Juan Ma­nuel Ló­pez Ca­ba­lle­ro

El ca­so del ministro Ca­rras­qui­lla ha­ce par­te de un mo­de­lo, co­mo tam­bién lo es la ‘puer­ta gi­ra­to­ria’.

Dinero (Colombia) - - Sumario -

No es Ca­rras­qui­lla; ¡es el mo­de­lo!

El te­ma más im­por­tan­te en es­te mo­men­to pa­ra la eco­no­mía del país es el de­ba­te al­re­de­dor del Ministro de Ha­cien­da, por­que, cual­quie­ra que sea el re­sul­ta­do, afec­ta­rá la per­cep­ción so­bre su ima­gen (an­te la opinión pe­ro tam­bién an­te los in­ver­sio­nis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros). Pe­ro tam­bién por­que po­la­ri­za­rá aún más a los miem­bros del Con­gre­so, crean­do nue­vas con­di­cio­nes pa­ra la tra­mi­ta­ción de las le­yes que él de­be pa­sar.

De lo desa­rro­lla­do en el Con­gre­so se pue­den sa­car con­clu­sio­nes cier­tas.

El cam­bio de la Cons­ti­tu­ción pa­ra abrir la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar los re­cur­sos de Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­cio­nes en pro­yec­tos que so­lu­cio­nen pro­ble­mas de aguas y sa­nea­mien­to bá­si­co fue una me­di­da acor­de al es­pí­ri­tu de ese es­que­ma.

La ley pa­ra que se pu­die­ran apro­piar re­cur­sos de vi­gen­cias fu­tu­ras con­si­guien­do cré­di­tos con esos in­gre­sos tie­ne cues­tio­na­mien­tos: por un la­do qui­tar re­cur­sos que co­rres­pon­den a pró­xi­mos go­ber­nan­tes, ama­rrán­do­los a pro­yec­tos que no los con­di­cio­nan en el tiem­po (un pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co a lar­go pla­zo, por ejem­plo, sí re­quie­re la se­gu­ri­dad de la con­ti­nui­dad en los si­guien­tes go­bier­nos); por otro, se ca­rac­te­ri­za por se­guir crean­do de­pen­den­cia y ma­ne­jo por par­te del ca­pi­tal pri­va­do de los bie­nes y/o ser­vi­cios pú­bli­cos. Pe­ro eso es el mo­de­lo que nos ri­ge.

Nor­mal es que, te­nien­do la po­si­bi­li­dad de con­se­guir di­ne­ros pa­ra eje­cu­tar obras ne­ce­sa­rias pa­ra los mu­ni­ci­pios, los Al­cal­des y Con­ce­jos acu­dan has­ta don­de se pue­da a ese ex­pe­dien­te (más si se­rán fu­tu­ros fun­cio­na­rios los que ten­drán que pa­gar).

Los re­que­ri­mien­tos pa­ra uti­li­zar esa fi­gu­ra, pa­re­ce que sí se lle­na­ron, pues con­ta­ron con el vis­to bueno de la fir­ma en­car­ga­da. Pe­ro co­mo un par de años des­pués el in­for­me de la Pro­cu­ra­du­ría se­ña­la que con­tra­ta­ción y eje­cu­ción es­ta­ban lle­nos de irre­gu­la­ri­da­des, se pue­de de­du­cir que so­lo se re­fe­rían a los as­pec­tos téc­ni­cos, sin in­cluir la via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra ni res­pon­sa­bi­li­dad en el se­gui­mien­to.

To­do lo an­te­rior es par­te del Mo­de­lo; co­mo tam­bién lo es la ‘puer­ta gi­ra­to­ria’ que per­mi­te que se apro­ve­chen pa­ra be­ne­fi­cio pro­pio las ven­ta­jas y el co­no­ci­mien­to de pa­sar por el sec­tor pú­bli­co.

Es ahí don­de en­tra el Dr. Ca­rras­qui­lla

Que no ejer­cía cuan­do se apro­bó el Ac­to Le­gis­la­ti­vo… Pe­ro él ade­lan­tó su trá­mi­te du­ran­te los pri­me­ros cua­tro de­ba­tes y se con­si­de­ró en el Plan de Desa­rro­llo del cual par­ti­ci­pó.

Que la Ley re­gla­men­ta­ria na­ció 18 me­ses des­pués de su sa­li­da, mien­tras él vi­vía en Lon­dres ocu­pa­do de la en­fer­me­dad del hi­jo... Pe­ro su equi­po ni es­ta­ba afue­ra ni te­nía el pro­ble­ma de fa­mi­lia, y, tan es­ta­ban pen­dien­tes de apro­ve­char el es­que­ma, que mon­ta­ron el ne­go­cio po­co tiem­po des­pués de pro­cla­ma­da la Ley (cuan­do un ne­go­cio de esa na­tu­ra­le­za ne­ce­si­ta me­ses de ne­go­cia­cio­nes so­bre as­pec­tos ju­rí­di­cos, fis­ca­les, co­mer­cia­les, etc.).

Que Kon­fi­gu­ra Ca­pi­tal – don­de es­tá el Dr. Ca­rras­qui­lla– so­lo se pre­sen­ta co­mo el ase­sor pa­ra el mon­ta­je del ne­go­cio… Pe­ro su so­cio, An­drés Fló­rez, re­sul­ta ser el re­pre­sen­tan­te le­gal de la em­pre­sa Gru­po Fi­nan­cie­ro de In­fra­es­truc­tu­ra, be­ne­fi­cia­ria del mis­mo.

Por even­tua­les ma­los ma­ne­jos en la eje­cu­ción por par­te de los Mu­ni­ci­pios no se pue­de cul­par al Ministro... Pe­ro el de­tri­men­to su­fri­do es in­dis­cu­ti­ble, no so­lo por los al­tos in­tere­ses, el no po­der ha­cer pre­pa­gos (lo que es ile­gal), o el no con­si­de­rar que la ga­ran­tía era el Es­ta­do, sino por los re­sul­ta­dos, ya que to­có sal­var­los vía Fin­de­ter. El ‘equi­po’ del Dr. Ca­rras­qui­lla mos­tró ser muy po­co con­si­de­ra­do con la suer­te de quie­nes se­guían su es­que­ma.

Lo que va­le la pe­na pen­sar es por qué ha­ber usa­do una so­cie­dad exis­ten­te con ac­cio­nes al por­ta­dor en vez de ha­ber­la crea­do a nom­bre de los due­ños. Si no fue­ra por un pro­ble­ma en Pe­rú y por la apa­ri­ción de los ‘Pa­na­má Pa­pers’ na­da de es­to ha­bría sa­li­do a la luz pú­bli­ca, que­dan­do co­mo una ope­ra­ción prác­ti­ca­men­te clan­des­ti­na (por lo me­nos en re­la­ción al víncu­lo del Dr. Ca­rras­qui­lla).

Hoy di­fe­ren­cia su pen­sa­mien­to per­so­nal de las pro­pues­tas co­mo go­bierno: si le pa­re­cen nor­ma­les los cré­di­tos que or­ga­ni­zó pa­ra los Mu­ni­ci­pios ¿cuál cri­te­rio apli­ca­rá pa­ra los $25 bi­llo­nes que de­be con­se­guir.

SI LE PA­RE­CEN NOR­MA­LES LOS CRÉ­DI­TOS QUE OR­GA­NI­ZÓ PA­RA LOS MU­NI­CI­PIOS ¿CUÁL CRI­TE­RIO APLI­CA­RÁ PA­RA LOS $25 BI­LLO­NES QUE DE­BE CON­SE­GUIR?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.