Agen­da com­pe­ti­da

An­drés Ba­rre­to, nue­vo su­per­in­ten­den­te de In­dus­tria y Co­mer­cio, bus­ca más dien­tes pa­ra su en­ti­dad a la hora de im­par­tir san­cio­nes con­tra em­pre­sas que afec­ten la com­pe­ten­cia. Uno de los re­tos es dar­le se­gu­ri­dad al me­ca­nis­mo de la de­la­ción.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Hoy por hoy, la Su­pe­rin­ten­den­cia de In­dus­tria y Co­mer­cio (SIC) es per­ci­bi­da co­mo una de las en­ti­da­des más efec­ti­vas del Es­ta­do. Su tra­ba­jo se ha ve­ni­do re­fle­jan­do, en es­pe­cial, en las in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra las prác­ti­cas res­tric­ti­vas de la com­pe­ten­cia que lle­va­ron a san­cio­nes icó­ni­cas a va­rios car­te­les em­pre­sa­ria­les.

Pe­ro no es el úni­co fren­te. Tam­bién tie­ne in­cor­po­ra­das otras res­pon­sa­bi­li­da­des, co­mo la pro­tec­ción a los con­su­mi­do­res, a los da­tos y pro­pie­dad in­te­lec­tual, en­tre otras.

An­drés Ba­rre­to ha si­do de­sig­na­do co­mo nue­vo su­per­in­ten­den­te, en re­em­pla­zo de Pa­blo Fe­li­pe Ro­ble­do, y ya tie­ne una ho­ja de ru­ta cla­ra. Por un la­do, quie­re de­pu­rar me­jor el pre­su­pues­to y dar­les más ca­pa­ci­dad a los es­tu­dios eco­nó­mi­cos.

Pe­ro, por otro, en com­pe­ten­cia tie­ne tres pun­tos cla­ve en su agen­da: re­for­ma a las san­cio­nes que de­be­rían es­tar re­la­cio­na­das con por­cen­ta­jes de uti­li­da­des o in­gre­sos e, in­clu­so, de­fi­nir si hay es­pa­cio pa­ra de­ba­tir cár­cel pa­ra quie­nes li­de­ran los car­te­les, co­mo su­ce­de en otros paí­ses; crear una nue­va área en la SIC en ma­te­ria de cum­pli­mien­to (com­plian­ce) y de­fi­nir el fu­tu­ro de la de­la­ción an­te tensiones in­ter­na­cio­na­les.

_Las pro­pues­tas

La pri­me­ra ini­cia­ti­va de Ba­rre­to es có­mo dar­le a la en­ti­dad más dien­tes en ma­te­ria san­cio­na­to­ria y no ca­sar­se con ci­fras fi­jas o por sa­la­rios mí­ni­mos, pues hoy la mul­ta más al­ta es de $78.000 mi­llo­nes, un mon­to que de­be po­ner­se en con­tex­to fren­te al ta­ma­ño de las em­pre­sas san­cio­na­das: pa­ra una Py­me se­ría un gol­pe gi­gan­tes­co, pe­ro pa­ra una gran com­pa­ñía po­dría re­pre­sen­tar muy po­co en ma­te­ria de in­gre­sos o uti­li­da­des.

En ese sen­ti­do, se po­dría pen­sar en por­cen­ta­jes de­ri­va­dos de di­fe­ren­tes va­ria­bles, co­mo las uti­li­da­des de la em­pre­sa o so­bre el lu­cro per­ci­bi­do por la ma­la práctica. “Se­ría más com­ple­jo, pe­ro ten­dría que ro­bus­te­cer­se la ca­pa­ci­dad de la je­fa­tu­ra de es­tu­dios eco­nó­mi­cos”, di­ce Ba­rre­to.

Otro pro­ble­ma, se­gún el Su­per­in­ten­den­te, es que es­te es un mer­ca­do no tan gran­de y

con­cen­tra­do en po­cas em­pre­sas, pe­ro con al­ta in­for­ma­li­dad. La pre­gun­ta es có­mo per­se­guir ac­ti­vos si no es­tán re­gis­tra­dos o no di­cen la ver­dad. Y otra op­ción es me­dir la afec­ta­ción de mer­ca­dos, de­ter­mi­nar cuán­to fue dis­tor­sio­na­do al rea­li­zar esa práctica.

Ha­cer es­te ajus­te sig­ni­fi­ca­ría mo­di­fi­car la ley 1340, que re­gu­la el ré­gi­men de com­pe­ten­cia.

Pe­ro los trá­mi­tes y pro­pues­tas le­gis­la­ti­vas es­tán ge­ne­ran­do un tran­cón. “Es­ta­mos pen­san­do en có­mo lo va­mos a sa­car o mi­rar si el Plan de De­sa­rro­llo lo per­mi­te”, agre­ga Ba­rre­to.

A es­ta dis­cu­sión le­gis­la­ti­va se po­dría su­mar un in­gre­dien­te adi­cio­nal que ya es­tá con­tem­pla­do en otros paí­ses: cár­cel pa­ra quie­nes rea­li­zan prác­ti­cas res­tric­ti­vas de la com­pe­ten­cia, co­mo es­tá in­cor­po­ra­do en im­pues­tos.

“Es una dis­cu­sión que vie­ne am­bien­tán­do­se. Lo que pa­sa es que en un ré­gi­men ju­rí­di­co co­mo el co­lom­biano, se de­be te­ner cui­da­do al mo­ver un en­gra­na­je, por ejem­plo, en san­cio­nar pe­nal­men­te con­duc­tas con cár­cel, pues tam­bién hay que mi­rar el ti­po de sis­te­ma pe­nal y có­mo lo or­ga­ni­za­mos en un país con al­ta per­cep­ción de im­pu­ni­dad, ha­ci­na­mien­to car­ce­la­rio y con­ges­tión del sis­te­ma ju­di­cial. Pa­ra al­gu­nos, la san­ción pu­ni­ti­va car­ce­la­ria di­sua­di­ría mu­cho más las con­duc­tas, pe­ro es una dis­cu­sión que me­re­ce más aná­li­sis por­que in­vo­lu­cra­ría más au­to­ri­da­des. Pe­ro ese es un te­ma que en Co­lom­bia va ha­cien­do trac­ción”, di­ce el Su­per­in­ten­den­te.

Otro de los ajus­tes que tie­ne Ba­rre­to en su agen­da es in­cor­po­rar una fa­cul­tad pre­ven­ti­va en la SIC, una vez po­si­cio­na­do el te­ma de com­pe­ten­cia. “Es­toy pen­san­do –se­ña­la Ba­rre­to– si de­be­mos te­ner una de­le­ga­tu­ra de cum­pli­mien­to –de com­plian­ce–o ads­cri­bír­se­la a la de com­pe­ten­cia”.

Cuál es el re­to pa­ra la SIC: que co­mo au­to­ri­dad no pue­de de­jar que ca­da uno ha­ga su pro­gra­ma co­mo quie­ra sino que ten­dría que dar las pau­tas. Y, se­gún Ba­rre­to, eso ven­dría acom­pa­ña­do de que, si se atien­de es­te es­tán­dar de cum­pli­mien­to even­tual­men­te –si lle­ga­ra a ser in­ves­ti­ga­do o san­cio­na­do por al­gu­na práctica res­tric­ti­va de la com­pe­ten­cia– po­dría uti­li­zar eso a su fa­vor en el pro­ce­so co­mo un ate­nuan­te de la san­ción.

_La de­la­ción

La de­la­ción ha si­do un ins­tru­men­to im­por­tan­te pa­ra des­ver­te­brar car­te­les y se usa con éxi­to. Sin em­bar­go, a juicio de Ba­rre­to, de­be ha­ber un ré­gi­men un po­co más ga­ran­tis­ta así co­mo en el pro­ce­so pe­nal. La ga­ran­tía hoy es que des­pués de sur­tir­se el pro­ce­so en la SIC, va­ya al Con­se­jo de Es­ta­do. Pe­ro tam­bién apa­re­ció una ter­ce­ra ins­tan­cia que de­pen­de­rá del de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

Co­lom­bia ha­ce par­te de la CAN y en los úl­ti­mos me­ses en es­te ór­gano re­gio­nal apa­re­ció el in­te­rés de aten­der te­mas de de­re­cho a la com­pe­ten­cia, co­mo su­ce­dió con el ca­so de pa­pe­les suaves, que ya ha­bía si­do fa­lla­do en Co­lom­bia y allí tu­vo una nue­va ins­tan­cia, con una am­plia­ción de las mul­tas – su­pe­rio­res a las de Co­lom­bia– y don­de la de­la­ción per­dió su efec­to, que era pre­ci­sa­men­te no ser san­cio­na­do.

Y han em­pe­za­do los ro­ces de in­ter­pre­ta­ción de los Es­ta­dos don­de se pu­die­ron ha­ber pre­sen­ta­do esas con­duc­tas.

“Eso im­po­ne un gran re­to, pues se de­be mi­rar cuá­les son las com­pe­ten­cias de de­re­cho co­mu­ni­ta­rio vs. la ju­ris­dic­ción y la com­pe­ten­cia de un Es­ta­do. So­mos res­pe­tuo­sos del de­re­cho co­mu­ni­ta­rio an­dino pe­ro la su­pra­na­cio­na­li­dad no pue­de su­po­ner que las de­ci­sio­nes que se to­man en el mar­co del de­re­cho in­terno en Co­lom­bia le abran un bo­que­te al san­cio­na­do o al afec­ta­do o al de­la­tor por fue­ra y se le vio­la una ga­ran­tía pro­ce­sal. El in­ves­ti­ga­do po­dría ser juz­ga­do dos ve­ces por la mis­ma con­duc­ta o la de­ci­sión to­ma­da en de­re­cho en un Es­ta­do, así sea ad­mi­nis­tra­ti­vo y que in­clu­so pa­se por el Con­se­jo de Es­ta­do, po­dría ter­mi­nar sien­do re­vi­sa­da por una ter­ce­ra”, ex­pli­ca Ba­rre­to.

Una nue­va eta­pa se abre pa­ra la SIC y los ojos del mer­ca­do y del país es­ta­rán muy aten­tos a di­cha ges­tión.

A UNA RE­FOR­MA DEL RÉ­GI­MEN DE COM­PE­TEN­CIA PO­DRÍA LLE­GAR EL DE­BA­TE DE IN­COR­PO­RAR CÁR­CEL PA­RA QUIE­NES REA­LI­ZAN PRÁC­TI­CAS RES­TRIC­TI­VAS.

El nue­vo Su­per­in­ten­den­te quie­re crear un área de cum­pli­mien­to en la SIC. An­drés Ba­rre­to Su­per­in­ten­den­te de In­dus­tria y Co­mer­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.