Es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se se man­ten­ga al al­za. Co­lom­bia la ha sa­ca­do ba­ra­ta fren­te al con­ta­gio glo­bal, pe­ro re­quie­re dis­ci­pli­na fis­cal pa­ra man­te­ner­se a flo­te.

Las con­di­cio­nes es­tán da­das pa­ra que el dó­lar si­ga al al­za. Co­lom­bia la ha sa­ca­do ba­ra­ta fren­te a un con­ta­gio glo­bal, pe­ro re­quie­re dis­ci­pli­na fis­cal pa­ra man­te­ner­se a flo­te.

Dinero (Colombia) - - Sumario -

Ha­ce 10 años, cuan­do el pre­cio del dó­lar en

Co­lom­bia se co­ti­za­ba por de­ba­jo de los $1.700 los con­su­mi­do­res na­cio­na­les ex­pe­ri­men­ta­ban una es­pe­cie de “efec­to ri­que­za”, que les per­mi­tía via­jar al ex­te­rior, com­prar pro­duc­tos im­por­ta­dos y ver que su suel­do con­ver­ti­do en di­vi­sas era más al­to de lo que tra­di­cio­nal­men­te ha­bía si­do.

Esa sen­sa­ción –que fa­ci­li­ta­ba el con­su­mo, pe­ro que tam­bién que­bró a mu­chos em­pre­sa­rios lo­ca­les que ya no po­dían com­pe­tir con la mer­can­cía traí­da del ex­te­rior– se ter­mi­nó con el de­rrum­be del pre­cio del pe­tró­leo, que lue­go de es­tar en US$100 por barril ca­yó por de­ba­jo de US$30.

Co­mo re­sul­ta­do, la ta­sa de cam­bio pa­só de gra­vi­tar al­re­de­dor de $2.000 a ha­cer­lo en torno a los $3.000 e in­clu­so en fe­bre­ro de 2016 lle­gó a $3.400. En otras palabras, los con­su­mi­do­res de­ja­ron de mul­ti­pli­car por 2 pa­ra cal­cu­lar el pre­cio en pe­sos de un bien ta­sa­do en dó­la­res y tu­vie­ron que acos­tum­bra­se a la ta­bla del 3.

Pre­ci­sa­men­te, des­de sep­tiem­bre de 2015, el pre­cio de la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se se ha mo­vi­do cer­ca de $3.000, con to­do y el cam­bio de go­bierno y las nu­me­ro­sas cri­sis del ex­te­rior, que en un mun­do glo­ba­li­za­do ca­da día im­pac­tan más a la eco­no­mía na­cio­nal.

Si bien es cla­ro que la ta­sa de cam­bio no vol­ve­rá a es­tar por de­ba­jo de $2.000, tam­bién es in­ne­ga­ble que pa­ra el país es me­jor una co­ti­za­ción re­la­ti­va­men­te es­ta­ble, a una que cam­bia con fre­cuen­cia.

Por es­te mo­ti­vo, los úl­ti­mos tres años no han si­do ma­los pa­ra el país en ma­te­ria cam­bia­ria, pe­ro la du­da es por lo que vie­ne. Al igual que en la épo­ca re­va­lua­cio­nis­ta, hoy el pre­cio del dó­lar en Co­lom­bia de­pen­de más de lo que su­ce­da en el ex­te­rior, que de po­lí­ti­cas in­ter­nas. Y las pre­sio­nes fue­ra de las fron­te­ras es­tán a la or­den del día.

La más re­cien­te es la que tie­ne que ver con un con­ta­gio de las cri­sis pro­ve­nien­tes de paí­ses emer­gen­tes que, al com­par­tir el mis­mo es­ta­tus de Co­lom­bia, com­pi­ten por re­cur­sos de in­ver­sio­nis­tas del ex­te­rior y se ven im­pac­ta­dos si­mul­tá­nea­men­te cuan­do al­guno tie­ne pro­ble­mas. Es de­cir, por uno pa­gan to­dos.

_En­re­do emer­gen­te

En ge­ne­ral, 2018 no ha si­do bueno pa­ra las eco­no­mías emer­gen­tes. Sus ac­ti­vos se han des­va­lo­ri­za­do –sus bol­sas, por ejem­plo, han caí­do 16% en pro­me­dio–, la per­cep­ción de su ries­go so­be­rano ha au­men­ta­do en­tre los in­ver­sio­nis­tas –al­re­de­dor de 100 pun­tos bá­si­cos en pro­me­dio– y sus mo­ne­das se han de­pre­cia­do –cer­ca de 5% en pro­me­dio–.

Co­mo con­se­cuen­cia, las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra es­tas eco­no­mías en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les se han es­tre­cha­do, de ma­ne­ra que su ac­ce­so al cré­di­to ex­terno se ha en­ca­re­ci­do y se han pre­sen­ta­do sa­li­das de ca­pi­tal de por­ta­fo­lio de mu­chas de ellas.

En­tre las cau­sas de es­ta ten­den­cia es­tá la sen­sa­ción que tie­nen los in­ver­sio­nis­tas de que la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (FED) y otros gran­des ban­cos cen­tra­les del mun­do –el Ban­co de In­gla­te­rra y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, por ejem­plo– em­pe­za­rán a su­bir sus ta­sas de in­te­rés a un pa­so más rá­pi­do del pre­vis­to, de­bi­do al sur­gi­mien­to de pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias en sus res­pec­ti­vas eco­no­mías.

Pre­ci­sa­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Do­nald Trump, co­mo la re­duc­ción de im­pues­tos a las em­pre­sas, han im­pul­sa­do la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, al pun­to que en el se­gun­do tri­mes­tre de 2018 su PIB cre­ció 4,2%, ci­fra que no veían des­de el ter­cer tri­mes­tre de 2014, pe­ro su ta­sa de in­fla­ción es­tá en 2,7%, cuan­do ha­ce un año bor­dea­ba 2%.

Es al­ta­men­te pro­ba­ble que la ma­yor in­fla­ción obli­gue a los gran­des ban­cos cen­tra­les a ace­le­rar el in­cre­men­to de sus ta­sas de in­te­rés y a re­ple­gar sus ba­lan­ces con una ma­yor ce­le­ri­dad.

En ma­yo pa­sa­do, los mer­ca­dos le da­ban una pro­ba­bi­li­dad de 10% a que la FED su­birá sus ta­sas en mar­zo de 2019, hoy esa pro­ba­bi­li­dad es de 53%.

Así que ta­sas de in­te­rés más al­tas de lo pre­vis­to en las eco­no­mías avan­za­das, jun­to con una me­nor li­qui­dez que la es­pe­ra­da en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, traen co­mo con­se­cuen­cia una dis­mi­nu­ción del ape­ti­to por ries­go emer­gen­te en­tre los in­ver­sio­nis­tas, que pre­fie­ren in­cli­nar­se por ac­ti­vos más se­gu­ros,

que son pre­ci­sa­men­te los del mun­do desa­rro­lla­do. Cuan­do los ca­pi­ta­les se sa­len de las eco­no­mías emer­gen­tes pa­ra pa­sar­se a las avan­za­das se pro­du­ce una des­va­lo­ri­za­ción de los ac­ti­vos y una de­pre­cia­ción de las mo­ne­das de las pri­me­ras fren­te a las de las se­gun­das.

_Los más gol­pea­dos

De acuer­do con las cla­si­fi­ca­cio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, en el mun­do hay 23 eco­no­mías con­si­de­ra­das co­mo emer­gen­tes y no to­das han re­sul­ta­do im­pac­ta­das en la mis­ma me­di­da por la co­yun­tu­ra, pues ‘el gol­pe’ ha si­do pro­por­cio­nal a la mag­ni­tud de sus des­ba­lan­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos –el ta­ma­ño de sus dé­fi­cits fis­ca­les y de cuen­ta co­rrien­te, jun­to con sus ex­ce­sos de in­ver­sión so­bre aho­rro do­més­ti­co–, su sol­ven­cia pú­bli­ca y ex­ter­na, su li­qui­dez en mo­ne­da ex­tran­je­ra y su ries­go po­lí­ti­co. Es­to es lo que ex­pli­ca por qué has­ta aho­ra los más afec­ta­dos han si­do Ar­gen­ti­na, Tur­quía, Su­rá­fri­ca y Bra­sil.

Co­lom­bia tam­bién ha sen­ti­do la tur­bu­len­cia, pe­ro con baja in­ten­si­dad, gra­cias a que tie­ne una vul­ne­ra­bi­li­dad mo­de­ra­da: sus des­ba­lan­ces fis­cal y ex­terno (pre­vis­tos al­re­de­dor de 3% del PIB es­te año) es­tán en una sen­da de­cre­cien­te, fa­vo­re­ci­da por la al­ta cre­di­bi­li­dad de sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, el ré­gi­men de in­fla­ción ob­je­ti­vo y la re­gla fis­cal.

El dé­fi­cit en cuen­ta co­rrien­te del país, que al­can­zó a 6,3% del PIB en 2015, lo que re­fle­ja la can­ti­dad de re­cur­sos que le fal­ta pa­ra de­fen­der a la eco­no­mía an­te un cho­que ex­terno, se ha ve­ni­do re­du­cien­do y se pro­yec­ta que cie­rre es­te año en 3%. Al mis­mo tiem­po, el dé­fi­cit fis­cal del go­bierno na­cio­nal cen­tral ha dis­mi­nui­do de 4% del PIB en 2016 a una me­ta de 3,1% del PIB en 2018 y se­gui­rá re­du­cién­do­se de acuer­do con las pau­tas es­ta­ble­ci­das en la re­gla fis­cal.

Es­tas ra­zo­nes, su­ma­das al in­cre­men­to del pre­cio del pe­tró­leo (que es­te año ha subido 12% y bor­dea los US$80 por barril) han ser­vi­do pa­ra que los pre­cios pro­me­dio de las ac­cio­nes co­lom­bia­nas dis­mi­nu­yan ape­nas 1,9%, el Em­bi –in­di­ca­dor que mi­de el ries­go país– en lu­gar de su­bir dis­mi­nu­yó 2 pun­tos bá­si­cos y el pe­so se ha de­va­lua­do so­lo 0,8% en lo co­rri­do del año.

In­clu­so, co­mo ad­vier­ten al­gu­nos ana­lis­tas, con el ac­tual pre­cio del barril de pe­tró­leo a US$80 y del dó­lar bor­dean­do los $3.000, Co­lom­bia es­tá hoy re­ci­bien­do en pe­sos mu­cho más que cuan­do el cru­do es­ta­ba a US$100, pe­ro la ta­sa de cam­bio es­ta­ba por de­ba­jo de los $2.000. Ade­más, en el Mar­co Fis­cal de Me­diano Pla­zo el su­pues­to de pre­cio del pe­tró­leo pa­ra es­te y el pró­xi­mo año es­tá ape­nas por en­ci­ma de US$65.

_En me­dio de la ma­rea

Aun­que Co­lom­bia has­ta aho­ra la ha sa­ca­do ba­ra­ta, no es in­mu­ne a la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal, cu­yas tur­bu­len­cias tie­nen su primer im­pac­to en la ta­sa de cam­bio, en especial por la fuer­te pre­sen­cia de in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros en los mer­ca­dos lo­ca­les. Ellos son los pri­me­ros que se asus­tan con los pro­ble­mas de los emer­gen­tes y sa­len a ven­der y, aun­que no se han ido en des­ban­da­da, sí han ve­ni­do li­qui­dan­do sus in­ver­sio­nes lo­ca­les.

Lo que ha­gan los ex­tran­je­ros con sus te­nen­cias en el país es de­ter­mi­nan­te pa­ra la ta­sa de cam­bio, pues si com­pran ac­ti­vos co­lom­bia­nos ven­den dó­la­res pa­ra con­ver­tir­los a pe­sos y si ven­den ocu­rre lo con­tra­rio. Su po­si­ción es im­por­tan­te, ya que ac­tual­men­te 25% del mer­ca­do de tí­tu­los de deu­da pú­bli­ca (TES) es­tá en sus ma­nos, así co­mo 28% de las transac­cio­nes con ac­cio­nes.

Co­mo re­sul­ta­do, la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se se ha en­ca­re­ci­do 8,1% des­de su mí­ni­mo de mar­zo pa­sa­do, aun­que, com­pa­ra­da con lo que les ha pa­sa­do a otros emer­gen­tes, en el país se ha re­gis­tra­do ‘es­ta­bi­li­dad’.

Juan Da­vid Ba­llén, director de in­ves­ti­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas de Ca­sa de Bol­sa, com­pa­ra la si­tua­ción eco­nó­mi­ca glo­bal con una ma­rea gi­gan­tes­ca que se pro­du­ce por la lla­ma­da ‘nor­ma­li­za­ción de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias’ de las eco­no­mías avan­za­das; es de­cir, que suban sus ta­sas de in­te­rés des­de un pun­to en el que es­ta­ban vi­go­ri­zan­do su PIB a uno en don­de ni lo im­pul­sen ni lo fre­nen.

“En me­dio de esa ma­rea que mue­ve a to­dos los paí­ses, Co­lom­bia es un pe­que­ño bar­co que pue­de de­fen­der­se, pe­ro que no se va a que­dar quie­to”, pre­ci­sa y agre­ga que la ma­rea de la nor­ma­li­za­ción im­pli­ca un cam­bio es­truc­tu­ral y un nue­vo ci­clo de la eco­no­mía glo­bal, que aho­ra se di­ri­ge ha­cia ma­yo­res ta­sas de in­te­rés (al­go que pro­ba­ble­men­te tam­bién ocu­rri­rá en Co­lom­bia) y en don­de el dó­lar se­gui­rá sien­do una mo­ne­da ca­da vez más ‘du­ra’.

Ba­llén con­si­de­ra que, pe­se a que Co­lom­bia es­tá me­jor pa­ra­do que Ar­gen­ti­na, Tur­quía o Bra­sil pa­ra aguan­tar la ma­rea, exis­te un fac­tor de ries­go cu­yos im­pac­tos aún no son cla­ros y tie­ne que ver con una gue­rra co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. “Hay que pre­pa­rar­se pa­ra cuan­do lle­gue el cho­que ex­terno. Es­to se lo­gra pa­san­do las re­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra me­jo­rar las fi­nan­zas pú­bli­cas, pe­ro hoy las co­sas no lu­cen cla­ras con el rui­do po­lí­ti­co. Ade­más, fal­ta ver qué opi­nan las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go so­bre el país. Lo ideal es ha­cer al­gún ajus­te an­tes de que den su ve­re­dic­to”, pun­tua­li­za.

_Es el eu­ro

Otra es la vi­sión de Gui­ller­mo Va­len­cia, co­fun­da­dor de la fir­ma de in­ves­ti­ga­cio­nes glo­ba­les Ma­cro­wi­se. Pien­sa que los im­pac­tos de una po­si­ble gue­rra co­mer­cial ya fue­ron des­con­ta­dos por los mer­ca­dos cam­bia­rios, pues es po­co pro­ba­ble que se dé una con­fron­ta­ción de gran­des pro­por­cio­nes.

Lo que en su opinión los mer­ca­dos no es­tán des­con­tan­do es el for­ta­le­ci­mien­to que re­gis­tra el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se (por las me­jo­ras en su eco­no­mía in­ter­na) al no te­ner otra di­vi­sa que le ha­ga con­tra­pe­so. Esa la­bor le ha co­rres­pon­di­do al eu­ro, pe­ro en la me­di­da en que se pre­sen­tan pro­ble­mas en la eco­no­mía del Vie­jo Con­ti­nen­te (Bre­xit, Ita­lia, por sus pro­ble­mas po­lí­ti­cos, así co­mo Po­lo­nia y Hun­gría, que apli­can po­lí­ti­cas con­tra­rias a las de la Unión Eu­ro­pea), el dó­lar se vuel­ve más ape­te­ci­do y, por en­de, más ca­ro.

“El primer se­mes­tre de 2018 el eu­ro es­tu­vo dé­bil y al­can­zó co­ti­za­cio­nes de 1,25 por dó­lar, re­cien­te­men­te se ha ve­ni­do re­cu­pe­ran­do (es­tá en 1,17), pe­ro por los pro­ble­mas po­lí­ti­cos den­tro de la Unión Eu­ro­pea yo lo veo ca­yen­do de nue­vo”, di­ce Va­len­cia.

_Lo que vie­ne

An­drés Lo­zano, vi­ce­pre­si­den­te de in­ver­sio­nes de Col­fon­dos, ex­pli­ca que las mo­ne­das son ac­ti­vos muy di­fí­ci­les de pro­nos­ti­car, pues en ellas in­ci­den mu­chas va­ria­bles, mien­tras que, por ejem­plo, las ac­cio­nes, se pue­de pro­yec­tar me­jor, da­do que de­pen­den del desem­pe­ño de las com­pa­ñías, así co­mo del ac­tuar de sus ad­mi­nis­tra­do­res.

“Los emer­gen­tes, la gue­rra co­mer­cial y la subida de ta­sas de in­te­rés de la FED ha­cen que ha­ya más in­cer­ti­dum­bre, aun­que lo cier­to es que si a los pri­me­ros les va mal sube el pre­cio del dó­lar; igual ocu­rre si hay una gue­rra co­mer­cial, da­do que se con­si­de­ra que la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se es más se­gu­ra que la chi­na y pa­sa­ría lo mis­mo si suben mu­cho las ta­sas de la FED. Ba­jo to­dos es­tos es­ce­na­rios el dó­lar re­sul­ta ga­na­dor”, pre­ci­sa.

En con­cep­to de Lo­zano lo que ha­ce que la ta­sa de cam­bio no suba tan­to en Co­lom­bia es que tie­ne un go­bierno pro­mer­ca­do y fren­te al ve­cin­da­rio ge­ne­ra más con­fian­za. Ade­más, sus ac­ti­vos es­tán más ba­ra­tos que los de Chi­le, lo que po­dría im­pli­car que si­gan en­tran­do re­cur­sos del ex­te­rior y se con­ten­ga el al­za del bi­lle­te ver­de.

Ger­mán Cris­tan­cho, ge­ren­te de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas y Es­tra­te­gia de Co­rre­do­res Da­vi­vien­da, cree que el prin­ci­pal ries­go pa­ra Co­lom­bia es­tá en el pre­cio del pe­tró­leo, que has­ta aho­ra es el que ha ayu­da­do a con­te­ner el con­ta­gio. Es­ti­ma que la ofer­ta glo­bal de cru­do va a su­bir, pues Es­ta­dos Uni­dos es­tá pro­du­cien­do más e in­clu­so Co­lom­bia tie­ne pro­yec­ta­do pa­sar de 866.000 ba­rri­les dia­rios en 2018 a 900.000 en 2019. Mien­tras eso su­ce­de ve el pre­cio del dó­lar en­tre $3.000 y $3.200, más vo­lá­til, pe­ro no en los $3.500 que han pro­nos­ti­ca­do al­gu­nos.

Los ana­lis­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les que con­sul­ta men­sual­men­te La­tin­fo­cus Con­sen­sus Fo­re­cast es­ti­man que la co­ti­za­ción del dó­lar ce­rra­rá es­te año en $2.918 y el en­tran­te en $2.943. La fir­ma que pro­nos­ti­ca el pre­cio más ba­jo en 2018 es Stan­dard Char­te­red con $2.650 y la que la ve la más al­ta es UBS con $3.200.

Sea co­mo sea, es pro­ba­ble que si­gan ocu­rrien­do ca­da vez más y ma­yo­res per­tur­ba­cio­nes ex­ter­nas y lo úni­co que po­drá ha­cer Co­lom­bia pa­ra man­te­ner­se a flo­te se­rá pre­ser­var la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas y el gra­do de in­ver­sión. Lo­grar ese ob­je­ti­vo so­lo se­rá po­si­ble man­te­nien­do la cre­di­bi­li­dad de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas, lo que im­pli­ca te­ner aco­ta­dos los des­ba­lan­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos y la sol­ven­cia fis­cal y ex­ter­na, hol­ga­da la li­qui­dez ex­ter­na y baja la in­fla­ción. Es­to per­mi­ti­rá, ade­más, que los con­su­mi­do­res pue­dan se­guir usan­do la ta­bla del 3 al ha­cer cuen­tas en dó­lar-pe­so y que no ten­gan que pa­sar­se a ta­bla del 4.

EL DÓ­LAR ES UNO DE LOS AC­TI­VOS MÁS DI­FÍ­CI­LES DE PRE­DE­CIR, PUES LO AFEC­TAN MU­CHAS VA­RIA­BLES.

Ge­ren­te de In­ves­ti­ga­cio­nes de Da­vi­vien­da-co­rre­do­res Ger­mán Cris­tan­cho

La in­cer­ti­dum­bre fren­te a las eco­no­mías emer­gen­tes, la po­si­ble gue­rra co­mer­cial con Chi­na y la in­mi­nen­te subida de in­tere­ses de la FED for­ta­le­cen al dó­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.