El me­sías Bol­so­na­ro

El tiem­po se ago­ta. Bra­sil es so­lo un cam­pa­na­zo; no­so­tros es­ta­mos en fi­la pa­ra si­mi­lar des­tino de no lo­grar he­chos ya: la al­ter­na­ti­va se­rá un sal­to al va­cío.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS - Juan Ri­car­do Or­te­ga

La re­duc­ción del ta­ma­ño del Es­ta­do, las pri­va­ti­za­cio­nes, la mano du­ra con­tra la co­rrup­ción y el nar­co­trá­fi­co, la pe­na de muer­te o la ca­de­na per­pe­tua son los men­sa­jes que es­tán eli­gien­do go­ber­nan­tes. La gen­te es­ta har­ta de la in­com­pe­ten­cia y de­si­dia de mu­chos ser­vi­do­res pú­bli­cos, la co­rrup­ción ram­pan­te, la im­pu­ni­dad y el desa­so­sie­go por fal­ta de opor­tu­ni­da­des y es­tan­ca­mien­to de los in­gre­sos de la gran ma­yo­ría.

Los eco­no­mis­tas de­be­mos re­co­no­cer que los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, la glo­ba­li­za­ción y los me­ca­nis­mos pa­ra apro­pia­ción de ren­tas a tra­vés de pa­ten­tes, re­ga­lías y mar­cas re­gis­tra­das son tan com­ple­jos y sus con­se­cuen­cias tan pro­fun­das que es­ta­mos per­dien­do el de­ba­te. Ade­más, el des­pro­por­cio­na­do po­der del sec­tor cor­po­ra­ti­vo y su ob­se­sión por re­sul­ta­dos tri­mes­tra­les han in­cli­na­do la ba­lan­za ha­cia po­lí­ti­cas sim­plis­tas y mio­pes. El re­go­ci­jo por las ma­yo­res utilidades fu­tu­ras en el cor­to pla­zo los ha­ce cie­gos a los ries­gos sis­té­mi­cos que po­de­mos es­tar en­gen­dran­do.

El de­ba­te con ba­se en ar­gu­men­tos y evi­den­cia em­pí­ri­ca so­bre qué fun­cio­na y qué no fun­cio­na pa­re­ce­ría es­tar pa­sa­do de mo­da. Las so­lu­cio­nes in­ter­me­dias, equi­li­bra­das, bien es­tu­dia­das y di­se­ña­das pa­ra el pro­ble­ma par­ti­cu­lar que se en­fren­ta, co­mo lo ejem­pli­fi­ca la vin­cu­la­ción de ca­pi­tal pri­va­do a la em­pre­sa de Ener­gía de Bo­go­tá por la ad­mi­nis­tra­ción Moc­kus han des­apa­re­ci­do del dis­cur­so.

El ser hu­mano bá­si­co, de las leal­ta­des de gru­po, que se amal­ga­ma a la ma­na­da in­con­di­cio­nal­men­te an­te sus­tos exa­ge­ra­dos o ima­gi­na­rios; que sa­cri­fi­ca su au­to­no­mía y agen­cia pa­ra se­guir a un lí­der que vo­ci­fe­re y pro­me­ta ma­ra­vi­llas son una fuer­za elec­to­ral for­mi­da­ble. Los de­ba­tes po­lí­ti­cos uni­di­men­sio­na­les co­mo el abor­to, la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, la gue­rra con­tra las dro­gas, la lu­cha con­tra la co­rrup­ción o el cam­bio cli­má­ti­co po­la­ri­zan a tal ni­vel que na­die es­ta dis­pues­to a es­cu­char, apren­der de los he­chos y bus­car có­mo re­sol­ver los pro­ble­mas.

La elec­ción en Bra­sil va a acen­tuar es­ta tó­xi­ca ten­den­cia y Co­lom­bia ca­da vez va a ha­cer­se más vul­ne­ra­ble a es­tas es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca. Dis­cu­sio­nes im­por­tan­tes pa­ra el país co­mo el frac­king, el ma­ne­jo de los re­in­ser­ta­dos, la JEP, las con­sul­tas pre­vias, las li­cen­cias am­bien­ta­les, la pe­na­li­za­ción de la eva­sión de impuestos, la tri­bu­ta­ción de las be­bi­das azu­ca­ra­das o la am­plia­ción de la ca­nas­ta gra­va­da con IVA pa­re­cen diá­lo­gos en­tre sor­dos.

Con la ex­cep­ción de unos ex­ce­len­tes pe­rio­dis­tas in­de­pen­dien­tes que aun nos que­dan, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en su ma­yo­ría res­pon­den a in­tere­ses par­ti­cu­la­res de sus due­ños. Su po­der y ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia es tan des­pro­por­cio­na­do que por es­te me­dio no va a ser por don­de se ilu­mi­ne el fu­tu­ro del país.y la his­te­ria y la fá­cil ma­ni­pu­la­ción de las re­des so­cia­les so­lo em­peo­ran el te­ma.

Mu­chos di­rán que es­to siem­pre ha si­do el ca­so: Co­lom­bia des­de 1886, con so­lo una bre­ve in­te­rrup­ción en los años de la vio­len­cia, ha si­do go­ber­na­da por per­so­nas cer­ca­nas a los círcu­los del po­der. Nues­tras éli­tes sa­ben có­mo ga­ran­ti­zar­se es­ta­bi­li­dad, aun­que a ve­ces la cuen­ta de co­bro la pa­guen otros en cuo­tas de san­gre y lá­gri­mas. Los cam­bios tec­no­ló­gi­cos que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad son tan pro­fun­dos que, si no nos coor­di­na­mos a de ver­dad re­sol­ver los pro­ble­mas de fon­do, va­mos a de­jar a la gran ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos su­mi­dos en un atra­so y de­s­es­pe­ran­za tal que van a que­dar a la mer­ced de la ra­bia, el odio y la sed de ven­gan­za que se sien­te en nues­tros países ve­ci­nos.

Ne­ce­si­ta­mos in­ver­tir en edu­ca­ción co­mo nun­ca an­tes lo he­mos he­cho. To­ca im­por­tar pro­fe­so­res, cien­tí­fi­cos, ex­per­tos ge­ren­tes, que le suban el ni­vel a nues­tra gen­te rá­pi­do y es­to re­quie­re de enor­mes re­cur­sos ya. El frac­king bien re­gu­la­do y vi­gi­la­do pue­de ge­ne­rar esa ne­ce­sa­ria ri­que­za. El de­ba­te so­bre el Es­ta­do, no es ha­cer­lo pe­que­ño o no. El re­to es que quie­nes os­ten­tan el po­der cuen­ten con los prin­ci­pios éti­cos y com­pe­ten­cias ge­ren­cia­les que per­mi­tan con­fiar en que ha­rán bien su ta­rea, ge­ne­ran­do re­sul­ta­dos y sin en­tor­pe­cer al ciu­da­dano.

Es­to lo que re­quie­re es des­po­li­ti­zar los trá­mi­tes y la ad­ju­di­ca­ción de los grandes pro­yec­tos de in­ver­sión, a la vez que se rein­ven­ta la for­ma en que los po­lí­ti­cos sir­ven a sus co­mu­ni­da­des y ha­cen fac­ti­ble su re­elec­ción. Igual­men­te, si las per­so­nas más adi­ne­ra­das si­guen eva­dien­do ma­si­va­men­te sus impuestos se­rá im­po­si­ble pro­veer la edu­ca­ción de ca­li­dad que evi­te que la ma­yo­ría con­ti­núe pri­va­da de la exi­gen­te for­ma­ción hu­ma­na y téc­ni­ca que el mun­do fu­tu­ro exi­ge. El tiem­po se ago­ta, Bra­sil es so­lo un cam­pa­na­zo, no­so­tros es­ta­mos en fi­la pa­ra si­mi­lar des­tino de no lo­grar he­chos ya.

NE­CE­SI­TA­MOS IN­VER­TIR EN EDU­CA­CIÓN CO­MO NUN­CA AN­TES LO HE­MOS HE­CHO. TO­CA IM­POR­TAR PRO­FE­SO­RES Y CIEN­TÍ­FI­COS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.