La ley de la im­pro­vi­sa­ción

La fal­ta de re­for­mas se sub­sa­na con una que pa­re­ce ley ma­yor co­lom­bia­na, que se­ría la ‘ley de la im­pro­vi­sa­ción’.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO - Juan Ma­nuel Ló­pez Ca­ba­lle­ro

Sa­be­mos la can­ti­dad de re­for­mas pen­dien­tes, va­rias de ellas in­ten­ta­das pe­ro prácticamente to­das abor­ta­das: re­for­ma po­lí­ti­ca, re­for­ma territorial, re­for­ma pen­sio­nal, re­for­ma a la edu­ca­ción, re­for­ma a la sa­lud, etc.

Pa­re­cie­ra que la ex­cep­ción fue­ra las re­for­mas tri­bu­ta­rias, que, por el con­tra­rio, pa­san una tras otra con una fre­cuen­cia y una fa­ci­li­dad pas­mo­sa.

Lo in­tere­san­te de es­to y lo que con las úl­ti­mas no­ti­cias se pue­de des­ta­car es que esa fal­ta de re­for­mas se sub­sa­na con una que pa­re­ce ley ma­yor co­lom­bia­na, que se­ría la ‘ley de la im­pro­vi­sa­ción’.

Lo que no se sa­be es cuál de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de esa ley es más gra­ve. Ejem­plos son la fal­ta de una po­lí­ti­ca cri­mi­nal; esa ne­ce­sa­ria­men­te se acom­pa­ña de una fal­ta de los com­ple­men­tos co­mo se­ría una po­lí­ti­ca car­ce­la­ria. En­ton­ces se im­pro­vi­san le­yes pa­ra in­ten­tar co­rre­gir la es­pan­to­sa vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos que es el ha­ci­na­mien­to en las pri­sio­nes; al mis­mo tiem­po se crean nue­vas fi­gu­ras de­lic­ti­vas (con la con­vic­ción de que to­do se so­lu­cio­na con nue­vas nor­mas) y se in­ven­tan ex­cep­cio­nes, co­mo que cuan­do la pe­na es me­nor de cier­to tiem­po no obli­ga la re­clu­sión; o que ba­jo cier­tas con­di­cio­nes se pue­de te­ner ca­sa por cár­cel, o se ha­bi­li­tan nue­vos si­tios co­mo re­cin­tos de se­gu­ri­dad pa­ra pa­gar las pe­nas, etc...

De la mis­ma ma­ne­ra, la fal­ta de una po­lí­ti­ca agra­ria lle­va a si­tua­cio­nes co­mo la que pa­de­cen por igual ca­si to­dos los sec­to­res. Por ejem­plo los arro­ce­ros: no de­fi­nir si lo que se es­pe­ra es una au­to­su­fi­cien­cia, una pro­duc­ción pa­ra ex­por­ta­ción, o apro­ve­char pa­ra im­por­tar por los ba­jos pre­cios in­ter­na­cio­na­les de­ri­va en que las de­ci­sio­nes de go­bierno gi­ran al­re­de­dor de có­mo afec­ta la co­yun­tu­ra al con­su­mi­dor.

La di­fe­ren­cia con el mer­ca­do mun­dial (con cos­tos bas­tan­te más ba­jos que los nues­tros) ha­cen que sea el com­mo­dity con más pro­tec­ción aran­ce­la­ria; es­to per­mi­te que, cuan­do los pre­cios co­mien­zan a su­bir por ba­ja en la pro­duc­ción se au­to­ri­zan im­por­ta­cio­nes, con lo cual a la ma­la co­se­cha se adi­cio­nan los ma­los pre­cios; y cuan­do la pro­duc­ción es bue­na el Go­bierno se fro­ta las ma­nos por­que los mo­li­ne­ros com­pran ba­ra­to y se pre­sen­tan co­mo quie­nes con­tri­bu­yen a ba­jar la ca­nas­ta fa­mi­liar. Una ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te a cos­ta del cul­ti­va­dor.

Es­ta­mos vi­vien­do hoy que la fal­ta de una po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va se pre­ten­de re­em­pla­zar con me­di­das ne­ce­sa­ria­men­te in­su­fi­cien­tes, pues­to que son por de­fi­ni­ción tran­si­to­rias pa­ra sa­lir del pro­ble­ma del mo­men­to. Son los pa­ros los que ha­cen to­mar de­ci­sio­nes que por su­pues­to pue­den ali­viar la ten­sión del mo­men­to pe­ro es­tán muy le­jos de so­lu­cio­nar el ver­da­de­ro pro­ble­ma. Sa­lir con que se adi­cio­nan $500.000 mi­llo­nes al pre­su­pues­to o au­men­tar­lo a $1 bi­llón so­lo con­fir­ma que lo que fal­ta no es di­ne­ro sino una vi­sión in­te­gral y una pro­pues­ta de so­lu­ción que re­em­pla­ce a es­ta ‘ley de la im­pro­vi­sa­ción’.

Pe­ro además se apli­ca al­go co­mo la ‘cul­tu­ra de la ma­li­cia in­dí­ge­na’, no so­lo se im­pro­vi­sa sino se di­si­mu­la o acu­de a vías en­ga­ño­sas pa­ra lo­grar por ca­mi­nos no muy cla­ros cu­brir los obs­tácu­los que por esas au­sen­cias se pro­du­cen.

Es has­ta pa­ra­dó­ji­co que in­clu­so en el cam­po tri­bu­ta­rio, don­de co­mo an­tes se se­ña­ló se im­pro­vi­sa con más fre­cuen­cia a tra­vés de re­for­mas ca­da par de años, se ma­ne­ja el te­ma fis­cal, aho­ra im­pro­vi­san­do den­tro de la mis­ma im­pro­vi­sa­ción al re­em­pla­zar –o me­jor, apla­zar– la in­mi­nen­te e inevi­ta­ble re­for­ma tri­bu­ta­ria por una ‘ley de fi­nan­cia­ción’ con la que se lo­gra­rá ade­lan­tar un año lo que de to­das ma­ne­ras es­ta­ba pre­vis­to que pa­ga­rán los con­tri­bu­yen­tes.

ES­TA­MOS VI­VIEN­DO HOY QUE LA FAL­TA DE UNA PO­LÍ­TI­CA EDU­CA­TI­VA SE PRE­TEN­DE RE­EM­PLA­ZAR CON ME­DI­DAS NE­CE­SA­RIA­MEN­TE IN­SU­FI­CIEN­TES, PUES­TO QUE SON POR DE­FI­NI­CIÓN TRAN­SI­TO­RIAS PA­RA SA­LIR DEL PRO­BLE­MA DEL MO­MEN­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.