DÉ­JÀ VU

Dinero (Colombia) - - EDITORIAL -

La re­vo­ca­to­ria de la ven­ta de Ca­fe­sa­lud a Me­di­más por pe­ti­ción de la agen­te li­qui­da­do­ra de Sa­lud­coop, y anun­cia­da por la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Na­ción, es un ca­pí­tu­lo más en la com­ple­ja his­to­ria de la sa­lud en Co­lom­bia.

Aun­que el sec­tor en el país tie­ne una am­plia co­ber­tu­ra y en las en­cues­tas de ca­li­dad de vi­da del Da­ne la per­cep­ción de los usua­rios es fa­vo­ra­ble, no hay du­da de que la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma es ca­da vez más com­ple­ja, así co­mo tam­bién son ma­yo­res los re­tos en la ca­li­dad del ser­vi­cio.

Des­de el la­do fi­nan­cie­ro, la es­truc­tu­ra pa­re­cie­ra in­sos­te­ni­ble. Las deu­das, a lo lar­go de la ca­de­na –las que tie­ne el sec­tor ase­gu­ra­dor, las EPS con pro­vee­do­res, no so­lo con hos­pi­ta­les y clí­ni­cas (IPS), e in­clui­da la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca– pue­den acer­car­se a los $8 bi­llo­nes.

Los re­cur­sos no lle­gan, aun­que en las cuen­tas fi­nan­cie­ras –co­mo en el ca­so de hos­pi­ta­les y clí­ni­cas– ob­tie­nen al­tas ren­ta­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, lo que tie­nen son nu­me­ro­sas cuen­tas por co­brar. Co­mo di­jo un ex­per­to del sec­tor:“na­die se quie­bra por mar­gen, uno se quie­bra por ca­ja”. Y el flu­jo irri­ga muy len­ta­men­te las cuen­tas de los ju­ga­do­res del sec­tor, ge­ne­ran­do ten­sio­nes.

El pro­ble­ma de Me­di­más, se­gún lo in­for­mó la Pro­cu­ra­du­ría, se dio pre­ci­sa­men­te por el cie­rre de 8 clí­ni­cas de las 19 que in­te­gran Esi­med, su­ma­do a la fal­ta de pa­go de los cá­no­nes de arren­da­mien­to, deu­da que as­cien­de a más de $32.000 mi­llo­nes, así co­mo a los líos en la aten­ción de los usua­rios.

Y la his­to­ria pa­re­ce un dé­jà vu: el pro­ble­ma de Me­di­más es una he­ren­cia que an­tes se lla­ma­ba Ca­fe­sa­lud y es­ta fue la su­ce­sión de Sa­lud­coop. La si­tua­ción pa­re­ce em­peo­rar. Sa­lud­coop en­tró a li­qui­da­ción con fal­ta de pa­gos a mu­chas en­ti­da­des y se per­mi­tió el pa­so de los usua­rios a Ca­fe­sa­lud. Eso no fun­cio­nó y se creó Me­di­más, en una in­ten­ción de al­gu­nas IPS de ca­pi­ta­li­zar sus acreen­cias y que­dar­se con un ne­go­cio en el que ca­si nin­gu­na com­pa­ñía re­co­no­ci­da y gran­de del sec­tor –sal­vo Sa­ni­tas– es­tu­vo in­tere­sa­da.

Pe­ro pa­re­cie­ra que es­te mo­de­lo de in­te­gra­ción a la in­ver­sa tam­po­co fun­cio­nó. Co­mo lo advierte un pres­ta­dor, a clí­ni­cas, hos­pi­ta­les y grandes pres­ta­do­res li­qui­da­ción tras li­qui­da­ción les que­dan in­nu­me­ra­bles cuen­tas por co­brar y una ma­yor in­cer­ti­dum­bre so­bre quién va a res­pon­der. Aún así, si­guen obli­ga­dos a aten­der a los usua­rios.

Una sa­li­da de cor­to pla­zo es que las au­to­ri­da­des ‘re­par­tan’ a los usua­rios de Me­di­más en­tre las EPS que es­tén ha­bi­li­ta­das de acuer­do con la re­gión. Pe­ro, en mu­chos ca­sos, a las EPS que han he­cho bien su tra­ba­jo, con ges­tión del ries­go po­bla­cio­nal, con­trol del gas­to, pa­go de sus cuen­tas y efi­cien­tes pro­ce­sos ope­ra­ti­vos, las es­ta­rían cas­ti­gan­do, pues les va a lle­gar una gran can­ti­dad de po­bla­ción, mu­chos con tra­ta­mien­tos in­con­clu­sos, con­sul­tas re­tra­sa­das o ci­ru­gías sin ha­cer­se.

¿Qué ha­cer? Sin du­da el sec­tor es­tá a la es­pe­ra de una pro­fun­da ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va; pe­ro an­tes es ne­ce­sa­rio es­ta­bi­li­zar­lo: con­ti­nuar con la po­lí­ti­ca de con­trol de me­di­ca­men­tos e in­su­mos y avan­zar en una po­lí­ti­ca far­ma­céu­ti­ca de ma­yor com­pe­ten­cia; de­fi­nir qué cu­bre y qué no el sis­te­ma, las ex­clu­sio­nes en los pla­nes de be­ne­fi­cios y ade­lan­tar una gran dis­cu­sión so­bre la efec­ti­vi­dad de lo que de­be o no pa­gar­se. Hoy, el No POS tie­ne des­cua­dra­da la ca­ja de to­do el mun­do.

El mi­nis­tro Juan Pa­blo Uri­be ha ase­gu­ra­do que se re­quie­re ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y con­trol y que la re­gu­la­ción sea efec­ti­va en fa­ci­li­tar, per­mi­tir y for­ta­le­cer una com­pe­ten­cia sa­na en­tre to­dos los pres­ta­do­res y ase­gu­ra­do­res pa­ra que ha­ya in­cen­ti­vos al va­lor, ser­vi­cio y trans­for­ma­ción. Pro­pu­so que las superintendencias de In­dus­tria y Comercio y la Fi­nan­cie­ra ha­gan par­te cons­ti­tu­ti­va y per­ma­nen­te de un sis­te­ma ge­ne­ral de ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y con­trol pa­ra el sis­te­ma.

Pe­ro tam­bién se­rá ne­ce­sa­rio to­mar de­fi­ni­cio­nes en un con­tex­to más am­plio: el he­cho de te­ner ren­ta­bi­li­dad o agen­tes pri­va­dos ha­ce que la le­gi­ti­mi­dad se dis­cu­ta, má­xi­me cuan­do el Pro­cu­ra­dor ya ha ha­bla­do de que la sa­lud no es un ne­go­cio. Es­te es un sis­te­ma pú­bli­co, en el que ope­ran in­ter­me­dia­rios pri­va­dos y don­de pue­den exis­tir las utilidades, y esa no es una ex­pli­ca­ción sim­ple pa­ra los usua­rios.

Es­to no se­rá sen­ci­llo en me­dio de una po­bla­ción nue­va –la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na– que es­tá bus­can­do aten­ción; pe­ro tam­bién en un con­tex­to de co­rrup­ción, don­de los re­cur­sos se pier­den.

El sis­te­ma en­fren­ta un mo­men­to com­ple­jo: se­rá ne­ce­sa­rio ta­par las he­mo­rra­gias pa­ra es­ta­bi­li­zar al pa­cien­te y que pue­da afron­tar con éxi­to la ci­ru­gía. La aten­ción es de ur­gen­cia.

EL MI­NIS­TRO DE SA­LUD PRO­PU­SO QUE LAS SUPERINTENDENCIAS DE IN­DUS­TRIA Y FI­NAN­CIE­RA HA­GAN PAR­TE DE UN SIS­TE­MA GE­NE­RAL DE INS­PEC­CIÓN, VI­GI­LAN­CIA Y CON­TROL EN LA SE­GU­RI­DAD SO­CIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.