Ecua­dor: cam­bio de rum­bo

Des­pués de acom­pa­ñar a Co­rrea en la Re­vo­lu­ción Ciu­da­da­na, el pre­si­den­te Mo­reno lo de­ja pa­ra cam­biar el rum­bo del país. ¿Ten­drá éxi­to?

Dinero (Colombia) - - PORTADA -

Ape­nas nue­ve me­ses atrás, Le­nín Mo­reno lle­gó a la pre­si­den­cia de Ecua­dor en nom­bre del Mo­vi­mien­to Alian­za País, que fun­dó jun­to con el ex­pre­si­den­te Rafael Co­rrea en 2006. Pa­ra lo­grar­lo de­rro­tó, con 51,2% de la vo­ta­ción, a Gui­ller­mo Las­so, un em­pre­sa­rio y ban­que­ro, quien fue el can­di­da­to de los mo­vi­mien­tos Creo y Su­ma. La apre­ta­da vic­to­ria ge­ne­ró el des­con­ten­to de los per­de­do­res, quie­nes en ese mo­men­to ale­ga­ron frau­de.

Du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial el nue­vo man­da­ta­rio con­tó con el apo­yo del pre­si­den­te sa­lien­te, Rafael Co­rrea, de quien fue vi­ce­pre­si­den­te en­tre 2007 y 2013.

Por tal mo­ti­vo, la ex­pec­ta­ti­va rei­nan­te en­tre los ecua­to­ria­nos era que la ad­mi­nis­tra­ción de Mo­reno (2017-2021) se­ría una con­ti­nua­ción de la Re­vo­lu­ción Ciu­da­da­na, ini­cia­da por am­bos lí­de­res en el pri­mer man­da­to de Co­rrea en 2007. In­clu­so mu­chos sos­pe­cha­ban que el go­bierno de Mo­reno se­ría ape­nas un puen­te que le per­mi­ti­ría al ex­pre­si­den­te Co­rrea ser re­elec­to de nue­vo en 2021.

Esa Re­vo­lu­ción te­nía el pro­pó­si­to de lle­var al país al so­cia­lis­mo del si­glo XXI, con ba­se en el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble y sos­te­ni­ble de la so­cie­dad, jun­to con un es­ti­lo de vi­da hu­ma­nis­ta.

Sin em­bar­go, el pre­si­den­te Mo­reno se dis­tan­ció pron­to del go­bierno an­te­rior, por me­dio de crí­ti­cas so­bre el ma­ne­jo po­lí­ti­co y eco- nó­mi­co, la co­rrup­ción y el es­ti­lo au­to­crá­ti­co del ex­pre­si­den­te Co­rrea. Con el fin de di­fe­ren­ciar­se de la Re­vo­lu­ción Ciu­da­da­na, el nue­vo man­da­ta­rio lla­mó al diá­lo­go a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, in­clu­so a las opo­si­to­ras a Co­rrea, y a los em­pre­sa­rios, a quie­nes ase­gu­ró que man­ten­dría la do­la­ri­za­ción y ofre­ció la po­si­bi­li­dad de mo­di­fi­car al­gu­nas me­di­das eco­nó­mi­cas y tri­bu­ta­rias apro­ba­das du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. Pa­ra en­fa­ti­zar el cam­bio, Mo­reno de­fi­nió su ad­mi­nis­tra­ción co­mo el ‘Go­bierno de To­dos’, cu­yo pro­pó­si­to es im­ple­men­tar la de­mo­cra­cia di­rec­ta, par­ti­ci­pa­ti­va y ra­di­cal, por me­dio de po­lí­ti­cas pro­gre­sis­tas y na­cio­na­lis­tas.

En opi­nión del pre­si­den­te Mo­reno, el país que re­ci­bió de su an­te­ce­sor en­fren­ta una co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca crí­ti­ca y el Es­ta­do una si­tua­ción fis­cal di­fí­cil. A juz­gar por los in­di­ca­do­res, tie­ne ra­zón. De­bi­do a la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo, que ori­gi­na­ba 57% de los in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes de Ecua­dor en 2013, la eco­no­mía es­ta­ba en una re­ce­sión des­de 2015, cuan­do se es­tan­có a una ta­sa de 0,2%, que se con­vir­tió en una de­pre­sión en 2016, año en el cual de­cre­ció 1,5%. Por es­ta cau­sa, el des­em­pleo se incrementó des­de 3,8% en 2014 has­ta 5,2% en 2016, mien­tras que la in­fla­ción se redujo de 3,7 a 1,1% en ese pe­rio­do. De ma­ne­ra pa­ra­le­la, co­mo en­tre 2013 y 2016 los in­gre­sos del go­bierno ge­ne­ral ca­ye­ron de 39,2% a 31% del PIB, al tiem­po que sus gas­tos ape­nas lo hi­cie­ron de 43,7% a 39,4% del PIB, el dé­fi­cit fis­cal au­men­tó de -4,6% a -8,4% del PIB. Por tal mo­ti­vo, la deu­da bru­ta del go­bierno ge­ne­ral se incrementó de 16,6% a 36,2% del PIB en ese pe­rio­do.

En la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, el pre­si­den­te Mo­reno ha per­mi­ti­do que las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­guen has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias. De tal mo­do, por ejem­plo, el ex­vi­ce­pre­si­den­te Jor­ge Glas, muy cer­cano a Co­rrea, fue se­pa­ra­do del car­go por la jus­ti­cia y con­de­na­do a seis años de pri­sión, por ha­ber so­li­ci­ta­do coimas pa­ra otor­gar con­tra­tos en el go­bierno an­te­rior a fa­vor, en­tre otros, de la fir­ma bra­si­le­ña de in­ge­nie­ría Ode­brecht.

La Re­vo­lu­ción Ciu­da­da­na te­nía el pro­pó­si­to de lle­var a Ecua­dor al So­cia­lis­mo del Si­glo XXI. Sin em­bar­go, lo de­jó en una com­ple­ja co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, al bor­de de una cri­sis fis­cal.

RE­PUN­TE ÁGIL

A pe­sar de la com­ple­ja si­tua­ción fis­cal, la eco­no­mía ecua­to­ria­na tu­vo una recuperación más rá­pi­da que la pre­vis­ta en 2017, a una ta­sa es­ti­ma­da por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal de 2,7%. El ágil rit­mo del re­pun­te fue fa­vo­re­ci­do por el in­cre­men­to de los pre­cios del pe­tró­leo y un ac­ce­so más am­plio a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, que otor­ga­ron una ma­yor con­fian­za a la ad­mi­nis­tra­ción de Mo­reno, por su lu­cha con­tra la co­rrup­ción y su in­ten­to de re­con­ci­lia­ción con el sec­tor pri­va­do.

Le­nín Mo­reno Pre­si­den­te de Ecua­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.