¿Se acer­ca el fin del tra­ba­jo hu­mano?

An­drés Op­pen­hei­mer es­tu­vo en Co­lom­bia y dia­lo­gó so­bre la ame­na­za de que los ro­bots re­em­pla­cen el tra­ba­jo hu­mano. Es­tas son sus res­pues­tas.

Dinero (Colombia) - - CONTENTS -

Una de las pre­gun­tas más in­quie­tan­tes que se es­tá ha­cien­do aho­ra mis­mo la hu­ma­ni­dad es qué va a pa­sar con mi­llo­nes de tra­ba­jos que van a ser re­em­pla­za­dos más pron­to que tar­de por las má­qui­nas. An­drés Op­pen­hei­mer, el es­cri­tor ar­gen­tino, se plan­teó esa mis­ma preo­cu­pa­ción y el re­sul­ta­do es su nue­vo li­bro ¡Sál­ve­se quien pue­da!, que bus­ca abor­dar es­tos in­te­rro­gan­tes. En diá­lo­go con Di­ne­ro, el es­cri­tor ex­pli­có sus pun­tos de vis­ta y los re­sul­ta­dos de sus investigaciones.

¿De dón­de sur­ge la idea del li­bro?

¡Del sus­to! Ha­ce cin­co años leí una in­ves­ti­ga­ción de Oxford que di­ce que 47% de los em­pleos se­rá re­em­pla­za­do por ro­bots; ¡ya!, ¡En los pró­xi­mos 15 años! Yo es­toy vien­do eso ya a mi al­re­de­dor. An­tes gra­ba­ba mi pro­gra­ma de te­le­vi­sión con cá­ma­ras y ca­ma­ró­gra­fos. Ya no. Hoy día las cá­ma­ras con que yo gra­bo son ro­bó­ti­cas. Yo an­tes man­da­ba tra­du­cir mis co­lum­nas, hoy día el pe­rió­di­co pa­ra el que tra­ba­jo las man­da tra­du­cir a Goo­gle Trans­la­te en un se­gun­do y en el úl­ti­mo año ese mo­tor ha pe­ga­do un sal­to im­pre­sio­nan­te.

¿Cuál es la con­clu­sión?

Se van a per­der em­pleos y se van a ga­nar em­pleos. Hay una gran dis­cu­sión en­tre los fu­tu­ró­lo­gos so­bre pa­ra qué la­do se va a in­cli­nar la ba­lan­za. Has­ta aho­ra, his­tó­ri­ca­men­te, la tec­no­lo­gía ha crea­do más em­pleos de los que ha des­trui­do. En la re­vo­lu­ción in­dus­trial se em­pe­za­ron a crear los te­la­res me­cá­ni­cos, y los te­je­do­res tra­di­cio­na­les los des­truían por­que de­cían que es­to los iba a de­jar sin tra­ba­jo; y pa­só to­do lo con­tra­rio. El te­lar automático pro­du­jo la ne­ce­si­dad de diseñadores, in­ge­nie­ros tex­ti­les, fa­bri­can­tes de co­lo­res, etc. y al fi­nal del día hu­bo más tra­ba­ja­do­res que an­tes. Lo mis­mo ocu­rrió con el au­to­mó­vil, cuan­do se in­dus­tria­li­zó.

Pe­ro la gen­te no va a te­ner la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se...

Los tiem­pos tec­no­ló­gi­cos se es­tán ace­le­ran­do tan­to que la gran pre­gun­ta es si la gen­te va a te­ner tiem­po de rein­ven­tar­se. En la an­ti­güe­dad, cuan­do éra­mos ca­za­do­res, tu­vi­mos mi­les de años pa­ra rein­ven­tar­nos y con­ver­tir­nos en agri­cul­to­res. Ha­ce 100 o 200 años, cuan­do los que pren­dían los fa­ro­les de gas en las ca­lles se vie­ron ame­na­za­dos por los fa­ro­les eléc­tri­cos, tu­vie­ron 80 años pa­ra

rein­ven­tar­se. Pe­ro hoy la gen­te es­tá sien­do sus­ti­tui­da de un día a otro: la se­ño­ra que atien­de un par­quea­de­ro le avi­san el vier­nes en la no­che que el lu­nes en la ma­ña­na ha­brá una má­qui­na que va a ha­cer ese tra­ba­jo. A me­diano y lar­go pla­zo soy muy op­ti­mis­ta, pe­ro a cor­to pla­zo va a ha­ber un sa­cu­dón la­bo­ral im­por­tan­te.

Al­gu­nos fu­tu­ró­lo­gos con­si­de­ran que el pro­ble­ma va a ser ad­mi­nis­trar el tiem­po li­bre.

Y es cier­to. A me­diano y lar­go pla­zo es­to va a ser pa­ra bien. Va­ya­mos al ca­so de los pe­rio­dis­tas. En las elec­cio­nes de no­viem­bre (pró­xi­mo), to­dos los ar­tícu­los de The Was­hing­ton Post so­bre las 500 con­tien­das elec­to­ra­les pa­ra dipu­tados y se­na­do­res van a ser es­cri­tas por un ro­bot. Eso, por un la­do, se po­dría de­cir, va a de­jar a mu­chos sin tra­ba­jo, pe­ro por otro pue­de ser bueno pa­ra mu­chos pe­rio­dis­tas que no quie­ren ha­cer eso y se pue­den de­di­car a lo que a ellos les gus­ta, co­mo la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca, el aná­li­sis, etc. El obre­ro que se la pa­sa to­do el día ator­ni­llan­do un tor­ni­llo: va a ser bue­ní­si­mo que un ro­bot ha­ga ese tra­ba­jo re­pe­ti­ti­vo abu­rri­do y que ese obre­ro pue­da con­ver­tir­se en un téc­ni­co ope­ra­dor de ro­bots, un tra­ba­jo más es­ti­mu­lan­te e in­tere­san­te. El pro­ble­ma va a ser el cor­to pla­zo: có­mo va­mos a ha­cer pa­ra na­ve­gar es­ta ola de des­em­pleo tec­no­ló­gi­co que se vie­ne.

¿Qué opi­na de plan­tea­mien­tos co­mo la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal?

Hay va­rias teo­rías so­bre có­mo sa­lir de es­to. Una es la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal. La teo­ría es que los ro­bots van a pro­du­cir tan­to más efi­cien­te­men­te que no­so­tros por­que tra­ba­jan tres tur­nos se­gui­dos, no pi­den me­jor suel­do, no se sin­di­ca­li­zan, que to­do va a ser más ba­ra­to. Y los países van a te­ner in­gre­sos mu­cho ma­yo­res y eso va a per­mi­tir re­dis­tri­buir mu­cho más di­ne­ro a to­dos, re­du­cien­do la po­bre­za y así po­dre­mos dar una ren­ta uni­ver­sal a to­do el mun­do. Otros, co­mo Bill Ga­tes, pro­po­nen im­pues­to a los ro­bots. Yo en el li­bro pro­pon­go una sa­li­da in­ter­me­dia que es una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal a cam­bio de ser­vi­cio so­cial. ¿Dón­de es­tá es­cri­to que los ho­ga­res de an­cia­nos de­ban te­ner una per­so­na aten­dien­do a 40 an­cia­nos? Por qué no una per­so­na pa­ra ca­da an­ciano. ¿Dón­de es­tá es­cri­to que una es­cue­la de­ba te­ner un maes­tro o una maes­tra pa­ra 30 ni­ños? Por qué no te­ner una per­so­na que re­ci­ba una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal que sea el tu­tor de un ni­ño en una es­cue­la.

¿Los go­bier­nos es­tán al tan­to de eso?

La ma­yo­ría de los pre­si­den­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos ‘es­tán en Ba­bia’. No tie­nen la me­nor idea de es­te te­rre­mo­to que se vie­ne. Al­gu­nos sí. Le pre­gun­té, por ejem­plo, al pre­si­den­te de la Ar­gen­ti­na, Ma­cri, y me di­jo que es to­tal­men­te cons­cien­te y que ha­ce po­co le ha­bían anun­cia­do una in­ver­sión de US$200 mi­llo­nes en su país. Y él, fe­liz, lla­mó a sus ase­so­res pa­ra ver cuán­do y dón­de po­dían ha­cer el anun­cio has­ta que se en­te­ró de que iban a crear 22 pues­tos de tra­ba­jo: la fá­bri­ca era to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­da. En­ton­ces él me de­cía: “¡22 pues­tos de tra­ba­jo! Eso es un ne­go­cio de em­pa­na­das”. Ese es el mun­do al que va­mos. Le pre­gun­té en­ton­ces qué pue­de ha­cer un país co­mo Ar­gen­ti­na. Me di­jo: “creo que nues­tra sa­li­da en tér­mi­nos de em­pleo es el tu­ris­mo. Te­ne­mos enor­mes ca­pa­ci­da­des inu­ti­li­za­das en tu­ris­mo”. Lo im­por­tan­te es an­ti­ci­par­se a lo que se vie­ne ya.

Pa­ra la gen­te que quie­re ha­cer em­pre­sa qué desafío hay.

Se van a abrir enor­mes cam­pos, va a ha­ber mu­chí­si­mo más tra­ba­jo tem­po­ral y part ti­me. Se va a ‘ube­ri­zar’ la eco­no­mía, por­que así co­mo hoy día la per­so­na que ofre­ce un ser­vi­cio de con­duc­tor po­ne sus da­tos en una apli­ca­ción y otra per­so­na que re­quie­re ese ser­vi­cio lo con­tac­ta, lo mis­mo va a ocu­rrir con to­das nues­tras pro­fe­sio­nes. Ca­da ho­tel, ca­da res­tau­ran­te va a te­ner que di­fe­ren­ciar­se y con­tar su his­to­ria. Pa­ra eso va a ne­ce­si­tar un vi­deó­gra­fo, va a ne­ce­si­tar un pe­rio­dis­ta que cuen­te su his­to­ria que es di­fe­ren­te a la del la­do. En­ton­ces va a ir a una apli­ca­ción y va a bus­car al que es­té me­jor, al que ten­ga me­jor ra­ting co­mo hoy se bus­ca un uber. Va a ha­ber un gran mer­ca­do di­gi­tal, tu mer­ca­do va a ser el mun­do.

Pre­gun­tas de co­yun­tu­ra. ¿Ar­gen­ti­na, su país, có­mo va?

Así co­mo Cris­ti­na Kirch­ner tuvo la bue­na suer­te de te­ner una co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal fa­vo­ra­ble, Ma­cri tie­ne la ma­la suer­te de te­ner una du­ra co­yun­tu­ra in­ter­na­cio­nal. Pe­ro a mí no me ca­be du­da que lo peor que le pue­de pa­sar a Ar­gen­ti­na es vol­ver al po­pu­lis­mo irres­pon­sa­ble de Cris­ti­na Kirch­ner y de Nés­tor Kirch­ner, que des­pil­fa­rra­ron el ma­yor pe­rio­do de bo­nan­za de la his­to­ria re­cien­te de Ar­gen­ti­na, gra­cias a fac­to­res ex­ter­nos, en un or­gía po­pu­lis­ta que no de­jó na­da, de­jó peor edu­ca­ción, peo­res ser­vi­cios mé­di­cos, un es­ta­do in­sos­te­ni­ble. Ellos fue­ron co­mo to­dos los po­pu­lis­tas: pan pa­ra hoy, ham­bre pa­ra ma­ña­na. Y Ma­cri tie­ne el du­ro desafío de re­du­cir ese es­ta­do sin que le sal­ga to­da la ca­lle a pro­tes­tar.

Ve­ne­zue­la.

Creo que Ma­du­ro es­tá de al­gu­na manera lo­gran­do lo que quie­re, que es va­ciar el país de po­ten­cia­les opo­si­to­res y que­dar­se con una ma­sa de gen­te su­mi­sa y con­tro­la­ble a tra­vés de sub­si­dios ali­men­ti­cios.

Cu­ba

Díaz Ca­nel es un ‘be­be­sau­rio’: ce­ro aper­tu­ra, es una dic­ta­du­ra he­re­di­ta­ria que no ha cam­bia­do na­da y que oja­lá cam­bie pron­to.

Es­ta­dos Uni­dos.

Te­ne­mos un go­bierno po­pu­lis­ta di­ri­gi­do por un po­pu­lis­ta que, co­mo to­dos sa­be­mos, no tie­ne ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca ni di­plo­má­ti­ca ni mi­li­tar pe­ro que cree que sa­be más que to­do el mun­do.

PLAN­TEA CO­MO SA­LI­DA UNA REN­TA BÁ­SI­CA UNI­VER­SAL A CAM­BIO DE TRA­BA­JO SO­CIAL EN LAS ES­CUE­LAS Y LOS ANCIANATOS, POR EJEM­PLO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.