¿Di­fe­ren­cia­dos?

Con el in­cre­men­to de los ries­gos pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra mun­dial, es vi­tal re­du­cir la vul­ne­ra­bi­li­dad de Co­lom­bia a los cho­ques ex­ter­nos.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Las eco­no­mías emer­gen­tes han te­ni­do un año di­fí­cil, du­ran­te el cual los ac­ti­vos de al­gu­nas y sus mo­ne­das se han des­va­lo­ri­za­do con in­ten­si­dad, co­mo con­se­cuen­cia de la me­nor to­le­ran­cia al ries­go en­tre los in­ver­sio­nis­tas en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, que in­cli­nan sus pre­fe­ren­cias ha­cia los ac­ti­vos más se­gu­ros ofre­ci­dos por las eco­no­mías avan­za­das. Por ello in­vier­ten me­nos o li­qui­dan po­si­cio­nes en los de las emer­gen­tes, con lo cual los flu­jos de in­ver­sión de por­ta­fo­lio ha­cia ellas dis­mi­nu­yen y en ca­sos ex­tre­mos ocu­rren sa­li­das de ca­pi­tal.

El me­nor ape­ti­to por ries­go en­tre los in­ver­sio­nis­tas se de­be a las ex­pec­ta­ti­vas de que los ban­cos cen­tra­les más im­por­tan­tes del mun­do ten­drán que ace­le­rar el trán­si­to a la nor­ma­li­dad de sus pos­tu­ras mo­ne­ta­rias, por un re­cru­de­ci­mien­to de la in­fla­ción en las avan­za­das; jun­to con los te­mo­res so­bre la even­tua­li­dad de una gue­rra co­mer­cial de grandes pro­por­cio­nes, que fre­ne la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca glo­bal, oca­sio­ne una caí­da en el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y re­duz­ca los flu­jos de ca­pi­tal.

La per­cep­ción de ries­go so­bre países co­mo Co­lom­bia de­pen­de de la mag­ni­tud de sus des­ba­lan­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos –los ba­lan­ces en­tre el aho­rro do­més­ti­co y la in­ver­sión, el fis­cal y el de la cuen­ta co­rrien­te–, sus sol­ven­cias fis­cal y ex­ter­na, su li­qui­dez en mo­ne­da ex­tran­je­ra, la so­li­dez de sus sis­te­mas fi­nan­cie­ros, la efi­ca­cia de sus mar­cos ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra el di­se­ño de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, la cre­di­bi­li­dad de es­ta y su es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

Has­ta el mo­men­to las eco­no­mía emer­gen­tes más afec­ta­das han si­do Ar­gen­ti­na y Tur­quía, cu­yas mo­ne­das se de­pre­cia­ron con se­ve­ri­dad en el ter­cer tri­mes­tre, en ra­zón de los al­tos re­que­ri­mien­tos de in­gre­sos en mo­ne­da ex­tran­je­ra pa­ra fi­nan­ciar los am­plios dé­fi­cits en sus cuen­tas co­rrien­tes y ser­vir sus cuan­tio­sas deu­das ex­ter­nas, que las ha­cen más vul­ne­ra­bles a los cho­ques pro­ve­nien­tes del ex­te­rior, co­mo la ace­le­ra­ción del trán­si­to a la nor­ma­li­dad de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria de la FED y el for­ta­le­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal del dó­lar.

Al fi­nal del mes pa­sa­do la FED au­men­tó su me­ta pa­ra la ta­sa de in­te­rés so­bre los fon­dos fe­de­ra­les en 25 pun­tos bá­si­cos por ter­ce­ra vez es­te año, con lo cual la de­jó en­tre 2% y 2,25%. El pro­nós­ti­co me­diano de los miem­bros de su Co­mi­té de Ope­ra­cio­nes de Mer­ca­do Abier­to (FOMC) su­gie­re otro in­cre­men­to de la mis­ma mag­ni­tud en di­ciem­bre y tres más el año en­tran­te. En su in­te­rior exis­te un de­ba­te so­bre si en la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se lo in­di­ca­do se­ría pro­lon­gar el es­tre­cha­mien­to de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria has­ta la neu­tra­li­dad, en la cual no es­ti­mu­la pe­ro tam­po­co fre­na la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca; o in­clu­so más allá, en don­de la des­in­cen­ti­va. De acuer­do con ello, su pre­si­den­te, Je­ro­me Po­well, de­cla­ró en pú­bli­co que el FOMC po­dría op­tar por esa úl­ti­ma po­si­bi­li­dad. Es­to se­ría así por­que el cre­ci­mien­to ex­ce­de el po­ten­cial, la ta­sa de des­em­pleo es­tá por de­ba­jo de la de lar­go pla­zo, los sa­la­rios au­men­tan y los pre­cios de los com­bus­ti­bles se han in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te.

LAS DEU­DAS Y LOS DÉ­FI­CITS FIS­CAL Y EX­TERNO DEL PAÍS SU­GIE­REN UNA VULNERABILDAD MO­DE­RA­DA A LOS CHO­QUES EX­TER­NOS

Ade­más, tar­de o tem­prano, los otros grandes ban­cos cen­tra­les del mun­do se ve­rán obli­ga­dos a ace­le­rar el trán­si­to de sus pos­tu­ras mo­ne­ta­rias a la nor­ma­li­dad pa­ra res­ta­ble­cer la pa­ri­dad con la FED.

Co­mo con­se­cuen­cia de ello, es pro­ba­ble que se pre­sen­ten pron­to nue­vas tur­bu­len­cias en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros de las emer­gen­tes. Por tal mo­ti­vo con­vie­ne te­ner una idea so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad del país a los cho­ques ex­ter­nos.

Las eco­no­mías cu­yas mo­ne­das y ac­ti­vos han si­do los más afec­ta­dos son Tur­quía y Ar­gen­ti­na, que son las más vul­ne­ra­bles, por sus am­plios dé­fi­cits de cuen­ta co­rrien­te (-5,6 y -6,7% del PIB), sus deu­das ex­ter­nas (58,4 y 44,2% del PIB), su escasa li­qui­dez en mo­ne­da ex­tran­je­ra (con unas re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les que re­pre­sen­tan ape­nas 4 y 6,2 me­ses de im­por­ta­cio­nes de bie­nes y ser­vi­cios) y su al­ta in­fla­ción (11,5% y 26,2% anual). Ade­más de ello, en am­bos ca­sos sus es­que­mas pa­ra di­se­ñar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca –so­bre to­do la in­de­pen­den­cia de sus ban­cos cen­tra­les, pe­ro tam­bién la ido­nei­dad de sus au­to­ri­da­des fis­ca­les– fue­ron cues­tio­na­dos por los in­ver­sio­nis­tas, quie­nes en con­se­cuen­cia per­die­ron con­fian­za en su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

Surá­fri­ca y Bra­sil tam­bién han su­fri­do con ri­gor los efec­tos de la tur­bu­len­cia, por sus al­tos dé­fi­cits fis­ca­les y deu­das pú­bli­cas, jun­to con su ba­jo cre­ci­mien­to. Co­lom­bia, por el con­tra­rio, es­tá en­tre las me­nos afec­ta­das.

A juz­gar por el ta­ma­ño de sus dé­fi­cits fis­cal y en la cuen­ta co­rrien­te, que bor­dean el 3% del PIB, Co­lom­bia ten­dría una vul­ne­ra­bi­li­dad me­dia al­ta a los cho­ques ex­ter­nos.

Ade­más, a pe­sar de que las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to son bue­nas, ya que en­tra en una fa­se de ace­le­ra­ción que lo acer­ca­rá a su ta­sa po­ten­cial a par­tir del año en­tran­te, es­te año to­da­vía es len­to.

Al mis­mo tiem­po, las di­ná­mi­cas de las deu­das fis­cal y ex­ter­na del país en­tra­ñan ries­gos mo­de­ra­dos, por su pro­nun­cia­do in­cre­men­to des­de 2014.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la deu­da de los ho­ga­res y las em­pre­sas con la ban­ca, cu­ya ca­li­dad ha des­me­jo­ra­do.

Sin em­bar­go, el mar­co ins­ti­tu­cio­nal de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca en el país es muy efi­caz. El Ban­co de la Re­pú­bli­ca es in­de­pen­dien­te e im­ple­men­ta la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ba­jo un es­que­ma de in­fla­ción ob­je­ti­vo, com­bi­na­do con un ré­gi­men de flo­ta­ción ad­mi­nis­tra­da de la ta­sa de cam­bio, que le han per­mi­ti­do lo­grar la con­ver­gen­cia de la in­fla­ción y las ex­pec­ta­ti­vas de va­ria­ción de los pre­cios ha­cia la me­ta.

De manera análo­ga, el es­tric­to cum­pli­mien­to de las me­tas de dé­fi­cit y deu­da pú­bli­ca, es­ta­ble­ci­das por la re­gla fis­cal, ase­gu­ran que se man­ten­drán en unas tra­yec­to­rias de­cre­cien­tes, que con­du­ci­rán a la con­so­li­da­ción de las fi­nan­zas pú­bli­cas y a la me­jo­ra de la sol­ven­cia del Es­ta­do.

Por úl­ti­mo, la re­gu­la­ción y la su­per­vi­sión fi­nan­cie­ras si­guen los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, lo cual ase­gu­ra que los ries­gos de los in­ter­me­dia­rios se ad­mi­nis­tren de la me­jor manera, pa­ra pre­ser­var su sol­ven­cia.

Con ba­se en es­te mar­co ins­ti­tu­cio­nal, las po­lí­ti­cas fis­cal y mo­ne­ta­ria con­ser­van su cre­di­bi­li­dad, que es cla­ve pa­ra pre­ser­var la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas y man­te­ner el gra­do de in­ver­sión de la deu­da pú­bli­ca, da­do el pro­ta­go­nis­mo de los flu­jos de por­ta­fo­lio en la fi­nan­cia­ción del dé­fi­cit en la cuen­ta co­rrien­te y de los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros en los mer­ca­dos de ac­ti­vos do­més­ti­cos.

Tam­bién le per­mi­ten al país con­ser­var el ac­ce­so a la lí­nea de cré­di­to fle­xi­ble del FMI, que re­fuer­za la có­mo­da li­qui­dez ex­ter­na pro­vis­ta por las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les.

En es­tas con­di­cio­nes, la vul­ne­ra­bi­li­dad mo­de­ra­da, la efi­ca­cia del mar­co ins­ti­tu­cio­nal de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca son los fac­to­res que le han per­mi­ti­do al país di­fe­ren­ciar­se de otros emer­gen­tes, pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to de las tur­bu­len­cias ex­ter­nas so­bre los mer­ca­dos fi­nan­ce­ros do­més­ti­cos.

Por eso es vi­tal que las au­to­ri­da­des si­gan cum­plien­do e manera es­tric­ta las me­tas de las po­lí­ti­cas fis­cal y mo­ne­ta­ria.

LA EFI­CA­CIA DEL MAR­CO INS­TI­TU­CIO­NAL DE LA PO­LÍ­TI­CA ECO­NÓ­MI­CA Y LA ES­TA­BI­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA LE PER­MI­TEN A CO­LOM­BIA DI­FE­REN­CIAR­SE DE OTROS EMER­GEN­TES

Cum­plir las me­tas de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pre­ser­va su cre­di­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.