¿Re­ce­sión en 2020?

La po­lí­ti­ca fis­cal en los Es­ta­dos Uni­dos y los cre­cien­tes ries­gos fi­nan­cie­ros po­drían con­du­cir a una re­ce­sión glo­bal.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Exis­te una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que la ex­pan­sión de la eco­no­mía mun­dial se pro­lon­gue el año en­tran­te, por­que la pos­tu­ra fis­cal es­ti­mu­lan­te se­gui­rá im­pul­san­do la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Es­ta­dos Uni­dos, al tiem­po que Chi­na es­tá re­la­jan­do sus pos­tu­ras fis­cal y mo­ne­ta­ria, mien­tras que en Eu­ro­pa se sos­ten­drá el cre­ci­mien­to.

Sin em­bar­go, los ries­gos fi­nan­cie­ros acu­mu­la­dos du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, jun­to con otras ame­na­zas re­cien­tes po­drían des­en­ca­de­nar pron­to otra cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal y una nue­va re­ce­sión glo­bal. En opi­nión, tan­to de los ana­lis­tas de JP Mor­gan co­mo de Nou­riel Rou­bi­ni, de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, es fac­ti­ble que esos even­tos ocu­rran en 2020.

Co­mo re­sal­ta Wi­lliam Whi­te, ex­je­fe del de­par­ta­men­to eco­nó­mi­co del Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les, la ex­tre­ma la­xi­tud mo­ne­ta­ria im­ple­men­ta­da du­ran­te una dé­ca­da por los grandes ban­cos cen­tra­les del mun­do –por las ba­jas ta­sas de in­te­rés, los ex­ce­sos de li­qui­dez, el po­co ries­go de cré­di­to y la es­tre­cha di­fe­ren­cia en­tre las ta­sas de in­te­rés de cor­to y de lar­go pla­zo– in­cen­ti­vó una se­rie de com­por­ta­mien­tos pe­li­gro­sos de los in­ver­sio­nis­tas en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, que con­tri­bu­ye­ron a crear ex­ce­sos de de­man­da en va­rios ac­ti­vos. Co­mo con­se­cuen­cia de ello, sus pre­cios se in­fla­ron de for­ma exu­be­ran­te. Es­to ocu­rrió, por ejem­plo, en los mer­ca­dos de tí­tu­los de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da, en los de ac­cio­nes y en los in­mo­bi­lia­rios.

De una manera pa­ra­le­la, co­mo ar­gu­men­ta Ri­chard Ko­zul-wright, de la Un­ctad, por las mis­mas ra­zo­nes la deu­da glo­bal (US$ 250 bi­llo­nes) se du­pli­có en esa dé­ca­da, has­ta re­pre­sen­tar en la ac­tua­li­dad tres ve­ces el PIB mun­dial. Al mis­mo tiem­po, la par­ti­ci­pa­ción de la deu­da de las eco­no­mías emer­gen­tes se mul­ti­pli­có ca­si por cua­tro (has­ta 26% del to­tal) y la de sus em­pre­sas se du­pli­có (has­ta 105% del PIB).

Con el trán­si­to de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria de la FED y otros ban­cos cen­tra­les a la nor­ma­li­dad –o in­clu­so a una des­es­ti­mu­lan­te, co­mo in­si­nuó ha­ce po­co Je­ro­me Po­well–, tar­de o tem­prano las ta­sas de in­te­rés se ele­va­rán al­re­de­dor del mun­do y dis­mi­nui­rá la li­qui­dez en los mer­ca­dos. Co­mo efec­to de ello, la car­ga fi­nan­cie­ra de los ho­ga­res, las em­pre­sas y los go­bier­nos au­men­ta­rá, lo cual di­fi­cul­ta­rá el ser­vi­cio y la ro­ta­ción de sus deu­das. Por ello, los ries­gos de mer­ca­do y de cré­di­to se ele­va­rán pa­ra los in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros.

LOS AL­TOS PRE­CIOS DE LOS AC­TI­VOS Y LAS ELE­VA­DAS DEU­DAS SON GRANDES RIES­GOS PA­RA LA ES­TA­BI­LI­DAD FI­NAN­CIE­RA

Ade­más, las ma­yo­res ta­sas de in­te­rés con­du­ci­rán a una re­es­ti­ma­ción del ries­go en los mer­ca­dos, que dis­mi­nui­rá la to­le­ran­cia de los in­ver­sio­nis­tas. Por tal mo­ti­vo, sus pre­fe­ren­cias se in­cli­na­rán ha­cia los ac­ti­vos más se­gu­ros, de mo­do que li­qui­da­rán po­si­cio­nes en los más ries­go­sos, en­tre ellos los de las eco­no­mías emer­gen­tes (EE), lo cual los des­va­lo­ri­za­rá.

Si ocu­rren de una manera pro­nun­cia­da y abrup­ta, esas des­va­lo­ri­za­cio­nes de los ac­ti­vos y even­tua­les in­cum­pli­mien­tos de las deu­das cons­ti­tu­yen se­rias ame­na­zas pa­ra la es­ta­bi­li­dad

fi­nan­cie­ra y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca glo­bal, por­que des­me­jo­ran los ba­lan­ces de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, las em­pre­sas y los ho­ga­res. Con ello re­du­cen su ca­pa­ci­dad de otor­gar cré­di­to, in­ver­tir y con­su­mir.

Las ma­yo­res ta­sas de in­te­rés ex­ter­nas y la de­pre­cia­ción de las mo­ne­das emer­gen­tes au­men­tan la car­ga de las obli­ga­cio­nes en di­vi­sas ex­tran­je­ras y pue­den cau­sar cri­sis cam­bia­rias y re­ce­sio­nes en esas eco­no­mías, co­mo ha ocu­rri­do ya en Ar­gen­ti­na y en Tur­quía, con el pe­li­gro in­mi­nen­te de ré­pli­ca en Surá­fri­ca y Bra­sil.

Co­mo el es­tre­cha­mien­to mo­ne­ta­rio de los grandes ban­cos cen­tra­les con­ti­nua­rá, las eco­no­mías emer­gen­tes con grandes des­ba­lan­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos, dé­bi­les sol­ven­cias fis­cal y ex­ter­na, jun­to a la escasa li­qui­dez en mo­ne­da ex­tran­je­ra se­gui­rán su­frien­do tur­bu­len­cias que per­tur­ba­rán los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Un pro­ble­ma ma­yúscu­lo en la co­yun­tu­ra ac­tual, que po­dría des­en­ca­de­nar es­ta se­rie de efec­tos ad­ver­sos pa­ra la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca glo­bal, es la pos­tu­ra es­ti­mu­lan­te de la po­lí­ti­ca fis­cal en los Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do la eco­no­mía es­tá en pleno em­pleo. En esas con­di­cio­nes, el es­tí­mu­lo fis­cal en ese país crea un ex­ce­so de de­man­da que ge­ne­ra pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias, al tiem­po que des­me­jo­ra la sol­ven­cia del Es­ta­do y de­te­rio­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas. Con ello po­dría ace­le­rar el cro­no­gra­ma del trán­si­to a la nor­ma­li­dad de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria de la Fed más allá de lo pre­vis­to, con lo cual se ele­va­ría las ta­sas de in­te­rés tan­to de cor­to co­mo de lar­go pla­zo, más allá de lo es­pe­ra­do. Es­to ten­dría efec­tos ad­ver­sos so­bre el con­su­mo, la in­ver­sión y el pre­cio de los ac­ti­vos.

La ele­va­ción de los pre­cios de los com­bus­ti­bles tam­bién es pe­li­gro­sa, por­que oca­sio­na pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias, au­men­ta los cos­tos de las em­pre­sas y re­du­ce el in­gre­so ne­to de los ho­ga­res.

Ade­más, el pro­tec­cio­nis­mo de Es­ta­dos Uni­dos pue­de ge­ne­rar una gue­rra co­mer­cial de grandes pro­por­cio­nes, con con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas so­bre el vo­lu­men del comercio, las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor, la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas y los con­su­mi­do­res, los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas y los flu­jos de ca­pi­tal.

Los desacuer­dos so­bre la po­lí­ti­ca fis­cal en el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos y las ten­sio­nes en Eu­ro­pa por el as­cen­so del po­pu­lis­mo, por sus im­pli­ca­cio­nes pa­ra la po­lí­ti­ca fis­cal y so­bre el víncu­lo en­tre el ries­go so­be­rano y los ac­ti­vos de los ban­cos, tam­bién po­drían des­en­ca­de­nar per­tur­ba­cio­nes en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

La prin­ci­pal des­ven­ta­ja en la co­yun­tu­ra ac­tual es el re­du­ci­do es­pa­cio que tie­nen las au­to­ri­da­des pa­ra en­fren­tar es­tos ries­gos, en ra­zón de las ele­va­das deu­das pú­bli­cas, las ba­jas ta­sas de in­te­rés y el des­plie­gue de los ba­lan­ces de los ban­cos cen­tra­les que im­ple­men­ta­ron en la úl­ti­ma cri­sis.

EL ES­TÍ­MU­LO FIS­CAL Y EL PRO­TEC­CIO­NIS­MO DE TRUMP AME­NA­ZAN LA AC­TI­VI­DAD ECO­NÓ­MI­CA GLO­BAL.

Ch­ris­ti­ne La­gar­de Di­rec­to­ra del FMI

La gue­rra co­mer­cial pue­de te­ner im­pli­ca­cio­nes enor­mes pa­ra to­dos los países.

Do­nald Trump Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.