La de­pen­den­cia mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca

Más allá del enor­me pe­so pa­ra Eco­pe­trol, es ne­ce­sa­rio en­ten­der có­mo se ex­tien­de en de­ta­lle el pe­tró­leo a lo lar­go de la economía.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO - Da­niel Ni­ño

Si se mi­ra agre­ga­do el dé­fi­cit

co­mer­cial de Co­lom­bia des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal en 2009 has­ta agos­to de 2018, al­can­za una su­ma apro­xi­ma­da a US$61.000 mi­llo­nes. Di­cho ni­vel de desaho­rro se dis­pa­ró des­pués de la caí­da de los pre­cios del cru­do y la me­nor pro­duc­ción mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca por lo que bien va­le la pe­na pro­fun­di­zar en las im­pli­ca­cio­nes de di­cho asun­to y pre­gun­tar­nos có­mo se­ría Co­lom­bia sin esa bo­nan­za en el pa­sa­do y en el fu­tu­ro.

De un la­do, la re­cu­rren­te con­trac­ción de la pro­duc­ción mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca com­ple­ta ya 15 tri­mes­tres. Con una caí­da pro­me­dio de 2,5% por tri­mes­tre des­de 2014. El 98% de di­cho resultado se ex­pli­ca por la re­ce­sión de la ac­ti­vi­dad de ex­trac­ción de pe­tró­leo y de gas na­tu­ral, si bien des­de ju­lio de 2017 es­ta ac­ti­vi­dad de­jó de de­cre­cer y cre­ce 0,6% es­te año.

Con to­do, el im­pac­to di­rec­to de la re­ce­sión del sec­tor en el pro­duc­to in­terno bru­to co­lom­biano ha si­do mo­de­ra­do res­tan­do ape­nas 0,4% del cre­ci­mien­to pro­me­dio del país en los úl­ti­mos 4 años.

De otro la­do, si a las ex­por­ta­cio­nes co­lom­bia­nas que su­man US$439.000 mi­llo­nes des­de enero de 2009 se les res­tan aque­llas del sec­tor mi­ne­ro-ener­gé­ti­co, el mon­to ba­ja a US$210.000 mi­llo­nes. Con lo cual va­le la pe­na pre­gun­tar­se, sin los in­gre­sos de es­te sec­tor, có­mo po­dría Co­lom­bia ha­ber ad­qui­ri­do los ca­si US$500.000 mi­llo­nes de im­por­ta­cio­nes de la úl­ti­ma dé­ca­da. Es de­cir, que la ac­ti­vi­dad mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca ha ge­ne­ra­do ca­si 80% de las di­vi­sas que han fi­nan­cia­do cer­ca de US$290.000 mi­llo­nes de com­pras ex­ter­nas des­de la quie­bra de Leh­man Brot­hers.

De esas com­pras prin­ci­pal­men­te fi­nan­cia­das por las di­vi­sas ge­ne­ra­das por el sec­tor mi­ne­ro-ener­gé­ti­co, cer­ca de US$45.000 mi­llo­nes fue­ron pa­ra la ad­qui­si­ción bie­nes de con­su­mo y cer­ca de US$78.000 mi­llo­nes han si­do de bie­nes in­ter­me­dios y ma­te­rias pri­mas (don­de 62% se usó pa­ra pro­duc­ción de quí­mi­cos y far­ma­céu­ti­cos, 12% pa­ra la ac­ti­vi­dad de pro­duc­ción agro­pe­cua­ria de no ali­men­ti­cios y 8,5% pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­tos pa­ra ani­ma­les). Otros US$165.000 mi­llo­nes fue­ron usa­dos pa­ra las im­por­ta­cio­nes de bie­nes de ca­pi­tal y ma­te­ria­les de cons­truc­ción. Las di­vi­sas en men­ción se usa­ron así: 21% en ma­qui­na­ria in­dus­trial, 25% en equi­po ro­dan­te de trans­por­te, 15% en ma­qui­na­ria y equi­pos de ofi­ci­na, en­tre otros.

De los bie­nes de con­su­mo, in­ter­me­dios y de ca­pi­tal fi­nan­cia­dos por di­vi­sas mi­ne­ro-ener­gé­ti­cas, 95%, 91% y 60%, res­pec­ti­va­men­te, obe­de­cen a com­pras ex­ter­nas orien­ta­das a la economía de Bogotá. Es de­cir, las di­vi­sas mi­ne­ro-ener­gé­ti­cas no so­lo per­mi­tie­ron com­pras ex­ter­nas cer­ca­nas a US$290.000 mi­llo­nes, sino que fi­nan­cia­ron US$215.000 mi­llo­nes de dé­fi­cit co­mer­cial de Bogotá.

En igual sen­ti­do, el desaho­rro acu­mu­la­do de Co­lom­bia sin ex­por­ta­cio­nes mi­ne­ro-ener­gé­ti­cas se­ría 470% ma­yor al de hoy, pe­ro sin la fuerte vo­ca­ción im­por­ta­do­ra de Bogotá se­ría ape­nas 20% ma­yor. Por lo mis­mo, de­cir que la economía co­lom­bia­na se vol­vió mi­ne­ro-ener­gé­ti­co de­pen­dien­te pa­ra al­can­zar el bie­nes­tar y ni­vel de vida de los úl­ti­mos diez años es­con­de una ver­dad más preo­cu­pan­te: es la economía bo­go­ta­na la que se hi­zo hi­per/mega de­pen­dien­te. Tal vez, por es­tas ci­fras, es que uno no lo­gra en­ten­der có­mo es que el Con­se­jo Pri­va­do de Com­pe­ti­ti­vi­dad vie­ne des­de ha­ce ra­to di­cien­do que Bogotá es la ciudad o re­gión más com­pe­ti­ti­va de Co­lom­bia.

Así las co­sas, la bo­nan­za mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca ge­ne­ró las di­vi­sas, el in­gre­so ex­terno y el es­tí­mu­lo a la de­man­da in­ter­na, por lo que, si el im­pac­to di­rec­to en el PIB es mo­de­ra­do, el in­di­rec­to es mu­cho muy sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Si se com­pren­de el con­tex­to an­te­rior re­sul­ta me­nos sor­pre­si­vo ver có­mo, des­pués de la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les del pe­tró­leo, la economía ha sus­ti­tui­do los em­pleos que pa­ga­ban en­tre 3 y 10 sa­la­rios mí­ni­mos men­sua­les (se han per­di­do 236.259 em­pleos) por em­pleos que pa­gan en­tre 1 y 3 sa­la­rios mí­ni­mos (se han ge­ne­ra­do 236.179 em­pleos). El aporte de Bogotá des­de 2013 en los em­pleos per­di­dos que pa­ga­ban en­tre 5 y 10 sa­la­rios mí­ni­mos es de 33% y pa­ra los em­pleos que se han per­di­do de más de 10 sa­la­rios mí­ni­mos es de ca­si 50%.

…Mien­tras los sa­la­rios más al­tos caen, Uri­be quie­re su­bir el mí­ni­mo.

LA ES­PA­DA DE DA­MO­CLES QUE PEN­DE SO­BRE LA ECONOMÍA TIE­NE QUE VER CON LAS RE­SER­VAS DE PE­TRÓ­LEO Y CON EL EX­PO­NEN­CIAL CAM­BIO AN­TES DE UNA DÉ­CA­DA HA­CIA LA ENER­GÍA SO­LAR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.