El pe­tró­leo y la gue­rra

Hay su­fi­cien­te con­sen­so in­ter­na­cio­nal res­pec­to de la ne­ce­si­dad de ayu­dar a que el se­ñor Ma­du­ro sal­ga del po­der, pe­ro no se ve la ne­ce­si­dad ni la con­ve­nien­cia de que sea Co­lom­bia quien en­ca­be­ce esa cam­pa­ña.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

bsur­do que Co­lom­bia apa­rez­ca li­de­ran­do un dis­tan­cia­mien­to –o peor aún un en­fren­ta­mien­to– con Ve­ne­zue­la.

Hay su­fi­cien­te con­sen­so in­ter­na­cio­nal res­pec­to de la ne­ce­si­dad de ayu­dar a que el se­ñor Ma­du­ro sal­ga del po­der, pe­ro no se ve la ne­ce­si­dad ni la con­ve­nien­cia de que sea Co­lom­bia quien en­ca­be­ce esa cam­pa­ña. Por el con­tra­rio, aun si eso trae­ría al­gún agra­de­ci­mien­to tran­si­to­rio por par­te de quie­nes allá apo­yan ese pro­pó­si­to, es ca­si se­gu­ro que a la lar­ga eso se con­ver­ti­ría en un mo­ti­vo adi­cio­nal de re­sen­ti­mien­to, pues­to que son tan nu­me­ro­sos quie­nes acep­tan ese go­bierno co­mo quie­nes lo de­tes­tan; y la idea de que a quien se de­ba la si­tua­ción que sur­gi­ría sea el país con­tra quien exis­te una ani­mo­si­dad ca­si atá­vi­ca (nues­tros na­cio­na­les no han si­do muy bien vis­tos allá y vi­ce­ver­sa) so­lo pre­sa­gia una mo­les­tia ma­yor.

Pe­ro lo real­men­te gra­ve es ha­ber lle­ga­do a con­tem­plar y acep­tar la idea de que ‘no se des­car­ta nin­gu­na de las po­si­bles al­ter­na­ti­vas’, en­ten­dién­do­se por ello la even­tua­li­dad de una in­ter­ven­ción ar­ma­da.

Se alega co­mo jus­ti­fi­ca­ción, que en esa for­ma – con de­man­das an­te las ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les y preavi­san­do que la vía ar­ma­da no se des­car­ta– Co­lom­bia asu­me un li­de­raz­go y ga­na pre­sen­cia en el con­tex­to re­gio­nal. Eso se­ría cier­to pa­ra el pre­si­den­te Du­que, pe­ro la pre­gun­ta es si es en esa for­ma que le con­vie­ne al país.

A co­men­zar por­que no es ver­dad que sea pro­pia­men­te un li­de­raz­go sino so­lo el rol de ser­vi­do­res de las po­lí­ti­cas y los in­tere­ses ame­ri­ca­nos; no exis­te du­da que el ver­da­de­ro li­de­raz­go lo im­po­nen los Es­ta­dos Uni­dos, ade­más den­tro de la vi­sión de Ame­ri­ca First del Pre­si­den­te Trump.

Na­da más ton­to que ofre­cer­nos no­so­tros de ‘enemi­go ex­terno’, cuan­do to­do dic­ta­dor pa­ra dis­traer de los pro­ble­mas in­ter­nos aca­ba bus­can­do uno pa­ra ca­na­li­zar los áni­mos na­cio­na­les al­re­de­dor de una for­ma de ‘pa­trio­tis­mo’.

No son prio­ri­ta­rios pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos los te­mas hu­ma­ni­ta­rios (de ‘esos países de mier­da’, co­mo di­jo Trump) o la ‘De­fen­sa de la De­mo­cra­cia’ (Es­ta­dos Uni­dos siem­pre apo­yó las dic­ta­du­ras de de­re­cha en La­ti­noa­mé­ri­ca). Ve­ne­zue­la es una preo­cu­pa­ción pe­ro por sus in­tere­ses geo­po­lí­ti­cos. La po­si­ble in­ter­ven­ción ar­ma­da no se­ría pa­ra li­be­rar de una ti­ra­nía, sino pa­ra in­ter­ve­nir en el mer­ca­do del pe­tró­leo.

Con las re­ser­vas pro­ba­das más grandes del mun­do, con la im­por­tan­cia que es­te hi­dro­car­bu­ro tie­ne pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos, y con el an­te­ce­den­te de la gue­rra de Irak, se­ría in­ge­nuo no en­ten­der que lo que es­ta­mos vi­vien­do es lo que se po­dría lla­mar una nue­va gue­rra del pe­tró­leo.

Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un in­te­rés evi­den­te en que no sea un enemi­go quien con­tro­le ese re­cur­so. Un in­te­rés in­me­dia­to, por­que la subida de pre­cios per­mi­te su pro­pia pro­duc­ción con los cos­tos del frac­king (la caí­da de 700.000 ba­rri­les dia­rios más de lo pre­vis­to en la pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la ayu­dó a esa al­za). Y un even­tual in­te­rés a me­diano pla­zo por­que se­gu­ra­men­te si la in­ter­ven­ción es mi­li­tar se acom­pa­ña­ría de un em­bar­go co­mo su­ce­dió con Irán.

En cuan­to a Co­lom­bia, una po­lí­ti­ca ab­so­lu­ta­men­te in­com­pren­si­ble (y desa­cer­ta­da), te­nien­do me­nos de 3% de las re­ser­vas de Ve­ne­zue­la se con­di­cio­nó tam­bién a te­ner nues­tra ma­yor va­ria­ble eco­nó­mi­ca ama­rra­da a lo que pa­se con el pe­tró­leo. Tran­si­to­ria­men­te sir­ven los al­tos pre­cios, pe­ro es in­sen­sa­to a me­diano pla­zo man­te­ner esa de­pen­den­cia ha­cia el com­por­ta­mien­to en los pre­cios del cru­do. Y con ma­yor ra­zón si, co­mo lo han di­cho quie­nes en­ca­be­zan el Go­bierno Ve­ne­zo­lano, una gue­rra con Co­lom­bia co­mo con­tra­par­te co­men­za­ría con la des­truc­ción en me­nos de dos ho­ras de las re­fi­ne­rías de Car­ta­ge­na y de Ba­rran­ca­ber­me­ja.

Si ser­vi­mos de co­mo­di­nes pa­ra jus­ti­fi­car esa gue­rra, no es bue­na no­ti­cia que el por­taa­vio­nes John F. Ken­nedy lle­gue a aguas co­lom­bia­nas pa­ra con­fir­mar que Es­ta­dos Uni­dos nos apo­ya, a me­nos que no se ten­ga en cuen­ta que a su turno a nues­tro ve­cino lo res­pal­dan Ru­sia y Chi­na.

VE­NE­ZUE­LA PREO­CU­PA, PE­RO POR IN­TE­RÉS GEO­PO­LÍ­TI­CO. LA PO­SI­BLE IN­TER­VEN­CIÓN AR­MA­DA NO SE­RÍA PA­RA LI­BE­RAR DE UNA TI­RA­NÍA, SINO PA­RA IN­TER­VE­NIR EN NE­GO­CIO PE­TRO­LE­RO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.