El ca­pi­tán de la edu­ca­ción

El nue­vo rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio es un edu­ca­dor por for­ma­ción y con­vic­ción. Cree en el pen­sa­mien­to ‘glo­cal’ y en el em­pren­di­mien­to y la in­no­va­ción.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Ale­jan­dro­chey­ne

Una de las grandes pa­sio­nes de Alejandro Chey­ne es la na­ve­ga­ción a ve­la, en­fren­tar­se a los vien­tos y po­der de­fi­nir el rum­bo de su em­bar­ca­ción. Aho­ra, ten­drá que apli­car mu­chas de esas des­tre­zas y prin­ci­pios pa­ra lle­var a buen puer­to la ges­tión en su nue­vo car­go: la rec­to­ría de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio.

Aun­que su ape­lli­do es de ori­gen es­co­cés, él es un bo­go­tano muy tra­di­cio­nal, ama­ble, de­di­ca­do y aten­to que des­de tem­prano en­con­tró su vo­ca­ción. “Al­gu­nos se de­mo­ran más tiem­po, yo la des­cu­brí sien­do muy jo­ven: es la edu­ca­ción”, di­ce.

A fi­na­les de los 80 en­tró a la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio pa­ra for­mar­se co­mo eco­no­mis­ta y su com­pa­ñe­ro de pu­pi­tre fue Jo­sé Ma­nuel Res­tre­po, su pre­de­ce­sor y hoy Mi­nis­tro de Comercio. Em­pe­zó a par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la vi­da uni­ver­si­ta­ria, fue nom­bra­do co­le­gial e ini­ció lo que al­gu­nos lla­man el li­de­raz­go uni­ver­si­ta­rio.

Ade­más de Eco­no­mía, cur­só una es­pe­cia­li­za­ción en Ad­mi­nis­tra­ción en el Ro­sa­rio, don­de tam­bién es­tu­dió do­cen­cia uni­ver­si­ta­ria. Reali­zó cur­sos de al­ta ge­ren­cia in­ter­na­cio­nal en el Ice­si y en la uni­ver­si­dad Ser­gio Ar­bo­le­da y cuen­ta con maes­tría y doc­to­ra­do en pe­da­go­gía de la UPAEP en Mé­xi­co.

Ha si­do pro­fe­sor du­ran­te más de 25 años, y en su eta­pa más re­cien­te se desem­pe­ñó co­mo de­cano de la Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción del Ro­sa­rio.

Tam­bién fue rec­tor de Uniem­pre­sa­rial por diez años, la uni­ver­si­dad de la Cá­ma­ra de Comercio de Bo­go­tá, don­de adap­tó el mo­de­lo de edu­ca­ción dual y co­la­bo­ró en su ex­pan­sión en países co­mo Mé­xi­co, Pe­rú y Ecua­dor.

Uno de los con­cep­tos que más lo han per­mea­do es la im­por­tan­cia de lo glo­cal –pen­sar glo­bal, ac­tuar lo­cal–. Des­de jo­ven, el tra­ba­jo de su pa­dre en una mul­ti­na­cio­nal lle­vó a su fa­mi­lia a di­fe­ren­tes ciu­da­des y le per­mi­tió te­ner una pers­pec­ti­va in­ter­na­cio­nal, pe­ro con mi­ra­das lo­ca­les.

Cree fir­me­men­te en el em­pren­di­mien­to y la in­no­va­ción co­mo ins­tru­men­tos de crea­ción y cre­ci­mien­to, y es­ta fue la ra­zón por la cual en el doc­to­ra­do se de­di­có a es­tu­diar la pe­da­go­gía del em­pren­di­mien­to. “Aca­dé­mi­ca­men­te, ese es mi fuer­te”, se­ña­la.

Ha­ce 10 años em­pe­zó a tra­ba­jar en la im­ple­men­ta­ción de es­tán­da­res no so­lo na­cio­na­les sino in­ter­na­cio­na­les y lle­gó a la acreditadora in­ter­na­cio­nal ACBSP, con más de 1.200 uni­ver­si­da­des en el pla­ne­ta. Fue pre­si­den­te pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y es­te año fue nom­bra­do pre­si­den­te mun­dial de es­ta acreditadora, sien­do el pri­mer la­ti­noa­me­ri­cano en ocu­par el car­go.

En la de­ca­na­tu­ra de la Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción del Ro­sa­rio tra­jo y adap­tó pa­ra las maestrías uno de los mo­de­los pe­da­gó­gi­cos de Ap­ple, en un sis­te­ma de apren­di­za­je ba­sa­do en re­tos; y desa­rro­lló la pri­me­ra fa­se de unos la­bo­ra­to­rios –con una in­ver­sión su­pe­rior a los $10.000 mi­llo­nes– pa­ra la re­no­va­ción pe­da­gó­gi­ca.

Aho­ra, en la nue­va eta­pa en la rec­to­ría de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio bus­ca cons­truir una pro­pues­ta aca­dé­mi­ca con to­dos los ac­to­res: es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res, em­pre­sa­rios, go­bierno, egre­sa­dos… “Mi ta­rea es ayu­dar a cons­truir un sue­ño y con­ver­tir­lo en pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos pa­ra la uni­ver­si­dad”, se­ña­la.

Va­rios son los sue­ños pre­li­mi­na­res: te­ner una uni­ver­si­dad acre­di­ta­da na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal­men­te pa­ra que sea un re­fe­ren­te de cla­se mun­dial. Ser una uni­ver­si­dad mul­ti­cul­tu­ral y pa­ra eso se re­quie­re mo­vi­li­dad: es­tu­dian­tes y pro­fe­so­res del ex­tran­je­ro que lle­guen y lo­ca­les que va­yan al ex­te­rior; es de­cir, un es­pa­cio uni­ver­si­ta­rio abier­to al mun­do.

Pe­ro tam­bién va­rios son los re­tos, en es­pe­cial an­te los mi­le­nials de hoy que no de­man­dan una pe­da­go­gía tra­di­cio­nal, sino in­no­va­do­ra, que les ayu­de a desa­rro­llar nue­vas y me­jo­res com­pe­ten­cias, con ele­men­tos cla­ve co­mo la apro­pia­ción y el uso de las tec­no­lo­gías en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo.

Y es­tá con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de desa­rro­llar ma­yor in­ves­ti­ga­ción, pe­ro que sus re­sul­ta­dos trans­for­men a la so­cie­dad. La Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio cum­ple 365 años. “Des­de la crea­ción de la Re­pú­bli­ca, siem­pre ha es­ta­do com­pro­me­ti­da y ha si­do pro­ta­go­nis­ta en la cons­truc­ción de la agen­da.y se de­be for­ta­le­cer su apor­te y con­tri­bu­ción en la re­gio­nal -que tan­to me gus­ta– y en lo in­ter­na­cio­nal”, di­ce. El ca­pi­tán es­tá ajus­tan­do la brú­ju­la.

PRE­SI­DE LA ACREDITADORA IN­TER­NA­CIO­NAL ACBSP Y ES EL PRI­MER LA­TI­NOA­ME­RI­CANO EN OCU­PAR ESE CAR­GO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.