Eduar­do Lo­ra

Los con­su­mi­do­res y los sec­to­res ex­por­ta­do­res son los per­ju­di­ca­dos por el al­to im­pues­to a la ren­ta de las so­cie­da­des.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El en­ga­ño­so en­can­to de gra­var a las em­pre­sas

Ca­da dos años es ne­ce­sa­ria una re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­ra pre­ve­nir la pró­xi­ma cri­sis fis­cal.aun­que em­pa­que­ta­das en for­mas dis­tin­tas, las pro­pues­tas de re­for­ma sue­len ser muy pa­re­ci­das. Siem­pre se bus­ca com­ba­tir la eva­sión, bus­car in­gre­sos tri­bu­ta­rios que no cas­ti­guen la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, au­men­tar el re­cau­do de ren­ta de las per­so­nas de in­gre­sos me­dios y al­tos, y ex­ten­der el IVA a la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de bie­nes y ser­vi­cios de con­su­mo. No es sor­pren­den­te que sea así, pues esas son las ma­yo­res de­fi­cien­cias de nues­tro sis­te­ma tri­bu­ta­rio. De­sa­for­tu­na­da­men­te, las pro­pues­tas son di­luí­das en el Con­gre­so, los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les nun­ca se co­rri­gen y hay ne­ce­si­dad de una nue­va re­for­ma dos años des­pués.

Es­to no ocu­rri­ría si los con­gre­sis­tas y los lí­de­res de opi­nión en­ten­die­ran me­jor la “in­ci­den­cia” de los im­pues­tos, o sea quién es el que real­men­te ter­mi­na gra­va­do. Es­to es fun­da­men­tal por­que la car­ga de un im­pues­to no re­cae ne­ce­sa­ria­men­te en quien ha­ce el pa­go. Por ejem­plo, se sa­be muy bien que el IVA re­cae en úl­ti­mas so­bre los con­su­mi­do­res, aun­que los pa­gos los ha­cen las em­pre­sas pro­duc­to­ras en ca­da eta­pa del pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

¿En quién re­caen los im­pues­tos a la ren­ta de las em­pre­sas? In­ge­nua­men­te, la opi­nión más co­rrien­te es que re­caen so­bre los due­ños de las em­pre­sas. Se cree que, de es­ta ma­ne­ra, se co­rri­ge el pro­ble­ma del ba­jo re­cau­do del im­pues­to de ren­ta so­bre las per­so­nas de más al­tos in­gre­sos, que se de­be so­bre to­do a la eva­sión y las ren­tas exen­tas. Se con­si­de­ra por con­si­guien­te que el im­pues­to a las uti­li­da­des de las em­pre­sas –cu­ya ta­sa en el año gra­va­ble 2018 es 37%– es un im­pues­to re­dis­tri­bu­ti­vo.

La reali­dad es muy di­fe­ren­te. De­jan­do de la­do por un mo­men­to a los sec­to­res ex­por­ta­do­res o que com­pi­ten con im­por­ta­cio­nes (de­no­mi­na­dos “tran­sa­bles”), el im­pues­to a las uti­li­da­des en los de­más sec­to­res re­cae en úl­ti­mas so­bre los con­su­mi­do­res. ¿Por qué? Pues por­que si to­das las em­pre­sas tie­nen que pa­gar el mis­mo im­pues­to, nin­gu­na pier­de mer­ca­do: sen­ci­lla­men­te to­das co­bran más ca­ro por sus pro­duc­tos y man­tie­nen su ta­sa efec­ti­va de ga­nan­cias.

Sin em­bar­go, con los bie­nes tran­sa­bles ocu­rre al­go muy dis­tin­to: co­mo tie­nen que com­pe­tir con bie­nes pro­du­ci­dos en otras par­tes del mun­do don­de los im­pues­tos son más ba­jos, en es­te ca­so las em­pre­sas na­cio­na­les sí pier­den mer­ca­do, es de­cir hay más im­por­ta­cio­nes y me­nos ex­por­ta­cio­nes. Es­to per­ju­di­ca se­ria­men­te la com­pe­ti­ti­vi­dad na­cio­nal y re­tra­sa el desa­rro­llo de los sec­to­res que más po­drían con­tri­buir al cam­bio tec­no­ló­gi­co, a la pro­duc­ti­vi­dad, a la ge­ne­ra­ción de em­pleo y, en úl­ti­mas, al cre­ci­mien­to de lar­go pla­zo. En efec­to, es lo que ocu­rre en Co­lom­bia, co­mo lo con­fir­man di­ver­sos in­di­ca­do­res com­pa­ra­ti­vos con otros paí­ses.

El es­ca­so desa­rro­llo de los sec­to­res tran­sa­bles re­fuer­za otro pro­ble­ma muy co­lom­biano: la de­pen­den­cia de las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo y mi­ne­ra­les, lo que ex­pli­ca en gran me­di­da la ines­ta­bi­li­dad de la ta­sa de cam­bio, que tam­bién per­ju­di­ca las po­si­bi­li­da­des de los sec­to­res tran­sa­bles.

Por con­si­guien­te, ba­jar el im­pues­to de ren­ta a las em­pre­sas ali­via­ría la car­ga que en úl­ti­mas re­cae so­bre los con­su­mi­do­res y ayu­da­ría a la ge­ne­ra­ción de em­pleos e in­gre­sos so­bre to­do, aun­que no ex­clu­si­va­men­te, en los sec­to­res tran­sa­bles. Se­gún la Ley 1819 de 2016 es­tá pre­vis­to que el im­pues­to a la ren­ta de las em­pre­sas ba­je a 33% en el año gra­va­ble 2019 y el Go­bierno es­tá pro­po­nien­do que ade­más se re­duz­ca un pun­to ca­da uno de los tres años si­guien­tes has­ta lle­gar a 30% en 2022. Pe­ro pa­ra que es­to sea fis­cal­men­te via­ble es ne­ce­sa­rio com­pen­sar la re­duc­ción del re­cau­do con otras me­di­das que se­gu­ra­men­te en­fren­ta­rán la opo­si­ción del Con­gre­so, con el ar­gu­men­to de que hay que de­fen­der a las cla­ses me­dias, y con la con­ni­ven­cia de los eva­so­res y elu­so­res del im­pues­to a la ren­ta per­so­nal.

Lo más gra­ve se­ría que se re­duz­ca la ta­sa co­mo es­tá pro­po­nien­do el Go­bierno pe­ro no se re­cu­pe­re el re­cau­do sa­cri­fi­ca­do. Eso agu­di­za­ría los ries­gos ma­cro­eco­nó­mi­cos, que ya son preo­cu­pan­tes, y en me­nos de dos años es­ta­ría­mos otra vez dis­cu­tien­do una re­for­ma pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les del ré­gi­men tri­bu­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.