¿Quién pi­dió cer­do?

In­ver­sio­nes por $400.000 mi­llo­nes ade­lan­ta el sec­tor por­ci­cul­tor pa­ra aten­der la cre­cien­te de­man­da in­ter­na y pa­ra ca­pi­ta­li­zar opor­tu­ni­da­des en el ex­te­rior. El con­su­mo prác­ti­ca­men­te se ha du­pli­ca­do des­de 2010.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El sec­tor por­ci­cul­tor na­cio­nal atra­vie­sa por uno de sus me­jo­res mo­men­tos. Es­te ne­go­cio, que mue­ve en pro­duc­ción de ani­ma­les al­re­de­dor de $2,8 bi­llo­nes al año, re­gis­tra cre­ci­mien­tos im­por­tan­tes da­do el ma­yor con­su­mo de es­ta pro­teí­na: 9,3 ki­los por per­so­na en 2017, prác­ti­ca­men­te el do­ble de lo re­gis­tra­do ha­ce va­rios años; en 2010 el con­su­mo por ca­da ha­bi­tan­te era de 4,8 ki­los. Na­die pue­de po­ner en du­da que hoy se tra­ta de uno de los pro­duc­tos es­tre­lla en la co­ci­na co­lom­bia­na.

Ese aumento, que per­mi­tió que el año pa­sa­do el sec­tor mo­vie­ra $4,2 bi­llo­nes en co­mer­cia­li­za­ción de car­ne, obe­de­ce –se­gún los aná­li­sis de los em­pre­sa­rios– a dos fac­to­res prin­ci­pa­les. Por un la­do, se ha re­gis­tra­do un cam­bio de per­cep­ción en el con­su- mi­dor fren­te a al­gu­nos in­hi­bi­do­res de con­su­mo de es­ta pro­teí­na y, por otro, el há­bi­to de con­su­mo por la car­ne de cer­do va­rió, pues los con­su­mi­do­res ya no la co­men so­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les sino que pue­den ha­cer­lo en cual­quier co­mi­da o mo­men­to del día.

Es­to se tra­du­ce en una ma­yor pe­ne­tra­ción del pro­duc­to en los ho­ga­res, in­di­ca­dor que pa­só de 38% en 2009 a 67% en 2017, lo cual le per­mi­te al sec­tor ser pro­ta­go­nis­ta en el pla­to de los co­lom­bia­nos.

Car­los Ma­ya, pre­si­den­te de Pork­co­lom­bia, di­ce que la car­ne de cer­do ha ga­na­do com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te a la de res, pues es un pro­duc­to que se ha vuel­to 22% más ba­ra­to en los úl­ti­mos tres años.

Fren­te al po­llo, las co­sas son di­fe­ren­tes. El di­rec­ti­vo ex­pre­sa que es­ta es una pro­teí­na apar­te, por­que ade­más de ser la que más con­su­men los co­lom­bia­nos, si­gue ten­dien­do la per­cep­ción de que es la más ba­ra­ta.

Juan Da­vid Roldán, ge­ren­te de la gran­ja Ce­re­za­les, ubi­ca­da en An­tio­quia, con­si­de­ra que los re­sul­ta­dos van de la mano de una in­dus­tria que in­no­va, se ha cer­ti­fi­ca­do con pro­duc­tos que son más be­né­fi­cos pa­ra la sa­lud, ha avan­za­do en te­mas de bio­se­gu­ri­dad y desa­rro­lla pro­ce­sos con ma­yor tra­za­bi­li­dad. A es­to se su­ma que ca­da vez es más efi­cien­te y ami­ga­ble con el am­bien­te.

En la gran­ja pre­si­di­da por Roldán se pro­du­cen más de 30 le­cho­nes por cer­da ca­da año, pues ca­da una de ellas tie­ne 2,53 par­tos en 12 me­ses, al­re­de­dor de unos 3.400 ki­los por año. En Ce­re­za­les hay 260 hem­bras de cría, mien­tras en el país, di­ce Roldán, el nú­me­ro de cer­das de cría es cer­cano a 30.000.

El ca­mino re­co­rri­do en la úl­ti­ma dé­ca­da les da a los em­pre­sa­rios del sec­tor las he­rra­mien­tas pa­ra apos­tar a que el con­su­mo de car­ne de cer­do se du­pli­ca­rá en los pró­xi­mos 7 u 8 años.

Otra ra­zón que sus­ten­ta es­ta pro­yec­ción es que el país de­be con­su­mir el do­ble de pro­teí­na ani­mal, que es muy ba­ja fren­te a otras na­cio­nes de la re­gión y, si bien se es­pe­ra que la pro­duc­ción y el con­su­mo de car­ne de res crez­can, no se­rá un al­za sig­ni­fi­ca­ti­va. En es­te mo­men­to el con­su­mo de car­ne de res en el país ron­da los 18 ki­los per cá­pi­ta.

Es­ta­dís­ti­cas del gre­mio por­ci­cul­tor mues­tran que el cre­ci­mien­to en va­lor del sec­tor ha si­do su­pe­rior a 11% en los úl­ti­mos 7 años. En

En 2010 se pro­du­je­ron unas 191.000 to­ne­la­das de car­ne de cer­do, mien­tras en 2017 la ci­fra su­peró las 370.000 to­ne­la­das.

2017, la pro­duc­ción fue de 4’150.000 ani­ma­les, es­to ex­clu­yen­do la pro­duc­ción des­ti­na­da al au­to­con­su­mo. La pro­yec­ción es que pa­ra 2020 se es­té pro­du­cien­do 25% más, es de­cir, por en­ci­ma de los 5,2 mi­llo­nes de cer­dos.

Las re­gio­nes de ma­yor pro­duc­ción son An­tio­quia, con cer­ca de 45% de par­ti­ci­pa­ción, se­gui­da de el Va­lle, Eje Ca­fe­te­ro y los Lla­nos Orien­ta­les; mien­tras la de ma­yor cre­ci­mien­to es el Va­lle.

Ma­ya in­di­ca que es­te sec­tor es más com­pe­ti­ti­vo cuan­do es­tá cer­ca a los puer­tos, por la fa­ci­li­dad pa­ra im­por­tar el maíz o la tor­ta de so­ya, prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma pa­ra la ela­bo­ra­ción de ali­men­tos ba­lan­cea­dos pa­ra los ani­ma­les.

Da­do el cre­ci­mien­to y las opor­tu­ni­da­des que se ave­ci­nan, las cua­les es­tán da­das no so­lo por el cre­ci­mien­to en el mer­ca­do lo­cal sino por las po­si­bi­li­da­des de lle­var el pro­duc­to a mer­ca­dos de ex­por­ta­ción, el sec­tor tra­ba­ja en la con­so­li­da­ción de su in­fra­es­truc­tu­ra y for­ta­le­ci­mien­to sa­ni­ta­rio, en­tre otros. Se es­ti­ma que en­tre 2017 y 2018, años fuer­tes en in­ver­sión, el sec­tor des­ti­na­rá unos $400.000 mi­llo­nes pa­ra po­ner­se a tono con los re­tos que le im­po­ne el mer­ca­do.

MI­RAN­DO AL EX­TE­RIOR

Ac­tual­men­te, to­do lo que pro­du­ce el sec­tor se des­ti­na a abas­te­cer las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do in­terno, pe­ro los in­dus­tria­les con­si­de­ran que es­ta es una ac­ti­vi­dad lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ra pa­ra co­men­zar a ex­plo­rar opor­tu­ni­da­des en el ex­te­rior. Es­te pre­ci­sa­men­te es uno de los mo­ti­vos por los que los em­pre­sa­rios de­ci­die­ron crear una co­mer­cia­li­za­do­ra in­ter­na­cio­nal que les per­mi­ta no so­lo aso­ciar­se, ge­ne­rar vo­lu­men, lo­grar eco­no­mías de es­ca­la, sino com­pe­tir en un mer­ca­do que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les a uni­da­des pro­duc­ti­vas muy gran­des, con las cua­les se­ría im­po­si­ble que las em­pre­sas na­cio­na­les lo hi­cie­ran de for­ma in­di­vi­dual.

Se tra­ta de CI Pork­co, una em­pre­sa que ya es­tá le­gal­men­te cons­ti­tui­da y que co­men­za­rá a tra­ba­jar con el ob­je­ti­vo de ga­nar es­pa­cio en mer­ca­dos asiá­ti­cos co­mo los de Chi­na y Co­rea del Sur, en don­de se po­drán co­mer­cia­li­zar cor­tes co­mo la ca­be­za, vís­ce­ras y hue­sos.

Son mu­chos los em­pre­sa­rios que se han “mon­ta­do en es­te bus” que tie­ne co­mo des­tino de lle­ga­da la in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Ma­ría del Car­men Ote­ro, ge­ren­te de la gran­ja El Pa­raí­so, es una de ellas. Con­si­de­ra que el sec­tor ha al­can­za­do al­tos ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad y por ello la apues­ta de crear una or­ga­ni­za­ción que fa­ci­li­te la lle­ga­da al ex­te­rior.

La di­rec­ti­va de es­ta em­pre­sa, ubi­ca­da en el Va­lle del Cau­ca, in­di­ca que el prin­ci­pal re­to que tie­ne el sec­tor es in­cre­men­tar el con­su­mo; pues las im­por­ta­cio­nes van al al­za y es im­por­tan­te­que el pro­duc­to na­cio­nal se for­ta­lez­ca fren­te al im­por­ta­do, que el año pa­sa­do al­can­zó 53.839 to­ne­la­das en­tre enero y sep­tiem­bre, fren­te a 35.300 re­gis­tra­das en el mis­mo lap­so de 2016.

Se­ña­la que el sec­tor ha he­cho un gran es­fuer­zo por con­so­li­dar su in­fra­es­truc­tu­ra, avan­zar en te­mas de sa­ni­dad y con­so­li­dar­se co­mo una ac­ti­vi­dad in­dus­tria­li­za­da con la idea no so­lo de com­pe­tir afue­ra.

Es­ta gran­ja, que lle­va 55 años en el mer­ca­do, hoy cuen­ta con 700 hem­bras de cría y la me­ta es en dos años com­ple­tar 2.000, pa­ra lo cual tra­ba­ja en la am­plia­ción de su in­fra­es­truc­tu­ra. Con la can­ti­dad de hem­bras ac­tual, la gran­ja pro­du­ce en­tre 280 y 290 ani­ma­les a la se­ma­na.

Es cla­ro que el pa­no­ra­ma pa­ra es­te sec­tor “pin­ta” bien pa­ra los pró­xi­mos años y, si bien los re­tos no se­rán me­no­res, lo que sí es cier­to es que hay mu­chas opor­tu­ni­da­des que los em­pre­sa­rios tra­ta­rán de ca­pi­ta­li­zar.

El con­su­mo de car­ne de cer­do fue de 9,3 ki­los por per­so­na, mien­tras el de res se ubi­ca en 18 ki­los por ha­bi­tan­te y el de po­llo es­tá en unos 32 ki­los per cá­pi­ta.

Ma­ría del Car­men Ote­ro Ge­ren­te de la gran­ja El P|ara­wís­wo

Car­los Ma­ya Pre­si­den­te de Pork­co­lom­bia Juan Da­vid Roldán Ge­ren­te gran­ja Ce­re­za­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.