LAS BON­DA­DES DE LA ACRE­DI­TA­CIÓN

La cer­ti­fi­ca­ción en al­ta ca­li­dad es un tes­ti­mo­nio de la so­cie­dad so­bre las con­di­cio­nes de la ofer­ta edu­ca­ti­va de una ins­ti­tu­ción. Aun­que es un pro­ce­so vo­lun­ta­rio, al­can­zar­lo es un se­llo de je­rar­quía aca­dé­mi­ca.

Dinero (Colombia) - - ESPECIAL -

En Co­lom­bia exis­ten 288 ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, de las cua­les so­lo 44 (equi­va­len­te a 15,27%) cuen­ta con la acre­di­ta­ción de al­ta ca­li­dad. Ca­da una se jue­ga el to­do por el to­do pa­ra lo­grar el re­co­no­ci­mien­to del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción Na­cio­nal (MEN) por me­dio de una acre­di­ta­ción (AI) tan­to de los pro­gra­mas que ofre­cen, co­mo del ni­vel de pre­pa­ra­ción de los pro­fe­so­res y la in­fra­es­truc­tu­ra. Por es­to, mu­chas de las ins­ti­tu­cio­nes se en­cuen­tran rea­li­zan­do ma­yor in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción, ha­cien­do cambios drás­ti­cos en su in­fra­es­truc­tu­ra y cons­tru­yen­do cam­pus uni­ver­si­ta­rios que cum­plan los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra la cer­ti­fi­ca­ción.

¿QUÉ SIG­NI­FI­CA?

• Es un re­co­no­ci­mien­to de al­to ni­vel que reafirma el po­si­cio­na­mien­to de cual­quier ins­ti­tu­ción co­mo una de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del país y de­mues­tra su ex­ce­len­cia.

• Es la de­mos­tra­ción de la fir­me de­ci­sión de au­to­rre­gu­la­ción con­ti­nua de la ins­ti­tu­ción, la fa­cul­tad y los pro­gra­mas que im­par­te.

• El apro­ve­cha­mien­to de los in­cen­ti­vos que el MEN tie­ne pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes al otor­gar un vo­to de con­fian­za que per­mi­te agi­li­zar al­gu­nos de los pro­ce­sos.

La acre­di­ta­ción de al­ta ca­li­dad pro­du­ce un im­pac­to po­si­ti­vo so­bre to­dos los fac­to­res que ha­cen par­te de los cri­te­rios de me­di­ción de la ca­li­dad aca­dé­mi­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va de una ins­ti­tu­ción.

LOS ES­TU­DIAN­TES

• Par­ti­ci­pan de una ins­ti­tu­ción que ade­más de su tra­yec­to­ria es cer­ti­fi­ca­da co­mo una de las me­jo­res del país.

• Tie­nen la cer­te­za de per­te­ne­cer a una uni­ver­si­dad que les ga­ran­ti­za que sus pro­ce­sos aca­dé­mi­cos y la ins­ti­tu­ción cum­plen con los más al­tos re­qui­si­tos de ca­li­dad exi­gi­dos por el Es­ta­do.

• Ac­ce­den a es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les, ya que se fa­ci­li­tan pro­ce­sos de ho­mo­lo­ga­ción de tí­tu­los.

• Se me­jo­ran los pro­ce­sos de mo­vi­li­dad de sus es­tu­dian­tes y do­cen­tes por me­dio de pro­gra­mas re­gio­na­les de coope­ra­ción.

• Per­te­ne­cen a una co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca que se mi­ra a sí mis­ma, pa­ra me­jo­rar con­ti­nua­men­te en un mun­do glo­ba­li­za­do de al­tas exi­gen­cias pro­fe­sio­na­les.

La acre­di­ta­ción es la de­mos­tra­ción de la fir­me de­ci­sión de au­to­rre­gu­la­ción con­ti­nua de la uni­ver­si­dad, la fa­cul­tad y los pro­gra­mas que im­par­te.

LA UNI­VER­SI­DAD

• Fa­ci­li­ta la ela­bo­ra­ción de pla­nes de

me­jo­ra­mien­to.

• Ayu­da a la op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos, al co­no­cer las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des ins­ti­tu­cio­na­les, de ca­rre­ras o pro­gra­mas.

• Da la opor­tu­ni­dad de atraer me­jo­res pro­fe­so­res.

• Ofre­ce la po­si­bi­li­dad de atraer re­cur­sos eco­nó­mi­cos de ini­cia­ti­va pri­va­da o del Go­bierno, co­mo el pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga.

• Ade­más se for­ta­le­ce la in­ves­ti­ga­ción, lo que abre la po­si­bi­li­dad de que es­ta no so­la­men­te de­pen­da de re­cur­sos fi­nan­cie­ros ins­ti­tu­cio­na­les, sino que ex­plo­re la po­si­bi­li­dad de mo­vi­li­zar re­cur­sos fi­nan­cie­ros ex­ter­nos.

• El for­ta­le­ci­mien­to y la con­so­li­da­ción de una cul­tu­ra de la au­to­eva­lua­ción (AE) y de la au­to­rre­gu­la­ción (AR), lo que les per­mi­te em­bar­car­se en un pro­ce­so de me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo.

• El fac­tor pro­fe­so­res tam­bién re­ci­be el im­pac­to de la AI. Por una par­te, los do­cen­tes ten­drán ma­yor ac­ce­so a las con­vo­ca­to­rias gu­ber­na­men­ta­les so­bre be­cas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, co­mo las ofre­ci­das por Col­cien­cias; lo cual per­mi­ti­rá la am­plia­ción del nú­me­ro de pro­fe­so­res con maes­tría y doc­to­ra­do.

MUY PO­CAS

La pre­gun­ta que que­da en el ai­re es por qué, si un pro­ce­so de acre­di­ta­ción apor­ta tan­to, son po­cas las ins­ti­tu­cio­nes que lo han ade­lan­ta­do. Son va­rias las ra­zo­nes. Pri­me­ro, los al­tos cos­tos. Ade­más, es­tos pro­ce­di­mien­tos pue­den lle­var a un in­cre­men­to de las ma­trí­cu­las, lo que po­dría re­du­cir el nú­me­ro de es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos, cu­yo pa­go es el in­gre­so más im­por­tan­te pa­ra los cen­tros edu­ca­ti­vos. Ade­más, la acre­di­ta­ción de al­ta ca­li­dad brin­da ma­yor po­tes­tad al Es­ta­do pa­ra ejer­cer con­trol y vi­gi­lan­cia, una si­tua­ción que tro­pie­za di­rec­ta­men­te con la au­to­no­mía de la que se be­ne­fi­cian las Ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior (IES).

ASUN­TOS PRO­BLE­MÁ­TI­COS

Es cla­ro que es­tos pro­ce­sos no es­tán li­bres de crí­ti­cas y por eso al­gu­nos egre­sa­dos de uni­ver­si­da­des han ma­ni­fes­ta­do su in­con­for­mi­dad con res­pec­to al ma­ne­jo que se le ha da­do a la acre­di­ta­ción. Un te­ma sen­si­ble es la con­tra­ta­ción de pro­fe­so­res, pues a ve­ces se ha­ce sin te­ner en cuen­ta la per­ti­nen­cia de los es­tu­dios de los do­cen­tes. El cri­te­rio sim­ple­men­te es vin­cu­lar­los a la plan­ta y que cum­plan un ho­ra­rio la­bo­ral. No obs­tan­te, el maes­tro tu­vo una es­pe­cia­li­za­ción que di­fie­re de lo que es per­ti­nen­te pa­ra la ca­rre­ra en la que va a en­se­ñar.

Otro te­ma sen­si­ble es el de las ex­pec­ta­ti­vas sa­la­ria­les de los egre­sa­dos. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les, un egre­sa­do pue­de ob­te­ner un sa­la­rio

de en­gan­che 11% ma­yor que quien se gra­dúa de una ins­ti­tu­ción no acre­di­ta­da. Sin em­bar­go eso no pa­re­ce ser así en la reali­dad, pues al­gu­nos egre­sa­dos ase­gu­ran, in­clu­so, no ha­ber lo­gra­do con­se­guir em­pleo lue­go de un año de ha­ber­se gra­dua­do y ob­te­ner ofer­tas de un sa­la­rio mí­ni­mo, aún si su ins­ti­tu­ción es­ta­ba acre­di­ta­da.

La ca­rre­ra por la cer­ti­fi­ca­ción de al­ta ca­li­dad co­men­zó en 2015, tras un anun­cio de la ex­mi­nis­tra Gi­na Pa­rody en el que es­ta­ble­ció que a par­tir del 2018 los prés­ta­mos del Ice­tex no po­drían ser usa­dos pa­ra es­tu­diar en ins­ti­tu­cio­nes co­lom­bia­nas de edu­ca­ción su­pe­rior que no ten­gan es­ta cer­ti­fi­ca­ción.

De acuer­do con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción,“es­to su­po­ne la ga­ran­tía de unas con­di­cio­nes bá­si­cas de ca­li­dad”, y aña­de que, cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior al­can­zan una eta­pa de con­so­li­da­ción y ma­du­rez “lo ideal es que se pre­pa­ren pa­ra so­me­ter­se a una eva­lua­ción más exi­gen­te que con­du­ce, de ser exi­to­sa, al re­co­no­ci­mien­to de la al­ta ca­li­dad de sus pro­gra­mas y lue­go de la ins­ti­tu­ción”.

La pre­gun­ta que que­da en el ai­re es por qué, si un pro­ce­so de acre­di­ta­ción apor­ta tan­to, son po­cas las ins­ti­tu­cio­nes que lo han ade­lan­ta­do.

La acre­di­ta­ción abre las puer­tas a la ho­mo­lo­ga­ción de tí­tu­los con ins­ti­tu­cio­nes de otros paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.