Bom­ba de tiem­po

La re­vo­ca­to­ria de la ven­ta de Ca­fe­sa­lud a Me­di­más por par­te del agen­te li­qui­da­dor de Sa­lud­coop es so­lo un ca­pí­tu­lo más de la cri­sis es­truc­tu­ral de un sis­te­ma que no pa­re­ce sa­lir de cui­da­dos in­ten­si­vos.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Sa­lud

Nue­va­men­te el sec­tor sa­lud en Co­lom­bia es­tá en el ojo del hu­ra­cán por cuen­ta de lo que aca­ba de su­ce­der con la EPS Me­di­más, un tras­pié adi­cio­nal den­tro de to­do un con­tex­to caó­ti­co de un sec­tor que ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te trans­for­mar­se.

Tan­to fuen­tes del sec­tor, co­mo el mis­mo go­bierno na­cio­nal, son cons­cien­tes de que la sa­lud en el país re­quie­re de una ci­ru­gía, que no so­la­men­te in­vo­lu­cre la ru­ta nor­ma­ti­va (mar­co le­gal), sino que tam­bién con­tem­ple una ver­da­de­ra dis­rup­ción en los ser­vi­cios que pres­tan to­dos los ac­to­res que con­for­man el sis­te­ma, sean ellos Em­pre­sas Pro­mo­to­ras de Sa­lud (EPS) o Ins­ti­tu­cio­nes Pres­ta­do­ras de Ser­vi­cios de Sa­lud (IPS). El con­sen­so es cla­ro: se re­quie­re con ur­gen­cia y cla­ri­dad de lar­go pla­zo cam­bios en el sec­tor, ya que con­ti­nuar por el mis­mo ca­mino no es la op­ción.

Son mu­chas las pre­gun­tas que que­da­ron en el ai­re lue­go de que la agen­te li­qui­da­do­ra anun­cia­ra que da­ba mar­cha atrás a la ope­ra­ción con Me­di­más: ¿Quién aten­de­rá a más de 4 mi­llo­nes de usua­rios?, ¿Quién pa­ga­rá las cuen­tas a las IPS que atien­dan a es­tos pa­cien­tes?, ¿Quién les da­rá los me­di­ca­men­tos el pró­xi­mo mes?... En fin, ¿quién pa­ga­rá los pla­tos ro­tos de to­do lo que im­pli­ca la de­ci­sión?

Se­gún fuen­tes del sec­tor, aún no hay res­pues­tas a es­tos in­te­rro­gan­tes, lo úni­co cla­ro es la

in­cer­ti­dum­bre, ya que de­sa­for­tu­na­da­men­te fal­ta cla­ri­dad del Go­bierno fren­te al te­ma.

El pa­no­ra­ma es com­ple­jo. Hay IPS que tie­nen una can­ti­dad de pa­cien­tes de Me­di­más en ur­gen­cias, los cua­les es­tán aten­dien­do, a pe­sar de sa­ber que des­pués no les van a pa­gar las cuen­tas. “Mien­tras el Go­bierno di­ce que los usua­rios no se de­ben asus­tar, ni que hay que ge­ne­rar pá­ni­co, no sa­be­mos quién pa­ga­rá los cos­tos”, co­men­tó una fuen­te que pi­dió re­ser­va.

Así las co­sas, las IPS es­tán re­ci­bien­do un du­ro gol­pe en su flu­jo de ca­ja; sus pro­ble­mas no son de mar­gen. El flu­jo de ca­ja es pre­ca­rio por­que a las clí­ni­cas les es­tán pa­gan­do cuen­tas de ha­ce 10 me­ses y lo que han te­ni­do que ha­cer es su­bir los már­ge­nes pa­ra que el cos­to fi­nan­cie­ro dé.

“Es­to se ha ma­lin­ter­pre­ta­do por par­te del sec­tor, pe­ro lo cier­to es que na­die se quie­bra por mar­gen sino por líos con la ca­ja; esos pro­ble­mas ha­cen que los cos­tos de transac­ción sean ca­da vez más al­tos”, sos­tie­ne la fuen­te.

_La ver­sión del Go­bierno

Pa­ra el mi­nis­tro de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial, Juan Pa­blo Uri­be, es ur­gen­te que el sec­tor sa­lud ten­ga una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción, que de­be ver­se co­mo un cam­bio ex­po­nen­cial que con­tem­ple cua­tro fac­to­res cla­ve: ser­vi­cio, va­lor, com­pe­ten­cia y tec­no­lo­gía.

En el pri­mer fac­tor –di­jo en un re­cien­te fo­ro de sa­lud– tan­to EPS co­mo IPS de­ben ana­li­zar qué tan­to es­tán in­no­van­do y trans­for­man­do los ser­vi­cios, mien­tras to­dos los mar­cos nor­ma­ti­vos se re­suel­ven. “Hay que pen­sar des­de el pa­cien­te y su fa­mi­lia y lo que la gen­te quie­re y es­tá es­pe­ran­do que le de­mos. Con­si­de­rar la for­ma en la que ser­vi­mos, en­tre­ga­mos me­di­ca­men­tos a seg­men­tos es­pe­cí­fi­cos de la po­bla­ción y da­mos au­to­ri­za­cio­nes, en­tre otros ser­vi­cios”.

Pun­tua­li­za que hay que ser cons­cien­tes de que in­de­pen­dien­te­men­te de la dis­cu­sión fi­nan­cie­ra del sis­te­ma, el te­ma de ca­li­dad no pue­de ser des­aten­di­do y hay que ha­cer es­fuer­zos por ge­ne­rar va­lor.

To­do es­to –eso sí– en un en­torno en el que real­men­te exis­ta la com­pe­ten­cia con una re­gu­la­ción jus­ta. Aquí, afir­ma, hay que en­ten­der cuál es la com­pe­ten­cia que sir­ve pa­ra que las apues­tas de va­lor sean re­co­no­ci­das, cre­cien­tes y ex­po­nen­cia­les.

_Con­trol y vi­gi­lan­cia

Otra de las ta­reas que el Mi­nis­tro ca­li­fi­có co­mo cla­ve den­tro del pro­ce­so de trans­for­ma­ción del sec­tor es te­ner una ma­yor ob­je­ti­vi­dad en la eva­lua­ción de desempeño de las or­ga­ni­za­cio­nes. “Que­re­mos lle­var esa eva­lua­ción ob­je­ti­va a ta­ble­ros de in­for­ma­ción pú­bli­ca y que ha­ya in­di­ca­do­res que le per­mi­tan al ciu­da­dano ser quien di­ri­ja su re­co­rri­do por el sis­te­ma”, ex­pli­ca.

Sin em­bar­go, ase­gu­ra que pa­ra es­to se re­quie­re ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y con­trol y que la re­gu­la­ción sea efec­ti­va en fa­ci­li­tar, per­mi­tir y for­ta­le­cer una com­pe­ten­cia sa­na en­tre to­dos los pres­ta­do­res y ase­gu­ra­do­res pa­ra que ha­ya esos in­cen­ti­vos al va­lor, ser­vi­cio y trans­for­ma­ción.

Por eso, pro­po­ne que las superintendencias de In­dus­tria y Comercio y la Fi­nan­cie­ra ha­gan par­te cons­ti­tu­ti­va y per­ma­nen­te de un sis­te­ma ge­ne­ral de ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y con­trol pa­ra el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, ya que evi­den­te­men­te no es su­fi­cien­te el con­cur­so de la Su­per­sa­lud.

Fren­te a es­to, fuen­tes del sec­tor con­si­de­ran que, en efec­to, la en­ti­dad de con­trol se tie­ne que for­ta­le­cer y ha­cer más ges­tión del ries­go, ya que “so­lo reac­cio­na cuan­do es tar­de. Tie­ne mu­cho que apren­der de en­ti­da­des co­mo la Su­per­fi­nan­cie­ra que ha­cen se­gui­mien­to per­ma­nen­te a ca­da uno de los ac­to­res que vi­gi­la”. En úl­ti­mas, el Mi­nis­tro di­ce que el re­to es re­fle­xio­nar en es­tos fac­to­res y lo­grar que sean com­pa­ti­bles con la reali­dad del país. “Ahí es­tá el desafío en­tre la trans­for­ma­ción nor­ma­ti­va y le­gal de arri­ba y ese in­men­so es­pa­cio de dis­rup­ción y me­jo­ra­mien­to que hay en ca­da una de las or­ga­ni­za­cio­nes que con­for­man el sis­te­ma”.

Pe­ro el ma­yor ob­je­ti­vo es en­con­trar fór­mu­las es­pe­cí­fi­cas pa­ra no ge­ne­rar ma­yor inequi­dad y ais­la­mien­to en to­da es­ta trans­for­ma­ción.

“No du­do que mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes van a se­guir ha­cien­do im­por­tan­tes trans­for­ma­cio­nes y tam­po­co du­do que se­re­mos ca­pa­ces co­mo sis­te­ma de sa­lud de en­con­trar re­for­mas efec­ti­vas a los do­lo­res que te­ne­mos, por­que no hay que ol­vi­dar que en la mi­tad hay una he­te­ro­ge­nei­dad de país in­men­sa que nos va a exi­gir lo me­jor de am­bos es­fuer­zos, pa­ra ase­gu­rar que so­mos ca­pa­ces de lle­gar a to­da la po­bla­ción co­lom­bia­na”, con­clu­ye.

LAS IPS ES­TÁN RE­CI­BIEN­DO UN DU­RO GOL­PE EN SU FLU­JO DE CA­JA; SUS PRO­BLE­MAS NO SON DE MAR­GEN.

El re­ver­sa­zo de la ven­ta de ac­ti­vos de una de las más grandes EPS del país, Me­di­más, fue de­cre­ta­do por la agen­te li­qui­da­do­ra de Sa­lud­coop.

Juan Pa­blo Uri­be Mi­nis­tro de Sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.