Pre­cau­ción

Un au­men­to en la car­ga tri­bu­ta­ria de los ho­ga­res po­dría fre­nar el con­su­mo, la prin­ci­pal fuen­te de la de­man­da. En es­pe­cial, si a par­tir de 2019 el Ban­co de la Re­pú­bli­ca tie­ne que apre­tar la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Fi­nan­zas pú­bli­cas

Dos me­ses des­pués de arran­car el go­bierno del pre­si­den­te Iván Du­que, su es­tra­te­gia fis­cal no ha si­do fá­cil de in­ter­pre­tar.

Lo más im­por­tan­te, no obs­tan­te, es su com­pro­mi­so con las me­tas del dé­fi­cit pú­bli­co, es­ta­ble­ci­das con ba­se en la re­gla fis­cal.

Re­sul­ta alen­ta­dor que es­ta sea una prio­ri­dad, por­que con ba­se en su es­tric­to cum­pli­mien­to las fi­nan­zas pú­bli­cas con­ti­nua­rán en una sen­da de con­so­li­da­ción que me­jo­ra­rá la sol­ven­cia del Es­ta­do.

Es­to le per­mi­ti­rá al país di­fe­ren­ciar­se de otros emer­gen­tes, en una co­yun­tu­ra en la cual el en­torno in­ter­na­cio­nal de­vie­ne me­nos fa­vo­ra­ble, de­bi­do a la even­tua­li­dad de una ace­le­ra­ción del trán­si­to a la nor­ma­li­dad de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria de la Re­ser­va Fe­de­ral en Es­ta­dos Uni­dos.

Las pers­pec­ti­vas de un re­cru­de­ci­mien­to de la in­fla­ción y el ries­go de una des­a­li­ne­caión de las ex­pec­ta­ti­vas de va­ria­ción de los pre­cios en esa eco­no­mía, en la me­di­da en que el cre­ci­mien­to ex­ce­de el po­ten­cial, se es­tre­cha el mer­ca­do la­bo­ral y au­men­tan los pre­cios de los com­bus­ti­bles, su­gie­ren que la FED ten­drá que apu­rar pron­to el cro­no­gra­ma de in­cre­men­to de su me­ta pa­ra la ta­sa de in­te­rés so­bre los fon­dos fe­de­ra­les y de re­plie­gue de su ba­lan­ce.

Si se per­se­ve­ra en la con­so­li­da­ción de las fi­nan­zas pú­bli­cas en Co­lom­bia, co­mo ha anun­cia­do el Go­bierno, se re­afir­ma­rá la cre­di­bi­li­dad de la po­lí­ti­ca fis­cal, que es ne­ce­sa­ria pa­ra pre­ser­var la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas, man­te­ner el gra­do de in­ver­sión de la deu­da pú­bli­ca y con­ser­var el ac­ce­so a la lí­nea de cré­di­to fle­xi­ble del FMI.

Con ello se fa­ci­li­ta­rá la fi­nan­cia­ción de los des­ba­lan­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos del país –los dé­fi­cits fis­cal y en la cuen­ta co­rrien­te–, que aun­que han dis­mi­nui­do, bor­dean to­da­vía el 3% del PIB.

De es­ta manera se po­drá man­te­ner ba­jo el ries­go so­be­rano y los cos­tos fi­nan­cie­ros de la eco­no­mía, pa­ra fa­vo­re­cer el re­pun­te del cré­di­to, la re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión y una ex­pan­sión más di­ná­mi­ca del con­su­mo, con el fin de es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la ge­ne­ra­ción de em­pleo.

Sin em­bar­go, en la dis­cu­sión del pre­su­pues­to pa­ra 2019 sur­gió una con­fu­sión, cuan­do el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Al­ber­to Ca­rras­qui­lla, di­jo que ha­bía un fal­tan­te de $25 bi­llo­nes (2,4% del PIB).

No so­lo la mag­ni­tud sino la no­ve­dad del fal­tan­te re­sul­tó alar­man­te, por­que pre­va­le­cía la sen­sa­ción de que cum­plir las me­tas de dé­fi­cit pú­bli­co es­ta­ble­ci­das por la re­gla fis­cal era re­ta­dor, pe­ro po­si­ble.

Se­gún ellas, el dé­fi­cit del go­bierno na­cio­nal Cen­tral de­be ser -3,1% en 2018, -2,4% en 2019, -2,2% en 2020, -1,8% en 2021, -1,4% en 2022, has­ta con­ver­ger al es­truc­tu­ral de -1%, to­dos co­mo pro­por­ción del PIB, en 2027. Con ello se fa­ci­li­ta­ría que la deu­da pú­bli­ca ne­ta se es­ta­bi­li­za­ra en 43% del PIB en 2018 y co­men­za­ra a de­cre­cer en 2019 (41% del PIB), pa­ra caer 10% del PIB en la pró­xi­ma dé­ca­da.

Con el fin de con­se­guir nue­vos in­gre­sos pa­ra com­ple­tar el fal­tan­te, el mi­nis­tro Ca­rras­qui­lla anun­ció que pre­sen­ta­ría un pro­yec­to de ley de fi­nan­cia­ción, una vez se apro­ba­ra el pre­su­pues­to de 2019.

Lue­go tras­cen­dió que una par­te del fal­tan­te se ori­gi­na­ba en una manera di­fe­ren­te de pre­su­pues­tar los gas­tos, que que­ría im­ple­men­tar el mi­nis­tro Ca­rras­qui­lla. Pa­ra no lle­var a ca­bo adi­cio­nes, se op­tó por

in­cluir la es­ti­ma­ción to­tal de los gas­tos de to­dos los pro­gra­mas, sin im­por­tar que al fi­nal su eje­cu­ción sea in­fe­rior a lo so­li­ci­ta­do por las en­ti­da­des, co­mo ocu­rre con fre­cuen­cia en el país.

Tam­bién se su­po que otra par­te del fal­tan­te sur­gía de las de­man­das de gas­to de los nue­vos mi­nis­tros pa­ra po­ner en mar­cha pro­gra­mas no­ve­do­sos, a tra­vés de los cua­les im­ple­men­tar las po­lí­ti­cas sec­to­ria­les de la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Du­que.

Lle­var una ley de fi­nan­cia­ción pa­ra con­se­guir in­gre­sos por se­me­jan­te fal­tan­te (2,4% del PIB), que era igual a la me­ta del dé­fi­cit pa­ra 2019, lu­cía des­pro­por­cio­na­do, por­que equi­va­lía a más del do­ble de lo que con fre­cuen­cia se ha ob­te­ni­do con las re­for­mas tri­bu­ta­rias, que pro­me­dia 1% del PIB.

Qui­zá por ello el mi­nis­tro de­ci­dió re­du­cir las as­pi­ra­cio­nes de re­cau­do de la ley de fi­nan­cia­ción. Pa­ra lo­grar­lo, re­cor­ta­rá en $14 bi­llo­nes el ser­vi­cio de la deu­da pú­bli­ca, por me­dio de un can­je de unos bo­nos con ven­ci­mien­to en 2019, por otros con ma­du­ra­ción en 2029. Con ello pu­do reasig­nar $4 bi­llo­nes a gas­tos de fun­cio­na­mien­to y $10 bi­llo­nes a in­ver­sión. Es­to le per­mi­tió dis­mi­nuir de una manera con­si­de­ra­ble el fal­tan­te que bus­ca­rá cu­brir con los in­gre­sos de la ley de fi­nan­cia­ción. Pa­ra ella pre­sen­tó tres po­si­bi­li­da­des, que re­cau­da­rían 1,5%, 1,1% y 0,8% del PIB en 2019.

Al pa­re­cer, la que ob­tu­vo un ma­yor res­pal­do en­tre los con­gre­sis­tas fue la pri­me­ra, que de to­das ma­ne­ras pa­re­ce ele­va­da. Es­ta pro­pues­ta man­tie­ne la ta­ri­fa ge­ne­ral del IVA en 19% y extiende su ba­se, pe­ro es­ta­ble­ce una com­pen­sa­ción mo­ne­ta­ria pa­ra la po­bla­ción cu­yos in­gre­sos se ubi­quen en el 20% más ba­jo. Tam­bién au­men­ta a 37% la ta­sa mar­gi­nal del im­pues­to de ren­ta pa­ra las per­so­nas con in­gre­sos su­pe­rio­res a $450 mi­llo­nes anua­les. Ade­más, a par­tir de 2020 re­du­ce a 32% la ta­ri­fa del im­pues­to de ren­ta pa­ra las em­pre­sas y les per­mi­ti­rá des­con­tar de ese gravamen 50% del gravamen a los mo­vi­mien­tos fi­nan­cie­ros (4x1000), jun­to con10%, 15% y 20% del ICA, de manera su­ce­si­va en los tres años si­guien­tes. Asi­mis­mo les au­to­ri­za­rá ob­te­ner el re­in­te­gro del IVA pa­ga­do en la ad­qui­si­ción de bie­nes de ca­pi­tal. Por úl­ti­mo, plan­tea una nue­va nor­ma­li­za­ción tri­bu­ta­ria y as­pi­ra a ob­te­ner ma­yo­res in­gre­sos por una me­jor ges­tión de la Dian.

Aun­que la am­plia­ción de la ba­se del IVA y el au­men­to de la ta­ri­fa del im­pues­to de ren­ta de las per­so­nas po­drían con­tri­buir de mo­do mar­gi­nal a me­jo­rar la dis­tri­bu­ción del in­gre­so, la pro­pues­ta no con­tem­pla mo­di­fi­car el ré­gi­men tri­bu­ta­rio pa­ra las per­so­nas que ob­tie­nen in­gre­sos por los di­vi­den­dos y las ren­tas de ca­pi­tal.

Des­pués de la apro­ba­ción de la ley, de to­dos mo­dos una par­te no des­pre­cia­ble de los in­gre­sos del Es­ta­do (1,2% del PIB) se­gui­rá ba­sa­da en la ren­ta pe­tro­le­ra, que se pue­de es­fu­mar de una for­ma abrup­ta. Por ello no es acon­se­ja­ble usar­la pa­ra gas­tos per­ma­nen­tes.

A pe­sar de que se re­du­je­ron las pre­ten­sio­nes de re­cau­do de la ley de fi­nan­cia­ción, sa­car­le 1,5% del PIB a los ho­ga­res no pa­re­ce acon­se­ja­ble en la co­yun­tu­ra ac­tual, por­que po­dría des­me­jo­rar la con­fian­za de los con­su­mi­do­res y dis­mi­nuir su gas­to, que es la prin­ci­pal fuen­te de de­man­da. Tam­po­co fue pru­den­te crear in­cer­ti­dum­bre so­bre la mag­ni­tud del fal­tan­te pa­ra cum­plir las me­tas del dé­fi­cit, por­que po­dría ori­gi­nar in­quie­tud en las agen­cias ca­li­fi­ca­do­ras y de­te­rio­rar la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas, cuan­do dis­mi­nu­ye la to­le­ran­cia al ries­go en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

TAL VEZ NO ES EL MO­MEN­TO DE IN­CRE­MEN­TAR EL GAS­TO PÚ­BLI­CO, POR­QUE IM­PLI­CA AU­MEN­TAR LOS IMPUESTOS PA­RA LOS HO­GA­RES.

Al­ber­to Ca­rras­qui­lla Mi­nis­tro de Ha­cien­da Con un in­ge­nio­so can­je de deu­da pú­bli­ca, el Go­bierno lo­gró ma­yor es­pa­cio pa­ra los gas­tos de fun­cio­na­mien­to e in­ver­sión en 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.