Tres ideas fis­ca­les

¿Cuá­les son los con­sen­sos pa­ra con­so­li­dar una po­lí­ti­ca fis­cal sos­te­ni­ble y que ge­ne­re ele­va­dos ni­ve­les de con­fian­za en los in­ver­sio­nis­tas?

Dinero (Colombia) - - CONTENTS - *La opi­nión del pre­sen­te tex­to es res­pon­sa­bi­li­dad del au­tor y no com­pro­me­te al Ban­co de la Re­pú­bli­ca ni a su Jun­ta Di­rec­ti­va.

Re­cien­te­men­te ha ha­bi­do un de­ba­te fis­cal in­ten­so. Hay ra­zo­nes pa­ra ello. La con­so­li­da­ción de una po­lí­ti­ca fis­cal sos­te­ni­ble que al­can­ce los ob­je­ti­vos se­ña­la­dos en la Cons­ti­tu­ción de 1991 y a la vez ge­ne­re ele­va­dos ni­ve­les de con­fian­za en in­ver­sio­nis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros ha si­do el ob­je­ti­vo de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca más di­fí­cil de lo­grar des­de que ri­ge nues­tro ac­tual acuer­do cons­ti­tu­cio­nal.

En mi opi­nión hay tres con­sen­sos que de­be­ría­mos al­can­zar pa­ra con­se­guir los múl­ti­ples ob­je­ti­vos an­tes ano­ta­dos.

El pri­me­ro tie­ne que ver con la ne­ce­si­dad de fo­ca­li­zar los ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca de gas­to pú­bli­co en be­ne­fi­cio de los de­ci­les más ba­jos de la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. Son bien co­no­ci­dos los re­sul­ta­dos que mues­tran la inope­ran­cia de nues­tra po­lí­ti­ca fis­cal pa­ra me­jo­rar la dis­tri­bu­ción del in­gre­so. En es­te sen­ti­do, la eli­mi­na­ción de los sub­si­dios a los de­ci­les más al­tos im­plí­ci­tos en las pen­sio­nes de­be te­ner un pa­pel pre­pon­de­ran­te en la dis­cu­sión de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que el sub­si­dio im­plí­ci­to en las re­glas pen­sio­na­les es el más re­gre­si­vo en la ac­tua­li­dad.

Des­de el pun­to de vis­ta de equi­dad, el sis­te­ma pen­sio­nal tie­ne otro en­fo­que y es el de equi­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. El pro­ble­ma en es­te ca­so es que una par­te mi­no­ri­ta­ria de la ge­ne­ra­ción que ac­tual­men­te es­tá en edad de pen­sión re­ci­be unas trans­fe­ren­cias del Es­ta­do muy su­pe­rio­res al va­lor pre­sen­te ne­to de sus aho­rros, lo que es sub­si­dia­do por los no pen­sio­na­dos, por la ge­ne­ra­ción que ac­tual­men­te es­tá tra­ba­jan­do y por las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Es­te es un ejem­plo de ma­la fo­ca­li­za­ción que cla­ra­men­te de­be co­rre­gir­se, te­nien­do en cuen­ta los de­re­chos ad­qui­ri­dos de los ciu­da­da­nos. Una me­di­da en ese sen­ti­do es no sub­si­diar los apor­tes a sa­lud de es­te gru­po de per­so­nas que con­cen­tran una bue­na par­te de las trans­fe­ren­cias del Es­ta­do y que no son los más po­bres de la so­cie­dad. La otra me­di­da, más im­por­tan­te, es im­pe­dir que la inequi­dad im­plí­ci­ta en el ré­gi­men se man­ten­ga ha­cia el fu­tu­ro.

La se­gun­da idea es li­mi­tar la uti­li­za­ción de la tri­bu­ta­ción con ob­je­ti­vos sec­to­ria­les. Por su­pues­to, en tér­mi­nos mi­cro­eco­nó­mi­cos, la tri­bu­ta­ción es un ins­tru­men­to pa­ra in­cen­ti­var o des­alen­tar com­por­ta­mien­tos del sec­tor pri­va­do. Sin em­bar­go, la uti­li­za­ción ex­ce­si­va de es­te ins­tru­men­to lle­va a ta­sas mar­gi­na­les de tri­bu­ta­ción al­tas pa­ra los sec­to­res no be­ne­fi­cia­dos con los tra­ta­mien­tos pre­fe­ren­cia­les y ha­ce cos­to­sa, com­ple­ja e in­efi­cien­te la la­bor de re­cau­do tri­bu­ta­rio.

Es­te de­be ser un mo­ti­vo de re­fle­xión im­por­tan­te pa­ra el sec­tor pri­va­do y pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes que lo agru­pan. Ca­da exen­ción sec­to­rial tie­ne un efec­to fa­vo­ra­ble pa­ra el sec­tor be­ne­fi­cia­do, pe­ro el abu­so de ese ins­tru­men­to de­te­rio­ra la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria ha­cién­do­la ines­ta­ble, lo que per­ju­di­ca el cli­ma ge­ne­ral de los ne­go­cios.

La ter­ce­ra idea tie­ne que ver con el diag­nós­ti­co de sos­te­ni­bi­li­dad de po­lí­ti­ca fis­cal. Sin lu­gar a du­das la re­gla fis­cal ha si­do una me­jo­ra ins­ti­tu­cio­nal muy im­por­tan­te pa­ra Co­lom­bia, por lo que se de­be ga­ran­ti­zar su cum­pli­mien­to. Sin em­bar­go, el de­ba­te acer­ca de la sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal no se de­be res­trin­gir al cum­pli­mien­to de la re­gla, sino que de­be te­ner en cuen­ta una pers­pec­ti­va am­plia de los pa­si­vos y con­tin­gen­cias del Es­ta­do, in­clu­yen­do aque­llos com­pro­mi­sos que son irre­vo­ca­bles, aun­que aún no se han con­ta­bi­li­za­do en la deu­da pú­bli­ca.

So­lo de es­ta for­ma se pue­de te­ner un diag­nós­ti­co in­te­gral de la pos­tu­ra de po­lí­ti­ca fis­cal que per­mi­ta, no so­lo me­jo­rar el per­fil de la deu­da ex­plí­ci­ta, sino man­te­ner una es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra sa­na, que dé con­ti­nui­dad a cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les exi­to­sos co­mo los pro­gra­mas de con­ce­sio­nes ad­mi­nis­tra­dos por la Agen­cia Na­cio­nal de In­fra­es­truc­tu­ra. Así mis­mo, es­ta vi­sión in­te­gral es ne­ce­sa­ria a la ho­ra de es­ta­ble­cer el im­pac­to de cual­quier pro­yec­to de re­for­ma pen­sio­nal so­bre las fi­nan­zas pú­bli­cas, en la me­di­da en que se de­ben eva­luar los efec­tos de las po­si­bles mo­di­fi­ca­cio­nes le­ga­les, tan­to en el dé­fi­cit fis­cal de los pró­xi­mos años co­mo en el va­lor de los com­pro­mi­sos pen­sio­na­les ad­qui­ri­dos por la Na­ción pa­ra las si­guien­tes dé­ca­das.

EL DE­BA­TE ACER­CA DE LA SOS­TE­NI­BI­LI­DAD FIS­CAL NO SE DE­BE RES­TRIN­GIR AL CUM­PLI­MIEN­TO DE LA RE­GLA, SINO QUE DE­BE TE­NER EN CUEN­TA UNA PERS­PEC­TI­VA AM­PLIA DE LOS PA­SI­VOS Y CON­TIN­GEN­CIAS DEL ES­TA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.