¿Bue­na se­ñal?

Aun­que hay de­ba­tes en al­gu­nas de las pro­pues­tas, el espíritu del pro­yec­to de ley que aca­ba de pre­sen­tar el MI­NTIC pa­ra ajus­tar el sec­tor pa­re­ce ir por buen ca­mino. No hay que de­jar­lo po­li­ti­zar, ni que pre­va­lez­can in­tere­ses pri­va­dos.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ha si­do uno de los sec­to­res más apo­rrea­dos en los úl­ti­mos años: ha­ce ape­nas un par de lus­tros era uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de la eco­no­mía, pe­ro des­de el pri­mer tri­mes­tre de 2015 vie­ne de­cre­cien­do o, en el me­jor de los ca­sos, cre­ce pe­ro por de­ba­jo de la ve­lo­ci­dad a la que lo ha­ce el país.

Ade­más, su in­ver­sión se redujo 48% en los úl­ti­mos cua­tro años, en me­dio de crí­ti­cas por la fal­ta de cer­te­za ju­rí­di­ca, acom­pa­ña­da –ade­más– por una pro­fun­da des­ace­le­ra­ción en la eco­no­mía.

Pe­ro los re­tos no son so­lo eco­nó­mi­cos. Aun­que el desa­rro­llo por la co­nec­ti­vi­dad ha cre­ci­do, no lo ha he­cho a la ve­lo­ci­dad que se re­quie­re: en zo­nas ur­ba­nas 41% de los ho­ga­res no tie­ne in­ter­net, en las ru­ra­les es el 83%. El 80% de las per­so­nas vi­ve en zo­nas con co­ber­tu­ra de 4G, pe­ro la pe­ne­tra­ción de esa tec­no­lo­gía es de 26% y de 6,4 mi­llo­nes de co­ne­xio­nes a in­ter­net en el país, ape­nas 770.000 son de fi­bra óp­ti­ca.y en el cam­po em­pre­sa­rial, ape­nas 1 de ca­da 3 py­mes es­tá co­nec­ta­da.

Hoy la agen­da glo­bal es­tá en­fo­ca­da en la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, apa­lan­ca­da en el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes: con­cep­tos co­mo big da­ta, ana­lí­ti­ca o in­ter­net de las co­sas son prio­ri­ta­rios pa­ra el desa­rro­llo de em­pre­sas y cre­ci­mien­to de países. Y la bre­cha en Co­lom­bia no se cie­rra.

_El pro­yec­to

¿Có­mo en­fren­tar es­ta si­tua­ción? El Mi­nis­te­rio de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (MI­NTIC) de­ci­dió avan­zar en una pro­pues­ta pa­ra des­tra­bar el sec­tor y ha­cer­lo

un po­co más ágil. Pa­ra ello, pu­so so­bre la me­sa un pro­yec­to de ley pa­ra el sec­tor TIC.

En los úl­ti­mos años, va­rias han si­do las ini­cia­ti­vas pa­ra mo­der­ni­zar es­te sec­tor y lo­grar no so­lo des­tra­bar las in­ver­sio­nes sino tam­bién al­can­zar una ma­yor pe­ne­tra­ción de los ser­vi­cios. Sin em­bar­go, dis­tin­tos in­tere­ses –en­tre pú­bli­cos y pri­va­dos– se han atra­ve­sa­do, sin per­mi­tir dar el pa­so.

Es­ta se con­vier­te en una opor­tu­ni­dad que no de­be ser des­apro­ve­cha­da, má­xi­me cuan­do ana­lis­tas, em­pre­sa­rios y di­ri­gen­tes coin­ci­den en que gran par­te de los pun­tos de la ini­cia­ti­va va en el sen­ti­do co­rrec­to.

¿Qué tie­ne el pro­yec­to? Se po­dría re­su­mir en dos grandes fo­cos: por un la­do, dar se­ña­les cla­ras pa­ra in­cen­ti­var la in­ver­sión, am­pliar co­ber­tu­ra y des­ple­gar in­fra­es­truc­tu­ra; y, por otra, ha­cer ajus­tes ins­ti­tu­cio­na­les que fa­ci­li­ten la ope­ra­ción.

En el te­ma de in­ver­sión, plan­tea la am­plia­ción de li­cen­cias de es­pec­tro ra­dio­eléc­tri­co por 30 años pa­ra to­dos los sec­to­res – te­le­vi­sión, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ra­dio­di­fu­sión, en­tre los prin­ci­pa­les–, que en ge­ne­ral es­tán en 10, a cam­bio de con­tra­pres­ta­cio­nes. Pa­ra to­dos es una bue­na no­ti­cia, pues ofre­ce ma­yor se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y ar­mo­ni­za al país con las me­jo­res prác­ti­cas de la Ocde. Tam­bién im­pul­sa­ría una ma­yor pe­ne­tra­ción de ser­vi­cios de me­jor ca­li­dad.

Ade­más, in­clu­ye el es­que­ma de ha­bi­li­ta­ción ge­ne­ral que per­mi­te re­mo­ver ba­rre­ras re­gu­la­to­rias de en­tra­da, eli­mi­na­ción de asi­me­trías re­gu­la­to­rias y neu­tra­li­dad, que po­drían ge­ne­rar in­clu­so nue­vos es­ce­na­rios de mer­ca­do e in­ter­ac­ción con con­su­mi­do­res. Por ejem­plo, en el ca­so de la te­le­vi­sión, ha­brá neu­tra­li­dad tec­no­ló­gi­ca, es de­cir, ya no im­por­ta­rá la tec­no­lo­gía –sa­te­li­tal o IPTV– sino el ser­vi­cio; y ade­más po­drán usar su es­pec­tro –que es­tá en una de las fran­jas más atrac­ti­vas– pa­ra desa­rro­llar nue­vos ne­go­cios o in­gre­sar, si se da, a un mer­ca­do se­cun­da­rio de es­pec­tro.

Pe­ro se plan­tean va­rios re­tos. Por ejem­plo, có­mo que­da­ría la re­gla­men­ta­ción de ca­ra a las con­tra­pres­ta­cio­nes. Tam­bién se­rá ne­ce­sa­rio ajus­tar las nor­mas pa­ra in­cor­po­rar el mo­de­lo de alian­zas pú­bli­co-pri­va­das que, hoy por hoy, se ba­san en las fi­gu­ras de las con­ce­sio­nes, co­mo las via­les.

El se­gun­do fren­te del pro­yec­to son los ajus­tes ins­ti­tu­cio­na­les, en don­de hay tres lí­neas cla­ve: la pri­me­ra, un re­gu­la­dor úni­co que que­da­ría al fu­sio­nar la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Co­mu­ni­ca­cio­nes (CRC) con la Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Te­le­vi­sión (ANTV), mien­tras la Agen­cia Na­cio­nal del Es­pec­tro (ANE) que­da­ría co­mo un ór­gano ase­sor y con­sul­tor, to­da vez que la asig­na­ción de es­pec­tro la ha­ría el MI­NTIC. Es­ta de­ci­sión, aun­que se esperaba des­de ha­ce tiem­po, pa­ra al­gu­nos de­bió in­cluir a la ANE y que ade­más man­tu­vie­ra ella la asig­na­ción del es­pec­tro. “El es­pec­tro es el ac­ti­vo más im­por­tan­te en el mer­ca­do mó­vil y se con­vier­te en una va­ria­ble de com­pe­ten­cia en el sec­tor. Pue­de con­tro­lar las va­ria­bles de com­pe­ten­cia, con­tro­lan­do el es­pec­tro. Si lo con­tro­la el MI­NTIC sin cri­te­rios de com­pe­ten­cia po­drían asig­nar­lo por po­lí­ti­ca a un ope­ra­dor do­mi­nan­te o se lo en­tre­gan al ope­ra­dor pú­bli­co –co­mo pa­só en Ecua­dor– y ter­mi­na­mos en el peor de los es­ce­na­rios”, advierte un ex­per­to.

La se­gun­da, la uni­fi­ca­ción de las la­bo­res de ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y con­trol en el MI­NTIC. Es­te es uno de los pun­tos de ma­yor de­ba­te: pa­ra unos, es una de­ci­sión cla­ve por­que po­dría ar­ti­cu­lar la po­lí­ti­ca pú­bli­ca del sec­tor de acuer­do con la di­ná­mi­ca de los mer­ca­dos. Pa­ra otros es una ma­la se­ñal, por­que no se de­be­ría jun­tar el ór­gano de po­lí­ti­ca con el de san­ción. Aun­que ya el mi­nis­te­rio tie­ne esa uni­dad, al­gu­nos se pre­gun­tan cuán­tas san­cio­nes y de qué ti­po ha he­cho el MI­NTIC. “Es co­mo si se lle­va­ran pa­ra el Mi­nis­te­rio de Comercio las fun­cio­nes de vi­gi­lan­cia de la Su­per­in­ten­den­cia de In­dus­tria y Comercio”, di­ce otro de los ex­per­tos con­sul­ta­dos.

Y la ter­ce­ra, fue la uni­fi­ca­ción de una so­la ta­sa, una con­tri­bu­ción úni­ca al sec­tor de 2,2% de los in­gre­sos bru­tos men­sua­les. Al­gu­nos ya te­nían ese por­cen­ta­je y en otros ca­sos su­pe­ra­ba 5%. Ga­ran­ti­za no so­lo la sos­te­ni­bi­li­dad del sec­tor –por ese va­lor de con­tri­bu­ción lle­ga cer­ca de $1 bi­llón que apor­tan las em­pre­sas–, sino que por el la­do de la ofer­ta es más trans­pa­ren­te y sin ses­gos sec­to­ria­les. Es­to a su vez lle­ga a un fon­do úni­co que fo­ca­li­za los re­cur­sos pú­bli­cos.

Es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer ajus­tes. Hay que es­tar aten­tos a que la dis­cu­sión no se po­li­ti­ce, ni que los in­tere­ses pri­va­dos pre­va­lez­can so­bre los del país.

Syl­via Cons­taín Mi­nis­tra de las TIC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.