So­lo con­tra el mun­do

El pre­si­den­te Trump es­tá em­pe­ña­do en ace­le­rar el cre­ci­mien­to, go­ber­nar pa­ra las mi­no­rías y re­nun­ciar al li­de­raz­go mun­dial de su país. ¿Qué tan­to ha avan­za­do?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Al lle­gar al go­bierno, Do­nald Trump y su equi­po eco­nó­mi­co pro­me­tie­ron lle­var a ca­bo po­co me­nos que un mi­la­gro: ele­var la ta­sa de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía por en­ci­ma de 3% o in­clu­so de 4% de ma­ne­ra sos­te­ni­da, con ba­se en una re­for­ma tri­bu­ta­ria que re­cor­ta­ría los im­pues­tos, un in­cre­men­to de la in­ver­sión en la in­fra­es­truc­tu­ra, una re­ne­go­cia­ción o una rup­tu­ra de los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio y una des­re­gu­la­ción en sec­to­res cla­ves de la eco­no­mía co­mo el ener­gé­ti­co y el fi­nan­cie­ro.

Los pri­me­ros re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos du­ran­te su go­bierno no con­cuer­dan con las pro­me­sas. De acuer­do con los pro­nós­ti­cos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en los Es­ta­dos Uni­dos ha­bría au­men­ta­do 2,3% en 2017 y se ace­le­ra­rá a 2,7% en 2018 y a 2,5% en 2019. De ma­ne­ra que, por lo me­nos en el pri­mer año, el cre­ci­mien­to no di­fie­re mu­cho del pro­me­dio del go­bierno an­te­rior (2,1% des­de 2010 has­ta 2016) y las pro­yec­cio­nes del FMI no dan cré­di­to a las pro­me­sas del go­bierno.

Qui­zá ello se de­ba a que apar­te de alar­dear por Twit­ter, la ad­mi­nis­tra­ción Trump to­mó po­cas me­di­das eco­nó­mi­cas du­ran­te su pri­mer año, co­mo re­sal­ta Si­mon John­son, del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts. Con ex­cep­ción de la re­for­ma tri­bu­ta­ria, su agen­da le­gis­la­ti­va se es­tan­có. Ade­más, el pro­gre­so en im­ple­men­tar sus pro­pues­tas se ha vis­to obs­ta­cu­li­za­do por­que sus fun­cio­na­rios y ase­so­res es­tán en desacuer­do con la ma­ne­ra de pro­ce­der en una gran can­ti­dad de te­mas, des­de el Tra­ta­do Nor­te­ame­ri­cano de Li­bre Co­mer­cio (Naf­ta) has­ta el sis­te­ma de sa­lud.

Al mis­mo tiem­po, el im­pac­to de la des­re­gu­la­ción no ha si­do de gran­des pro­por­cio­nes. Se­gún las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te, por ca­da nue­va nor­ma ex­pe­di­da el go­bierno de­jó sin vi­gen­cia 22, gra­cias a lo cual redujo los cos­tos re­gu­la­to­rios en US$8.100 mi­llo­nes, equi­va­len­tes ape­nas a 0,04% del PIB. Pe­ro la ma­ne­ra de ha­cer­lo fue más bien res­trin­gien­do la ex­pe­di­ción de nor­mas an­tes que de­ro­gan­do las an­ti­guas. Du­ran­te su pri­mer año, la ad­mi­nis­tra­ción Trump ex­pi­dió ape­nas 156, mien­tras que la de Oba­ma pro­mul­gó 510 y la de Bush 445.

Aun­que lo­gró la apro­ba­ción de una re­for­ma tri­bu­ta­ria que re­cor­tó los im­pues­tos, con lo cual es­ti­mu­la­rá la de­man­da en el cor­to pla­zo, pa­ra ace­le­rar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca al­re­de­dor de 0,4% en los pri­me­ros años, si im­ple­men­ta otras de las po­lí­ti­cas que anun­ció, qui­zá des­me­jo­re la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía en el me­diano pla­zo.

Eso es jus­to lo que ocu­rri­ría si lo­gra con­cre­tar sus pro­pues­tas pro­tec­cio­nis­tas o las de res­trin­gir la in­mi­gra­ción, por­que con ello fre­na­ría la in­no­va­ción, el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, con cual des­me­jo­ra­ría la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía, y obs­ta­cu­li­za­ría el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

Tam­po­co le ha­ría un gran fa­vor al sec­tor fi­nan­cie­ro ni a la eco­no­mía

La ad­mi­nis­tra­ción Trump pro­me­tió ace­le­rar el cre­ci­mien­to, con una re­for­ma tri­bu­ta­ria, el pro­tec­cio­nis­mo y la des­re­gu­la­ción. Sin em­bar­go, los in­di­ca­do­res no ava­lan su ges­tión.

si des­mon­ta la re­gu­la­ción pro­mul­ga­da con el fin de res­ta­ble­cer la es­ta­bi­li­dad en los mer­ca­dos des­pués de la cri­sis de 2007-2008, por­que ello po­dría con­du­cir en el me­diano pla­zo a una ma­yor ines­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra.

Una de las co­sas más fa­vo­ra­bles ocu­rri­das en el pri­mer año del go­bierno del pre­si­den­te Trump es el in­cum­pli­mien­to de sus pro­me­sas pro­tec­cio­nis­tas.

Por for­tu­na no ha ocu­rri­do un cam­bio sus­tan­cial en el Naf­ta, ni en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con Chi­na, Ale­ma­nia, Ja­pón y otras gran­des eco­no­mías. Por es­ta ra­zón no se ha desencadenado una gue­rra co­mer­cial u otra de mo­ne­das, aun­que el ries­go si­gue la­ten­te, co­mo re­sul­ta evi­den­te con la apro­ba­ción re­cien­te de las ta­ri­fas de sal­va­guar­dia a los pa­ne­les so­la­res y las la­va­do­ras.

Aho­ra la prio­ri­dad en ma­te­ria eco­nó­mi­ca anun­cia­da por el go­bierno es au­men­tar la in­ver­sión en la in­fra­es­truc­tu­ra. Sin em­bar­go, no pa­re­ce ha­ber to­da­vía un plan cohe­ren­te pa­ra lle­var­la a ca­bo, que con­tem­ple la eva­lua­ción de los cos­tos y los be­ne­fi­cios de los pro­yec­tos. Has­ta el mo­men­to to­do lo que hay al res­pec­to son so­lo los bue­nos pro­pó­si­tos, ma­ni­fes­ta­dos en los tri­nos del pre­si­den­te, de asig­nar US$1,5 bi­llo­nes al gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra y los in­di­cios de la in­ten­ción de lle­var a ca­bo el pro­gra­ma por me­dio de sub­si­dios a los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos.

Tal vez es­ta no sea la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo, por­que con una al­ta pro­ba­bi­li­dad ellos pro­pon­drían aque­llos pro­yec­tos de los cua­les pu­die­ran ob­te­ner los be­ne­fi­cios más al­tos, que no tie­nen por qué coin­ci­dir con los que pro­du­cen el ma­yor re­torno so­cial.

Un año des­pués de co­men­zar su man­da­to, el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, no de­ja de sor­pren­der a sus crí­ti­cos, no so­lo por su po­co do­mi­nio de la ma­yo­ría de los asun­tos pú­bli­cos, sino ade­más por su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de im­ple­men­tar sus po­lí­ti­cas, en con­tra de quie­nes no vo­ta­ron por él.

Con el áni­mo de sa­tis­fa­cer a sus se­gui­do­res na­cio­na­lis­tas, se ha em­pe­ña­do en res­trin­gir la in­mi­gra­ción, des­fa­vo­re­cer a los in­mi­gran­tes y de­bi­li­tar el or­den eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co li­be­ral pre­va­le­cien­te en el mun­do des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, al re­nun­ciar al li­de­raz­go que ha te­ni­do su país en él.

En lu­gar de tra­tar de for­ta­le­cer la coope­ra­ción en los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, pa­ra re­sol­ver los desacuer­dos a tra­vés del diá­lo­go y a la luz del de­re­cho in­ter­na­cio­nal, pre­fie­re la intimidación uni­la­te­ral y el re­ti­ro de las re­gio­nes en las cua­les la pre­sen­cia de su país ga­ran­ti­za el equi­li­brio geo­po­lí­ti­co en­tre los paí­ses con in­tere­ses di­ver­gen­tes.

Es pro­ba­ble que con el tiem­po, en la me­di­da en que los Es­ta­dos Uni­dos de­caen co­mo la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do, otras que se for­ta­lez­can ocu­pen su lu­gar.

Sin em­bar­go, en el cor­to pla­zo ese va­cío y la fal­ta de li­de­raz­go en­tra­ña­rán gran­des ries­gos pa­ra la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, fi­nan­cie­ra y geo­po­lí­ti­ca glo­bal, so­bre to­do si emer­gen cri­sis de gran­des pro­por­cio­nes en cual­quie­ra de esos as­pec­tos.

Al mis­mo tiem­po, pa­ra man­te­ner con­ten­tos a los re­pu­bli­ca­nos doc­tri­na­rios, se ha es­for­za­do en aca­bar con el sis­te­ma de aten­ción de la sa­lud pú­bli­ca im­plan­ta­do por la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma, sin te­ner un es­que­ma al­ter­na­ti­vo pa­ra re­em­pla­zar­lo ni im­por­tar­le de­jar des­pro­te­gi­dos a un gran nú­me­ro de ciu­da­da­nos.

Por úl­ti­mo, lo­gró la apro­ba­ción de una re­for­ma tri­bu­ta­ria que, si bien me­jo­ra­rá la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas que pro­du­cen en los Es­ta­dos Uni­dos, al re­cor­tar­les la ta­sa del im­pues­to de ren­ta; tam­bién des­me­jo­ra­rá la dis­tri­bu­ción del in­gre­so y la sol­ven­cia del Es­ta­do.

Por es­tas ra­zo­nes, sus crí­ti­cos, co­mo Brad­ford De­long, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, sos­tie­nen que el pre­si­den­te Trump no tie­ne in­te­rés al­guno en uni­fi­car el país, im­ple­men­tar po­lí­ti­cas efi­ca­ces o con­quis­tar a quie­nes no vo­ta­ron por él.

Pa­re­ce más bien in­tere­sa­do en con­se­guir vic­to­rias so­bre sus con­tra­dic­to­res po­lí­ti­cos, pa­ra ufa­nar­se con ello.

En con­tras­te, mu­chos de los pre­de­ce­so­res de Do­nald Trump en la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos tra­ta­ban con sus po­lí­ti­cas de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas del país, te­ner en cuen­ta los in­tere­ses de quie­nes no ha­bían vo­ta­do por ellos, aten­der las preo­cu­pa­cio­nes de sus vo­tan­tes y bus­car la uni­dad del país.

De esa ma­ne­ra in­ten­ta­ban ase­gu­rar des­de el co­mien­zo un res­pal­do su­fi­cien­te pa­ra su re­elec­ción.

Por el con­tra­rio, Do­nald Trump no pre­ten­de ser el pre­si­den­te de la ma­yo­ría, sino más bien de al­gu­nas mi­no­rías: los na­cio­na­lis­tas, los su­pre­ma­cis­tas blan­cos y los ciu­da­da­nos de ma­yo­res in­gre­sos.

¿Po­drá con ello lo­grar su re­elec­ción?.

El pre­si­den­te Trump pa­re­ce go­ber­nar pa­ra las mi­no­rías, sin tra­tar de uni­fi­car su país ni te­ner en cuen­ta los in­tere­ses de quie­nes no vo­ta­ron por él.

Ste­ven Mnu­chin Se­cre­ta­rio del Te­so­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.