¿Ni­ño tra­vie­so?

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Cli­ma

El úl­ti­mo Fe­nó­meno del Ni­ño se lle­vó por de­lan­te 0,6 pun­tos del PIB. Las pro­ba­bi­li­da­des de que se dé otro a fi­na­les de es­te año y co­mien­zos de 2019 cre­cen, lo que en­cen­dió las alar­mas en el agro y el sec­tor ener­gé­ti­co. ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos? Es­te es el pa­no­ra­ma.

La ex­pe­rien­cia del pa­sa­do Fe­nó­meno del Ni­ño (20152016) –con­si­de­ra­do co­mo el más fuer­te en los úl­ti­mos 60 años– no fue muy gra­ta: pu­so so­bre la me­sa el ries­go de un apa­gón, ju­gó un pa­pel cla­ve en el au­men­to de la in­fla­ción y tuvo un efec­to ne­ga­ti­vo en el PIB.

Hoy, con la po­si­bi­li­dad de que ha­ya un nue­vo evento cli­má­ti­co de es­te ti­po, se abre un gran in­te­rro­gan­te y es si Co­lom­bia es­tá pre­pa­ra­da pa­ra es­te su­ce­so o si, por el con­tra­rio, pue­de con­ver­tir­se en una ame­na­za pa­ra el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía.

Se­gún el Ideam, hay una pro­ba­bi­li­dad en­tre 60% y 70% de que el fe­nó­meno se pre­sen­te a fi­na­les del año y co­mien­zos de 2019, si­tua­ción que preo­cu­pa en un con­tex­to de ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y un es­ce­na­rio ex­terno ame­na­zan­te.

La in­fla­ción, por ejem­plo, que des­de 2016 vie­ne con­tro­la­da en el ran­go me­ta –que es de 3% a 4%–, po­dría ver­se afec­ta­da por dos fac­to­res que pe­san mu­cho en su con­for­ma­ción: ali­men­tos y ser­vi­cios (en es­pe­cial, el cos­to de la ener­gía), que a su vez tie­nen di­fi­cul­ta­des pro­pias in­cor­po­ra­das.

La in­ci­den­cia es tal que en el fe­nó­meno pa­sa­do se pre­sen­tó un au­men­to atí­pi­co en los pre­cios de los ali­men­tos. Al res­pec­to, el pre­si­den­te de la Bol­sa Mer­can­til de Co­lom­bia, Ra­fael Me­jía, ex­pli­ca que la es­ca­sez de agua y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras afec­ta­ron la gran ma­yo­ría de ac­ti­vi­da­des agrí­co­las, lo que in­flu­yó en una in­fla­ción de ali­men­tos de 10,85% ese año.

Las ca­te­go­rías más afec­ta­das fue­ron: hor­ta­li­zas, le­gum­bres, ce­rea­les, fru­tas, tu­bércu­los y plá­tano, al ser, en su ma­yo­ría, cul­ti­vos de ci­clo cor­to. En el sec­tor pe­cua­rio, es­pe­cial­men­te, se afec­tó el pre­cio de la car­ne y la le­che, de­bi­do al im­pac­to de es­tas con­di­cio­nes por la au­sen­cia de pas­tu­ras.

El de­cano de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia,

SE­GÚN EL IDEAM, HAY UNA PRO­BA­BI­LI­DAD MUY GRAN­DE (EN­TRE 60 Y 70%) DE QUE EL FE­NÓ­MENO SE PRE­SEN­TE.

Ju­líán Aré­va­lo, agre­ga que, en ge­ne­ral, en pre­sen­cia de El Ni­ño los pre­cios de los ali­men­tos tien­den a au­men­tar, ge­ne­ran­do pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias tran­si­to­rias, so­bre to­do en el ca­so de las co­ti­za­cio­nes de los ali­men­tos pe­re­ce­de­ros.

Al au­men­to de la in­fla­ción se su­ma la afec­ta­ción del PIB, da­do que, con el fe­nó­meno, los apor­tes del sec­tor agrí­co­la mer­man y el con­su­mo agre­ga­do tien­de a ser me­nor por el au­men­to ge­ne­ra­li­za­do de los pre­cios agrí­co­las.

En 2015, la dis­mi­nu­ción de las llu­vias tuvo un im­pac­to en la pro­duc­ción, que ca­yó 0,17%. Los sec­to­res más afec­ta­dos fue­ron el agro­pe­cua­rio, que con­su­me 55% del agua en Co­lom­bia, y el ener­gé­ti­co, que usa 21,5 % del re­cur­so hí­dri­co y que re­gis­tró un au­men­to de 4,5% en ma­te­ria de ta­ri­fas.

En ge­ne­ral, se­gún ex­pli­ca Aré­va­lo, la eco­no­mía co­lom­bia­na hu­bie­se cre­ci­do ese año 3,7%, en vez de 3,1%, si no se hu­bie­se pre­sen­ta­do el fe­nó­meno, que coin­ci­de con los da­tos del DNP que in­di­can que si en 2015 no hu­bie­ra te­ni­do lu­gar ese evento cli­má­ti­co el PIB del país hu­bie­se si­do 0,6% más al­to.

_E­fec­to di­rec­to

Aré­va­lo des­ta­ca un re­por­te del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, se­gún el cual los ma­yo­res da­ños eco­nó­mi­cos ge­ne­ra­dos por El Ni­ño sue­len pre­sen­tar­se en el sec­tor agro­pe­cua­rio, con caí­das sig­ni­fi­ca­ti­vas en la pro­duc­ti­vi­dad.

De he­cho, de acuer­do con cálcu­los rea­li­za­dos por el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, la pre­sen­cia de un fe­nó­meno de es­te ti­po se tra­du­ce en una re­duc­ción cer­ca­na a 5% en el ren­di­mien­to agrí­co­la. El im­pac­to es li­ge­ra­men­te ma­yor en los cul­ti­vos per­ma­nen­tes (5,5%) que en los tran­si­to­rios (4,4%).

En an­te­rio­res even­tos de El Ni­ño, por ejem­plo, las per­so­nas cu­yo sus­ten­to de­pen­de de la pes­ca se vie­ron afec­ta­das en al­gu­nas áreas, gra­cias a la dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les y los cau­da­les de los ríos, o cam­bios en la tem­pe­ra­tu­ra del agua, que lle­van a los pe­ces a bus­car co­rrien­tes más frías.

Así mis­mo, el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra crea es­pa­cios pro­pi­cios pa­ra que ha­ya un in­cre­men­to de las pla­gas en de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos agrí­co­las, de los cua­les los más sus­cep­ti­bles son: maíz, arroz, tri­go, ca­fé, y pa­pa. La fal­ta de re­si­lien­cia de es­tos pro­duc­tos ha­ce que los de­par­ta­men­tos pro­duc­to­res sean más afec­ta­dos eco­nó­mi­ca­men­te a la lle­ga­da de di­cho fe­nó­meno.

Adi­cio­nal­men­te –ex­pli­ca Aré­va­lo– por fal­ta de agua hay un au­men­to en el cos­to del riego y una dis­mi­nu­ción de es­te, lo que ha­ce que el te­rreno se se­que rá­pi­da­men­te, ge­ne­ran­do que las co­se­chas se atro­fien y no pro­duz­can lo que de­ben pro­du­cir. Es­ta si­tua­ción pue­de po­ner en ries­go las in­ver­sio­nes y con­ver­tir la ac­ti­vi­dad en un ne­go­cio in­via­ble fi­nan­cie­ra­men­te.

EN 2015, LA DIS­MI­NU­CIÓN DE LAS LLU­VIAS TUVO UN IM­PAC­TO CON­SI­DE­RA­BLE EN LA PRO­DUC­CIÓN.

En lo que res­pec­ta a la pro­duc­ción de car­nes, di­ce el de­cano, hay un da­ño gra­ve re­la­cio­na­do con la muer­te de ca­be­zas de ga­na­do, gra­cias a que las al­tas tem­pe­ra­tu­ras con­lle­van a un dé­fi­cit de pas­tos, mien­tras la au­sen­cia de agua im­pi­de lle­nar los re­ser­vo­rios.

En el sec­tor ener­gé­ti­co los efec­tos tam­bién son re­pre­sen­ta­ti­vos. aré­va­lo ex­pli­ca que el ele­va­do pe­so del com­po­nen­te hi­dráu­li­co en la ca­nas­ta de ge­ne­ra­ción (70,35% se­gún informe de la UPME – 2016) ha­cen vi­si­ble que la se­gu­ri­dad en el su­mi­nis­tro de ener­gía eléc­tri­ca es­tá fuer­te­men­te re­la­cio­na­da con la ca­pa­ci­dad de los em­bal­ses y la dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra po­der­los lle­nar. Es­ta si­tua­ción con­lle­va a que el sis­te­ma ener­gé­ti­co co­lom­biano pue­da ver­se ame­na­za­do an­te Fe­nó­me­nos del Ni­ño muy in­ten­sos.

En ma­te­ria de efec­to en las ta­ri­fas, se­gún da­tos de la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Ener­gía y Gas

(Creg), en el fe­nó­meno pa­sa­do se pu­do apre­ciar que du­ran­te un pe­río­do cer­cano a los seis me­ses, com­pren­di­dos en­tre oc­tu­bre de

2015 y mar­zo de 2016, cuan­do los ni­ve­les de apor­tes de hi­dro­lo­gía fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­no­res al pro­me­dio, los pre­cios en bol­sa es­tu­vie­ron con co­ti­za­cio­nes al­tas por en­ci­ma de lo que se pre­sen­ta en con­di­cio­nes nor­ma­les, des­ta­cán­do­se que en el mes de oc­tu­bre de 2015 se tu­vie­ron los ma­yo­res va­lo­res, alcanzando los $1.900/kwh.

Pe­ro la en­ti­dad acla­ra que la de­man­da que com­pró en bol­sa la ener­gía no pa­ga­ba di­chos va­lo­res, sino el pre­cio de es­ca­sez (PE) –apro­xi­ma­da­men­te $300/kwh– de acuer­do con los com­pro­mi­sos que se tie­nen en el car­go por con­fia­bi­li­dad. Los pre­cios ple­nos de bol­sa, eran asu­mi­dos por los ge­ne­ra­do­res con obli­ga­cio­nes de ener­gía fir­me que tu­vie­ran des­via­cio­nes de sus obli­ga­cio­nes.

_El ries­go

Des­pués de ana­li­zar los efec­tos que tuvo el pa­sa­do Fe­nó­meno del Ni­ño en in­fla­ción, agro y ener­gía, va­le la pe­na ana­li­zar el ries­go que re­pre­sen­ta hoy la ocu­rren­cia de es­te evento cli­má­ti­co.

Pa­ra el ca­so del sec­tor ener­gé­ti­co, se pre­veía que Hi­droi­tuan­go co­men­za­ría a fun­cio­nar es­te año, no obs­tan­te, la emer­gen­cia que re­gis­tró im­pi­dió su en­tra­da en ope­ra­ción en di­ciem­bre pró­xi­mo. En un es­ce­na­rio de gran in­ten­si­dad de un Fe­nó­meno del Ni­ño, la pre­gun­ta es si el país ten­dría las su­fi­cien­tes re­ser­vas de agua pa­ra en­fren­tar­lo.

En el pa­sa­do fe­nó­meno, re­cuer­da Aré­va­lo, se im­por­tó ener­gía eléc­tri­ca des­de países ve­ci­nos pa­ra cu­brir la de­man­da ener­gé­ti­ca, tal co­mo ocu­rrió en 2015, cuan­do el país pa­gó US$37,6 mi­llo­nes pa­ra im­por­tar ener­gía eléc­tri­ca des­de Ecua­dor.

En cuan­to al efec­to en los pre­cios de la ener­gía –sos­tie­ne– des­de agos­to de 2018 el mer­ca­do co­lom­biano co­men­zó a te­ner sín­to­mas de una subida en las co­ti­za­cio­nes y en el ca­so de ma­te­ria­li­zar­se El Ni­ño, los dis­tri­bui­do­res que no ten­gan con­tra­tos di­rec­tos po­drían ter­mi­nar pa­gan­do un ma­yor pre­cio por la ener­gía du­ran­te ese pe­rio­do.

Agre­ga que nor­mal­men­te las in­dus­trias que no usan las co­ber­tu­ras de ener­gía pa­ra las épo­cas se­cas sue­len ser las más afec­ta­das con el au­men­to de pre­cios, “una fir­ma co­mo Electricaribe tam­bién pue­de sen­tir el im­pac­to y ten­dría que su­bir las ta­ri­fas que co­bre en la tem­po­ra­da se­ca, se­gún el gra­do de ex­po­si­ción a bol­sa que ten­ga”.

Sin em­bar­go, otro es­ce­na­rio (me­nos pe­si­mis­ta) con­tem­pla que ini­cial­men­te no ha­bría preo­cu­pa­ción por un au­men­to de

DES­DE AGOS­TO DE 2018 EL MER­CA­DO CO­MEN­ZÓ A TE­NER SÍN­TO­MAS DE UN AL­ZA EN LOS PRE­CIOS DE LA ENER­GÍA.

ta­ri­fas, ya que un gran por­cen­ta­je de la ener­gía tie­ne con­tra­tos y un por­cen­ta­je muy ba­jo iría a bol­sa.

Alejandro Cas­ta­ñe­da, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sas Ge­ne­ra­do­ras (An­deg), sos­tie­ne que, en efec­to, tran­qui­li­za el he­cho de que en­tre 80% y 85% del to­tal de ener­gía pa­ra ese pe­rio­do (di­ciem­bre 2018- mar­zo 2019) es­tá con­tra­ta­da.

No obs­tan­te, el di­rec­tor de An­deg ex­pli­ca que hay que mi­rar qué tan­to de esa ener­gía con­tra­ta­da tie­ne al­go de ex­po­si­ción a bol­sa o no. Al res­pec­to, se­ña­la que de ese 85%, apro­xi­ma­da­men­te 10% pue­de te­ner al­go de ex­po­si­ción.

En cuan­to al efec­to in­fla­cio­na­rio que pue­da te­ner el fe­nó­meno, ex­pli­ca que es­te se pue­de pre­sen­tar, siem­pre y cuan­do los pre­cios de bol­sa suban y es­to de­pen­de mu­cho de qué tan­ta hi­dro­lo­gía se va a te­ner en ese mo­men­to.

Agre­ga que a di­fe­ren­cia del pa­sa­do evento cli­má­ti­co, hoy hay un ma­ne­jo más res­pon­sa­ble de par­te del agen­te hi­dráu­li­co y hay unas re­ser­vas de agua del 79%, fren­te a 2015, cuan­do es­te por­cen­ta­je era de 62%.

A pe­sar de es­to, no hay que ba­jar la guar­dia, ya que en­tre 2020 y 2022 –cuan­do pue­de lle­gar otro Ni­ño– los con­tra­tos se han ven­ci­do, a lo que se su­ma la no en­tra­da de ener­gía de Hi­droi­tuan­go y de los pro­yec­tos nue­vos de subas­tas de ener­gía.

Juan Car­los Té­llez, de De­ri­vex, ad­mi­nis­tra­do­ra del mer­ca­do de de­ri­va­dos de com­mo­di­ties ener­gé­ti­cos, con­si­de­ra que, sin du­da, el au­men­to de las pro­ba­bi­li­da­des de un Fe­nó­meno del Ni­ño ha­ce que au­men­te, a su vez, el cos­to de la ener­gía eléc­tri­ca y que las ex­pec­ta­ti­vas que tie­ne el mer­ca­do eléc­tri­co a fu­tu­ro sean, en efec­to, de un cos­to ma­yor del ser­vi­cio.

“En la me­di­da en que ha­ya más no­ti­cias so­bre Fe­nó­me­nos del Ni­ño o even­tos tan re­le­van­tes co­mo el de Hi­droi­tuan­go, eso ten­drá un im­pac­to en los pre­cios fu­tu­ros”, ex­pli­ca.

_Lec­cio­nes apren­di­das

Pa­ra Án­ge­la Mon­to­ya, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Ge­ne­ra­do­res de Ener­gía Eléc­tri­ca (Acol­gen), sin du­da en 2015-2016 Co­lom­bia vi­vió el Fe­nó­meno del Ni­ño más se­ve­ro de la his­to­ria, por­que se con­ju­ga­ron dos ele­men­tos –que pa­re­cen no es­tar pre­sen­tes en el fe­nó­meno que se ave­ci­na– y es su pro­lon­ga­ción en el tiem­po (se ex­ten­dió por más de 12 me­ses) y la se­ve­ri­dad del mis­mo, con em­bal­ses que lle­ga­ban a 20% de su ca­pa­ci­dad.

Hoy, la si­tua­ción es dis­tin­ta – ex­pre­sa Mon­to­ya– ya que hay la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad pa­ra aten­der la de­man­da en el ser­vi­cio y no hay te­mo­res de ra­cio­na­mien­tos ni apa­go­nes, gra­cias a que los ni­ve­les de los em­bal­ses no es­tán tan ba­jos, el pre­cio de es­ca­sez ya es­tá ajus­ta­do ($600 Kwh), las tér­mi­cas es­tán lis­tas pa­ra en­fren­tar el evento cli­má­ti­co y, al pa­re­cer, el fe­nó­meno no se­rá tan ex­ten­so en el tiem­po.

El sec­tor agro­pe­cua­rio tam­bién se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra que El Ni­ño no lo co­ja fue­ra de ba­se. De acuer­do con Jor­ge En­ri­que Be­do­ya, pre­si­den­te de la So­cie­dad de Agri­cul­to­res de Co­lom­bia (SAC), los pro­duc­to­res ya es­tán to­man­do las me­di­das ne­ce­sa­rias en fun­ción de la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, in­fra­es­truc­tu­ra y re­cur­sos dis­po­ni­bles. Sin em­bar­go, hay un po­co de in­cer­ti­dum­bre de­bi­do a que no se sa­be qué tan pro­fun­do o fuer­te pue­de lle­gar a ser el fe­nó­meno.

Ex­pli­ca que, en ge­ne­ral, los cam­pe­si­nos es­tán ade­lan­tan­do bue­nas prác­ti­cas en lo que tie­ne que ver, por ejem­plo, con tan­ques de al­ma­ce­na­mien­to de agua y con­trol de tem­pe­ra­tu­ra, en­tre otras me­di­das pa­ra mi­ti­gar el ries­go.

Sos­tie­ne que, en efec­to, el Fe­nó­meno del Ni­ño es una cla­ra ame­na­za pa­ra mu­chos sec­to­res de la pro­duc­ción, ta­les co­mo el pe­cua­rio y al­gu­nos co­rres­pon­dien­tes a cul­ti­vos de ci­clo cor­to, prin­ci­pal­men­te, y que en es­te sen­ti­do es preo­cu­pan­te que el se­gu­ro agro­pe­cua­rio, he­rra­mien­ta que per­mi­te la ges­tión del ries­go en el sec­tor por par­te de los pro­duc­to­res, no es su­fi­cien­te, to­da vez que, mien­tras Fi­na­gro so­li­ci­tó $70.000 mi­llo­nes pa­ra es­te efec­to, el Go­bierno so­lo asig­nó $4.000 mi­llo­nes pa­ra es­te ins­tru­men­to.

“Es cla­ve con­tar con co­ber­tu­ras que ase­gu­ren las co­se­chas de los pro­duc­to­res y que el se­gu­ro se vea no co­mo un te­ma co­yun­tu­ral, sino co­mo un asun­to es­truc­tu­ral”, pun­tua­li­za.

Así las co­sas, y te­nien­do en cuen­ta que el Fe­nó­meno del Ni­ño ya es prác­ti­ca­men­te un he­cho, lo im­por­tan­te es que, tan­to el agro co­mo el sec­tor ener­gé­ti­co se pre­pa­ren y que Co­lom­bia no vuel­va a vi­vir la ex­pe­rien­cia del pa­sa­do.

Los ma­yo­res da­ños eco­nó­mi­cos ge­ne­ra­dos por el Fe­nó­meno del Ni­ño sue­len pre­sen­tar­se en el sec­tor agro­pe­cua­rio.

Ra­fael Me­jía Pre­si­den­te de la Bol­sa Mer­can­til de Co­lom­bia

Jor­ge En­ri­que Be­do­ya Pre­si­den­te de la SAC

La se­gu­ri­dad en el su­mi­nis­tro de ener­gía eléc­tri­ca es­tá fuer­te­men­te re­la­cio­na­da con la ca­pa­ci­dad de los em­bal­ses.

Án­ge­la Mon­to­ya Pre­si­den­ta de Acol­gen

Alejandro Cas­ta­ñe­da Di­rec­tor de An­deg

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.