¿y si

INTERCAMBIAMOS?

Don Juan - - Donjuan -

“En la uni­ver­si­dad, mi no­via y yo te­nía­mos una pa­re­ja de ami­gos con la que be­bía­mos jun­tos. A ve­ces pa­sa­ban co­sas lo­cas y un día las chi­cas ter­mi­na­ron be­sán­do­se. Yo em­pe­cé a des­nu­dar a mi no­via. La otra pa­re­ja se des­vis­tió tam­bién. En­ton­ces co­men­za­mos a te­ner se­xo con nues­tras res­pec­ti­vas pa­re­jas por un ra­to, has­ta que yo pre­gun­té si que­rían cam­biar. Di­je­ron que sí. Pe­ro mi ami­go no po­día ex­ci­tar­se con mi no­via, y eso la hi­zo sen­tir muy mal. Yo no me di cuen­ta, pues me ha­lla­ba muy ocu­pa­do con la otra chi­ca. Cuan­do me vi­ne y le­van­té la mi­ra­da, su­pe que los otros no se es­ta­ban di­vir­tien­do tan­to y pa­ré. ¡Fue muy in­có­mo­do! So­lo sa­li­mos un par de ve­ces más con esa pa­re­ja, pe­ro las co­sas no fue­ron las mis­mas. Mi no­via tam­bién se enojó mu­cho por ha­ber te­ni­do se­xo con otra mu­jer sin ha­ber dis­cu­ti­do lí­mi­tes ni na­da de an­te­mano. Un com­ple­to desas­tre”.

In­ter­cam­biar pa­re­jas no es pa­ra to­do el mun­do. A di­fe­ren­cia de un trío, in­vo­lu­cra a cua­tro per­so­nas en re­la­cio­nes es­ta­bles, es más ín­ti­mo y mu­chas ve­ces se rea­li­za en el mis­mo cuar­to. Pe­ro, si­mi­lar a los tríos, las mis­mas re­glas apli­can: “La co­mu­ni­ca­ción es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te”, di­ce una mu­jer. “Nun­ca tu­vi­mos pro­ble­mas con in­ter­cam­biar, por­que siem­pre nos ase­gu­ra­mos que el otro es­tu­vie­ra de acuer­do con lo que se iba a ha­cer”. De­fi­nir lí­mi­tes es fun­da­men­tal, al igual que no de­pen­der de las dro­gas o el al­cohol pa­ra que las co­sas pa­sen. Tam­po­co hay que “con­ven­cer a la pa­re­ja”, pues co­mo di­ce al­guien: “No con­ven­zas a tu pa­re­ja. Eso nun­ca fun­cio­na y ge­ne­ra re­sen­ti­mien­tos. Tie­nes es que bus­car o es­tar con al­guien a quien le in­tere­se el te­ma por su cuen­ta”.

Cuan­do esas re­glas se cum­plen, es una ac­ti­vi­dad ex­ci­tan­te. “Mi exes­po­so y yo intercambiamos pa­re­jas un par de ve­ces”, di­ce una mu­jer. “¡Fue muy di­ver­ti­do! Siem­pre lo ha­cía­mos en el mis­mo cuar­to, por­que mi­rar era un po­co es­ti­mu­lan­te. Tam­bién me sien­to un po­co atraí­da ha­cia las mu­je­res, en­ton­ces es un plus si la chi­ca es bi­se­xual”.

Una úl­ti­ma ad­ver­ten­cia que ha­cen las per­so­nas que lo prac­ti­can con­sis­te en no bus­car al­go más, en es­pe­cial a al­guno de los miem­bros de la pa­re­ja in­di­vi­dual­men­te. Es una con­ven­ción so­cial. “El hom­bre de una pa­re­ja con la que nos vi­mos em­pe­zó a en­viar­le men­sa­jes a mi es­po­sa, in­ten­tan­do que sa­lie­ra so­lo con él”, cuen­ta un hom­bre. “Cor­ta­mos de raíz de in­me­dia­to”.

E l i n t E r c a m b i o d E pa r E j a s n o p u E d E t o m a r s E a l a l i g E r a : t E n g a E n c u E n ta a l g un a s r E c o m E n d a c i o n E s pa r a n o a r r E p E n t i r s E d E n a d a .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.