¡Cam­bio ex­tre­mo!

Los co­le­gios de los Je­sui­tas es­tán dan­do un re­vol­cón a su me­to­do­lo­gía pa­ra edu­car. Co­lom­bia es pio­ne­ra de es­ta nue­va ten­den­cia. Es­ta es la apues­ta.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Tal vez una de las pre­gun­tas que más in­quie­ta a go­bier­nos, ex­per­tos y pa­dres de fa­mi­lia se re­fie­re a la cla­se de edu­ca­ción que van a re­que­rir los jó­ve­nes en el fu­tu­ro in­me­dia­to.

Los desafíos tec­no­ló­gi­cos y el desa­rro­llo en las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que es­ta trans­for­ma­ción es­tá im­po­nien­do han pues­to con los pe­los de pun­ta a mu­chos: ¿qué de­bo apren­der y en qué ta­reas voy a apli­car es­tas ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos en el fu­tu­ro?, son du­das que cual­quier ser hu­mano se es­tá plan­tean­do.

La Com­pa­ñía de Je­sús, una de las más tra­di­cio­na­les con­gre­ga­cio­nes ecle­siás­ti­cas del ca­to­li­cis­mo, es­tá tra­tan­do de re­pon­der a es­tas pre­gun­tas, pe­ro de una for­ma ra­di­cal. Así que­da en cla­ro en los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción cu­rri­cu­lar que le es­tán im­pri­mien­do a sus co­le­gios. Un ejem­plo de ello es lo que es­tá ocu­rrien­do con el tra­di­cio­nal San Bartolomé de la Mer­ced, ubi­ca­do en Bo­go­tá. Allí ya no se ha­bla de ma­te­rias co­mo por ejem­plo Ma­te­má­ti­cas, Es­pa­ñol o So­cia­les. Tam­po­co los sa­lo­nes es­tán dis­pues­tos pa­ra que el ta­ble­ro y el pro­fe­sor sean el eje gra­vi­ta­cio­nal del pro­ce­so de pe­da­gó­gi­co.

Aho­ra se ha­bla de apren­di­za­je ba­sa­do en pro­yec­tos y de ám­bi­tos de en­se­ñan­za co­mo le­tras, cuer­po y vir­tu­des. “Lle­va­mos bas­tan­te tiem­po pen­san­do en có­mo lle­var al au­la una es­truc­tu­ra que die­ra sen­ti­do al co­no­ci­mien­to pa­ra pa­sar de so­lo me­mo­ri­zar y eje­cu­tar, a cons­truir”, co­men­tó Clau­dia Sie­rra, vicerrectora y di­rec­to­ra aca­dé­mi­ca de es­ta ins­ti­tu­ción.

Aho­ra el apren­di­za­je es­tá ba­san­do en pro­yec­tos es­pe­cí­fi­cos. Por ejem­plo, un día pa­ra ob­te­ner unos

ob­je­ti­vos en el ám­bi­to de ‘Vir­tu­des’, uno de los pro­fe­so­res reali­zó un jue­go de ro­les en el que los alum­nos te­nían que re­sol­ver una si­tua­ción crí­ti­ca: se su­po­nía que un vi­rus ha­bía es­ca­pa­do de uno de los tu­bos de en­sa­yo de un la­bo­ra­to­rio y el pro­fe­sor se ha­bía des­ma­ya­do du­ran­te los he­chos. El jue­go con­sis­tía en re­sol­ver to­dos los acer­ti­jos pa­ra en­con­trar el an­tí­do­to y pa­ra ello era ne­ce­sa­rio vi­si­tar la ta­bla pe­rió­di­ca, ac­ce­der a un compu­tador con una cla­ve que so­lo se po­dría de­du­cir a par­tir de la ló­gi­ca y al fi­nal el desafío con­sis­tía en sal­var­le la vi­da a la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas po­si­bles.

“El tra­ba­jo se desa­rro­lló y las con­clu­sio­nes fue­ron sor­pren­den­tes: por ejem­plo, cuan­do se hi­zo par­tí­ci­pes a los pa­dres de la ac­ti­vi­dad, ellos de­ci­die­ron en su ma­yo­ría to­mar pri­me­ro el an­tí­do­to an­tes de dár­se­lo a cual­quier otra per­so­na. Cuan­do los alum­nos desa­rro­lla­ron la ac­ti­vi­dad, lo­gra­ron re­sol­ver los pro­ble­mas y al pri­me­ro que le die­ron el an­tí­do­to fue al pro­fe­sor”, se­ña­ló Sie­rra.

De es­ta manera, a tra­vés de la re­so­lu­ción di­rec­ta de pro­ble­mas es que se da el apren­di­za­je.

_A­diós a las ma­te­rias

Es­ta cla­se de me­to­do­lo­gía plan­tea mu­chos desafíos, ex­pli­có la vicerrectora del San Bartolomé. Por ejem­plo, ya no eran via­bles los cu­rrí­cu­lum seg­men­ta­dos por asig­na­tu­ras. En con­se­cuen­cia, las Ma­te­má­ti­cas y las Cien­cias Na­tu­ra­les de­bían es­tar al ser­vi­cio del desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias.

Otro desafío, que los pro­pios pa­dres po­nían so­bre la me­sa, era có­mo se iba a ar­ti­cu­lar es­to con las prue­bas de es­ta­do, por­que po­dría pre­sen­tar­se un des­ajus­te. Sie­rra ex­pli­có que el di­se­ño del cu­rrí­cu­lum in­clu­yó res­pues­tas a ese desafío y que el co­le­gio no tie­ne nin­gu­na du­da de que ba­jo es­te nue­vo es­que­ma los es­tu­dian­tes no so­lo van a man­te­ner sus ca­li­fi­ca­cio­nes en esas prue­bas sino que las van a me­jo­rar año tras año. Aho­ra, cuan­do el alumno lle­ga al co­le­gio ya no tie­ne en su ho­ra­rio cla­ses de Cálcu­lo o Fí­si­ca, sino de los grandes ám­bi­tos de for­ma­ción. En ‘Le­tras’, la cla­se pue­de ser de in­da­gar, ra­zo­nar o co­mu­ni­car, por ejem­plo. Al ini­cio de la jor­na­da to­dos los alum­nos tie­nen una pri­me­ra ac­ti­vi­dad en el día que es la “To­ma de con­tac­to”, don­de se rea­li­za un diá­lo­go en­tre to­dos los alum­nos con sus coor­di­na­do­res so­bre có­mo van las co­sas en el co­le­gio y en su ca­sa. Aho­ra el ho­ra­rio co­rres­pon­de a cua­tro ho­ras de cla­se al día de 90 mi­nu­tos. Por ejem­plo, en la cla­se de “In­da­gar”, que co­rres­pon­de al ám­bi­to de “Le­tras”, se va al es­pa­cio de cla­se que tie­ne cua­tro me­sas de pro­yec­tos, hay una uni­dad di­dác­ti­ca en dos len­guas y se de­fi­nen ac­cio­nes a desa­rro­llar en ca­da me­sa de pro­yec­to. El alumno tie­ne que ro­tar en esos es­pa­cios pa­ra ir desa­rro­llan­do sus ca­pa­ci­da­des y apren­di­za­jes.

Por aho­ra, el nue­vo plan se es­tá apli­can­do pa­ra los pri­me­ros gra­dos de la edu­ca­ción pri­ma­ria –de pri­me­ro a ter­ce­ro– pe­ro se es­pe­ra que en los pró­xi­mos años que­den com­ple­ta­men­te to­dos los gra­dos.

Es­te mis­mo pro­yec­to se es­tá desa­rro­llan­do en los 9 co­le­gios de los Je­sui­tas en Co­lom­bia y en los 91 de La­ti­noa­mé­ri­ca. La idea es que, a par­tir de las par­ti­cu­la­ri­da­des del con­tex­to de ca­da ins­ti­tu­ción, se es­ta­blez­can pro­ce­sos de in­no­va­ción en la edu­ca­ción. El nor­te es uno so­lo: co­mu­ni­da­des só­li­das de apren­di­za­je, con el es­tu­dian­te en el cen­tro pen­san­do en que desa­rro­lle su ca­pa­ci­dad de re­sol­ver pro­ble­mas, crear co­no­ci­mien­to y sa­car pro­yec­tos ade­lan­te.

Otro de los desafíos fue pro­mo­ver la for­ma­ción do­cen­te, por­que es muy di­fí­cil im­ple­men­tar cam­bios en la men­ta­li­dad de los es­tu­dian­tes, si los pro­fe­so­res no se su­man al pro­ce­so. “El pri­mer im­pac­to de es­ta trans­for­ma­ción en el di­se­ño cu­rri­cu­lar so­mos nos­tros, los pro­fe­so­res”, ex­pli­có Sie­rra.

Adi­cio­nal­men­te, la in­fra­es­truc­tu­ra tuvo que cam­biar, por­que los es­pa­cios tra­di­cio­na­les no ser­vían, em­pe­zan­do por la dis­po­si­ción de los pu­pi­tres.

“Aho­ra los sa­lo­nes es­tán más lle­nos de co­lo­res, hay es­pa­cios de la­bo­ra­to­rio con mi­cros­co­pios de al­ta ca­li­dad que ayu­dan en la me­ta de que el co­no­ci­mien­to se va­ya cons­tru­yen­do, no sim­ple­men­te trans­mi­tien­do”, co­men­tó.

Des­ta­có que las di­fe­ren­cias, aun­que son di­fí­ci­les de ex­pli­car, que­dan en evi­den­cia. Mien­tras que an­tes los sa­lo­nes en las ho­ras de cla­se es­ta­ban com­ple­ta­men­te en si­len­cio, aho­ra, con la nue­va di­ná­mi­ca en la que to­dos par­ti­ci­pan, hay mu­cho más “so­ni­do de apren­di­za­je”, que pro­vie­ne de que los alum­nos pre­gun­tan y dis­cu­ten pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes.

La tec­no­lo­gía jue­ga un rol cen­tral, pe­ro pa­ra Sie­rra “se tra­ta de un re­cur­so más; de una he­rra­mien­ta pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas. Allí ca­ben tan­to un compu­tador mo­derno co­mo un pa­li­to con el que lo­gro un ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co”. La trans­for­ma­ción edu­ca­ti­va es im­pe­ra­ti­va. Los jó­ve­nes tie­nen que es­tar ca­da día más ca­pa­ci­ta­dos pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas y pa­ra adap­tar­se a los ver­ti­gi­no­sos cam­bios que se es­tán dan­do en el mun­do. Es­te pro­yec­to del San Bartolomé y los de­más co­le­gios de los Je­sui­tas pa­re­ce ir en la di­rec­ción ade­cua­da. Se­rá ne­ce­sa­rio ana­li­zar los re­sul­ta­dos pa­ra sa­car con­clu­sio­nes más de­fi­ni­ti­vas. Es­ta ma­te­ria la te­ne­mos que pa­sar con muy al­ta no­ta.

EL PRO­CE­SO SE EJE­CU­TA EN LOS NUE­VE CO­LE­GIOS JE­SUI­TAS DE CO­LOM­BIA Y EN LOS 91 DE LA RE­GIÓN. LA ME­TA ES OFRE­CER ME­JOR EDU­CA­CIÓN.

En el sa­lón to­do es­tá dis­pues­to pa­ra que el alumno apren­da a re­sol­ver pro­ble­mas.

Clau­dia Sie­rra Vicerrectora San Bartolomé de la Mer­ced

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.