ten­dría su so­li­dez pa­tri­mo­nial, aun­que dis­mi­nui­rían la ofer­ta de cré­di­to, des­me­jo­ra­ría su ca­li­dad y cae­ría la ren­ta­bi­li­dad .

Jor­ge Cas­ta­ño Su­per­in­ten­den­te Fi­nan­cie­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.